PLEGARIA EN NOMBRE DEL AMOR

El Yo Superior -el Uno que es Padre/Madre del Todo- es Amor imperecedero
El Yo Superior -Padre/Madre del Todo- es Amor imperecedero
Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Soy tu Dios, tu Diosa,
El Cielo de Tu Reino, el Reino de Tu Cielo
Y Mi Poder –idéntico al Tuyo,
Amado, Amada Mía-
Hace brotar luminosas espigas de esperanza
En prados de la más turbia incertidumbre
Apacigua tormentas, amaina borrascas
Corta el terco, necio yugo; ¡limpia y sana cada llaga!

¿Por qué, entonces,
En Mi nombre
Abates a diario al indefenso que clama por clemencia
Calcinas la tierra que te bendice con grata flor y fruto
Despueblas patrias
Y al Amor deshabitas de su más íntima inocencia?

¿Por qué en Mi Nombre,
Que es también el Tuyo,
Suprimes al ave cuyo trinar es gozo,
Sutil ser cuyo gozo es gorjear
Y de viudas siembras al mundo con la cruenta guerra que es tu arar?

A Tu hermana ultrajas, a Tu hermano masacras
Porque rebosan sus plegarias
De nombres que ofenden a Tu oído
Que en mi oído resuenan iguales a Tu nombre y a todos los nombres
Pues siempre fueron y serán idénticos al Mío

Te imploro: No mates más en Mi Nombre,
No extingas más en Mi Nombre
No invoques más Mi Nombre para afligir y apesadumbrar

Pues no hay poder en la fuerza que mutila y enluta
Necesita vejar y envilecer para encubrir su flaqueza,
Para en la Noche del Alma su debilidad ocultar
¡Sólo el Amor es fuerte!
¡El Amor invicto, indivisible! ¡El infinito Amor que es Uno!

Y si Me fuese dado elegir tan sólo Uno entre Tus infinitos nombres,
Amado, Amada Mía
Por éste –sin duda- optaría:
Amor… ¡Imperecedero Amor!

Amén

EL OTRO CICLO DEL AGUA

El agua cumple un maravilloso ciclo dentro de tu cuerpo
El agua cumple un maravilloso ciclo dentro de tu cuerpo

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Para realizar sus funciones fisiológicas, nuestro cuerpo necesita consumir unos cuatro litros de agua al día –cantidad que solemos incorporar a través de los fluidos y alimentos que ingerimos en nuestra dieta. Si consumimos menos de esa cantidad, corremos el riesgo de desequilibrar el ciclo que el líquido vital cumple, con precisión casi matemática, en el organismo del ser humano.

Los dos ciclos del agua…

Mucho se ha escrito sobre el ciclo del agua en la Naturaleza, sin el cual la Vida en nuestro planeta sería imposible. Pero en nuestro cuerpo, el agua desarrolla otro ciclo igualmente importante para nuestro bienestar.
Día tras día, y desde hace 5 mil millones de años, el Sol, puntual y rutinariamente, baña a la Tierra con su intensa luz. Esa energía es tan fuerte que –según el astrofísico norteamericano Paul Davies- equivale a la explosión de 15 mil millones de bombas atómicas (como las de Nagasaki) cada segundo.
Gracias a tan inmensa fuerza, el agua de los océanos se convierte en ligero vapor de agua, el cual, al ascender a las frías alturas de la atmósfera, se condensa y se transforma en nubes. A su vez, las nubes desparraman abundante agua dulce sobre los continentes, permitiendo que todas las especies animales y vegetales prosperen.
Este ciclo del agua se repite a cada instante en cada rincón del planeta, y gracias a él, la Vida es posible.
Sin embargo, hay otro ciclo del agua tan importante como el que acabamos de describir: ¡el que ocurre dentro de tu cuerpo!

Utilizamos un litro de agua al día para respirar

El aire ideal para respirar debería ser húmedo, cálido y limpio. Lamentablemente, no siempre es así.
El milagro de la respiración comienza en la nariz. ¿Te imaginas si todas las bacterias contenidas en el aire penetraran en nuestro organismo? Simplemente, moriríamos al instante. En las lágrimas y secreciones mucosas vertidas en la nariz existe una enzima llamada lisozina, la cual aniquila a las bacterias.
Por otra parte, el aire citadino contiene una carga fatal de polvo que obstruiría nuestros pulmones. Para evitar tal colapso, los conductos respiratorios segregan una película adherente de materia mucosa que atrapa al polvo y deja pasar al aire.
Este proceso de humidificación de los ojos, la nariz y los conductos respiratorios requiere de, al menos, dos tercios de litro de agua al día. Sin esa humedad, nuestro sistema respiratorio se taponaría de residuos sólidos y dejaría de funcionar en cuestión de pocos minutos.
A esto tenemos que sumar el hecho de que solemos respirar de 14 a 18 veces por minuto. En una hora, respiramos un poco más de mil veces. En un día, 26 mil veces. Y en un año, casi 10 millones de veces. Para realizar tan arduo trabajo, nuestros pulmones nos piden apenas un tercio de litro de agua al día.

Suficiente agua… ¡y poca sal y sol para tu piel!

El agua es uno de los principales aliados de tu piel
El agua es uno de los principales aliados de tu piel

La salud de tu piel tiene tres aliados principales: un manejo sano de las emociones, una buena alimentación y el consumo suficiente de agua potable cada día.
La piel refleja nuestras angustias y alegrías: su aspecto guarda estrecha relación con nuestro estado de ánimo. Es raro que una persona feliz no tenga una piel limpia y brillante, no importa cual sea su edad.
Si tu alimentación es deficiente, no tardarán en aparecer anomalías en tu piel. El exceso de grasa, alcohol, azúcar o harinas se manifestarán con acné, erupciones y otros padecimientos.
El conjunto de células de tu piel utiliza un poco más de un litro de agua por día para mantener su aspecto lozano. Tomar varios vasos de agua al día es el secreto de belleza más eficiente y económico que se conoce.
Los dos principales enemigos de la piel son el exceso de luz solar y el consumo desmedido de sal. El sol en demasía acaba con la capa de grasa de piel. Sin esta grasa, la piel pierde su elasticidad y frescura… ¡y se arruga!
Con el paso de los años, al organismo le cuesta más y más eliminar el exceso de sal. La sal estira la piel, la cual, posteriormente, se arruga.
Los egipcios utilizaba sal para preservar a sus momias… pero, ¿quién quiere tener el cutis de una momia? La mejor manera para eliminar la sal superflua del cuerpo es beber una suficiente cantidad de agua.

Cada pensamiento tuyo fluye a través del agua

El sistema nervioso es una suerte de acumulador eléctrico que produce una corriente directa de un décimo de voltio. La carga eléctrica, el chispazo con el cual cobran vida los pensamientos, se produce por la combinación de dos minerales: el sodio y el potasio. Estos obran en los tejidos nerviosos, los cuales están bañados de un líquido que está constituido principalmente por agua. Sin ese revestimiento acuoso, los pensamientos no podrían fluir.
Una buena dosis de minerales en nuestra alimentación y un tercio de litro de agua al día son indispensables para el óptimo funcionamiento del sistema nervioso. Es por eso que cuando vamos a la playa nos sentimos tan bien: el aire marino es húmedo, caliente, rico en sodio y otros minerales beneficiosos. En tal entorno, nos sentimos espléndidos, vivaces. En cambio, el aire citadino está contaminado y es pobre en minerales.

Los riñones purifican una tonelada de sangre al día

Los riñones son los responsables del equilibrio químico del cuerpo y regulan la cantidad de agua justa que debe haber en la sangre. Cada día, son capaces de purificar una tonelada de sangre (es decir, 1.000 litros), la cual, por supuesto, circula constantemente por el cuerpo.
Sin embargo, estos potentes órganos, que pesan unos 200 gramos y tienen el tamaño de un puño, podría eventualmente purificar el doble de esa cantidad. Por eso es que una persona puede donar un riñón y seguir viviendo de manera normal.

Los riñones seleccionan y absorben aminoácidos vitales, proteínas, glucosa y minerales. Desechan residuos y el exceso de agua del cuerpo. Para llevar a cabo este enorme trabajo, que supera en eficiencia al de cualquier planta de potabilización inventada por los seres humanos, los riñones consumen casi dos litros de agua al día.

Sin agua no hay digestión que valga

El proceso completo de la digestión, desde que consumimos los alimentos hasta que los desechos salen del organismo, toma unas 18 horas. En el mismo, utilizamos a diario, como mínimo, un tercio de litro de agua.
Una vez que la comida es parcialmente digerida en el estómago, pasa al intestino delgado, donde se realiza la parte más importante del proceso digestivo. En unas cuatro horas, el intestino delgado separa las proteínas, aminoácidos, minerales y demás substancias beneficiosas.
La comida indigerible pasa luego al intestino grueso. Allí se absorbe una parte de agua y azúcar, mientras que el resto prosigue como materia fecal hasta el recto.
Muchas personas padecen estreñimiento porque no consumen alimentos ricos en fibra, tales como frutas, cereales integrales o granos, y porque además consumen mínimas cantidades de agua.
En la Naturaleza, el agua cumple puntualmente un ciclo que permite el desarrollo de la Vida. En nuestro cuerpo (constituido en 70% por el vital líquido), el agua desarrolla otro ciclo de igual importancia para nuestra salud y bienestar. Ya lo ha dicho un poeta: ¡el agua borra todas las heridas del cuerpo… ¡y del alma!

PLEGARIA DEL REINO QUE ABARCA TODOS LOS CIELOS

El Cielo que abarca todos los Reinos, el Reino que abarca todos los Cielos
Cielo que abarca todos los Reinos; Reino que abarca todos los Cielos
Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Soy Dios y Diosa
Tu Diosa y Tu Dios
Ajeno a tus fatuos límites, tus vanas creencias, tus frívolas fronteras
Pues Yo mismo Soy ilimitado, irrefrenable, indivisible

Soy Diosa y Dios, Tu Dios y Tu Diosa
Ajena a géneros, sexos, códigos éticos, viejas reglas
Libre de irreconciliables dualismos, del todo exenta de velos o misterios

En Mi perpetua matriz fructifica
Todo Cosmos perdurable, toda sensualidad concebible

Y gustosa rasgo todo velo, develo todo misterio,
Cada dualidad equilibro, cualquier ética trasciendo

Soy Dios e Hijo, Hija y Diosa
Ajeno a apodos ilustres, alias milenarios, motes sagrados

Aún así, me atribuyes nombres tan efímeros
Como gotas de rocío
Que tenues caen desde hojas mecidas por el viento
Y gustosas se dan de beber al raudo torrente de Mi cauce

Y sin embargo,
Apódame con afecto y aliviaré tus pesares
Nómbrame con dulzura y te socorreré en la hora adversa
Que Tu mente y la Mía se fundan en la más áurea Alianza
Y de infinita Luz enjoyaré cada uno de Tus pensamientos

Soy Diosa e Hija, Hijo y Dios; Soy la Amada y el Amante
La mejilla y la caricia; el vino y la barrica que lo madura;
Soy el ojo que mira al abismo y el abismo que cautiva a todas las miradas
Soy el Padre que halla placer en Ser Madre
Y la Madre fecundada por el Padre que Ella misma Es

Hija, Hijo: Tú eres Mi Reino de los Cielos
Al que nunca he abandonado, al que jamás defraudaré
Y Tú eres el Cielo en el que se asienta Mi Reino
Mi Hijo impecablemente ungido, Mi Hija eternamente bienamada
Único, Única habitante
De este Cielo que abarca todos los Reinos,
De este Reino que abarca todos los Cielos,

Amén

¿QUÉ ES PARA TI DIOS?

¿Qué es para ti Dios?
¿Qué es para ti Dios?

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Algunos dicen que es una experiencia; otros piensan que es Mente Universal, Vida Eterna, Energía, Consciencia; hay quienes están convencidos de que tiene sexo masculino; hay quienes señalan que hay que llamarla Diosa; místicos antiguos arguían que es imposible determinar su Naturaleza; también se afirma que Su Naturaleza es nuestra imagen y semejanza.

Se han escrito infinitas definiciones sobre Dios; pero más allá de libros sagrados, sosas teologías o modas místicas, ¿qué es para ti Dios? En tal sentido, te presentamos esta encuesta; espero que este sondeo amenice algunos minutos de tu tiempo y te haga reflexionar. El formato de la encuesta es múltiple, así que puedes seleccionar varias respuestas. ¡Anímate!

Esta encuesta cerró el 31 de mayo de 2009 a las 4:22 p.m., hora de Caracas

EDUARDO DANIEL PIZZI: CRÓNICA DE UN TRABAJADOR DE LA LUZ (PARTE 2)

Eduardo Daniel Pizzi sigue iluminando con su trabajo a los buscadores y buscadoras de la Verdad
Eduardo Daniel Pizzi sigue iluminando con su trabajo a los buscadores y buscadoras de la Verdad

Con esta segunda entrega, profundizamos en aspectos más personales de la vida de Eduardo Daniel Pizzi, director del muy visitado portal web http://www.trabajadoresdelaluz.com Veremos retratadas vivencias, aprendizajes, experiencias metafísicas, e incluso, detalles de la rutina diaria de este entrañable porteño, cuya labor divulgativa en el campo espiritual resulta emblemática en el ámbito iberoamericano.

Estimado Eduardo, haznos una pequeña reseña biográfica: dónde naciste, en qué barrio creciste, qué estudiaste, en qué época de tu vida comenzaste a tener inquietudes espirituales, cuáles son tus influencias más importantes o maestros más admirados.

Nací en La Tablada, Buenos Aires, Argentina. Crecí en la ciudad de Haedo, zona Oeste de Buenos Aires. Estudié Radiología en la Cruz Roja Internacional. Luego, cambié a la carrera de Sistemas (informática) en la Universidad de La Matanza y Morón: la dejé sin terminar. No obstante, y sin tenerlo realmente pensado, llegué a convertirme en programador y de eso vivo hoy en día.

Desde chico tenía ideas raras que obviamente no compartía con nadie. Pensaba que Jesús no había muerto y estaba por ahí arriba. Que era un ET… Que la vida no se terminaba aquí en la Tierra. Ya grandecito, le pregunté a mi abuelo acerca de un aparato de luces que recordaba haber visto en la terraza de su casa. Lo vi tan encima mío que no pude verlo entero. Fue hacia el año 1970, más o menos. Sonriendo, el abuelo me decía que seguramente lo había visto en alguna película. Jejeje.

Años más tarde, casi me voy al tacho (casi me muero) durante una operación: en ese trance, vi el famoso túnel… y algunas cositas más. Esa vivencia provocó cambios en mi conciencia. Pero no fueron cambios inmediatos sino graduales. A veces le pido a mi madre que me cuente lo que ella vivió esperando fuera del quirófano…

Luego… la más dura de las pruebas hasta el día hoy: hacer lo imposible para que mi vida matrimonial no se derrumbara. Después, dejar la casa que amo con la mujer que amé; dejar a mis hijos; perros; pájaros; sapos; mosquitos; árboles; el pasto que cortaba todas las semanas, amándolo terapéuticamente… el aire; el barrio, vecinos… ¡Dejar eso y mucho más! ¡Uf! Fue muy duro.

Hacia el año 2005 los cambios comenzaron a hacerse más conscientes. Hoy entiendo tantas cosas… ¡Qué co-creador! En este despertar me ayudaron muchos compañeros/as de camino que, sin saberlo, me enviaban su Amor. Fue una época impresionante en la que hice muchas cosas a la vez. ¡No sé como digería tanto! Mis distintos maestros (terrenales) me hacían caer en cuenta de los procesos por los que pasaba. Amorosamente me sostenían. Sentía esta etérea y amorosa sensación en todas partes, en las cosas que pasaban a mi alrededor… Pero ese estar medio en una nube me sostuvo. Perdí a mi abuelo; meses después partió mi abuela; me quedé sin trabajo; tiempo después, mi separación; luego, partió un tío; semanas después… partió mi padre… ¿Habrá sido mi noche oscura del Alma?

A pesar de todas esas cosas que pasaron, me sentí muy sostenido. Por el contrario, me la pasaba enviando Amor. Una de mis maestras me dijo una vez: “Lo que envíes llega casi instantáneamente. ¡Llega! ¡No dudes!”. Me tumbaba en la cama o me sentaba a meditar… y sentía cómo desde mi pecho salía una manguera de energía cinco veces más grande que la de los bomberos conectándose a mis hijos y a mi ex. A mi madre y mis hermanos… Impresionantemente hermoso. A veces no quería salir de ese estado. Al mismo tiempo, ¡no entendía cómo enviaba Amor a la persona que me había desgarrado! Tuve experiencias muy hermosas y la que vivo hoy es también impresionante. Llegan solas. Por eso siento que no puedo planificar mucho. Porque es grandioso si aprendemos a aceptar tanto las alegrías como las tristezas como enseñanzas… Al principio, no es fácil ver lo bueno en lo que vemos y sentimos como malo. Casi nunca lo vemos inmediatamente, pero casi tengo aprendido que luego de la noche nace un nuevo día. Una nueva oportunidad de vivir. Eso es lo que trato de expresar día a día a través de http://www.trabajadoresdelaluz.com

¿Qué disciplinas espirituales practicas actualmente?

¡Vivir! Jejeje. A veces no sé lo que hago. Mezclo las cosas. Las técnicas… todo… Mmm. Ahora estoy siguiendo unas enseñanzas de ampliación de conciencia de los Cristianos Originarios. Pero también todo lo que publico en el portal web pasa por mí. A veces, ¡me pregunto si no voy a estallar! Metafísica; Reiki; Psicosibernética; Sanación Crística; Hooponopono; Recetas de la abuela; Emisarios Pleyadianos de Luz y Sirio; Simbología del Arcángel Miguel… y otras cosas de las que he aprendido un poquito y espero aprender más.

¿Cuántas horas diarias le dedicas a la administración de Trabajadores de la Luz?

¡Ja! Qué pregunta… Digamos que 4 horas por día. A veces más; otras menos… Es muy difícil calcularlo. Mi rutina clásica es: viajo de casa al trabajo y del trabajo a casa, siempre leyendo en los medios de transporte. Desde que lo hago, se me acorta increíblemente el tiempo… ¡y por lo general llego a casa o al trabajo en un estado mental, emocional y espiritual muy distinto a cuando no lo hacía! Supongo, además, que algo de buena energía debo esparcir entre quienes están a mi lado en esos momentos de lectura. Jejeje.

¿Cómo es un día en tu vida? A qué hora te levantas, cuándo empiezas a trabajar, etc.

Por lo general me levanto a las 6:00 AM y trato de acostarme temprano. A las 22 o 23 horas (10 u 11:00 PM) según las actividades que haya tenido en el día. Desde hace unos meses suelo conectarme con la Divinidad antes de levantarme. Pido algo así como guía y trato de entregarme a lo que tenga que hacer… A veces, en la noche, antes de acostarme realizo algún trabajo espiritual. A veces me aquieta y entro en sueño y otras no. A veces, me activa más, por lo que realizo alguna otra más actividad. En la mañana no me tomo mucho tiempo para conectarme. Este sé que es uno de los próximos pasos a trabajar. Suelo despertarme entre las 4 y 5:00 AM. Me quedo dando vueltas en la cama con ganas de seguir durmiendo. Aunque creo que sería bueno, con voluntad, hacer alguna actividad aprovechando la quietud de la hora. Hace unos días lo hice. Volví a acostarme porque me quedaba casi una hora y desperté a las 6 más renovado que todas las horas que había dormido antes.

Para llegar al trabajo en el microcentro porteño a las 8:00 AM, viajo en colectivo; tren y subterráneo. Hora y media más o menos. Se viaja muy mal. A veces pienso en el ganado cuando va al matadero. Pienso en las veces que se ve en TV los trenes atestados de otros países… esos donde se muestra la gente viajando hasta arriba de los techos. ¡Estamos igual! Y es lógico. Si podemos ver un poquito más allá, nos damos cuenta que “somos un mismo pueblo”. Si tengo un poquito de lugar como para sacar de mi mochila alguna hoja o libro, me pongo a leer. Sino… me pongo a recitar mentalmente decretos; la Gran Invocación; etc. Le pido a los ángeles de cada transporte que me hagan un lugarcito para poder viajar… En el trabajo suelo tomarme un rato para dar la bienvenida a los nuevos suscriptores y responder algunos mails. Lo mismo hago en los horarios de almuerzo o descanso. Hago las cosas que me llevan poco tiempo y dejo las que más, para cuando tenga tiempo libre en casa.

Los días son bastante variados. Cuando me toca estar con mis hijos, estoy con ellos en todo sentido. Al acostarnos les suelo leer cuentos del estilo “Gota de Luz” que está en el sitio http://trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=318 o el clásico que me pide mi hijo de 7 años “AMI el niño de las estrellas” o similares. A veces generan varios comentarios entre nosotros o explicaciones que les doy para ampliar el texto más a su vocabulario. Hace unas semanas compré “Ami y Perlita” (que es la versión más para niños) y lo leímos en 3 días. Lo procesaron como si fuera un vaso de agua. Ya quieren que les lea “Civilizaciones Internas” del mismo autor. Solemos pedir asistencia para un mejor sueño y recuperación de energías para iniciar y disfrutar del día que venga. ¡Los chicos son increíbles Maestros! He trabajado y trabajo muchas cosas en mí, gracias a los llamados de atención que me hacen amorosamente, a veces sin mencionar palabra.

A veces voy a Shiatsu; Chi Kung; a trotar con un amigo… Sin agenda estricta. Cada 15 días nos reunimos un grupo para realizar una meditación por la Tierra. El resto de los días hago trabajos internos de ampliación de conciencia en la que puedo y lo siento. Trato de estar atento. De estar en este mundo, pero no con este mundo. Muchas veces veo como mis amigos se conectan con la masa; los medios de comunicación y me veo a mi mismo y realmente me alegro por la Paz que tengo. Hasta me permito hacerles chistes. Soy una persona más en este planeta, tratando de hacer lo mejor que puedo cuando estoy despierto. ¡Que puedo dar más? ¡Seguro! Pero todavía tengo muchas cosas que aprender. Siempre creí en el Amor. Muchas veces no entendía esto en mí. Cada vez más voy entendiendo el porqué. Trabajo para que el verdadero Amor se haga más Luz en mí y poder derramarlo de la forma más pura posible.

Cualquier otra cosa que quieras añadir o te parezca importante

¡¡¡Vivan!!! ¡¡¡Vivan en este mundo, pero no con este mundo!!. Hagan. Lo que sea, pero hagan. La vida nos da todas las oportunidades… Cuando pidan, “que sea en Amor”. ¡Porque pueden llevarse sorpresas! ¡Traten de ser conscientes y
“que sea en Amor”!

Algo que recuerdo haber pasado más de una vez. Cuando estuve tocando fondo, me fue ofrecido obtener todo lo que quería. Estaba entrando en estado de meditación. No soy de meditar, así que si yo lo sentí, lo puede sentir cualquiera. En ese estado, escuché una voz: “Venite con nosotros que todos tu sufrimientos, dolores y problemas terminarán. Podrás tener todo lo que quieras”. Fue algo así. En ese estado, no entendía bien; no me resultaba tan fácil comprenderlo: metafísicamente, ¿se ofrecía solución a mis problemas y una invitación desde el otro lado del velo a resolverlos? ¿Qué me estaba sucediendo y con quién/es? Me pregunté dónde estaba. Al principio, dudé pues no me sentía seguro con esa experiencia, no lo sentía como algo honesto… Luego regresé y volví a salir de ese estado de meditación. No me convencía. Me preguntaba una y otra vez: “¿qué fue eso?”.

A partir de allí, fui haciendo más consciente este proceso de pedir protección antes de hacer algo. En invitar siempre a mi Yo Superior y desde allí al Espíritu Santo. Al Arcángel Miguel o con quien sienta afinidad en el trabajo de la Luz y responda al Plan Divino. Y si pasa algo y no se cierra el ciclo… Una buena manera de comprobar su intención es decirles: “Si no son seres de Luz y no responden al Plan Divino. ¡Retírense!”. Se lo dicen “tres veces” y esperen ver qué pasa.

¡Trabajemos en nosotros mismos! Ayudémonos a trascender los miedos. Ayudémonos a poner en práctica el Amor. Si trabajamos en nosotros mismos, podremos ayudar a otros cuando sea necesario… ¡sabremos qué hacer automáticamente! No tengan miedo de ver lo que debemos ver de nosotros mismos para crecer. Si lo pedimos “que sea en Amor”. Yo siento como que estoy preparándome para un maratón. Que no sé cuándo se va a correr. Ni dónde. Ni con quiénes. Ni de qué distancia… Solo sé que cuando sea, quiero estar preparado y así será. Para hacer lo que tenga que hacer. Lo siento así porque estoy esforzándome para dejarme guiar cada vez más. Haciendo uso de mi libre albedrío, aprendo día a día en cada cosa que hago. Como padre, hijo, hermano, amigo, vecino, usuario, con cada máscara que me pongo.

Bueno. Ahora… voy a trabajar en el sitio. Hay muchos mails pendientes. 🙂

De esta manera, culminamos este grato diálogo con Eduardo Daniel Pizzi, deseándole el mayor de los éxitos tanto en su vida personal como espiritual. Igualmente, nos esperanza la posibilidad de que http://www.trabajadoresdelaluz.com siga creciendo y fortaleciéndose, siga sumando corazones y voluntades, para beneficio de todos los buscadores de la Verdad.

En las próximas semanas, publicaremos nuevos diálogos con importantes trabajadores espirituales de Iberoamérica. Nos sería muy útil, amado lector o lectora, que nos sugirieras nombres de potenciales entrevistados, a fin de proveerte información útil para tu crecimiento metafísico.

¡Nos encontramos el próximo lunes! ¡Un gran abrazo de Luz para todos!

PLEGARIA A LA DIOSA MADRE

Amado Dios: aunque siempre te llamé Padre, sé que -ante todo- eres mi Madre
Amado Dios: aunque siempre te llamé Padre, sé que -ante todo- eres mi Madre
Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

    Amado Dios
    Aunque siempre te llamé Padre
    Sé que –ante todo-
    Eres mi Madre

    Eterna Dadora de Vida
    Para quien en ti se sostiene
    Cada instante es un presente
    Que rebosa de infinitas bendiciones

    Vasta Hacedora de Universos
    Tú formaste mis entrañas
    Y en cada fibra de mi Ser
    Descubro Tu más amorosa herencia,
    Tu más sagrado legado

    Diosa y Madre
    En Tu Luz, no hay oscuridad que me cubra,
    Ni sombras que me enceguezcan

    Madre y Diosa,
    En Tu Presencia, anhelo ser la gota que se diluye en el Océano
    La roca que la caricia del mar
    En incontable arena desmenuza
    La huella que de la arena se esfuma
    Bajo el sudario de espuma de la mar

    Tu Amor incondicional
    Transforma en dulce miel la hiel de mis pesares
    Convierte en fértil huerta la tierra más baldía
    Mis temores sosiega, mis congojas consuela
    De mi mente evapora todo rocío de agonía

    Bajo tu protección
    A ningún problema o tribulación temo
    Tú eres la alta cumbre –nívea y protectora-
    Que de toda angustia me guarda, de toda inquietud me escuda

    Madre inmortal –a quien también llamo Padre-
    Dios único que a todos nos integra
    Incapaz de forjar infiernos que quebranten a sus Hijos
    Bendíceme con Tu bálsamo de Paz
    Arrúllame en la perpetua quietud de tu vientre universal
    Y concíbeme en la impecable Luz de Tu Vida eterna, Amén.

    Carmelo Urso

Si deseas recibir el audio en mp3 de esta plegaria, declamada por el destacado locutor venezolano Andrés Marques, escríbeme a entiempopresente4@gmail.com

DESCUBRE EN TI LOS ETERNOS DONES DE DIOS

Los infinitos dones del Padre-Madre universal están dentro de ti
Los infinitos dones del Padre-Madre universal están dentro de ti
Carmelo Urso y Víctor Manuel Quintero Altuve
entiempopresente4@gmail.com

He tenido el privilegio de recibir una carta de mi amigo Víctor Manuel Quintero Altuve, quien vive en Ciudad Bolívar, capital del estado Bolívar, Venezuela. A raíz de esa comunicación, intercambiamos algunas impresiones sobre los dones y talentos con los que nos dota Dios. Reproduzco ese afectuoso diálogo en las líneas que siguen.

ὥ ὥ ὥ ὥ ὥ ὥ ὥ

Buenas noches: deseo que al recibir este mensaje se encuentre en perfecto estado de salud, de alma y cuerpo… que en su corazón y mente esté siempre presente el SER SUPERIOR, para que lo ilumine y así siga aportando esos hermosos artículos que nos llaman a alcanzar la felicidad.

Leí su mensaje LA DICHA DEL TRABAJO LIBERADOR: analizándolo, pienso que, por falta de auto-conocimiento, la mayoría de nosotros simplemente trabaja por trabajar; es decir, trabajamos para saciar y llenar nuestras necesidades materiales, sin pensar si nos gusta o no nos gusta lo que estamos haciendo.

Así fue mi caso: en una época trabajaba como contador; para mí era tan fácil y simple llevar a cabo ese trabajo que hasta me fastidiaba; francamente, lo hacia por cumplir.

Muy distinto era cuando trabajaba en el campo (soy campesino por naturaleza); allí, en medio de los sembradíos, sentía que me encontraba en mi sitio, en mi medio natural: vivía el campo, sentía el campo, sufría el campo; creo que fue allí cuando empecé a experimentar el verdadero Amor; cuando se me moría una matica, sentía que una parte de mí mismo se me iba con ella. Era un trabajo que a otros podía parecer repetitivo, pero que a mí me encantaba.

Los días se me hacían muy cortos… y al llegar la noche, le daba gracias al SER SUPERIOR. Me decía a mismo: “la dicha no está allá afuera; está en la semilla que sembremos en nuestro corazón y en los frutos que podamos brindar a nuestro prójimo”. Para mí, en eso consiste la verdadera liberación del Ser.

Mi trabajo ahora es vender café por las calles y avenidas de Ciudad Bolívar; llevo 16 años en esto; confieso que al principio lo hacia por necesidad; ahora lo hago porque me gusta, porque siento que necesito estar con mi gente (clientes); lo hago porque yo los necesito a ellos y ellos me necesitan; simplemente, no trato de vender café: trato de obsequiar una sonrisa; trato de ofrecer una palabra para animar una cara triste, para ayudar a resolver un problema (no monetario), para animar la vida de una persona apesadumbrada; en sí, mi trabajo me libera de muchas cosas que todavía afligen a mi alma.

Por eso, su artículo ha sido de gran utilidad para los que deseamos hacer un cambio radical en nuestras vidas y llegar a esa meta que es experimentar LA FELICIDAD EN UNIÓN CON NUESTRO SER SUPERIOR. Muchísimas gracias y que DIOS ME LO BENDIGA.
Víctor Manuel Quintero Altuve.

ὥ ὥ ὥ ὥ ὥ ὥ ὥ

Estimado Víctor:
Te respondo desde la Perla del Caribe, la isla de Margarita, región insular que es hermosa querencia para todos los venezolanos y venezolanas. Estoy de vacaciones con mi familia. Pasamos días adorables aquí, en la ciudad de Juangriego, jugando en la playa y la piscina con mis hijos…

Víctor, tu carta me ha conmovido profundamente: en ella, has plasmado una magnífica lección de vida.

Demuestras –de manera fehaciente- que sólo cuando desarrollamos los dones con los que nos ha bendecido el Creador podemos ser felices… ¡y que sólo a partir de esa genuina felicidad es que podemos llevar a cabo la inaplazable tarea de extender el Amor (el Yo Superior que habita en cada uno de nosotros), ya sea escribiendo, trabajando en una oficina, cosechando en el campo, o como es tu caso, vendiendo café y regalando sonrisas al prójimo!

Por estos días, leo el libro “Un Enemigo Llamado Promedio”, del estadounidense John Mason. Sentencia este autor: “El crecimiento (espiritual) viene por trabajar con los talentos, dones y cualidades, no por resolver problemas (…) Uno de los aspectos más descuidados en la vida de muchas personas es la de los dones que Dios ha puesto dentro de ellas. Sorprende ver cómo algunos individuos dedican todo su esfuerzo a un área o profesión que nada tienen que ver con sus talentos innatos (…) Algo bueno con los talentos y el llamado de Dios es que son permanentes y duraderos. En Romanos 11:29 leemos: irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios. Aún cuando usted jamás haya hecho algo con ellos, aún cuando haya fallado una y otra vez, los dones y el llamado de Dios todavía están intactos en su interior”.

Prosigue con sabiduría Mason: “Nunca subestime el poder de los dones que hay dentro de usted. Se nos dan los dones y talentos no sólo para cumplir al máximo con el llamamiento divino en nuestras propias vidas, sino también para llegar a las almas que están ligadas a esos dones… porque existen seres cuyas vidas esperan, de alguna manera, el toque de lo que Dios ha colocado dentro de usted”.

Practicar ese “toque divino” en cada momento de nuestra existencia nos lleva a un estado de oración constante, Víctor, donde cada pensamiento nuestro se impregna del omnisciente Amor del Uno y origina una realidad acorde a ese sentimiento bendito.

En ese sagrado estado de conciencia, cada acción que efectuemos –por insignificante que luzca a los ojos del ego- se transforma en un acto altamente creativo, en una tarea que trae la abundancia del Cielo a la Tierra. La misión del Padre es extender la Vida a partir de la materia prima del Amor… ¡y nosotros, como Sus Hijos, hechos a Su imagen y semejanza, tenemos esa misma capacidad!

Tal es tu caso Víctor: transformas una acción que parece trivial –expender café- en una labor amorosa, donde el Ser Superior se expresa plenamente en una sonrisa de aliento que reanima al espíritu decaído; en tertulia espiritual que eleva conciencias; en inteligencia emocional que provee consuelo; tus clientes, estimado amigo, regresan a ti por algo mucho más vivificante que la aromática infusión del fruto del cafeto: al estrechar lazos contigo, vuelven al Amor, vuelven a Dios.

Cuando somos Uno con nuestro don descubrimos “la dicha del trabajo liberador”, pues ya no nos imaginamos haciendo otra cosa que impartir Amor a través de nuestra labor cotidiana –sea cual sea ésta. Cuando, en cambio, no prosperamos en los talentos con los que Dios nos dotó, iniciamos una interminable guerra con nosotros mismos y con nuestro Creador –una guerra que es demente ilusión del ego. De esa absurda contienda mental, proyectamos un estado de irrealidad signado por la escasez material y la precariedad emocional.

Al respecto, nos dice Sondra Ray: “El ego está en guerra contra Dios. ¿No te das cuenta que la guerra contra ti mismo es una guerra contra Dios? (…) Que el Hijo de Dios esté en guerra con su Creador es tan ridículo como que la Naturaleza se enfade con el viento. Aquellos que tienen en su conciencia la fuerza de Dios (es decir, conciencia del don divino que bulle en ellos) nunca piensan en presentar batalla. Y a aquellos que Lo recuerdan, se les da Todo”.

Así que, Víctor, sigue cultivando tu sonrisa, tu don para la palabra confortadora, tu sencillo pero cautivante arte de preparar y vender café. Recuerda siempre tu don divino, porque así siempre lo tendrás Todo… ni más, ni menos…

Que Dios te bendiga en este feliz instante presente,
Carmelo Urso.

ὥ ὥ ὥ ὥ ὥ ὥ ὥ

Buenas noches: son mis deseos que su estadía en esa hermosa isla sea de disfrute, de esparcimiento físico y espiritual; que escuche y le cautive esa dulce melodía de las olas del mar, cuyos plácidos movimientos llevan y traen la inspiración del poeta, del escritor y de todo ser que antepone la Luz del Amor a la oscuridad del materialismo; que sus pensamientos fluyan, como un inmenso caudal de AMOR, hacia nuestro SER SUPERIOR y hacia nuestro prójimo.
Que Dios me lo bendiga a Ud. y a toda su familia,
Víctor Manuel Quintero Altuve

DOS PERIODISTAS VENEZOLANAS HOMENAJEAN A LA MADRE EN MP3

Obtén, de manera fácil y gratuita, tres hermosos poemas (formato MP3) en homenaje a la madre, escritos por dos sensibles periodistas venezolanas
Obtén, de manera fácil y gratuita, tres hermosos poemas en MP3 en homenaje a la madre, escritos por dos sensibles periodistas venezolanas
Amados lectores y lectoras:

Mis compañeras de labores, las periodistas Ysabel Carrión y Joirisbel Jiménez Solett, han cantado en verso y rima el amor por sus madres. En tal sentido, hoy lunes 4 de mayo de 2009 he puesto a circular, través de mis listas de correo, tres soberbios poemas en formato de MP3 para que los descargues gratuitamente. Estas piezas poéticas fueron declamadas por el destacado locutor venezolano Andrés Marques y musicalizadas por el diestro operador de audio Kevin Hernández.

¡Alégrale el día a mamá, enviándole y dedicándole estas poesías!

A los colegas radiodifusores, los invitamos a transmitirlas, ya que estas producciones no tienen caràcter lucrativo.

A quienes puedan colgar audios en su páginas web, también les instamos a hacer uso de ellas.

Por razones técnicas, aùn no puedo colgar tales MP3 en mi blog. Si deseas recibirlos, tan sòlo debes pedìrmelos a la dirección electrónica: entiempopresente4@gmail.com

El próximo lunes, este homenaje poético-radiofónico a la madre continuará con composiciones de Ysabel Carrión, Lida Paola Becerra, Carmelo Urso y Juan Rodrigo Urso, las cuales también estarán disponibles (de modo gratuito) en MP3.

Saludos desde Caracas,

Carmelo Urso.

EDUARDO DANIEL PIZZI: CRÓNICA DE UN TRABAJADOR DE LA LUZ (parte I)

Eduardo Daniel Pizzi: un trabajador de la Luz que a diario nos ilumina con su portal web
Eduardo Daniel Pizzi: un trabajador de la Luz que a diario nos ilumina con su portal web
Hace tres años, este amigo argentino –quien ha laborado en áreas tan diversas como radiología, sistemas informáticos y telecomunicaciones- creó un portal web que se ha convertido en un importante referente para los buscadores espirituales iberoamericanos:
http://www.trabajadoresdelaluz.com

Con más de veinte mil visitas mensuales y 2.500 fieles suscriptores, este espacio digital es una suerte de Biblioteca de Alejandría electrónica, donde el explorador de la Verdad hallará abundantes documentos para su crecimiento personal.

Vía correo electrónico, Eduardo Daniel Pizzi accedió a concedernos esta entrevista en la que nos relata cómo nació y se desarrolló este proyecto, las dificultades y bendiciones que se le han presentado en el camino, así como interesantes detalles de su vida cotidiana.

¿Cómo y cuándo nació el proyecto Trabajadores de la Luz?

Primero nació como “trabajadoresdelaluz.com.ar” el 29 de abril de 2006. Luego re-nació como http://www.trabajadoresdelaluz.com el 26 de abril de 2007. Digo renació porque creo que antes estaba registrado por otra gente. Ese día revisé la disponibilidad de la dirección .com y temblé de emoción al ver que estaba libre. Como laboro en el negocio de internet, me zambullí alegremente a registrarlo, sabiendo que llegaría más lejos, porque los .com son más comerciales y son un standard. Por ejemplo, si sos de Venezuela no escribirás “trabajadoresdelaluz.com.ar” sino “trabajadoresdelaluz.com.ve” ó “trabajadoresdelaluz.com”.

¿Cómo nació…? Como todo plan perfecto. Contarte del sitio es hablarte acerca de mí. Podría relatarte desde cómo me metí a trabajar con el tema de internet. O desde mucho antes, siendo Técnico Radiólogo y cómo me volqué al área de Sistemas… Siempre se mantuvo en mí esta relación: salud y comunicación (incluso armé una FM local con mi padre hace muchos años…). Estas dos cosas me fueron llevando y con mi libre albedrío yo decía: “¡sí quiero!”. Una y otra vez me empujó el Amor en lo que hacía.

Como todos, sufrí lo mío. La gran mayoría de nosotros hemos tenido nuestro GRAN PROBLEMA. El que nos empujó sin darnos cuenta (al principio) a buscar soluciones y sabiduría en nuestro interior. No recuerdo bien cómo. Leí un texto escrito sobre los “Trabajadores de la Luz”. Una canalización. No tenía idea de lo que era. Pero fue impresionante. Fue tan fuerte lo que sentí, que si tengo que describirlo te diría que me enamoré, tal como dijo Kryon hace poco. Fue como ser poseído por el espíritu del Amor.

No sé qué pasó, pero fue impresionante: algo me dijo que fuera al NIC (Network Information Center Argentina) y registrara este nombre: “Trabajadoresdelaluz.com.ar”; muy rústicamente, publiqué el texto que había leído; luego lo comenté a mis compañeros de “la escuelita”, esperando tener por respuesta algo de entusiasmo. Sentía la necesidad de expandirlo…

Semanas después, me di cuenta que debía actualizar el material. Que debía poner en la página web nuevas cosas que iba descubriendo y hacer algo que “invitara” a los navegantes de internet a volver al sitio. Fue así como fui armando los distintos puntos del “site”. Cosa que me resulta muy agradable porque es mi trabajo (como programador) hacer que los sitios sean dinámicos, que los sitios interactúen con el visitante. Así que el impulso de mi búsqueda interior me urgió a renovar de manera constante el material publicado. Claro, no esperaba hacerlo yo solo. Esperaba tener apoyo. Colaboración sin tener que pedirla. Pero no fue así. Nadie se enganchó. Así que nuevamente me dejé llevar por el impulso de Amar y compartir. Compartir el asombro que obtenía de las cosas que iba aprendiendo. ¡Asombro! Hoy sigo sintiendo lo mismo. Pero con otros aditivos que se van mezclando. ¡Asombro, aceptación, Amor, Paz!

Eso es el sitio. Compartir lo que aprendo, descubro. Parte de lo que leo diariamente en el ir y venir de mi casa al trabajo, del trabajo a la casa, a veces como ganado apretado en el tren o en el subte…

Nunca imaginé que el sitio llegaría a ser lo que es. Muchas veces me dije a mí mismo: “Si hubiera sabido que llegaría hasta aquí, ¡NI LOCO LO HUBIERA HECHO!”. No hubiera podido aceptar tal responsabilidad de golpe. Llegar a tanto día a día. Me he asustado muchas veces. Muchas veces, de solo ver el número de suscriptores a los que les envío mail diariamente; a eso hay que sumar la cantidad de visitas diarias de gente que no está suscripta al portal.

¡A veces registro 10 o más suscripciones diarias! Y a cada una le doy la bienvenida desde mi corazón. Si bien es un texto que fui modificando y lo tengo armado, la bienvenida es dada personalmente. Yo le digo a cada nuevo miembro de la comunidad: “Sos bienvenido”, aunque en la distancia no me escuche.

¿Cómo se mantiene actualmente http://www.trabajadoresdelaluz.com ?
¿Cómo pueden colaborar los lectores para su mantenimiento?

El sitio lo mantengo yo solo. Al menos así creía al principio. ¡Ja! Perdón. Bueno. Es un decir. Me acaban de apuntar unas cosas… En realidad estoy asociado con un grupo de Ángeles, Arcángeles, Maestros Ascendidos, otros y el Mismo Padre/Madre. Siento que hay cosas. Hay… A ver si puedo explicarte con algunos hechos… He tenido “muchas pruebas” a lo largo de estos años. Numerológicamente hablando, acabo de terminar un año 8. ¡Pruebas! Varias veces he querido tirar todo por la borda y dejarlo flotar. A finales de 2008 sobre todo.

¡Pero no me dejaron! Varias veces quise quedarme sólo con el trabajo que mensualmente me permite llegar muy justo a fin de mes. ¡Porque soy humano como doña Rosa! ¡No soy empresario! Tengo mis obligaciones como padre separado que económicamente debe cumplir con sus hijos y, y, y… ¡He querido regalar todo! ¡Regalarlo! Y no hablo del portal, sino de cosas que hacen mantener al portal. Trabajo. Clientes. El servidor con que brindo servicio de hosting, diseño web y programación… ¡Pero no me dejaron! Jajaja. Me decían… “¿Estás seguro? ¿Te parece?”. Y al momento de hacer la entrega pasaba siempre algo. Cuando quise deshacerme del servidor para bajar gastos y pasar a planes comerciales más chicos, el día en que pretendí confirmar mi baja me llamaron de la empresa a la que le alquilo el servicio y me dijeron que, por ser buen cliente, por no traer problemas, ¡¡¡me bajaban el canon en casi 50%!!!

¡Dios! Me pregunté: “¿Que quiero sacarme de encima? ¿A quién le estoy dando el gusto al hacer esto? ¿De qué y por qué dudo?”. Ahí me di cuenta que estaba haciendo algo mal y que estaba más allá de mí este proyecto. Acepté continuar haciendo un nuevo contrato. Agregando “yo” nuevos socios. ¡Y digo “yo” porque mi “YO” hizo que mi “yo” se diera cuenta que nunca estuve manejándolo solo! Mi “yo” creía que él solo manejaba el portal. Cosa que nunca fue así. Jajajaja. Así que asocié a mi ego con mi YO y sus amigos a trabajar más en armonía. A ser Amigos. A tratar de ser Uno. Ayudándome a despreocuparme por algunas cosas. A confiar en que el dinero para mantener el sitio llegará siempre a tiempo, así como también lo que tenga que leer y aprender para compartir con otros; “empujé amorosamente” todos estos factores y seguí adelante.

Sobre la colaboración de los lectores… ¡Hoy día en gran parte es energético! La verdad es que no he pensado nunca en pedir colaboración. No sé si es un tema del ego. Creo que hay varias cosas… Varias… Hoy me escribió un lector de Chile que se ofreció a colaborar y que le pasara textos para tipear… Me cuesta pedir. Le agradecí porque sé que es algo que debo también aprender.

Si es en lo económico, me pregunto: “¿Por qué debería pedir colaboración por más mínimo que fuera? ¿Si yo estoy compartiendo, no estoy vendiendo? ¡No sería honesto conmigo mismo!” Dejaría de ser lo que es. Hoy no puedo. Muchos me han escrito preguntando cómo publicitar y la verdad es que quienes están son casas amigas. Gente que me ha ayudado a superar mis pruebas, dolores. Gente que ha hecho sentirme flotar en una burbuja de Amor en momentos muy dolorosos. Que me han ayudado a ver las cosas con Amor. Esa entrega debo retribuirla de alguna manera hacia ellos. Ya he dicho a quienes escriben por ello. Cuando sea necesario pondré cartelitos como se ven a veces: “Publicite aquí.” Jejeje. Espero no sea necesario.

¿De dónde obtienes tanta y tan variada información?
Mucha lo recibo vía mail. Por eso un día pensé en hacer lo mismo (así como recibo, enviar) y desarrollé un sistema de envío de mails para los que se suscribieran. “Que se suscriban”. No me gusta hacer SPAM. Tengo cuentas en las que recibo más de 100 mail basura diaria. Mucha información la tengo en archivos de texto. Otras llegan –como ciertos lectores- “por casualidad”. Jeje.

Otra fuente de información son libros que me recomiendan. A veces no puedo compartir estas cosas, pero seguramente va a aparecer un nuevo link sobre libros o algo así. Aprovecho… No dejen de Leer “AMI, El niño de las estrellas” de Enrique Barrios. Y sigan con “AMI regresa”. Busquen en la sección infantil de las librerías. Jajaja. ¡Dios! ¡Lo van a entender!

Estoy suscripto a varios portales. Recibo más de lo que puedo procesar. Por eso pido mucha asistencia para leer lo que deba. He pedido mucho por eso. He pedido y pido guía constantemente. A veces la escucho y otras no. Estoy siempre aprendiendo.

Hay un punto en el que sería muy útil la colaboración de los lectores: podrían ayudar con las traducciones. Hay mucho material en inglés y otros idiomas. Hay algunos sitios que sería bueno visitar seguido y traducirlos. En ocasiones, me llegan anuncios de canalizaciones en inglés, pero debo esperar a que aparezcan en castellano. Apenas las veo, las imprimo y leo. Muchas me llegan ya traducidas, como son la mayoría y se anuncian en el pie de cada texto. Hay mucho Amor en ese trabajo. ¡Es una labor hermosa la que hacen los traductores y más difícil que la mía! Porque ellos buscan, leen, traducen y comparten. Yo tan sólo leo y COMPARTO. Otros me escriben directamente compartiendo lo que reciben y vuelvo a hacer mi trabajo. Leerlo, filtrarlo y compartirlo. Al compartir, encendés una vela y esa vela enciende a otras. Creo que otro paso que debo dar es invitar a los lectores a colaborar con el envío de lo canalizado por ellos mismos. El tema es que no quiero que el sitio pierda la Luz con que nació. Es mucho trabajo pero con Amor. Más allá de lo que puedo entender y captar.

¿Cuál es tu visión a mediano y largo plazo del portal?

No sé. No quiero saberlo. Hace poco escuché por ahí en mi cabeza que debo hacer varias cosas más todavía. O algo así. No recuerdo bien. Jajaja. Lo único que recuerdo bien fue que dije… “¡Bueno! ¡Ok! Estoy aprendiendo a vivir el ahora. Ya no quiero vivir en mañana ni pasado. Disfruto más hoy. ¡Me encanta asombrarme de las cosas! Eso me ayuda a no tener miedo. ¡Estoy aprendiendo a confiar!”.

Sólo puedo decirte que estoy sintiendo un fuerte impulso de compartir –por medio de la palabra- lo que leo, aprendo y no puedo publicar en el sitio. Creo que es otro paso. Hace bastante que me vienen pinchando algunos para que me largue con algo así. Vos mismo me has dicho alguna que otra vez que lo hiciera escribiendo. Pero mi dualidad me lleva a compararme y con otros y eso aún me frena bastante. Pero fue más que decir… “Podría” para que ya me dijeran que hay gente interesada. Jajaja. Es impresionante cómo funcionan las cosas. El tema está entregado. Si es, será. Sé que aprenderé mucho. Si hace dos años hubiera visto o pensado lo que es hoy el sitio… ¡no lo hubiera hecho! Me hubiera asustado mucho. No me hubiera sentido capaz. ¿Y si mañana se termina?. Mmmmm. No. No quiero saberlo. ¡Ya está todo planeado! Sólo que lo olvidé cuando llegué a la Tierra. ¡Como casi todos! Jaja. Así que ahora juego a sorprenderme y hacer uso de mi libre albedrío. A descubrir que es lo que tengo que hacer día a día; cerca y lejos; conmigo mismo y con otros; aceptando y rechazando; hasta alcanzar el equilibrio para pasar a nuevos desafíos.

¿Cuántas personas participan en la comunidad de Trabajadores de la Luz? ¿Qué tráfico tiene diariamente? ¿De cuántos países?

A ver… Consulto la base de datos… Suscriptas hoy hay más de 2.500 personas y contando… Todos los días recibo suscripciones. Me alegra más allá del hecho de que se suscriban al sitio. ¡Me conmueve sentir el despertar de cada uno de ellos! ¡Es impresionante!

¡Es hermoso! Me impulsa a seguir adelante. Según las estadísticas, hay casi 700 visitas diarias. Unas 20.000 visitas mensuales. En la parte inferior del portal coloqué el contador. Si hacés click allí te muestra mes a mes como fue creciendo. 202 visitas en mayo de 2006 y 20.948 visitas en marzo del 2009. Eso hace unos 10 o 15 Gigas de transferencia de datos mensuales. Teniendo en cuenta que es solo texto. Casi no hay archivos de imágenes ni audio o video.

Veamos los países… 41. En orden de mayor a menor cantidad de suscriptores por país: Argentina, Colombia, Chile, México, España, Venezuela, Uruguay, Perú, Estados Unidos, Paraguay, República Dominicana, Ecuador, Costa Rica, Bolivia, El Salvador, Puerto Rico, Panamá, Alemania, Brasil, Suiza, Cuba, Canada, Andorra, Italia, Guatemala, Francia, Suecia, Honduras, Israel, Armenia, Cabo Verde, Corea, Noruega, Islas Marianas del Norte, Reino Unido, Afganistán, Dinamarca, Nicaragua, Argelia, Nepal y Chipre.

Si un lector quiere publicar sus escritos en la página, ¿qué debe hacer?

Sólo debe comunicarse conmigo a través del sitio para informarle donde enviarlo. ¡Será bienvenido! Pero amorosamente le hago saber que será leído (como todo lo que se publica en el sitio). Si es aceptado, su material será compartido y, lógicamente, se le invitará a enviar más. Soy humano; puedo equivocarme. Por eso también pido disculpas si mi filtro personal no lo admite, esperando me entienda. A veces llegan textos, pero tengo mucho cuidado con lo que dicen. No me gusta ni tengo idea de ser alarmista. Es un asunto muy delicado ser editor.

Fue muy fácil (al menos para mí) estructurar este material: simplemente, invité a Eduardo Daniel Pizzi a concederme esta entrevista y le envié un cuestionario de doce preguntas; de manera generosa y amena, él las contestó todas; te invito, amable lector o lectora, a visitarnos el lunes que viene, cuando publicaremos la segunda parte de esta placentero diálogo con el director del portal web http://www.trabajadoresdelaluz.com

¡Hasta entonces!

LA DICHA DEL TRABAJO LIBERADOR

Dedicamos este texto a los trabajadores y trabajadoras en su día
Dedicamos este texto a los trabajadores y trabajadoras en su día

Por Carmelo Urso y Carlos Jesús Ibarra Castellanos 

entiempopresente4@gmail.com

La mayoría de las personas se sienten entrampadas en sus lugares de trabajo. Con un desasosiego que apenas disimulan, contemplan sus relojes anhelando que el tiempo se queme lo más pronto posible para que llegue el tan ansiado final de la jornada. Cuando salen de sus cárceles corporativas, por lo general, no se sienten más libres: por el contrario, se sienten embotados, confundidos, estresados.

Hemos escuchado decir a nuestros dirigentes políticos, sociales y religiosos que “el trabajo libera”. Normalmente, los padres enfatizan a sus hijos la necesidad de estudiar y trabajar como senderos de autorealización. Las constituciones de nuestros países suelen consagrar “el derecho al trabajo” como una vía que –en teoría- nos conduce a la felicidad, la prosperidad y el desarrollo como nación. Pero, en la práctica, ¿cuál será el trabajo que libera? ¿Será ése en el que solemos invertir ocho, diez, catorce horas diarias y que no pocas veces extingue el fuego de nuestro entusiasmo? ¿Hallaremos allí esa ruta ideal que nos permita evolucionar como personas?

 

El trabajo: ¿trampa o vía de evolución personal?

El autor de origen judeo-argentino (largamente residenciado en Venezuela) Ángel Rosenblat desenmaraña en su magistral obra “El Español de América” la etimología de la palabra trabajo.

Señala este experto del lenguaje: “¿De dónde viene nuestro verbo trabajar? En latín, se llamaba “tripalium” a un cepo o instrumento de tortura formado por tres palos o maderos. A los condenados, a los esclavos, a los gladiadores, se les sometía al “tripalium”. Del sustantivo se formó el verbo “tripaliare” con el sentido de someter a alguien al “tripalium”, y luego, en general, de “torturar”, “atormentar”. De ahí pasó al francés “travailler”, al italiano “travagliare” y el español “trabajar”.

Tras escudriñar en las entrañas del idioma, descubrimos que, como civilización, hemos emparentado psicológicamente el trabajar con el sufrir, con la falta de autoestima y valoración. Este reflejo neurótico recuerda aquella sentencia que Dios le hizo a Adán –al expulsarlo del Paraíso- cuando le advirtió que se ganaría el pan “con el sudor de su frente”, vale decir, con su padecer físico, afectivo y espiritual.

Si consideramos –conciente o inconcientemente- el trabajo como una trampa, como una tortura, como una desgracia inevitable, jamás podrá servirnos como herramienta de liberación personal. Tampoco estará signada tal actividad por el entusiasmo.

En este orden de ideas, el escritor chileno Suryavan Solar señala de manera enfática: “El entusiasmo nace cuando te respetas, te estimas, te aprecias (…). El entusiasmo nace cuando dices: Yo soy valioso, merezco respeto y tengo alegría de vivir. Una acción sin motivación ni entusiasmo carece de poder, de razones y de energía. Una acción sin motivación no produce Abundancia, ni siquiera evolución (…). Cuando conquistas la dicha, la fortuna emocional, haces lo que amas, vives con quienes amas y tu trabajo te agrada enormemente; entonces, te conviertes en un motivador que no requiere motivación. La prosperidad se acrecienta cuando tu mente se ha aclarado”. 

Y nos preguntamos nosotros: ¿cuál será ese trabajo que aclara la mente, nos permite hacer lo que más amamos y nos llena de prosperidad y entusiasmo? Pues sólo uno: conocernos a nosotros mismos para desarrollar nuestros dones, esos talentos que nos hacen únicos a los ojos de Dios y que nos permiten despertar a la conciencia de lo que realmente somos y de nuestro verdadero propósito de vida.

¿Se aburre el contorsionista del circo con sus hazañas, el artesano al pulimentar sus joyas o el terapeuta al facilitar sanación? ¡Qué placer para el poeta redactar sus versos, para el arquitecto erigir lo que dibujó en el papel o para el chef elaborar sus platillos! ¿Siente tedio la bailarina en la apoteosis de su arte corporal o el actor cuando se hace uno con su personaje en el escenario? Desde el placer, vale decir, desde la maestría que confiere el pleno conocimiento de sí mismo y el cabal desarrollo de los propios dones, es imposible decidir mal, porque en todas las decisiones prevalecerá el fuego del entusiasmo y los lauros del amor… ¡el amor perfecto!

Señala Suryavan Solar: “Las aptitudes y las habilidades son una forma de expresión de tu verdadero Ser. El don es un regalo de Dios que va junto a la esencia. Muchos le llaman vocación. En la sociedad actual no es fácil utilizarlo y cuando aparece, si no se aprovecha o cultiva, casi siempre comienza a desvanecerse.”

 

¿Qué nos impide desarrollar nuestros dones?

¿En qué momento nos extraviamos en los roles que la sociedad nos asigna y dejamos de desarrollar los dones y talentos que son inherentes a nuestra propia naturaleza? ¿Cómo es posible que hayamos desempeñado trabajos o escogido profesiones y oficios -durante muchos años- que no tienen ninguna relación con nuestro ser, en los que dilapidamos el áureo tesoro de nuestras aptitudes y capacidades?

En tal sentido el autor y numerólogo venezolano Mario Liani –canalizador de  Kryon- nos aclara: “El desarrollo de la autoestima es el camino hacia la Maestría del Ser. Si tienes autoestima, tienes el camino allanado hacia tu propia maestría. Por tanto, es aconsejable procurar buscar la autorrealización para encontrar la propia autovaloración. La autovaloración se conquista. Nadie te la entrega en una bandeja. Ese no es un atributo que el ser humano recibe en bandeja. Es un atributo que el ser humano se gana vida tras vida, ejercicio tras ejercicio, experiencia tras experiencia. Cada vez que ustedes vienen al encuentro de una experiencia… ganan un poco más de autovaloración”.

Desde muy temprana edad damos importancia a lo que representa socialmente una profesión u oficio sin tomar en cuenta nuestras verdaderas potencialidades, nuestros más claros dones, sin considerar si esas opciones laborales alimentan y avivan nuestro sentido de autovaloración. Seguimos la ruta que nuestros padres o nuestro escaso conocimiento de nosotros mismos nos señalaron en recorrer, sin concienciar si esos senderos nos reportarían la mayor suma de felicidad posible. De esta manera, debido a los condicionamientos culturales, sociales y psicológicos, damos muerte lenta a una vida que –por su naturaleza intrínseca- debería revelarse en cada momento como próspera y abundante.

Suryavan Solar expresa que “la gente se ha acostumbrado a estudiar lo que estudian los mediocres, a aceptar trabajos de mediocres, a salarios mediocres, que ellos no disfrutan”. En tal sentido, Buda sentenció: “aprendemos a vivir con lo que se odia, a desechar lo que se ama, a desear y anhelar sin conseguir”.

Como consecuencia perdemos la conexión con nosotros mismos, con Dios –vale decir lo Trascendente y lo Verdadero- y nos fugamos del Ahora. Exiliados del momento presente, encallados en la rutina de un trabajo que nos aliena, caemos en hondos abismos de desesperación, ansiedad y  depresión. Así, perdemos de vista el horizonte que señala ese camino de segura abundancia y prosperidad para todas las áreas de nuestra vida: el de nuestros propios dones y talentos.

Expresa Kryon a través de nuestro paisano Mario Liani: “El potencial de la Maestría del Ser está en ti, en tu inventario de posibilidades, en la columna haber de tu libro de contabilidad. Apenas necesitas mirarte y percibirlo. No se trata de mirarse al espejo. Se trata de mirarse el alma.” Esta mínima dosis de buena voluntad exige, no obstante, obsequiarte una mirada de máximo amor hacia ti mismo, agasajarte con un absoluto, gozoso y urgente sentimiento de autovaloración.