PLEGARIA EN NOMBRE DEL AMOR

El Yo Superior -el Uno que es Padre/Madre del Todo- es Amor imperecedero
El Yo Superior -Padre/Madre del Todo- es Amor imperecedero
Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Soy tu Dios, tu Diosa,
El Cielo de Tu Reino, el Reino de Tu Cielo
Y Mi Poder –idéntico al Tuyo,
Amado, Amada Mía-
Hace brotar luminosas espigas de esperanza
En prados de la más turbia incertidumbre
Apacigua tormentas, amaina borrascas
Corta el terco, necio yugo; ¡limpia y sana cada llaga!

¿Por qué, entonces,
En Mi nombre
Abates a diario al indefenso que clama por clemencia
Calcinas la tierra que te bendice con grata flor y fruto
Despueblas patrias
Y al Amor deshabitas de su más íntima inocencia?

¿Por qué en Mi Nombre,
Que es también el Tuyo,
Suprimes al ave cuyo trinar es gozo,
Sutil ser cuyo gozo es gorjear
Y de viudas siembras al mundo con la cruenta guerra que es tu arar?

A Tu hermana ultrajas, a Tu hermano masacras
Porque rebosan sus plegarias
De nombres que ofenden a Tu oído
Que en mi oído resuenan iguales a Tu nombre y a todos los nombres
Pues siempre fueron y serán idénticos al Mío

Te imploro: No mates más en Mi Nombre,
No extingas más en Mi Nombre
No invoques más Mi Nombre para afligir y apesadumbrar

Pues no hay poder en la fuerza que mutila y enluta
Necesita vejar y envilecer para encubrir su flaqueza,
Para en la Noche del Alma su debilidad ocultar
¡Sólo el Amor es fuerte!
¡El Amor invicto, indivisible! ¡El infinito Amor que es Uno!

Y si Me fuese dado elegir tan sólo Uno entre Tus infinitos nombres,
Amado, Amada Mía
Por éste –sin duda- optaría:
Amor… ¡Imperecedero Amor!

Amén

Anuncios

EL OTRO CICLO DEL AGUA

El agua cumple un maravilloso ciclo dentro de tu cuerpo
El agua cumple un maravilloso ciclo dentro de tu cuerpo

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Para realizar sus funciones fisiológicas, nuestro cuerpo necesita consumir unos cuatro litros de agua al día –cantidad que solemos incorporar a través de los fluidos y alimentos que ingerimos en nuestra dieta. Si consumimos menos de esa cantidad, corremos el riesgo de desequilibrar el ciclo que el líquido vital cumple, con precisión casi matemática, en el organismo del ser humano.

Los dos ciclos del agua…

Mucho se ha escrito sobre el ciclo del agua en la Naturaleza, sin el cual la Vida en nuestro planeta sería imposible. Pero en nuestro cuerpo, el agua desarrolla otro ciclo igualmente importante para nuestro bienestar.
Día tras día, y desde hace 5 mil millones de años, el Sol, puntual y rutinariamente, baña a la Tierra con su intensa luz. Esa energía es tan fuerte que –según el astrofísico norteamericano Paul Davies- equivale a la explosión de 15 mil millones de bombas atómicas (como las de Nagasaki) cada segundo.
Gracias a tan inmensa fuerza, el agua de los océanos se convierte en ligero vapor de agua, el cual, al ascender a las frías alturas de la atmósfera, se condensa y se transforma en nubes. A su vez, las nubes desparraman abundante agua dulce sobre los continentes, permitiendo que todas las especies animales y vegetales prosperen.
Este ciclo del agua se repite a cada instante en cada rincón del planeta, y gracias a él, la Vida es posible.
Sin embargo, hay otro ciclo del agua tan importante como el que acabamos de describir: ¡el que ocurre dentro de tu cuerpo!

Utilizamos un litro de agua al día para respirar

El aire ideal para respirar debería ser húmedo, cálido y limpio. Lamentablemente, no siempre es así.
El milagro de la respiración comienza en la nariz. ¿Te imaginas si todas las bacterias contenidas en el aire penetraran en nuestro organismo? Simplemente, moriríamos al instante. En las lágrimas y secreciones mucosas vertidas en la nariz existe una enzima llamada lisozina, la cual aniquila a las bacterias.
Por otra parte, el aire citadino contiene una carga fatal de polvo que obstruiría nuestros pulmones. Para evitar tal colapso, los conductos respiratorios segregan una película adherente de materia mucosa que atrapa al polvo y deja pasar al aire.
Este proceso de humidificación de los ojos, la nariz y los conductos respiratorios requiere de, al menos, dos tercios de litro de agua al día. Sin esa humedad, nuestro sistema respiratorio se taponaría de residuos sólidos y dejaría de funcionar en cuestión de pocos minutos.
A esto tenemos que sumar el hecho de que solemos respirar de 14 a 18 veces por minuto. En una hora, respiramos un poco más de mil veces. En un día, 26 mil veces. Y en un año, casi 10 millones de veces. Para realizar tan arduo trabajo, nuestros pulmones nos piden apenas un tercio de litro de agua al día.

Suficiente agua… ¡y poca sal y sol para tu piel!

El agua es uno de los principales aliados de tu piel
El agua es uno de los principales aliados de tu piel

La salud de tu piel tiene tres aliados principales: un manejo sano de las emociones, una buena alimentación y el consumo suficiente de agua potable cada día.
La piel refleja nuestras angustias y alegrías: su aspecto guarda estrecha relación con nuestro estado de ánimo. Es raro que una persona feliz no tenga una piel limpia y brillante, no importa cual sea su edad.
Si tu alimentación es deficiente, no tardarán en aparecer anomalías en tu piel. El exceso de grasa, alcohol, azúcar o harinas se manifestarán con acné, erupciones y otros padecimientos.
El conjunto de células de tu piel utiliza un poco más de un litro de agua por día para mantener su aspecto lozano. Tomar varios vasos de agua al día es el secreto de belleza más eficiente y económico que se conoce.
Los dos principales enemigos de la piel son el exceso de luz solar y el consumo desmedido de sal. El sol en demasía acaba con la capa de grasa de piel. Sin esta grasa, la piel pierde su elasticidad y frescura… ¡y se arruga!
Con el paso de los años, al organismo le cuesta más y más eliminar el exceso de sal. La sal estira la piel, la cual, posteriormente, se arruga.
Los egipcios utilizaba sal para preservar a sus momias… pero, ¿quién quiere tener el cutis de una momia? La mejor manera para eliminar la sal superflua del cuerpo es beber una suficiente cantidad de agua.

Cada pensamiento tuyo fluye a través del agua

El sistema nervioso es una suerte de acumulador eléctrico que produce una corriente directa de un décimo de voltio. La carga eléctrica, el chispazo con el cual cobran vida los pensamientos, se produce por la combinación de dos minerales: el sodio y el potasio. Estos obran en los tejidos nerviosos, los cuales están bañados de un líquido que está constituido principalmente por agua. Sin ese revestimiento acuoso, los pensamientos no podrían fluir.
Una buena dosis de minerales en nuestra alimentación y un tercio de litro de agua al día son indispensables para el óptimo funcionamiento del sistema nervioso. Es por eso que cuando vamos a la playa nos sentimos tan bien: el aire marino es húmedo, caliente, rico en sodio y otros minerales beneficiosos. En tal entorno, nos sentimos espléndidos, vivaces. En cambio, el aire citadino está contaminado y es pobre en minerales.

Los riñones purifican una tonelada de sangre al día

Los riñones son los responsables del equilibrio químico del cuerpo y regulan la cantidad de agua justa que debe haber en la sangre. Cada día, son capaces de purificar una tonelada de sangre (es decir, 1.000 litros), la cual, por supuesto, circula constantemente por el cuerpo.
Sin embargo, estos potentes órganos, que pesan unos 200 gramos y tienen el tamaño de un puño, podría eventualmente purificar el doble de esa cantidad. Por eso es que una persona puede donar un riñón y seguir viviendo de manera normal.

Los riñones seleccionan y absorben aminoácidos vitales, proteínas, glucosa y minerales. Desechan residuos y el exceso de agua del cuerpo. Para llevar a cabo este enorme trabajo, que supera en eficiencia al de cualquier planta de potabilización inventada por los seres humanos, los riñones consumen casi dos litros de agua al día.

Sin agua no hay digestión que valga

El proceso completo de la digestión, desde que consumimos los alimentos hasta que los desechos salen del organismo, toma unas 18 horas. En el mismo, utilizamos a diario, como mínimo, un tercio de litro de agua.
Una vez que la comida es parcialmente digerida en el estómago, pasa al intestino delgado, donde se realiza la parte más importante del proceso digestivo. En unas cuatro horas, el intestino delgado separa las proteínas, aminoácidos, minerales y demás substancias beneficiosas.
La comida indigerible pasa luego al intestino grueso. Allí se absorbe una parte de agua y azúcar, mientras que el resto prosigue como materia fecal hasta el recto.
Muchas personas padecen estreñimiento porque no consumen alimentos ricos en fibra, tales como frutas, cereales integrales o granos, y porque además consumen mínimas cantidades de agua.
En la Naturaleza, el agua cumple puntualmente un ciclo que permite el desarrollo de la Vida. En nuestro cuerpo (constituido en 70% por el vital líquido), el agua desarrolla otro ciclo de igual importancia para nuestra salud y bienestar. Ya lo ha dicho un poeta: ¡el agua borra todas las heridas del cuerpo… ¡y del alma!

PLEGARIA DEL REINO QUE ABARCA TODOS LOS CIELOS

El Cielo que abarca todos los Reinos, el Reino que abarca todos los Cielos
Cielo que abarca todos los Reinos; Reino que abarca todos los Cielos
Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Soy Dios y Diosa
Tu Diosa y Tu Dios
Ajeno a tus fatuos límites, tus vanas creencias, tus frívolas fronteras
Pues Yo mismo Soy ilimitado, irrefrenable, indivisible

Soy Diosa y Dios, Tu Dios y Tu Diosa
Ajena a géneros, sexos, códigos éticos, viejas reglas
Libre de irreconciliables dualismos, del todo exenta de velos o misterios

En Mi perpetua matriz fructifica
Todo Cosmos perdurable, toda sensualidad concebible

Y gustosa rasgo todo velo, develo todo misterio,
Cada dualidad equilibro, cualquier ética trasciendo

Soy Dios e Hijo, Hija y Diosa
Ajeno a apodos ilustres, alias milenarios, motes sagrados

Aún así, me atribuyes nombres tan efímeros
Como gotas de rocío
Que tenues caen desde hojas mecidas por el viento
Y gustosas se dan de beber al raudo torrente de Mi cauce

Y sin embargo,
Apódame con afecto y aliviaré tus pesares
Nómbrame con dulzura y te socorreré en la hora adversa
Que Tu mente y la Mía se fundan en la más áurea Alianza
Y de infinita Luz enjoyaré cada uno de Tus pensamientos

Soy Diosa e Hija, Hijo y Dios; Soy la Amada y el Amante
La mejilla y la caricia; el vino y la barrica que lo madura;
Soy el ojo que mira al abismo y el abismo que cautiva a todas las miradas
Soy el Padre que halla placer en Ser Madre
Y la Madre fecundada por el Padre que Ella misma Es

Hija, Hijo: Tú eres Mi Reino de los Cielos
Al que nunca he abandonado, al que jamás defraudaré
Y Tú eres el Cielo en el que se asienta Mi Reino
Mi Hijo impecablemente ungido, Mi Hija eternamente bienamada
Único, Única habitante
De este Cielo que abarca todos los Reinos,
De este Reino que abarca todos los Cielos,

Amén

¿QUÉ ES PARA TI DIOS?

¿Qué es para ti Dios?
¿Qué es para ti Dios?

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Algunos dicen que es una experiencia; otros piensan que es Mente Universal, Vida Eterna, Energía, Consciencia; hay quienes están convencidos de que tiene sexo masculino; hay quienes señalan que hay que llamarla Diosa; místicos antiguos arguían que es imposible determinar su Naturaleza; también se afirma que Su Naturaleza es nuestra imagen y semejanza.

Se han escrito infinitas definiciones sobre Dios; pero más allá de libros sagrados, sosas teologías o modas místicas, ¿qué es para ti Dios? En tal sentido, te presentamos esta encuesta; espero que este sondeo amenice algunos minutos de tu tiempo y te haga reflexionar. El formato de la encuesta es múltiple, así que puedes seleccionar varias respuestas. ¡Anímate!

Esta encuesta cerró el 31 de mayo de 2009 a las 4:22 p.m., hora de Caracas

EDUARDO DANIEL PIZZI: CRÓNICA DE UN TRABAJADOR DE LA LUZ (PARTE 2)

Eduardo Daniel Pizzi sigue iluminando con su trabajo a los buscadores y buscadoras de la Verdad
Eduardo Daniel Pizzi sigue iluminando con su trabajo a los buscadores y buscadoras de la Verdad

Con esta segunda entrega, profundizamos en aspectos más personales de la vida de Eduardo Daniel Pizzi, director del muy visitado portal web http://www.trabajadoresdelaluz.com Veremos retratadas vivencias, aprendizajes, experiencias metafísicas, e incluso, detalles de la rutina diaria de este entrañable porteño, cuya labor divulgativa en el campo espiritual resulta emblemática en el ámbito iberoamericano.

Estimado Eduardo, haznos una pequeña reseña biográfica: dónde naciste, en qué barrio creciste, qué estudiaste, en qué época de tu vida comenzaste a tener inquietudes espirituales, cuáles son tus influencias más importantes o maestros más admirados.

Nací en La Tablada, Buenos Aires, Argentina. Crecí en la ciudad de Haedo, zona Oeste de Buenos Aires. Estudié Radiología en la Cruz Roja Internacional. Luego, cambié a la carrera de Sistemas (informática) en la Universidad de La Matanza y Morón: la dejé sin terminar. No obstante, y sin tenerlo realmente pensado, llegué a convertirme en programador y de eso vivo hoy en día.

Desde chico tenía ideas raras que obviamente no compartía con nadie. Pensaba que Jesús no había muerto y estaba por ahí arriba. Que era un ET… Que la vida no se terminaba aquí en la Tierra. Ya grandecito, le pregunté a mi abuelo acerca de un aparato de luces que recordaba haber visto en la terraza de su casa. Lo vi tan encima mío que no pude verlo entero. Fue hacia el año 1970, más o menos. Sonriendo, el abuelo me decía que seguramente lo había visto en alguna película. Jejeje.

Años más tarde, casi me voy al tacho (casi me muero) durante una operación: en ese trance, vi el famoso túnel… y algunas cositas más. Esa vivencia provocó cambios en mi conciencia. Pero no fueron cambios inmediatos sino graduales. A veces le pido a mi madre que me cuente lo que ella vivió esperando fuera del quirófano…

Luego… la más dura de las pruebas hasta el día hoy: hacer lo imposible para que mi vida matrimonial no se derrumbara. Después, dejar la casa que amo con la mujer que amé; dejar a mis hijos; perros; pájaros; sapos; mosquitos; árboles; el pasto que cortaba todas las semanas, amándolo terapéuticamente… el aire; el barrio, vecinos… ¡Dejar eso y mucho más! ¡Uf! Fue muy duro.

Hacia el año 2005 los cambios comenzaron a hacerse más conscientes. Hoy entiendo tantas cosas… ¡Qué co-creador! En este despertar me ayudaron muchos compañeros/as de camino que, sin saberlo, me enviaban su Amor. Fue una época impresionante en la que hice muchas cosas a la vez. ¡No sé como digería tanto! Mis distintos maestros (terrenales) me hacían caer en cuenta de los procesos por los que pasaba. Amorosamente me sostenían. Sentía esta etérea y amorosa sensación en todas partes, en las cosas que pasaban a mi alrededor… Pero ese estar medio en una nube me sostuvo. Perdí a mi abuelo; meses después partió mi abuela; me quedé sin trabajo; tiempo después, mi separación; luego, partió un tío; semanas después… partió mi padre… ¿Habrá sido mi noche oscura del Alma?

A pesar de todas esas cosas que pasaron, me sentí muy sostenido. Por el contrario, me la pasaba enviando Amor. Una de mis maestras me dijo una vez: “Lo que envíes llega casi instantáneamente. ¡Llega! ¡No dudes!”. Me tumbaba en la cama o me sentaba a meditar… y sentía cómo desde mi pecho salía una manguera de energía cinco veces más grande que la de los bomberos conectándose a mis hijos y a mi ex. A mi madre y mis hermanos… Impresionantemente hermoso. A veces no quería salir de ese estado. Al mismo tiempo, ¡no entendía cómo enviaba Amor a la persona que me había desgarrado! Tuve experiencias muy hermosas y la que vivo hoy es también impresionante. Llegan solas. Por eso siento que no puedo planificar mucho. Porque es grandioso si aprendemos a aceptar tanto las alegrías como las tristezas como enseñanzas… Al principio, no es fácil ver lo bueno en lo que vemos y sentimos como malo. Casi nunca lo vemos inmediatamente, pero casi tengo aprendido que luego de la noche nace un nuevo día. Una nueva oportunidad de vivir. Eso es lo que trato de expresar día a día a través de http://www.trabajadoresdelaluz.com

¿Qué disciplinas espirituales practicas actualmente?

¡Vivir! Jejeje. A veces no sé lo que hago. Mezclo las cosas. Las técnicas… todo… Mmm. Ahora estoy siguiendo unas enseñanzas de ampliación de conciencia de los Cristianos Originarios. Pero también todo lo que publico en el portal web pasa por mí. A veces, ¡me pregunto si no voy a estallar! Metafísica; Reiki; Psicosibernética; Sanación Crística; Hooponopono; Recetas de la abuela; Emisarios Pleyadianos de Luz y Sirio; Simbología del Arcángel Miguel… y otras cosas de las que he aprendido un poquito y espero aprender más.

¿Cuántas horas diarias le dedicas a la administración de Trabajadores de la Luz?

¡Ja! Qué pregunta… Digamos que 4 horas por día. A veces más; otras menos… Es muy difícil calcularlo. Mi rutina clásica es: viajo de casa al trabajo y del trabajo a casa, siempre leyendo en los medios de transporte. Desde que lo hago, se me acorta increíblemente el tiempo… ¡y por lo general llego a casa o al trabajo en un estado mental, emocional y espiritual muy distinto a cuando no lo hacía! Supongo, además, que algo de buena energía debo esparcir entre quienes están a mi lado en esos momentos de lectura. Jejeje.

¿Cómo es un día en tu vida? A qué hora te levantas, cuándo empiezas a trabajar, etc.

Por lo general me levanto a las 6:00 AM y trato de acostarme temprano. A las 22 o 23 horas (10 u 11:00 PM) según las actividades que haya tenido en el día. Desde hace unos meses suelo conectarme con la Divinidad antes de levantarme. Pido algo así como guía y trato de entregarme a lo que tenga que hacer… A veces, en la noche, antes de acostarme realizo algún trabajo espiritual. A veces me aquieta y entro en sueño y otras no. A veces, me activa más, por lo que realizo alguna otra más actividad. En la mañana no me tomo mucho tiempo para conectarme. Este sé que es uno de los próximos pasos a trabajar. Suelo despertarme entre las 4 y 5:00 AM. Me quedo dando vueltas en la cama con ganas de seguir durmiendo. Aunque creo que sería bueno, con voluntad, hacer alguna actividad aprovechando la quietud de la hora. Hace unos días lo hice. Volví a acostarme porque me quedaba casi una hora y desperté a las 6 más renovado que todas las horas que había dormido antes.

Para llegar al trabajo en el microcentro porteño a las 8:00 AM, viajo en colectivo; tren y subterráneo. Hora y media más o menos. Se viaja muy mal. A veces pienso en el ganado cuando va al matadero. Pienso en las veces que se ve en TV los trenes atestados de otros países… esos donde se muestra la gente viajando hasta arriba de los techos. ¡Estamos igual! Y es lógico. Si podemos ver un poquito más allá, nos damos cuenta que “somos un mismo pueblo”. Si tengo un poquito de lugar como para sacar de mi mochila alguna hoja o libro, me pongo a leer. Sino… me pongo a recitar mentalmente decretos; la Gran Invocación; etc. Le pido a los ángeles de cada transporte que me hagan un lugarcito para poder viajar… En el trabajo suelo tomarme un rato para dar la bienvenida a los nuevos suscriptores y responder algunos mails. Lo mismo hago en los horarios de almuerzo o descanso. Hago las cosas que me llevan poco tiempo y dejo las que más, para cuando tenga tiempo libre en casa.

Los días son bastante variados. Cuando me toca estar con mis hijos, estoy con ellos en todo sentido. Al acostarnos les suelo leer cuentos del estilo “Gota de Luz” que está en el sitio http://trabajadoresdelaluz.com.ar/index.php?ndx=318 o el clásico que me pide mi hijo de 7 años “AMI el niño de las estrellas” o similares. A veces generan varios comentarios entre nosotros o explicaciones que les doy para ampliar el texto más a su vocabulario. Hace unas semanas compré “Ami y Perlita” (que es la versión más para niños) y lo leímos en 3 días. Lo procesaron como si fuera un vaso de agua. Ya quieren que les lea “Civilizaciones Internas” del mismo autor. Solemos pedir asistencia para un mejor sueño y recuperación de energías para iniciar y disfrutar del día que venga. ¡Los chicos son increíbles Maestros! He trabajado y trabajo muchas cosas en mí, gracias a los llamados de atención que me hacen amorosamente, a veces sin mencionar palabra.

A veces voy a Shiatsu; Chi Kung; a trotar con un amigo… Sin agenda estricta. Cada 15 días nos reunimos un grupo para realizar una meditación por la Tierra. El resto de los días hago trabajos internos de ampliación de conciencia en la que puedo y lo siento. Trato de estar atento. De estar en este mundo, pero no con este mundo. Muchas veces veo como mis amigos se conectan con la masa; los medios de comunicación y me veo a mi mismo y realmente me alegro por la Paz que tengo. Hasta me permito hacerles chistes. Soy una persona más en este planeta, tratando de hacer lo mejor que puedo cuando estoy despierto. ¡Que puedo dar más? ¡Seguro! Pero todavía tengo muchas cosas que aprender. Siempre creí en el Amor. Muchas veces no entendía esto en mí. Cada vez más voy entendiendo el porqué. Trabajo para que el verdadero Amor se haga más Luz en mí y poder derramarlo de la forma más pura posible.

Cualquier otra cosa que quieras añadir o te parezca importante

¡¡¡Vivan!!! ¡¡¡Vivan en este mundo, pero no con este mundo!!. Hagan. Lo que sea, pero hagan. La vida nos da todas las oportunidades… Cuando pidan, “que sea en Amor”. ¡Porque pueden llevarse sorpresas! ¡Traten de ser conscientes y
“que sea en Amor”!

Algo que recuerdo haber pasado más de una vez. Cuando estuve tocando fondo, me fue ofrecido obtener todo lo que quería. Estaba entrando en estado de meditación. No soy de meditar, así que si yo lo sentí, lo puede sentir cualquiera. En ese estado, escuché una voz: “Venite con nosotros que todos tu sufrimientos, dolores y problemas terminarán. Podrás tener todo lo que quieras”. Fue algo así. En ese estado, no entendía bien; no me resultaba tan fácil comprenderlo: metafísicamente, ¿se ofrecía solución a mis problemas y una invitación desde el otro lado del velo a resolverlos? ¿Qué me estaba sucediendo y con quién/es? Me pregunté dónde estaba. Al principio, dudé pues no me sentía seguro con esa experiencia, no lo sentía como algo honesto… Luego regresé y volví a salir de ese estado de meditación. No me convencía. Me preguntaba una y otra vez: “¿qué fue eso?”.

A partir de allí, fui haciendo más consciente este proceso de pedir protección antes de hacer algo. En invitar siempre a mi Yo Superior y desde allí al Espíritu Santo. Al Arcángel Miguel o con quien sienta afinidad en el trabajo de la Luz y responda al Plan Divino. Y si pasa algo y no se cierra el ciclo… Una buena manera de comprobar su intención es decirles: “Si no son seres de Luz y no responden al Plan Divino. ¡Retírense!”. Se lo dicen “tres veces” y esperen ver qué pasa.

¡Trabajemos en nosotros mismos! Ayudémonos a trascender los miedos. Ayudémonos a poner en práctica el Amor. Si trabajamos en nosotros mismos, podremos ayudar a otros cuando sea necesario… ¡sabremos qué hacer automáticamente! No tengan miedo de ver lo que debemos ver de nosotros mismos para crecer. Si lo pedimos “que sea en Amor”. Yo siento como que estoy preparándome para un maratón. Que no sé cuándo se va a correr. Ni dónde. Ni con quiénes. Ni de qué distancia… Solo sé que cuando sea, quiero estar preparado y así será. Para hacer lo que tenga que hacer. Lo siento así porque estoy esforzándome para dejarme guiar cada vez más. Haciendo uso de mi libre albedrío, aprendo día a día en cada cosa que hago. Como padre, hijo, hermano, amigo, vecino, usuario, con cada máscara que me pongo.

Bueno. Ahora… voy a trabajar en el sitio. Hay muchos mails pendientes. 🙂

De esta manera, culminamos este grato diálogo con Eduardo Daniel Pizzi, deseándole el mayor de los éxitos tanto en su vida personal como espiritual. Igualmente, nos esperanza la posibilidad de que http://www.trabajadoresdelaluz.com siga creciendo y fortaleciéndose, siga sumando corazones y voluntades, para beneficio de todos los buscadores de la Verdad.

En las próximas semanas, publicaremos nuevos diálogos con importantes trabajadores espirituales de Iberoamérica. Nos sería muy útil, amado lector o lectora, que nos sugirieras nombres de potenciales entrevistados, a fin de proveerte información útil para tu crecimiento metafísico.

¡Nos encontramos el próximo lunes! ¡Un gran abrazo de Luz para todos!

PLEGARIA A LA MADRE TIERRA

Elevo mi más sentida plegaria a la Madre Tierra
Elevo mi más sentida plegaria a la Madre Tierra

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Madre Tierra
Frágil gema de mar y nube
Mi patria chica en el inmenso Universo
¿A dónde iré si enveneno tu brisa,
Enturbio y deseco tus ríos,
Acallo al grajo, aniquilo al águila
Y extingo a las aves del viento?

Madre de todas las madres,
Celeste joya hecha de bosque y océano

Me arrullas en tu seno
Aunque vicie tu oxígeno, extenúe tu ozono,
Y emponzoñe la piel de tus cielos

Tu Amor incondicional me bendice
Aunque diluya tus hielos milenarios,
Intoxique tus costas, tus cauces,
Arrase tus torrentes, tus corales

Madre de la anguila, la hormiga,
El toro, la ballena, el plancton, la bacteria
Madre de todos mis hermanos, mis hermanas
¿En qué momento erré la vía y me perdí?
¿En qué instante blandí mis armas
Para inflingirte tanto feroz holocausto,
Tanto rapaz genocidio?

A diario, Madre –y sin saber por qué-
Reprimo el canto del canario, ahogo el trinar del tordo,
Extermino tanta Vida irremplazable
Y atesto con urbes las selvas ausentes

Madre de todas las madres,
Madre mía, Madre azul, Madre Tierra,
Concédeme tu lucidez, confiéreme tu sobriedad
Dótame con tu armonía, tu equilibrio
Devuélvele la Paz a tu Hijo, a tu Hija
Que hoy te ama con locura
Pero anhela amarte con candor, templanza,
Gratitud, inteligencia.

Redímeme, Madre de todos los seres,
Auxíliame con tu sabiduría antiquísima,
Tu intuición sagrada, ancestral; tu perdón perfecto, natural;
¡Que mi conciencia y la Tuya
Sean siempre un mismo, indivisible caudal!
Oh, Madre mía; oh, Madre Tierra

Si deseas obtener el audio de esta plegaria en mp3, declamada por el destacado locutor Andrés Marques, escríbeme a la dirección electrónica: entiempopresente4@gmail.com

PLEGARIA A LA DIOSA MADRE

Amado Dios: aunque siempre te llamé Padre, sé que -ante todo- eres mi Madre
Amado Dios: aunque siempre te llamé Padre, sé que -ante todo- eres mi Madre
Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

    Amado Dios
    Aunque siempre te llamé Padre
    Sé que –ante todo-
    Eres mi Madre

    Eterna Dadora de Vida
    Para quien en ti se sostiene
    Cada instante es un presente
    Que rebosa de infinitas bendiciones

    Vasta Hacedora de Universos
    Tú formaste mis entrañas
    Y en cada fibra de mi Ser
    Descubro Tu más amorosa herencia,
    Tu más sagrado legado

    Diosa y Madre
    En Tu Luz, no hay oscuridad que me cubra,
    Ni sombras que me enceguezcan

    Madre y Diosa,
    En Tu Presencia, anhelo ser la gota que se diluye en el Océano
    La roca que la caricia del mar
    En incontable arena desmenuza
    La huella que de la arena se esfuma
    Bajo el sudario de espuma de la mar

    Tu Amor incondicional
    Transforma en dulce miel la hiel de mis pesares
    Convierte en fértil huerta la tierra más baldía
    Mis temores sosiega, mis congojas consuela
    De mi mente evapora todo rocío de agonía

    Bajo tu protección
    A ningún problema o tribulación temo
    Tú eres la alta cumbre –nívea y protectora-
    Que de toda angustia me guarda, de toda inquietud me escuda

    Madre inmortal –a quien también llamo Padre-
    Dios único que a todos nos integra
    Incapaz de forjar infiernos que quebranten a sus Hijos
    Bendíceme con Tu bálsamo de Paz
    Arrúllame en la perpetua quietud de tu vientre universal
    Y concíbeme en la impecable Luz de Tu Vida eterna, Amén.

    Carmelo Urso

Si deseas recibir el audio en mp3 de esta plegaria, declamada por el destacado locutor venezolano Andrés Marques, escríbeme a entiempopresente4@gmail.com