BIENAVENTURANZAS Y MILAGROS

enero 10, 2010

“…bienaventuranzas y milagros...”.

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

“Oh, amados… en verdad os digo que detrás de cada milagro sólo hay una ilusión… ¡y que cada uno de nosotros no es más que un milagro!”.

“La Paz se esconde justo detrás de cada milagro, en el centro de toda ilusión: unos y otros deben ser dejados atrás, para que lo inexpresable pueda al fin ser expresado”.

“Cada milagro es tan ilusorio como vuestras penas; la visión que tenéis del mundo es tan insustancial como vuestras creencias; el mundo que habéis forjado a través de vuestras penas y creencias es un obstáculo que os impide experimentar la verdadera naturaleza de la Realidad”.

“Por ello, en verdad os digo…”

“…bienaventurados los que no precisan de milagros para sanar y resucitar, porque ellos ya dejaron atrás todas las ilusiones…”.

“…bienaventurados los que no padecen ilusiones, pues ésos ya no necesitan a ningún Maestro, Salvador o Mesías…”.

“…bienaventurado aquel que no necesita un Mesías, porque ése es incapaz de verse por debajo de su hermano…”.

“…bienaventurado quien no se cree un Mesías, pues ése es incapaz de verse por encima de su hermano…”.

“…bienaventurado aquel que no se ve ni por encima por debajo de su hermano, pues ése contempla al Otro y a sí mismo como indisoluble Uno…”.

“…bienaventurado el que no necesita un Salvador, pues ése ya tiene la sabia certeza de que sólo él puede salvarse a sí mismo…”.

“…bienaventurado aquel que no necesita sentirse un Salvador, pues ése ya no padece la ilusión de verse separado en Otros a quienes deba salvar…”.

“…bienaventurado aquel que no necesita sentirse un Salvador, pues ése ya no padece la ilusión de verse separado en Otros a quienes deba salvar…”.

“…bienaventurado aquel que no necesita un Maestro, pues ése ya alcanzó la Maestría del Ser…”.

“…bienaventurado aquel que alcanzó la Maestría del Ser, pues ése ya dejó atrás todos sus miedos…”.

“…bienaventurado quien deja atrás sus miedos, pues ése contemplará con seguridad el amanecer que sigue a la Noche Oscura del Alma…”.

“…bienaventurado aquel que recorre la Noche Oscura del Alma, pues sólo ése se librará de todas sus incertidumbres…”.

“…bienaventurado quien se dedica a dilucidar incertidumbres, pues sólo a ése les serán abiertas las sagradas puertas del Misterio…”.

“…bienaventurado el que se atreve a cruzar las puertas del Misterio, pues sólo ése obtendrá respuestas a todas sus preguntas…”.

“…bienaventurado quien no necesita formular más preguntas, pues ya recordó el Conocimiento de ese Uno que él mismo Es, Fue y Será siempre…”.

“…bienaventurado quien se sabe Uno con el resto de los seres, pues sólo ése ha dejado atrás todos los obstáculos que le separaban del Amor…”.

“…bienaventurado aquel que es Uno con el Amor, pues sólo él conoce la verdadera naturaleza de la Realidad…”.

“…bienaventurado quien conoce la naturaleza de la Realidad, pues Ésta está hecha de la perpetua esencia de la Luz, de la íntima calma del Silencio…”.

“…bienaventurado aquel que trabaja en la Luz y el Silencio, pues sólo él conocerá el fin de la Eternidad y el comienzo del Infinito…”.

“…vosotros sois la Luz del Universo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder y alumbra –como faro- a los que la avistan desde lejos. Así alumbre vuestra Luz a todos los seres, para que glorifiquen al Uno cuyo Reino late en el interior de ellos mismos, de vosotros mismos…”.


LOS 50 PRINCIPIOS DEL MILAGRO: UNA INTERPRETACIÓN POR FERNANDO MASTROIANNI (PARTE 1)

enero 10, 2010

Fernando Mastroianni, maestro de Un Curso de Milagros en México

Fernando Mastroianni
fernando@uncursodemilagros.com.mx

1.- No hay grados de dificultad en los milagros. No hay ninguno que sea más “difícil” o más “grande” que otro. Todos son iguales. Todas las expresiones de amor son máximas.

Interpretación:

La ilusión es siempre ilusión, más allá de la forma que adopte, y por ende el milagro le des-hace siempre de la misma manera al contemplarlo todo desde una única perspectiva, como parte de un sueño, algo que no es real independientemente de cómo se llame.

No existe grado de dificultad en absoluto, ya que todos los aparentes problemas a los que creemos enfrentarnos, no son más que la misma percepción errónea adoptando diferente forma.

El mundo que vemos y que percibimos con los sentidos, es el testigo “fiel” de que nos hemos separado de Dios, de que estamos en oposición a él, y todo lo que fabricamos para atrincherarnos o defendernos persigue el mismo fin, escondernos del supuesto castigo que decimos merecer y que de un momento a otro recibiremos.

Al percibirnos culpables, proyectamos dicha culpa fuera y el mundo que vivimos con todas sus situaciones se transforma en el “merecido castigo”. El milagro, la percepción correcta acerca de quiénes somos, activado por nuestro deseo de “una forma diferente de vivir la vida”, transita por el sueño, transformándolo todo en tierra santa, poniendo todo aquello que fabricamos con un fin profano al servicio del despertar de la mente del Santo Hijo de Dios.

El milagro muestra que la separación nunca ocurrió, por lo tanto, muestra que aquello que de testimonio de que nos separamos, no es malo ni bueno, simplemente nunca existió.

El milagro muestra que la separación con Dios nunca ocurrió

2.- Los Milagros – de por sí – no importan. Lo único que importa es su Origen, El Cuál está más allá de toda posible evaluación.

Interpretación:

El milagro no importa ya que es una corrección, una ilusión para un mundo de ilusiones, pues sólo en un sueño podemos pensar que lo eterno puede volverse perecedero, que lo ilimitado puede volverse finito y que lo perfecto puede convertirse en imperfecto.

Lo importante del milagro es su Origen, un origen que habla de la Presencia divina en nuestra mente, de la lo que siempre estuvo allí, de la presencia de Dios en la mente de santo Su hijo.

El Origen del milagro siempre es Dios, el Espíritu Santo, la voz que habla por Él dentro de la mente de Su hijo, es lo único relevante en todo el proceso.

Sólo en un sueño podemos pensar que lo eterno puede volverse perecedero, que lo perfecto puede convertirse en imperfecto...

3.- Los milagros ocurren naturalmente como expresiones de amor. El verdadero milagro es el amor que los inspira, ósea Dios. En este sentido todo lo que procede del amor es un milagro.

Interpretación:

El verdadero milagro es el amor que los inspira, hace alusión al “mínimo de buena voluntad” que es indispensable de parte nuestra para que el Espíritu Santo entre a formar parte de todas nuestras relaciones. Ese mínimo de buena voluntad es lo que propicia el milagro. Sin él, el Espíritu jamás acudirá a la cita ya que no fuerza situaciones o ejerce presión de ningún tipo.

Por otra parte, es Dios o Su voz a través del Espíritu Santo quien opera el milagro no nosotros. Todo lo que procede del milagro (de Dios o de Su voz) es un milagro. Todo lo que procede de Dios es únicamente amor.

4.- Todos los milagros significan vida, y Dios es el Dador de la vida. Su Voz te guiará muy concretamente, se te dirá todo lo que necesitas saber.

Interpretación:

Cuando se habla de vida, se habla de un concepto muy diferente al que conocemos de vida aquí en la tierra, en el mundo de las formas, de tiempo y espacio, el mundo del cuerpo.

La voz del Espíritu Santo nos guiará, nos dirá todo lo que necesitamos saber para conducirnos de regreso al hogar, a la paz, si aceptamos y deseamos realmente su conducción. Nos guiará a través de un estado de paz, de certeza, de confianza, mostrándonos por donde transitar a través de lecciones, vivencias, experiencias, que se sucederán una a otra amorosamente y que veremos desplegarse frente a nosotros con absoluta claridad.

5.- Los milagros son hábitos, y deben ser involuntarios. No deben controlarse conscientemente. Los milagros seleccionados conscientemente pueden proceder de un falso asesoramiento.

Interpretación:

El milagro es aplicable a toda situación, imparcialmente. Es decir hemos de pedir al Espíritu Santo ver “esto” de otra manera, cuando haya situaciones que muevan de alguna forma nuestra paz interior. Ser realmente humildes y pedir Su intervención para propiciar un cambio no en forma, en el aspecto que tienen las cosas, sino en la mente a través de la cual estamos contemplando lo que acontece y que arbitrariamente juzgamos como adverso.

Ha de ser involuntario en el sentido que no podemos dar amor en algunas ocasiones y en otras no. O amamos o no, pero no podemos ser parcialmente amorosos. Eso es tratar de aplicar el milagro selectivamente y eso nunca funciona.

6.- Los milagros son naturales. Cuando no ocurren, es que algo anda mal.

Interpretación:

El milagro ha de ser nuestro estado natural. Provenimos del amor, por lo tanto, el amor, la dicha, la paz, la armonía, la felicidad son nuestro estado natural. Si no vivo en estado de dicha y armonía, algo antinatural estamos haciendo (juicio), hemos interpuesto algún obstáculo entre la paz y nosotros, que nos está impidiendo percibir correctamente.

7.- Todo el mundo tiene derecho a los milagros, pero antes es necesario una purificación.

Interpretación:

El milagro no es selectivo, Dios no hace favores especiales, ni tiene hijos preferidos a los que otorga dones distintos, todos las partes de la Filiación, todos quienes formamos la mente del Hijo de Dios, quienes compartimos una misma identidad, tenemos derecho a los milagros por igual.

La purificación, alude a “desechar” todos aquellos pensamientos de distorsión acerca de quiénes somos.

“Vende todo, regálalo a los pobres y sígueme”. No habla de lo material, sino de los pensamientos que requieren purificación. “Vende todo” puede leerse como: replantéate todo lo que hasta ahora has creído, suelta y abandona todo concepto aprendido en el pasado, y sígueme con mente abierta, receptiva.

8.- Los milagros curan porque suplen una falta; los obran aquellos que temporalmente tienen más para aquellos que temporalmente tienen menos.

Interpretación:

Los milagros suplen una falta, remplazan la idea de escasez en la mente que cree que le falta algo, y la sustituyen por la idea de plenitud, de abundancia.

Los obra una mente que está en paz, desde un estado mental de plenitud, para aquellos que aún creen no poseerla.

9.- Los milagros son una especie de intercambio. Como toda expresión de amor que en el auténtico sentido de la palabra es siempre milagrosa, dicho intercambio invierte las leyes físicas. Brindan más amor tanto al que da como al que recibe.

Interpretación:

El mundo de lo físico, de la forma, el mundo del ego, nos ha enseñado que al dar algo, dividimos su propiedad y nos quedamos con “menos”.
El milagro invierte esas leyes físicas, mostrándonos que al dar, no perdemos, sino que por el contrario, multiplicamos aquello que poseemos. Si todo es una idea, un pensamiento, al compartirlo y ser adoptado por otro, esta idea se refuerza, se afianza en quien la adopta y por efecto, se reafirma en nosotros.

Por otra parte, si siempre es a nosotros mismos a quien damos, toda vez que no existe nadie fuera, cuanto más damos, más recibiremos.

10.- Cuando se obran milagros en vista de hacer de ellos un espectáculo para atraer creyentes, es que no se ha comprendido su propósito.

Interpretación:

La Filiación, los Hijos de Dios, sin excepción, contamos con el mismo poder creativo en la mente.

Cuando se obran milagros para mostrar que se cuenta con algo “especial” con lo que no todos cuentan, se confunde el milagro del que habla el Curso, con la magia.

Cuándo se habla de “dones especiales”, se está hablando o haciendo alusión a poderes psíquicos con los que cuenta toda mente y confundiéndolos con el milagro. Sin duda al destrabar la mente de muchas barreras y obstáculos que hemos instalado en ella, afloran poderes con los que todos contamos sin excepción, poderes que hacen ver a aquellos que los emplean como “especiales o diferentes”. Nada de ello tiene que ver con el milagro que habla de unidad, de igualdad.
Dios el Padre, creó a su Hijo perfecto, pleno, sin excepciones, a todos indistinta e imparcialmente, a Su Imagen y Semejanza, con el mismo poder en nuestra mente, unida eternamente a la de Él a través del Espíritu Santo.

El que algunos contaran con ciertos atributos y otros carecieran de ellos, hablaría de niveles en la Creación, de mejores y peores, de más aptos y menos aptos. Esto nada tiene que ver con el Dios del Amor, el Dios de Un Curso de Milagros.

11.- La oración es el vehículo de los milagros. Es el medio de comunicación entre el lo creado y el Creador. Por medio de la oración se recibe amor y por medio de los milagros se expresa amor.

Interpretación:

La única oración válida es la del Perdón, dice el Curso.

El perdón es sinónimo de bendición, de aceptación, de no juicio, de entregar, de fluir, de soltar, de agradecer. Al bendecir cuanta situación parece sucedernos, sin excepción, entramos en la frecuencia de que todo es perfecto, no porqué lo que está ocurriendo sea perfecto por sí mismo, sino que al contemplarlo todo a través de Él, todo se ver de una manera absolutamente diferente.

La única oración válida es la del perdón

Esto es expresar amor. Un estado de absoluta aceptación, de no resistencia a nada de lo ocurre. No hay juicios, no hay comparaciones, no hay compulsión porque nada sea diferente de como simplemente es. Entonces, sencillamente hay comunicación. Así, se produce el verdadero milagro.

12.- Los milagros son pensamientos. Los pensamientos pueden representar el nivel inferior o corporal de experiencia, o el nivel superior o espiritual de experiencia. Uno de ellos da lugar a lo físico, el otro crea lo espiritual.

Interpretación:

Los milagros son pensamientos ya que son cambios en el nivel de la mente, corrección en la percepción, en la forma de pensar acerca de nosotros. A través de pensamientos inferiores, a través de la percepción, hemos fabricado el mundo físico, el mundo de la forma, de la materia y el cuerpo. A través de pensamientos de nivel superior, mantenemos la conexión con nuestra mente superior, la Mente Recta, la morada del Espíritu Santo.

13.- Los milagros son a la vez comienzos y finales, y así, alteran el orden temporal. Son siempre afirmaciones de renacimiento, que parecen retroceder, pero que en realidad van hacia delante. Cancelan el pasado en el presente, y así liberan el futuro.

Interpretación:

Al producirse en la mente la corrección de percepción guiada por el Espíritu Santo, éste que conoce sólo de eternidad, trabaja en el presente, corrigiendo el pasado y proyectando un futuro libre de culpa.

Cuando “sanamos” una situación y la trascendemos, esa situación que estamos sanando en el ahora, “cierra todas las puertas abiertas” de ese orden (apego, desconfianza, falta de fe, inseguridad, carencia) que había abiertas producto de situaciones vividas en el pasado. Al trascenderlas y sanarlas verdaderamente, no volverán a sucederse en el futuro. Quizás las volvamos a ver en la forma como eventos que pasan frente a nosotros, pero ahora no habrá emoción ligada a ellos lo que hablará de que se ha producido sanación en ese orden.
Una vez aprendida la lección el maestro desaparece. Hemos trascendido esa asignatura o nivel de aprendizaje, a través del milagro. Nuestra mente literalmente ha renacido.

14.- Los milagros dan fe de la verdad. Son convincentes porque proceden de la convicción. Sin convicción degeneran en magia, que es insensata, y por lo tanto, destructiva; o más bien, el uso no creativo de la mente.

Interpretación:

Este principio nos habla de la verdadera fe, la confianza de que el cambio de percepción se producirá en nosotros. Nos habla de la convicción de que al entregar al Espíritu Santo todo problema aparente, toda situación, ésta se resolverá a favor de nuestra paz mental.

El uso no creativo de la mente, la magia, aparece cuando lejos de entregar el problema al Espíritu Santo, lo deseamos resolver nosotros por nuestra cuenta “a nuestro modo”.

México D.F (Plaza del Zócalo) donde enseña Fernando Mastroianni

15.- Todos los días deberían consagrarse a los milagros. El propósito del tiempo es que aprendas a usarlo en forma constructiva. El tiempo es, por lo tanto, un recurso de enseñanza y un medio para alcanzar un fin. El tiempo cesará cuando ya no sea útil para facilitar el aprendizaje.

Interpretación:

Hemos de usar el tiempo como un medio al servicio del Plan de regreso a casa.

El tiempo como cualquier otro recurso de enseñanza, de no usarse, se desperdicia y se pierde. La única finalidad del tiempo, es la de ayudarnos a regresar a casa. Entonces cada situación en la que parecemos encontrarnos, ha de ser usada a “nuestro favor” para perdonar, para dar un paso más en el despertar de la mente. De no ser así, literalmente se desperdicia, o es usada para demorar el regreso.

Perdemos tiempo cuando en lugar de perdonar, elegimos el juicio y el ataque. Dejando pasar una magnífica oportunidad de corregir nuestro pensamiento falso.


MILAGRO TRAS MILAGRO

enero 10, 2010

Imagen de la isla de Margarita, Venezuela, donde Nely Gómez dio cambios fundamentales en su Vida

Nely Gómez

Estimados Amigos: mi amiga, la excelente periodista venezolana Nely Gómez, me ha enviado esta interesante historia personal que quiero compartir con ustedes. Espero que la disfruten tanto como yo y obtengan de ella esclarecimiento y sabiduría para sus vidas. *

Afectuosos saludos,
Carmelo Urso

Hola, querido Carmelo, termino de leer el texto titulado “Los infinitos senderos de la oración” y me siento reconfortada, así que la lectura de artículos referidos al tema también son una forma de orar, aunque menos contemplativa y fervorosa, pero oración al fin, ¿no te parece?.

Tenía varios días queriéndote escribir… son muchas las cosas por contarte.

Comenzaré por decirte que en los últimos dos meses en mi vida ocurren milagros tras milagros. No sé si recuerdas que a mediados de agosto hablé contigo y te comenté que sentía como si algo dentro de mí me decía que era tiempo de cambiar. Sobre esta sensación, imposible de describir con palabras, te hice algunas preguntas y me respondiste “Dios te marcará el camino”. Bueno efectivamente así sucedió. Lo primero fue quedarme tranquila y de manera muy sutil, sin tumultos, sin sobresaltos y sin miedos, los cambios fueron llegando en el momento santo escogido por Dios.

Todo comenzó luego del cierre del suplemento “Dominguera” del Diario “Vea”.

A partir de ese momento comenzaron los milagros. El primero fue decidir de un día para otro viajar a la isla de Margarita para visitar a mi hija, plan que no tenía en mente. Pero me entraron unos deseos inmensos de verla y ¡zuas! compré mi pasaje y llegué a Margarita. Fue el primer impulso al que le hice caso.

Ya en la isla comencé a disfrutar de mis días libres. En eso andaba cuando un día compro “El Sol de Margarita” y mi hija lee que están buscando un periodista con experiencia. Mi hija de inmediato me anima a que lleve mi currículo al periódico. En principio no estaba entusiasmada, pero fue tanta la insistencia de mi hija que la complací (segundo impulso que seguí). Cuál sería mi sorpresa cuando a los dos días de haber entregado el currículo me llaman de “El Sol de Margarita” para preguntarme sí estaba en la isla o en Caracas. Les dije que estaba en la isla pasando unos días con mi hija. Me preguntaron si mi hija vivía en la Isla y les dije que sí.

Entonces me dijeron que ellos me llamarían. Al día siguiente me llamaron y fijaron una entrevista. Acudí a la entrevista y sin conocerme -solo llevándose por el currículo- me dijeron que yo era la periodista que estaban buscando para que se encargara de la coordinación de los suplementos que salen encartados los viernes y los domingos en el periódico. Les pregunté por la persona que hacía el trabajo y me dijeron que se iba a estudiar a España. Les dije que lo pensaría. No lo pensé mucho pues mi voz interior me dijo “acepta”.

Al día siguiente asistí a una reunión. Les dí mi respuesta afirmativa pero pedí tiempo para viajar a Caracas a arreglar algunas cosas pendientes y regresarme de nuevo a Margarita. Ellos aceptaron. Llegué a Caracas el 22 de agosto, puse orden en los asuntos más importantes, regresé a la Perla del Caribe el 12 de septiembre y el 15 comencé a coordinar los suplementos: “Gente Feliz”, “Asueto” y “Gente Feliz con sabor”. Los dos primeros salen semanalmente; el tercero cada tres meses y está dedicado a la gastronomía.

Ése fue el primer gran milagro y antes de que sucediera tuve unos sueños con gran significado, como uno donde apareció una señora vestida de verde que me dijo algo así como “una etapa nueva se abre para ti”. Ya en Margarita han venido ocurriendo milagros todos los días. El primero es el sol maravilloso que me despierta todas las mañanas y me llena de una energía imposible de describir. El segundo ha sido compartir con mi hija y sentirla cerca de mí lo cual me emociona muchísimo. Así muchos, como la gente que he conocido, el reconocimiento que me ofrecen la calidez de las personas y un optimismo inmenso que siento en el medio del pecho.

El tercer milagro ocurrió esta semana. Resulta que cuando me entrevistaron en “El Sol de Margarita”, cuando me preguntaron si tenía donde vivir en la isla, dije que sí, tal como me lo aconsejó mi hija. Pues bien, llegué a la isla a vivir con mi hija pero al mismo tiempo buscando un apartamento donde vivir. En eso nos enteramos que se iba a desocupar el apartamento situado frente al de ella y de inmediato fuimos a hablar a la inmobiliaria para reservarlo. No hubo problemas. Me sentía feliz porque tendría casa donde vivir, pero la vida me tenía preparada una sorpresa.

Resulta que los dueños de “El Sol de Margarita” tienen varios apartamentos en los que viven algunos periodistas del diario venidos de otros estados. En los mismos no se paga nada, salvo la luz y algunos servicios. Me enteré de esa ventaja porque algunos me lo informaron. En ese momento me sentí un poco extraña, porque interiormente me dije, “¿por qué a ellos les ofrecieron casa y a mí no?”. Me quedé tranquila. Entonces una noche, pedí a Dios con bastante fervor: “¡Dios mío!, tu sabes que ya tengo una promesa de apartamento para lo cual debo erogar una suma sustanciosa de dinero, sin contar la mensualidad. Tú sabes también mi Señor que los dueños del periódico disponen de apartamentos para sus trabajadores que vienen de otros lugares del país. Por favor, si es para mi conveniencia, haz que salga de ellos ofrecerme una de esas viviendas y de esta forma ahorraré dinero para mi bienestar y el de los míos. Te lo agradezco”. Cual no sería mi sorpresa que al día siguiente me llama, Mariela Contramaestre, la dueña del periódico para decirme que porque yo iba a alquilar un apartamento y a gastar dinero en un deposito, si ellos me podían alojar en uno de sus apartamentos, en el cual no gastaría nada; que cómo era posible que yo no le dijera que no tenía donde vivir.

Aunque para algunos eso no significa nada para mí ¡fue un milagro!, y lo más impresionante es que sabía que iba a suceder. ¿No sé qué piensas tu?. Luego de este milagro ocurrió otro y éste también lo pedí con fervor. Lo pedí para mi hijo, que por más que se esforzaba y buscaba no encontraba el empleo ideal. De igual forma lo pedí; le dije a Dios: “ponte por favor delante de mi hijo, bendice sus sueños y proyectos y haz que se le abran las oportunidades en lo que él quiere hacer”. Pues bien, esta mañana me llamó y me dijo que lo había llamado un amigo para que fuera asistente en una película que van a comenzar a filmar en 15 días. ¡Eso es un milagro!

En fin son tantas las cosas que me han pasado y tantos los regalos que he recibido que no me canso de agradecer a Dios.

Bueno, Carmelo, eso es todo…por ahora. No creas que me he olvidado de ti.

Un beso,
Nely


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 854 seguidores