ERNESTO MARRERO RAMÍREZ: LA MAGIA DE UN FABULADOR ESPIRITUAL (PARTE 2)

Foto_Ernesto

Carmelo Urso: Se dice que la poesía no vende, no es comercial. No obstante, tu libro “Pasajes Secretos del Alma” ya marcha por su segunda edición; en él, abordas la poesía a través del verso rimado, cuestión considerada “pasada de moda” por ciertos escritores “cultos”; ¿qué te impulsa a escribir poesía?; ¿qué poetas consideras tus mayores influencias?; ¿te preocupa que la crítica te catalogue de “cursi” por hacer uso del ancestral arte de la rima?

Ernesto Marrero Ramírez: Con la poesía me he propuesto colaborar con el rescate de este género que, en lo últimos años, ha venido en decadencia, para llegar incluso a reducirse a un pequeño grupo de intelectuales.

Una vez escribí:
“La poesía es el canal que usa el poeta para poder expresar lo concebido por el espíritu, en pocas palabras es expresión interna y, para alcanzar este objetivo, hay que excavar en nuestras entrañas, y así aflorar un bello mundo donde la imaginación y la realidad se conjuguen para darle forma al verso y a la prosa”.

Por lo tanto, pienso que los poetas deberíamos enfocar nuestras energías en abrir un canal que tenga llegada al mayor número de personas posibles, no encerarnos en un peligroso juego de imágenes y metáforas que pueden terminar por rayar en la abstracción.

En unos de mis poemas de nombre: Un llamado a los poetas, escribí:

Pretendí buscar la belleza
de la poesía,
y la encontré disfrazada
de incoloras abstracciones.
Intenté llamar a los poetas
…a los buenos poetas.
Pero sus oídos estaban sordos
pero sus corazones estaban ciegos,
por epítetos, aliteraciones
imágenes y símiles confusos.
Dejando de transmitir verdaderos sentimientos,
para saciar la lógica de algunos intelectos…

Con intención, estos poemas como muchos otros, empiezan sin rima y luego proviene la rima, tratando así de combinar dos géneros que cambian de forma, pero en el fondo siguen siendo lo mismo: POESÍA.

Por eso en mis poemarios (Cantos de amor y reflexión y Pasajes secretos del alma) encontraran poesía con rima, sin rima y combinada. Porque la estética nunca puede superar a la ética, por lo tanto, lo más importante es el mensaje, y éste puede expresarse de múltiples formas.

Una vez leí una expresión de Silvia Adela Kohan, en su libro: Cómo se escribe poesía, y en éste decía: —Escribir, siempre escribir, con rima o sin rima. Así lo hizo también el siempre recordado poeta Mario Benedetti. En su libro: Las soledades de Babel, podemos observar como escribía con rima y sin rima, no importa, lo importante era escribir y expresar lo que sentía.

Cabe resaltar que conozco a poetas que también están haciendo esta bella labor con la poesía e incluso a declamadores que rompen corazones con sus voces y expresiones.

Dentro de los poetas que más me han inspirado están: Calderón de la Barca, Gustavo Adolfo Becker, Pablo Neruda, Mario Benedetti y Robindranaz Tagore.

En cuando a lo que diga la critica no me importa mucho, lo principal es lo que digan los lectores, porque ¿de qué vale ser alabado por la critica y desdeñado por los lectores? ¿A dónde se quiere que llegue el mensaje? En mi caso, la poesía que escribo ha tocado el alma de muchas personas y en otras han cambiado hasta su forma de pensar… Ya con eso me basta.

Carmelo Urso: Se dice que a la juventud no le gusta la lectura; no obstante, es conocida la aceptación que tienen tus libros entre maestros y alumnos; ¿qué enseñanzas sacas del contacto cara a cara que sueles tener con los estudiantes en tus charlas?, y en este momento histórico, ¿qué impresión te causa el hecho de que la literatura espiritual sea bienvenida en la aulas escolares venezolanas?

Ernesto Marrero Ramírez: Yo no creo que a la juventud no le guste leer, lo que hay que hacer es saberle llegar y atraparlos en ese mundo. Nuestro hábito como país no es de lectores, es cuestión de idiosincrasia y malos hábitos que se han creado a través del tiempo. Pero lo bueno es que las costumbres se pueden cambiar y darle así a la lectura la importancia requerida en las instituciones académicas. También se debe romper con los viejos esquemas de las lecturas obligadas y dejar que el alumno, bajo la orientación del docente, seleccione un libro que le guste leer.

Sobre las enseñanzas que extraigo del contacto con los niños y jóvenes en las aulas, son infinitas. Me han hecho desde obras teatrales, títeres y dibujos. Una vez me cantaron un rap y, para mi sorpresa, recientemente un joven me personificó y habló sobre mi biografía. Además, me asombro siempre de ver el nivel de captación que puede tener un niño de 5º o 6º grado, el cual puede llegar a superar, en ciertos casos, a uno de bachillerato. En sí, he aprendido que no podemos subvalorar al niño por su edad, y pensar que no está apto para interpretar mensajes filosóficos, ya que puede hacerlo muy bien.

Considero que el ser humano siempre está ávido de enseñanzas espirituales, ya que esa es su naturaleza, no importa la edad, lo importante es la forma de hacérsela llegar. Como a veces digo, de esa labor se encargan mis personajes: Min, Gabriel, Rayhan, Tirso, Goliat, la Quimera, el esclavo querido, el señor Gastón, el escultor de flores y muchos más.

Carmelo Urso: ¿Cuáles son tus rutinas al escribir? ¿Prefieres escribir de noche o de día? ¿Eres de lo que necesita aislarse para redactar o el contacto con los demás no silencia tus musas?

Ernesto Marrero Ramírez: Vivimos en una sociedad bastante movida por eso mi rutina se tiene que adaptar a esa realidad. Lo importante es imponerse objetivos macros, es decir, plantearse una fecha tope para culminar un libro y, en ese ínterin, uno se establece los espacios para escribir. Claro, cuando la musa llega hay que abrirle paso, no importa si es en el tráfico, en una reunión, o en la madrugada mientras dormimos. Así como estas diosas del Olimpo vienen para inspirarnos es nuestra obligación atenderlas… A la visita se atiende bien o no viene más.

Carmelo Urso: ¿Qué hábitos o disciplinas espirituales sueles practicar?

Ernesto Marrero Ramírez: Para mi no existe separación entre un hábito de vida o espiritual porque considero que es lo mismo. Yo pienso que la religión es la vida misma. Dios está a todas horas con nosotros, por lo tanto, siempre nos ve y nos escucha. Así que todo momento es bueno para practicar la caridad, el perdón, la colaboración y la oración, porque la vida está hecha para crecer espiritualmente: leyendo, superando conflictos, viendo una película, etc. Siempre hay una lección que aprender, en sí, un momento para encontrarnos a través de la reflexión, tomar conciencia y crecer internamente.

En principio pensé que había que crearse una rutina paralela, principalmente para orar, meditar o reflexionar, pero ahora entiendo que la velocidad del tiempo que transcurre hoy es muy acelerada, parece que Cronos está trabajando horas extras. Debemos tratar de incorporar todo a la unidad y no dispersarnos. Todo es Uno, la separación es ilusoria.

Pudiéramos meditar dentro del trafico matutino o hacer ejercicios de yoga en el trabajo (los hay muy específicos), hacer ciertos pranayamas antes de dormirnos, etc. Cualquier momento es bueno si existe la buena disposición, además, el proceso reflexivo tiene que hacerse constantemente, ya que es parte de nuestra toma de conciencia.

Carmelo Urso: Recomienda a los lectores de Iberoamérica 5 libros que pueden ayudarles a cambiar sus vidas.

Ernesto Marero Ramírez: Considero que son muchos lo libros que nos pueden ayudar a cambiar y, claro está, todo depende de la necesidad que cada persona tenga dentro de sí, ya que cada individuo tiene sus necesidad psicológicas, física y espirituales.

Pero si pudiera recomendar 3 libros que sería interesante que leyeran, para observar la vida con otra óptica:

El Fedón, de Platón. El libro tibetano de la vida y de la muerte, de Sogyal Rimpoché. La rueda de la vida, de Elisabeth Kübles-Ross.

Pero eso sí, el principal libro que todos tenemos la obligación de leer y repasar diariamente, ya que somos nosotros sus principales protagonistas, es El libro de la vida.

Carmelo Urso: ¿Trabajas como escritor a tiempo completo o alternas tu oficio literario con alguna otra carga profesional?

Ernesto Marrero Ramírez: La mayor parte de mi tiempo lo dedico a la escritura, y al trabajo de impulso que esta profesión amerita, aunque también produzco un micro radial: Un momento de conciencia y poseo una firma de asesoría gerencial.

Carmelo Urso: Cualquier otra cosa que quieres expresarle a los lectores y lectoras de Iberoamérica.

Ernesto Marrero Ramírez: Mi mensaje final es el de siempre: La verdad habita dentro de cada uno de nosotros y si no nos conocemos ¿cómo podemos conocer a los demás?

Busquemos en nuestro interior antes de buscar afuera. Si hiciéramos esto y cada quien se dedicara a regar la semilla que habita dentro de sí, formaríamos el gran bosque del amor. Porque la sociedad está formada por la manifestación de nuestros pensamientos y, por ende, es allí donde hay que llegar para formar los cimientos que permitan construir un mundo unido y próspero.

Anuncios

2 comentarios en “ERNESTO MARRERO RAMÍREZ: LA MAGIA DE UN FABULADOR ESPIRITUAL (PARTE 2)

  1. Es cierto que nuestra juventud hay que enamorarla con diversas estrategias y lecturas interesantes para despertar el interes en la lectura,despues su habito hacia ella se tornara necesaria y cada dia encontrara algo nuevo,para continuar.Sobre todo nuestros educadores de la asignatura Castellano deben ser muy creativos y despertar la suspicacia,y el interes por la lectura,jamas caer en la monotonia,todo lo contrario,despertar la curiosidad de lo que vendra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s