CREER COMO JESÚS: LA ESPIRITUALIDAD DEL REINO (Elementos fundantes de nuestra Espiritualidad Latinoamericana)

Jesús no fundó iglesias ni religiones: tan sólo predicó el Reino...

Jesús no fundó inglesias ni religiones: tan sólo predicó el Reino...

José María Vigil

En los últimos tiempos los cristianos del subcontinente hemos vivido
una peculiar experiencia espiritual, que ha marcado fuertemente
nuestra vivencia histórica y nos ha otorgado una espiritualidad propia
que se convirtió en nuestra divisa identificadora ante el mundo entero.
Y es que todo gran movimiento histórico, toda gran síntesis de
pensamiento, de valores, de sentido, proviene en última instancia de
una experiencia espiritual fundante que lo habita en lo profundo, como
el propio pozo en el que uno sacia su sed.

En AL hay muchas espiritualidades: desde las preconciliares o
incluso tridentinas, hasta la New Age, pasando por la de los kikos, la
del Opus Dei, la carismática… y por todo tipo de fundamentalismos.
Pero todas ellas, aunque hayan crecido aquí, han nacido fuera, y allí,
fuera de América Latina, hay de ellas mucho y mejor que lo que de ellas hay aquí.
Pero también hay una espiritualidad genuinamente latinoamericana,
incluso latinoamericana por antonomasia, nacida crecida entre
nosotros, abonada en nuestra tierra fértil con sangre mártir, y ofrecida
al mundo como nuestro carisma, nuestra gracia, nuestro don peculiar,
que el Espíritu nos ha dado «para común utilidad» (1 Cor 12,7). A ella
nos referimos.

La Espiritualidad Latinoamericana [EL] se ha caracterizado
precisamente por haber puesto en primer plano al Jesús histórico, al
Jesús de Nazaret real, y por haber confesado en él -no en una
abstracción- al Cristo Mesías, al Hijo de Dios vivo, a la Palabra hecha
carne y sangre. Pocas espiritualidades han puesto en el centro, como
la nuestra, el seguimiento de Jesús, el proseguimiento de su Causa, la
prosecución de su caminar por la Historia.

«Creer hoy, nosotros, en nuestro mundo actual, como Jesús creyó
en medio de aquel mundo de la imperial pax romana»: eso es ser
cristiano, ser seguidor de Jesús. Y, por eso, porque se trata de creer
como él, ha de hacerse con su mismo Espíritu, con aquella su
«espiritualidad del Reino». Eso es lo que ha querido ser siempre
nuestra EL.

Hemos escogido este título porque expresa muy bien lo central, lo
fundante, que sistemáticamente puede ser desglosado en diferentes
elementos teológicos, pero que en la fe de Jesús y en su pasión por el
Reino encuentran sin duda el símbolo más emblemático y englobante.

En estas pocas páginas, valiéndonos concretamente de categorías
teológicas, queremos preguntarnos y responder por los elementos
fundantes de nuestra EL, esos elementos esenciales que la hacen ser
lo que es, y sin los cuales ya no sería ella misma. En tiempos -como los
que corren- de revisión, de inseguridad y hasta de arrepentimientos
superficiales, bueno será hacer un esfuerzo por encontrar lo esencial
fundante, aquello que sostiene el edificio, sin lo cual no se sustenta
una espiritualidad genuinamente «latinoamericana», en el sentido
expresado.

En esta perspectiva, pues, nos preguntamos: ¿cuáles serían los
elementos fundantes de nuestra espiritualidad que traducen hoy la
forma de creer de Jesús?

1. Una estructura histórico-escatológica de lo religioso

Nos referimos a la estructura misma de lo religioso, que, como es
sabido, puede adoptar formas concretas muy diferentes. En muchas
religiones la vivencia fundamental se vive como una moral, como un
cumplimiento de una voluntad divina exterior en cuyo acatamiento
radica la salvación. Otras veces la religión es fundamentalmente la
aceptación (intelectual y/o vital) de una verdad revelada. Otras veces
el intercambio en la relación Dios/creatura es el culto y la recepción de
favores salvíficos, en un tipo de religión ontológico-cultualista. Ninguna
de estas formas genéricas -comunes, por lo demás en el universo de
las religiones- corresponde a la forma de creer de Jesús, aunque sí se
dan en muchos de los que se dicen cristianos.

Creer como Jesús, implica tener una visión histórica de la realidad.
Jesús tenía una concepción dinámica del tiempo, histórica, lineal, no
cíclica ni encadenada a sí misma, sino abierta, lineal, con un alfa y una
omega, con una percepción de Dios como el que camina delante de
nosotros abriéndonos el futuro y encomendándonos construir la
historia.

Hoy está claro -científicamente hablando y con los textos bíblicos en
la mano- el carácter histórico-escatológico del mensaje de Jesús
(frente a otras interpretaciones clásicas), carácter que hace que no
pueda confundirse su seguimiento -el cristianismo- con una moral, ni
con un sistema de culto, una doctrina, o la simple pertenencia jurídica a
una institución religiosa determinada. La «religión» de Jesús es una
religión de carácter ético-profético sobre una estructura
histórico-escatológica, no de una religiosidad ontológico-cultualista
sobre el modelo clásico de las religiones (Dios arriba, los seres
humanos abajo).

Lo escatológico aquí alude a las relaciones entre escatología e
historia: no relaciones de yuxtaposición ni de discontinuidad, sino de
interpenetración y continuidad; lo escatológico embebe la historia
haciéndola transcenderse a sí misma, y la historia es la única forma a
nuestro alcance para ser y hacer escatología.

«Creer como Jesús» implica concebir la realidad como historia, como
quehacer libre del ser humano, alentado por alguna utopía generadora
de sentido. Desde cualquier otro esquema, desde cualquier otra
lectura de la realidad se puede ser religioso, pero no se podrá «creer
como Jesús». Y sin ello, tampoco se podrá vivir la EL.

2. Dios como Dios del Reino

Muchos creen en Dios, pero son ya menos los que creen en el Dios
de Jesús, o lo que es lo mismo, son menos los que creen en Dios
«como creyó Jesús». El no creyó en un Dios ajeno a la historia, ni
creyó en él como algo en sí mismo, de lo que se pudiera hablar como
separado de nosotros. El Dios de Jesús es un Dios del que hay que
hablar siempre como de una realidad dual: Dios y el Reino. Dios del
Reino, y Reino de Dios. Un Dios sin Reino (lamentablemente tan común
entre cristianos) nada tiene que ver con la fe de Jesús (ni con la EL).

Si una vivencia religiosa o un texto (aunque sea un documento
eclesiástico) hablan de Dios sin hablar del Reino, no reflejan la
espiritualidad de Jesús (ni la EL).

El Dios de Jesús es siempre un Dios con una voluntad, con un
proyecto, con una utopía: Dios «sueña» un mundo distinto, nuevo,
renovado, digno del ser humano y digno de Dios. Y ese proyecto, esa
utopía se llama -en las mismísimas palabras de la boca aramea de
Jesús- malkuta Yahvé, Reinado de Dios.

Ese Reinado fue también el proyecto, el sueño, la utopía de Jesús: la
Causa por la que él vivió, de la que él habló, con la que él soñó, por la
que se arriesgó, por la que fue perseguido, capturado, torturado y
ejecutado. Jesús fue, en efecto, un luchador, un «militante», una
persona con Causa, de una pieza. Así creyó él. Un cristianismo sin el
Reino como utopía, como Causa por la que vivir y por la que morir, un
cristianismo que crea que las utopías -o la historia- ya llegaron a su
final… poco o nada tiene que ver con Jesús. El creyó muy de otra
manera.

Ese Reinado de Dios fue el centro de la vida y de la predicación de
Jesús. Fue su «opción fundamental», en palabras de antropología
moderna; su «absoluto», en palabras más sistemáticas. El ya sabía
que «sólo el Reino es absoluto, [y que] todo lo demás es relativo»
(EN8). El Reinado de Dios (del Dios del Reino) es para Jesús el centro
unificador de su experiencia religiosa, de sus sueños, de su mensaje y
predicación; éste es uno de los rasgos más fundamentales de la fe de
Jesús; por ello espanta pensar qué tendrá de cristiano (y de
espiritualidad latinoamericana) todo aquello que consciente o
inconscientemente pone a otras cosas y no al Reino en el centro del
cristianismo.

3. Mutua implicación entre transcendencia e inmanencia

Un tipo determinado de relaciones entre escatología e historia
implica también una relación peculiar entre transcendencia e
inmanencia. Para Jesús no hay dos historias, dos realidades, sino una
sola. Transcendencia e inmanencia son dimensiones de una realidad
global única. La Salvación está ya en la Historia y en su proceso de
Liberación hacia la plenitud escatológica.

Si bien el Reino no es de este mundo por su origen (tiene su origen
en Dios: «Mi reino no es de este mundo», Jn 19, 36), está ya en medio
de nosotros manifestándose en procesos de liberación («Si expulso los
demonios es que el Reino de Dios ha llegado y está en medio de
ustedes, Mt 12,28; Lc 7. 18-23) a distintos niveles y en todos los
campos. Toda liberación que aquí vivimos muestra la acción de la
salvación escatológica anticipándose, fermentando ya desde ahora la
realidad que quedará plenamente transfigurada en la escatología. Y
eso es lo que nos permite, como a Jesús, ser contemplativos en la
Historia, en sus procesos, en sus avatares.

Todo dualismo entre transcendencia e inmanencia, entre las cosas
de arriba y las de abajo, entre este mundo y el otro, las cosas divinas y
las cosas del mundo, no procede de la fe de Jesús, ni identifican a la
EL.

4. Realismo práctico

La pasión por la realidad, por partir siempre de la realidad, por
estudiarla y captarla adecuadamente, y por volver a ella después del
momento reflexivo con el propósito de transformarla y acercarla a las
exigencias de la utopía del Reino, no es sólo una característica
metodológico-pedagógica o hasta un talante psicológico peculiarmente
latinoamericano, sino que es también un espíritu, una experiencia
espiritual genuinamente latinoamericana.

Este realismo incluye la voluntad de conocer más y mejor la realidad,
de analizarla, de descubrir las causas históricas y estructurales, de
discernir los mecanismos y las estrategias para ser más eficaces en
nuestro amor, porque nuestro amor quiere ser inteligente y eficaz.
Jesús, que no tenía los instrumentos analíticos de los que disponemos
veinte siglos después, sí que dejó ver la misma preocupación por
denunciar los mecanismos tantas veces ocultos en la realidad, y por
medir nuestro corazón con la práctica del amor (Mt 25). Jesús fue
profundamente realista: no se dejó engañar por las palabras no
acompañadas de los hechos, ni siquiera cuando son palabras de
oración (Mt 7,21). A la EL le pasa lo mismo.

5. La misericordia

Jesús fue llevado por una pasión, por una
misericordia fundamental que le ardía en el corazón. Su punto de
apoyo no era una doctrina teórica o un análisis sociológico, sino el
conmoverse de sus entrañas ante todo dolor y sufrimiento, signo de la
ausencia de Dios.

La EL hizo de la «indignación ética» (o de la pasión por la dignidad,
para decir lo mismo en positivo) una experiencia fontal de misericordia
vital, una «opción fundamental». En el fondo de toda vida humana
vivida con profundidad hay una pasión por la dignidad y los valores y
una reacción ética ante la realidad que los contradice. En el sufrimiento
del mundo hay dimensiones que comprometen los valores absolutos
cuya integración es necesaria para que podamos sentirnos personas
humanas. En esa experiencia nos parece tocar lo más sensible de la
existencia, algo que nos concierne inapelablemente y que provoca en
nosotros una reacción incontenible.

Los evangelios nos testifican abundantemente la misericordia de
Jesús, su com-pasión, brotada de sus entrañas conmovidas al
contemplar la realidad, que lo hace vibrar de indignación ética ante la
injusticia, y de exultación jubilosa al ser testigo de la liberación de los
oprimidos. Esta capacidad de vibración, esas «entrañas de
misericordia» que le dan una fuerza incontenible, forman parte de la
forma de creer de Jesús. Y también de la EL.

6. Opción por los pobres

Jesús percibe la existencia de intereses contrapuestos por parte de
grupos diversos de la sociedad que son actores más allá de sus meras
individualidades. Jesús se refiere a diversos «plurales»: los pobres, los
ricos, los maestros de la ley, los fariseos… Y Jesús toma una postura
en ese entramado conflictivo de intereses. Trata de leerlos desde la
«justicia del Reino» y se ubica en solidaridad total con los pobres -de
toda clase: el pobre económico, la mujer, el niño, el marginado, el
leproso, el pecador-. Éstos lo sienten suyo, y a su favor, y los
enemigos de los pobres sienten que no está de su propio lado.

Jesús, a pesar de ser la presencia entre nosotros del Amor mismo,
no permaneció neutral. El estuvo siempre inequívocamente alineado
con los pobres, con las víctimas de la injusticia. Y llamó a todos
-incluidos los poderosos y los que se pretenden neutrales por motivos
religiosos- a convertirse y volverse a la solidaridad efectiva con los
pobres.

Dios quiere que se realice su proyecto, el Reino; quiere introducir
todo en el orden de la voluntad de Dios. Y eso es una Buena Noticia
para los pobres de toda clase: Jesús se dedicó entusiasmado a
propagarla: «!Dichosos los pobres y los pobres de espíritu, porque de
ellos es el reino que viene!».

Creer como Jesús implica hacer también nosotros esta misma toma
de postura y entregar la vida a proclamar y a realizar con los hechos
esta Buena Noticia.

7. Nueva eclesialidad

La vuelta a Jesús, su redescubrimiento, nos ha hecho redescubrir
también la eclesialidad. El Vaticano II marcó el giro eclesiológico
fundamental. Si Jesús tuvo su absoluto en el Reino de Dios y esa fue la
Causa por la que dio su vida, la Iglesia tiene que seguirle, tiene que
creer como él. No hay lugar para nada que signifique una
autoentronización de la Iglesia; nada de eclesiocentrismo.

Es la Iglesia como conjunto la que ha superado -en teoría al menos-
el eclesiocentrismo: el centro no es la Iglesia, sino el Reino. Y aun
antes: la Iglesia no es el Reino. La Iglesia es simplemente «germen y
principio del Reino», y no el único, aunque uno muy significativo. Es
una «mediación del Reino». Está al servicio del Reino. Su único sentido
es servirlo, acogerlo, acercarlo, mediarlo, propiciarlo. A él se debe
enteramente. Gastarse y desgastarse por el Reino, aunque en ello le
vaya la vida: ése es el objetivo y el sentido más profundo de la Iglesia.

Así, la Iglesia no es un mundo aparte, un gueto centrado en sí mismo
y con códigos propios. Ser Iglesia es «vivir y luchar por la Causa de
Jesús, el Reino», o sea, «creer como él». Esa es la misión de la Iglesia
y la misión de los cristianos. Y como el Reino es vida, verdad, justicia,
paz, fraternidad, amor… esa misión del cristiano coincide
sustancialmente con la misión misma del ser humano. Es «la gran
misión» del ser humano en esta tierra. Jesús no ha querido
sustraernos de nuestro cometido humano, sino más bien
concentrarnos en él con una nueva luz, con su propio Espíritu. Y eso
es lo que hizo él. Y hacer otro tanto («creer como él») es lo que debe
hacer la Iglesia (y la EL).

8. Santidad política

La experiencia de Dios que tenía Jesús, el Espíritu, el fuego que
llevaba dentro, le llevó a no reducirse a su vida privada, sino a afrontar
«el pecado del mundo», del «mundo» que Dios tanto amó (Jn 3, 16) y
al que Dios envió a su propio Hijo (Jn 3, 17), ese mundo al que Jesús
mismo terminó enviando a sus discípulos. Jesús llevó verdaderamente
una «vida pública», no sólo en cuanto contrapuesta a su «vida oculta»
en Nazaret, desconocida para nosotros, sino en cuanto sobrepuesta a
su vida «familiar» o «privada» . El mensaje del Reino que Jesús
predicó tenía mucho que ver con las estructuras sociales y políticas de
su tiempo, que se sintieron conmovidas por su predicación y por su
práctica. Finalmente, su muerte fue consecuencia de este desafío
público que aquella proclamación de la voluntad de Dios suponía en un
mundo estructurado sobre el pecado.

Creer como Jesús hoy implica hacer lo mismo en un mundo que se
ha complejificado mucho desde entonces, pero que tiene
fundamentalmente los mismos problemas éticos y la misma necesidad
de la Buena Noticia. Dios no quiere que nos «salvemos del mundo», ni
siquiera que «nos salvemos en el mundo», sino que «salvemos el
mundo». Que «estemos en el mundo sin ser del mundo», dijo él
exactamente. Y hoy, ya desde hace varios siglos, el mundo se ha
hecho consciente de la inevitable dimensión política, que forma parte
ineludible de la realidad, y cuya ignorancia no redunda sino en dimisión
de nuestras responsabilidades.

Tratando de «creer como Jesús» creería hoy, la EL hace de la
veracidad, de la lucha por la justicia y por la paz, por los derechos
humanos, por el derecho internacional, por la creación de estructuras
nuevas de fraternidad… virtudes mayores, que corrijan y
complementen aquellas virtudes clásicas más domésticas ,
individualistas, conventuales, espiritualistas…

9. Macroecumenismo y diálogo religioso

Jesús no fue un «profesional eclesiástico». El centro de su fe no fue
la Iglesia, sino el Reino, y proclamó la práctica de la construcción de
ese Reino como el criterio escatológico de salvación que nos juzgará a
todos los humanos (Mt 25, 31ss): un criterio totalmente ecuménico, no
eclesiástico, no confesional, ni siquiera religioso, por encima de toda
raza, cultura o credo.

Creer hoy como Jesús implica medirlo todo con la medida del Reino.
Por eso, sentimos más cercanía con el que lucha por la Causa de
Jesús -aun sin conocerla quizá- que a aquellos que, tal vez incluso en
Su nombre- se oponen a ella.

Esto es tremendo, pero es real, y es evangélico. Jesús mismo sentía
esa misma mayor cercanía. El se identificó más con el samaritano que
con el sacerdote y el levita, más con la liberación de los pobres que
con el culto del templo (Lc 10, 25ss); más con los pecadores humildes
que con los fariseos satisfechos de sí (Lc 15, 11-32); más con el que
hace la voluntad de Dios que con el que dice «Señor, Señor» (Mt 7,
21); más con los que dan de comer al hambriento aun sin conocer a
Jesús (Mt 25, 31ss) que con los que hicieron milagros en su nombre
(Mt 7, 22); más con el que decía que «no» pero hacía la voluntad del
padre que con el que decía que «sí», pero no la hacía (Mt 21,
28-32)…

Jesús no tiene miras estrechas centradas en la pequeñez de la
Iglesia. Optimista desde su visión de fe, Jesús mira más allá, y ve la
inmensa mies granada, que Dios mismo sembró -sin su Iglesia- y que
ahora precisa de muchos operarios para ser recogida (Mt 9,38). Jesús
no envía a sembrar, sino a recoger esa mies inabarcable que está ahí
antes incluso de llegar él. Optimismo respecto a la salvación del
mundo, visión contemplativa de la realidad, actitud positiva de diálogo y
de salida al encuentro de los otros, desinterés institucional propio…
son actitudes macroecuménicas de Jesús que la EL quiere hacer
suyas.

* * *

En resumen, pues, lo dicho: no se trata tanto de creer «en Jesús»,
cuanto de creer «como Jesús», con su misma «espiritualidad del
Reino». Porque hay muchos que creen «en El», pero no creen «como
él». Y ya sabemos: también los demonios creen «en El», pero de nada
les sirve (Sant 2, 19)

«Seguir a Jesús» -una metáfora a veces desgastada- no consiste en
ir por caminos ex-óticos por los que El no fue; consiste más bien en
continuar nuestro camino «de la misma forma como él» recorrió el
suyo: habérselas frente al mundo y frente a la Historia como Jesús se
las hubo, tener frente a la realidad rebeldía y esperanza, utopía y
realismo, indignación y ternura, lucha y contemplación, y todo ello
desde la perspectiva del Reino como centro de todo.

El ya hizo su camino en su momento, hace casi 2000 años, y
nosotros no lo vamos a repetir, porque aquel mundo ya no existe. La
imitación y las recetas repetitivas no sirven, porque estamos en otra
parte del camino, en este otro tramo, neoliberal ahora, y queremos ser
fieles creativamente, tratando de hacer no lo que él hizo, sino lo que él
haría hoy aquí, o sea, creer hoy y aquí como creería él, con su misma
«espiritualidad del Reino».

Eso es, ni más ni menos, lo fundante de la Espiritualidad Latinoamerocana

About these ads

13 respuestas a CREER COMO JESÚS: LA ESPIRITUALIDAD DEL REINO (Elementos fundantes de nuestra Espiritualidad Latinoamericana)

  1. Trackback dice:

    Comentario…

    [..]Articulo Indexado Correctamente[..]…

    • carmen dice:

      Todo es confusión, no mezclen las cosas de Dios con lo obscuro y oriental No cabe duda que la nueva era es una porqueria Esto no es de Dios. Esto es del mal, confundiendo siempre, utilizando las cosas de Dios, para mostrar su mal Busquen a Dios en la Iglesia y a María Santísima al lado de la Eucaristía, no en esta bola de ignorancia

  2. natalia dice:

    a mi me parece muy bonita tu images nuhnca cambies quien quiera que seas

  3. juan antonio dice:

    no comparto su introduccion , si se hace uso de la numerologia biblica y el simbolismo de la barca tan presente en el evangelio , se entiende que Jesus Si fundo una Iglesia, por ello los hagiografos usan el 12 que da entender comunidad , pueblo de Dios , es solo unir el AT y Nt con ese criterio de interpretacion , 12 es hacer presente al Dios de Israel , y esto se hace a travez de la Iglesia . tambien me parece que se debe rebizar la etimologia de la REligion . con todo respeto su admirador , me encata su trabajo en !un tal Jesus “

  4. En resumen cualquiera puede creer pero amar es distinto a creer amar es tratar de agradar sin ver los intereses propios ademas Dios nos Indica en el primer mandamiento ama a Dios sobre todas las cosas amigos esa es la verdadera respuesta no basta con creer ya que hasta los inconversos creen en el y hasta los ateos creen en el ya que siempre en sus discuciones esta Dios en sus conversas ellos dicen no creo en Dios pero lo mencionan y mencionar es creer en algo ya que existe esa etimología…

  5. En resumen cualquiera puede creer pero amar es distinto a creer amar es tratar de agradar sin ver los intereses propios ademas Dios nos Indica en el primer mandamiento ama a Dios sobre todas las cosas, amigos esa es la verdadera respuesta no basta con creer ya que hasta los inconversos creen en el y hasta los ateos creen en el, ya que siempre en sus discuciones esta Dios, en sus conversas ellos dicen no creo en Dios pero lo mencionan y mencionar es creer en algo, ya que existe esa etimología…

  6. [...] CREER COMO JESÚS: LA ESPIRITUALIDAD DEL REINO (Elementos fundantes de nuestra Espiritualidad Latin… de José María Vigil [...]

  7. Jorge dice:

    TU COMENTARIO DEBAJO DE LA IMAGEN DE JESÚS QUE DICE:
    “Jesús no fundó iglesias ni religione: tan sólo predicó el Reino…”
    NO ES CIERTA, PUES LEE LAS PALABRAS DEL MISMO SEÑOR JESÚS:
    Mateo 16:18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

  8. Silvia Margarita Cabrera Vázquez dice:

    Religiones hay muchas… ESPIRITUALIDAD es ¡solo una!… no juzgues… no critiques… no opines… ¡solo déjate llevar por lo que tu corazón dicte!… así de sencillo.
    Estos temas no son para debatir creencias… son para encontrar dentro de nosotros las respuestas que no están fuera.
    Mi fuerte ABRAZO DE SOL Y LUNA

    • carmelourso dice:

      Completamente de acuerdo con tus palabras Silvia. La espiritualidad no es más que la plena vivencia del Amor incondicional, sin obstáculos, sin prejuicios, sin bajas emociones.

      Un abrazo,

      Carmelo Urso

  9. [...] CREER COMO JESÚS: LA ESPIRITUALIDAD DEL REINO (Elementos fundantes de nuestra Espiritualidad Latino… [...]

  10. jonas fuentes dice:

    me gusta…!!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 888 seguidores

%d personas les gusta esto: