LA RUTA DEL AGUA

Los "flocs": pequeñas cápsulas con carga eléctrica que sirven para potabilizar el agua

Carmelo Urso

entiempopresente4@gmail.com

Dos moléculas de hidrógeno y una de oxígeno parecen poca cosa… ¡pero cuándo se juntan son la clave para gestar y preservar la Vida en el universo…!

El agua se presenta en tres estados: sólido, líquido, gaseoso; se convierte en sólido (hielo) a los cero grados centígrados y se vuelve gas a los 100 grados, en pequeña cantidad, y libre de sedimentos, no tiene color; sólo en grandes cantidades, y vista al distancia, puede tornar tonalidades azuladas, verdosas o grisáceas.

Tal como se le encuentra en ríos, lagos o acuíferos, el agua puede contener sustancias contaminantes, tanto de orden natural como producto de la actividad humana. Para que pueda ser consumida por los seres humanos, debe ser transformada en agua potable.

La empresa hidrológica

El agua es estado natural es uno de los más valiosos recursos; sin embargo, no siempre está lista para ser consumida por los humanos.

La empresa hidrológica es un grupo de personas que labora para producir agua potable. En ella, prestan sus servicios los más diversos profesionales: ingenieros, administradores, economistas, bioanalistas, abogados, periodistas, técnicos en informática, arquitectos, plomeros, electricistas, obreros, entre otros.

El agua potable es un producto costoso que requiere un largo proceso industrial. Se necesitan muchas personas, dinero, energía, moderna tecnología y grandes instalaciones para producirla y llevarla a los hogares.

Recorrido del agua

Las empresas hidrológicas son las encargadas de llevar a efecto el proceso de potabilización. En dicho proceso hace un largo recorrido que consta de diversas etapa. Antes que nada, se necesita una fuente segura de agua. Luego, el líquido vital es almacenado en grandes represas o embalses.

De allí se envía a la planta de potabilización, donde es sometido a diversos tratamientos y controles. Cuando el agua se vuelto potable, es distribuida a pueblos y ciudades. Finalmente, el agua que consumes en tu hogar es vertida a una red de cloacas tras ser usada y, de esta manera, el ciclo de potabilización comienza una y otra vez.

Fuentes de agua

Existen dos tipos de fuentes de agua:

Fuentes superficiales: ríos, quebradas y lagos; son las más frecuentemente utilizadas.

Fuentes subterráneas: suelen provenir de pozos profundos y manantiales, suelen estar menos contaminadas que las superficiales; no obstante, sacarlas a la superficie es a veces un proceso económicamente costoso.

Almacenar agua: un proceso vital para que existan las ciudades modernas

En tiempo de lluvia, el agua es abundante… y a veces los ríos se desbordan y provocan inundaciones; en cambio, en tiempo de sequía, el agua escasea y los seres vivos pueden padecer sed y grandes limitaciones.

Para evita tales situaciones, la empresa hidrológica construye embalses y represas en donde se acaudalan inmensas cantidades de líquido. Así, durante la temporada seca, la población puede usar el agua almacenada en la temporada de lluvia.

Una bacteria llamada “echerichia coli”

La echerichia coli
La echerichia coli

Los científicos que trabajan en la empresa hidrológica analizan cuidadosamente el agua de ríos y lagos para detectar cualquier cosa que pueda poner en riesgo la salud.

En el agua sin purificar de los embalses suele hallarse una bacteria llamada “echerichia coli”. Esta bacteria suele estar relacionada con los desperdicios humanos. Además, suele estar acompañada por otras bacterias que, en exceso, causan estragos en nuestra salud. Reducir la bacteria “echerichia coli” a niveles mínimos es fundamental para en el proceso de potabilizar el agua.

Invisibles algas de corta vida

El agua está llena de diminutas alas que sólo pueden ser observadas con el microscopio. Estas algas tienen una vida muy corta, y al morir, se descomponen, dando mal sabor al líquido. Es por eso que una de las principales funciones del proceso de potabilización es eliminar el exceso de estos diminutos seres vegetales.

Antes que nada, el cloro…

El agua almacenada en la represa o embalse es enviada a la planta de potabilización. La primera etapa de la potabilización es la cloración. Consiste en la aplicación de cloro, en forma de gas, al agua. El cloro elimina bacterias, algas y otras sustancias cuyo exceso pudieran afectar la salud.

El aire también es un agente limpiador

Tras la cloración, muchas bacterias y algas han muertos. Sus cuerpos microscópicos comienzan a descomponerse. Esto origina mal sabor y desagradable olor. Entonces, viene la segunda etapa del proceso de potabilización: la aireación.

El líquido pasa de una piscina a una piscina muy curiosa. En ella, el agua es elevada en chorritos como as que vemos en las fuentes de las plazas. Cuando el agua se mezcla con el aire, se elimina buena parte de los sabores y olores ofensivos, pues el aire oxida la materia orgánica descompuesta.

Pequeñas cápsulas eléctricas

El tercer paso en este proceso es la coagulación. Se agrega al agua una sustancia química llamada sulfato de aluminio, la cual tiene la propiedad de formar coágulos viscosos. Tales coágulos –pequeñas cápsulas con carga eléctrica- reciben el nombre de “floc” y son como unos pequeños imanes que atraen y atrapan a las sustancias indeseables presentes en el agua.

Viaje al fondo de una piscina

Posteriormente, el agua pasa al piscina de sedimentación. En tal estanque, el fluido elemento reposará durante algunas horas.

Cada impureza presente en el agua ha sido encapsulada por un “floc”. Gracias al peso de los “floc”, las impurezas, bacterias o algas se precipitan al fondo de la piscina. Allí forman una capa de lodo. El lodo es eliminado a través de tuberías especiales de descarga. De esta manera, ya casi tenemos agua potable. Pero todavía faltan algunos detalles.

Bienvenidos al filtro rápido de arena

Ya quedan muy pocas impurezas en el agua. Pero nunca está de más un toque de perfeccionismo. Por eso, después de la piscina de sedimentación, el agua pasa por el filtro rápido de arena.

Generalmente, el filtro rápido de arena está compuesto por una capa de arena gruesa y varias capas de grava: su función es retener las partículas que han sobrevivido a todo el tratamiento anterior.

El control final

El paso final del proceso de potabilización es controla el nivel de cloro presente en el líquido. Si el agua contiene exceso de cloro, se agrega bióxido de azufre para reducirlo. Si el nivel de cloro es insuficiente, se agrega un poco más. En algunos lugares del mundo se añade un paso más: el agua es ozonizada con grades filtros colocados al principio de las tuberías de distribución.

Potabilizarla lleva días; contaminarla, pocos minutos, segundos…

Acaba de ver cuánto tiempo y energía se invierten para llevar agua a tu casa. Lo curioso es que en unos pocos minutos o segundos, el agua deja de ser potable. Piensa que en diez minutos de ducha, puedes gastar 100 litros de agua. ¿Y dónde va a parar ese líquido? A la red de cloacas que comunica a las viviendas de tu pueblo o ciudad.

Por eso, usa el agua con racionalidad y percibe –al disfrutar de sus beneficios- la importante tarea de quienes, día a día, la llevan hasta tu hogar para que tú y los tuyos eleven su calidad de vida.

.

Anuncios

Un comentario en “LA RUTA DEL AGUA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s