KRYON A TRAVÉS DE MARIO LIANI: “CONECTANDO EL CORAZÓN DEL UNO A TRAVÉS DE GAIA” (Canalizado en Caracas el 15 de agosto de 2009)

Mario Liani, canalizador de Kryon
Mario Liani, canalizador de Kryon

La Voz de Kryon canalizada por Mario Liani
http://www.38uh.com/

Buenas noches a todos.

Yo soy Kryon, en Servicio Magnético para toda la Humanidad.

Y así es como TÚ, ser humano, has acudido nuevamente al llamado de ti mismo, en el momento en que decidiste escuchar el despertador que tú mismo colocaste para despertarte hoy, aquí en esta sala y venir a escucharte a ti mismo.

Así es. No me estás escuchando a mí, te estás escuchando a ti mismo, porque nosotros SOMOS tu propia voz. Somos la voz de tus anhelos, somos tus deseos, somos el corazón que palpita en ti… y tú eres Uno con nosotros.

Y seguramente te preguntas: “¿Qué es esto, Kryon? ¿Cómo es posible que un humano se siente en una silla y diga que habla a través de palabras que dice no son suyas, pretendiendo hacerlo bajo la orientación del Espíritu, aseverando que él está siendo inspirado y conducido por algo más allá de lo tangible? ¡Esto no puede ser!”.

Pero es así, mi querido ser humano… porque es así como funciona este sistema.

Tú le das tu propia voz a aquello que tú deseas escuchar, porque asumes que no lo puedes oír… No porque no puedas… no porque seas incapaz, sino porque simplemente en estos momentos es más cómodo que otro lo haga por ti. Sin embargo, aunque ese otro lo está haciendo por ti, ¡quien está hablando eres tú! Qué increíble paradigma, ¿verdad?

Eso sucede, querido ser humano, porque tú yo somos Uno. Tú y yo estamos fundidos. No hay ninguna diferencia entre tú, humano, y nosotros, el Grupo de Entidades que simplemente ejecutan el coro de tus deseos… pues son tus deseos los que te han conducido aquí y por eso ellos están aquí ahora frente a ti.

¿De qué “Lado del Velo” estás?

¿Sabes quién está frente a ti? No es el humano que tú estás viendo ahora sentado en el lugar desde donde emana mi voz. Quien está frente a ti es la proyección de tu Ser Infinito, ése que ha decidido entregarle la voz a un eco que amplifique su deseo de seguir conectándose con algo que parece estar “más allá”… pero que a la vez está también “acá”. Esto lo hemos mencionado muchas veces: “el Otro Lado del Velo”.

¿En qué Lado del Velo crees tú que estás? ¿De éste… o del otro lado? Como lo hemos dicho tantas veces, el Velo es metafórico. Quizás te preguntes si se parece a una gasa o a una ligera tela… No. El Velo es simplemente una ilusión que nos hace pensar que estamos de uno u otro lado.

Tú, Humano, viviendo felizmente en tu plena dualidad, necesitas creer que hay “otro lado”, pues dicha dualidad te hace suponer que es así… que cuando no estás “aquí”, estás “allá”. Pero ¿te has puesto a pensar que en vez de “estar aquí” o “estar allá”, quizás estés en los dos lugares al mismo tiempo?

Pues eso es justamente lo que está pasando esta noche, mi querido. ¡Esta noche “estás aquí”… y “estás allá”!

No te vamos a decir dónde queda “ese allá”, pero sí podemos decirte que esto sucedió porque esta noche ustedes han tenido un gran ejercicio de preparación. De hecho, han ejecutado un maravilloso procedimiento que ha elevado sus frecuencias y los ha conectado con la frecuencia del Corazón Central de Gaia (haciendo referencia al ejercicio de elevación de frecuencias que propició Abjini Arráiz).

Han escuchado una maravillosa música que los ha transportado a esa prístina esencia (haciendo referencia al concierto que el músico Víctor Castillo ofreció al público asistente antes de la canalización de Kryon). Finalmente, recibieron el regalo de una maravillosa meditación que los conectó con ese palpitar. Y ahora, por consiguiente ya deben saberlo, ustedes “no están aquí”.

Escuchando… desde tú Corazón

Tú, ser humano, no estás aquí ahora. Más bien te encuentras en un sagrado espacio interdimensional que te permite escuchar estas palabras sin que necesariamente tengas que procesarlas racionalmente a través de tu mente. En este momento, este espacio sagrado hace posible que estas palabras no pasen a tu cerebro, sino que se dirijan directamente hacia ese gran órgano central que tienes en tu cuerpo, llamado corazón.

Ése es el órgano que ahora está escuchando mis palabras en otro espacio dimensional. Tus oídos no están funcionando. Lo que funciona es tu sentir, porque todos ustedes – tú y todos los otros humanos que te rodean – se han transportado a un espacio que vibra de una manera ligeramente diferente a aquella a la cual están acostumbrados.

¿Por qué ocurre eso? Eso ocurre, mi querido, porque era necesario que todos se transportaran a ese lugar, que traspasaran ese umbral o ese velo – como ustedes lo llaman – adonde podrían recibir, comprender, asimilar y aceptar estas enseñanzas… porque la noche de hoy ES una noche de enseñanzas.

Cada vez que tenemos el grato, profundo e inmenso placer de estar aquí con ustedes, es una jornada de enseñanzas. ¿Sabes algo? La enseñanza no es solamente para ti. Es también para nosotros, porque – ya te lo hemos dicho – somos una parte de completa y verdadera de ti… tan real cuanto tú también eres una parte de nosotros. Es por ello que no hay divisiones entre nosotros. Reflexiona sobre ello.

El Corazón Central de la Humanidad

En este sagrado espacio, en este lugar ínterdimensional, el tiempo está suspendido – porque, de hecho el tiempo al cual tú estás acostumbrado a percibir, lo hemos suspendido – porque necesitamos que tú sientas el paso de la energía que fluye desde nuestro Corazón Central a tu Corazón Central (Kryon habla de “Corazón Central” en tácita referencia a que el corazón de la humanidad es UNO, así como el corazón del Espíritu es UNO).

Como bien lo decía el querido ser humano que les dio anteriormente la preliminar enseñanza (haciendo referencia a la plática suministrada por Abjini Arráiz), hay todo un sistema alrededor de ustedes: las semillas galácticas generan semillas estelares; las semillas estelares generan semillas planetarias… y las semillas planetarias generan semillas humanas. Por consiguiente – a través de una conexión que fluye sin cesar – las semillas humanas se conectan con el Corazón Central de ese lugar de donde provienen… y con el Corazón Central del espacio adonde ahora conviven.

Latiendo en el Corazón de Gaia

Formando parte de este sistema, se encuentra Gaia, Madre Tierra, adonde ella es la semilla planetaria y ustedes son la semilla humana. Ustedes vibran y laten con el mismo pulso y la misma frecuencia con que lo hace Gaia al unísono con ustedes. ¡El latido de Gaia ES su propio latido!

Cuando se les hablaba – durante la maravillosa visualización se les ofreció – acerca de un Cristal que descendiendo paulatinamente a través de su ser, armonizaba y purificaba todos sus centros energéticos hasta que llegaba al centro de su pecho y se convertía en una explosión de luz cristalina dentro de su corazón… créanme, no era una simple metáfora. ¡No lo es!

Su corazón ES un verdadero Cristal de frecuencias elevadas, cuyas funciones y efectos van más allá de la imagen física que ustedes pueden haber tenido de él. Ese maravilloso Cristal está concebido a imagen y semejanza del corazón central de Gaia, el cual ES un enorme y maravilloso Cristal de Luz, que palpita magnéticamente y por consiguiente, se conecta con las frecuencias magnéticas de cada uno de los seres que habitan este planeta… y no solamente con ustedes, seres humanos… ¡sino con TODOS los seres!

Nuestro corazón es un verdadero cristal de frecuencias
Nuestro corazón es un verdadero cristal de frecuencias

Con esto queremos decirles que existe un maravilloso enlace de frecuencias y todas convergen en el Corazón Central de Gaia, que es el Gran Cristal Central desde donde emana sin cesar la frecuencia de la Vida que pone el movimiento todo el Planeta Tierra.

¿Qué papel juega el Grupo de Kryon en este sistema? Todo ES un sistema, pues – ya lo han escuchado en otras oportunidades – Kryon ES el sistema que viene a ayudarles (a ustedes humanos) a ajustar sus frecuencias magnéticas… y por consiguiente – en virtud de que todo está conectado – a ajustar la frecuencia magnética de su Planeta.

Kryon representa un cableado tendido para pulsar donde sea necesario pulsar y ajustar donde sea necesario ajustar, a fin de que la elevación de la frecuencia magnética de este planeta se origine en absoluta armonía con el deseo que el ser humano tiene de crecer y expandirse en armonía con el proceso natural de todo aquello que está – y siempre ha estado – en constante crecimiento y expansión.

Ustedes saben muy bien que los universos siempre están en constante crecimiento y expansión y que la Tierra es un ser vivo que también se halla en constante y permanente expansión energética. No hay letargos en la energía. Ella no se detiene: siempre está circulando y su transformación es continua y constante, tal como lo pueden observar a través de los ciclos de la naturaleza que se suceden sin parar. ¿Por qué sucede así? Porque hay necesidad de que se origine y se mantenga un flujo energético que posibilite el cambio y la transformación, tanto en la naturaleza como en la esencia del propio ser humano, quien también está sujeto a los procesos de cambio.

La constante transformación de Gaia

Sin embargo, permítanme decirles lo siguiente: Gaia no está cambiando “ahora” porque lo decidió “ahora”. Gaia “siempre” está en permanente proceso de cambio y transformación, porque el ciclo de vida de Gaia está definido de antemano, tal como todas las especies tienen definido su propio ciclo de vida.

Si todos los sistemas planetarios están regidos por ciclos y todos los seres vivos – incluyendo los humanos – están regidos por sus ciclos de vida, ¿por qué Gaia no tendría también su propio ciclo de vida? De hecho, Gaia TIENE su propio ciclo de vida, el cual es un ciclo de permanente cambio y transformación.

Gaia, la Madre Tierra, está en constante transformación
Gaia, la Madre Tierra, está en constante transformación

Así como todas las especies y seres se pueden beneficiar de los cambios de estaciones, también Gaia tiene auspiciados ciertos “cambios de estaciones” que no son tan frecuentes como los cambios de estaciones que ustedes están acostumbrados a ver de manera recurrente y continua.

Querido ser humano, por favor créenos cuando te decimos que los cambios de Gaia están previamente auspiciados, pues son parte de un ciclo que se deriva de la existencia de todo un sistema que regula la vida.

¿Qué deberías hacer, querido ser humano, para poder fluir y adaptarte a este sistema? Simplemente aceptar el cambio, aceptar que todo a tu alrededor se está transformando porque es necesario que eso suceda, pues de otra manera la vida se detendría… Y tú no deseas que la vida se detenga, ¿verdad? Tú deseas estar vivo y que todo aquello que te rodea también permanezca vivo y latente. Por lo tanto, ¿qué hacer? Deberás caminar en el mismo sentido en que los cambios te empujen. No puedes ir en contra de esa corriente.

Entonces, ¿qué hace Gaia para cambiar? Simplemente origina cambios estructurales en su Ser y son esos cambios lo que hacen que ocurran las manifestaciones superficiales que suelen ocurrir cada cierto tiempo.

La energía de lo interno se manifiesta en lo externo

Hace pocos días han habido varias manifestaciones superficiales de Gaia en diferentes lugares del mundo. ¿Por qué han sucedido? Porque forman parte de ese cambio y transformación que hacen “que la energía de lo interno se manifieste en lo externo”.

¿Eso no es lo mismo que te suele pasar a ti, querido ser humano? Cuando algo en lo interno te está transformando, ¿qué haces? Lo sacas hacia lo externo. ¿De qué manera? Depende de aquello que estés transformando o depende de aquello que esté saliendo… ¡más lo sacas hacia lo externo! Y cuando tú extraes de ti “aquello” ¿qué suele ocurrir a tu alrededor? Creo que ya lo sabes: ocurren pequeños terremotos, pequeños temblores que sacuden los cimientos de tu vida y por consiguiente, sacuden los cimientos de la vida de aquellos que están a tu alrededor.

Tu  energía interna se proyecta hacia el mundo que construyes afuera
Tu energía interna se proyecta hacia el mundo que construyes afuera

¿A qué se te parece eso? ¿Es que Gaia vive dentro de ti? ¡Claro, por supuesto que Gaia vive dentro de ti! Tú y Gaia son Uno. Cuando tú te transformas, Gaia se transforma. Cuando Gaia inicia su proceso de transformación, el ser humano también se transforma y junto a él, todas las especies le siguen. ¿Por qué hay momentos en que esas transformaciones son leves y por qué hay otros momentos en que las sienten más fuertes? Simplemente porque son cíclicas y tienen variación en intensidad.

Fluir es la solución

Po tanto, sientes un interno deseo de cambio, produces la manifestación en lo externo y empiezan a suceder las cosas. Así mismo lo hace Gaia. ¿Qué remedio te queda? Simplemente, fluir… pues Gaia y tú están indisolublemente unidos.

¡Ay de ti, humano, si pensaras que no necesitaras permanecer anclado a la energía del Planeta Tierra! ¡Cuán equivocado estarías! Esa disociación al final podría producirte una gran infelicidad, porque al sentirte desconectado de su energía – claro que nunca lo estarías, pero en tu mente podría existir esa idea – creerías que no tendrías nada que ver con el sistema que rige el planeta, el sistema del cual formas parte.

Por ser humano, podrías hacer con el Planeta lo que se te viniera en ganas: cosecharlo, agotarlo, destruirlo y malgastar las dádivas que él te da, pensando que tendrías el control absoluto de sus elementos… Más no lo tendrías. Al final, ¿sabes qué pasaría? Que con tu actitud, estarías acabando con TUS reservas, estarías minando TUS defensas y estarías socavando TU SER, aquél que siempre está conectado con esa madre generosa y dadivosa que es tu querido Planeta.

Un verdadero “Amor de Madre”

¿Qué haría una madre, toda madre que fuera maltratada por el hijo que menos la quisiera? Ya ustedes conocen esa historia… Muy probablemente esa madre tuviera un mayor enganche emocional con ese hijo o esa hija, que con otros… Esa madre que habría recibido tantas desilusiones de ese hijo o esa hija, probablemente estaría más apegada emocionalmente a él o a ella, pues en el fondo desearía intensamente que ese hijo retornara a su regazo. El amor de madre es así… ¿Y cómo crees tú qué es el amor de Gaia? ¡Es un verdadero Amor de Madre!

Te sugiero, mi querido ser humano – en lo posible, de ahora en adelante – que mires todas las manifestaciones del Planeta, con un sentir diferente… en vista de que hoy Gaia se ha comunicado contigo de diferentes maneras. Ustedes la escucharon hace poco (haciendo referencia a la canalización de Gaia por Abjini Arráiz) y la están escuchando “ahora”.

Conectados al Corazón del UNO

Estoy percibiendo el pensamiento de algunos: “Kryon, ¿cómo dices que la estamos escuchando “ahora”? ¿No eres tú, Kryon, quien está hablando? Gaia habló antes y tú estás hablando ahora… ¡pero tú no eres Gaia!”.

Esperen un momento… Ya les vamos a explicar…

Si todos somos Uno… Si TÚ, humano, eres Uno conmigo y yo soy Uno contigo… Y si TÚ eres Uno con tu vecino, eres Uno con toda la humanidad y eres Uno con el Planeta… Y el Planeta es Uno con la Galaxia y es Uno con el Universo… Y si todas las entidades somos Uno… ¡El grupo de Kryon y Gaia también somos Uno! Entonces… ¿quién crees que está hablando aquí? ¡Estamos hablando todos a través del Uno, porque todos tenemos la misma voz, el mismo anhelo y estamos todos conectados al mismo corazón, el Corazón del Uno.

Nosotros, Kryon, estamos conectados también al corazón de Gaia y vibramos con Gaia porque Gaia vibra contigo, Ser Humano. Todos formamos parte de una gran cadena, de todo un sistema.

Todos somos el “Servicio Magnético”

Volvamos al gráfico que Abjini representó durante su plática: no se vislumbra separación alguna, pues ningún eslabón está roto o ninguna frecuencia está cortada. Quizás las frecuencias oscilen, vayan y vengan, pero la conexión existe… ¡porque es magnética! Gaia vibra magnéticamente. Ustedes ya lo han escuchado. ¡Humano, el contacto se estableció a través de tus células, que vibran magnéticamente!

Y nosotros, ¿es qué acaso nosotros también no vibramos magnéticamente? Nosotros SOMOS el Servicio Magnético y lo somos porque ustedes SON el Servicio Magnético. Ya lo dijimos en otra oportunidad (Kryon se refiere al mensaje que dio en abril 2007: “Humanos: ¡Ustedes son el servicio Magnético!”). Nosotros SOMOS el Servicio Magnético porque estamos en conexión magnética contigo. Nosotros “estamos” porque tú existes y porque esa conexión es indisoluble. No pudiera haber “Servicio Magnético” si no hubiera humanos emitiendo frecuencias magnéticas. Es un círculo que no acaba nunca. No hay principio y no hay fin y éste es un concepto ínterdimensional.

En la interdimensionalidad – como dijimos en un principio – no hay “aquí” y no hay “allá”. Nosotros no estamos “aquí” y tú estás “allá” o viceversa. En este momento estamos todos en el mismo lugar… ¡y en muchos lugares al mismo tiempo!

El Corazón Magnético de Gaia

El tema central de esta noche es Gaia. Por tanto, seguimos refiriéndonos a Gaia y ahora vamos a hablar acerca del Corazón Magnético de Gaia.

Para quienes nos han seguido y para quienes han escuchado tanto de ese tema, les voy a refrescar un poquito la memoria. Vamos a hablar un poco acerca de la “Cueva de la Creación”.

Les hemos dicho en varias oportunidades que la “Cueva de la Creación” es un lugar que – a la vez de ser físico – es ínterdimensional y se haya enclavado en el Centro de la Tierra. En ese lugar existe lo que llamaríamos “un portal dimensional” – por darle un nombre que ustedes simplemente puedan asimilar – donde el ser espiritual, cuando está en tránsito “hacia uno u otro lado” en proceso de asumir (o dejar de asumir) su vestidura humana – éstos también son conceptos humanos porque no hay “ningún lado”: es todo lo mismo – pasa por ese lugar y se reconecta con su esencia: la esencia atemporal que está grabada en un Cristal muy especial que se encuentra en el Centro de la Tierra.

La Caverna de la Creación
La Caverna de la Creación

En ese Cristal están grabadas las frecuencias – magnéticas, por supuesto – de lo que llamaríamos sus procesos evolutivos o sus vidas pasadas. Allí se halla su esencia, la esencia de todo aquello que él vino a experimentar aquí en Gaia, cada vez que le ha tocado venir. Por lo tanto, se puede decir que en ese Cristal está almacenado todo el sistema informativo de qué es lo que ese ser humano experimentó.

Cuando ese Ser viene de otro estado dimensional a incorporarse a la vida en tres dimensiones, pasa por ese portal y por así decirlo, se conecta con la memoria de ese Cristal y recupera la información necesaria para seguir con su trabajo evolutivo.

¿Por qué pasa esto? Porque tu trabajo evolutivo, ser humano, es una consecuencia de procesos evolutivos anteriores. En virtud de que la esencia de tu proceso está grabada en ese Cristal, necesitas recuperar todo el hilo informativo energético que te va a conducir – en esta experiencia – a darle continuación a ese programa que tú viniste a ejecutar como Ser en proceso evolutivo dentro de una experiencia humana.

Cuando tú regresas a tu antiguo estado, vuelves a pasar otra vez por la Cueva de la Creación y nuevamente intercambias información con ese Cristal, de manera que dicho Cristal siempre ha guardado y guardará tu información… más no solamente la tuya, sino la de toda la humanidad que se halla en proceso evolutivo.

En ese gran cerebro que vive en ese Cristal, se encuentra almacenada la información de todos los procesos evolutivos.

El Corazón Cristalino de Gaia

Por consiguiente, en el centro energético de Gaia se halla un gran Cristal vibrando a elevadísimas frecuencias. ¡Un verdadero Cristal físico como nunca lo podrías imaginar! Un verdadero Cristal energético-magnético que aloja la información de tu esencia, de tus vidas pasadas. En ese Cristal – que es el corazón de Gaia – está almacenada la esencia de las vidas pasadas de toda la humanidad de todos los tiempos.

Ahora, yo te pregunto, ¿de quién es el corazón que late dentro de Gaia? Es el tuyo, es el de tus vidas pasadas, el de todos tus recuerdos, tus experiencias, tus dramas, tus celebraciones y realizaciones, de todos tus actos de heroísmo… y de todas tus elevaciones espirituales.

Gaia, mi querido ser humano, está viva porque TÚ la nutres constantemente con tus experiencias. Ése corazón etérico, energético y magnético de Gaia está indisolublemente ligado a ti y a toda la humanidad. Cuando palpita, lo hace porque TÚ le has dado aliento de vida. Gaia vive, porque TÚ la alimentas.

Gaia nunca se extinguirá

Por un instante, imaginemos que Gaia no viva. Vamos a suponer que Gaia estuviera – no muerta, porque no puede morir – en un estado latente de vida. ¿Qué pasaría? Imagínatelo. Gaia estaría viviendo una especie de hibernación, porque la vida en la superficie se hubiese extinguido… y si se extinguiera la vida en la superficie, si no hubiera ningún ser humano viviendo en la superficie, la vida entraría en un estado de hibernación latente hasta que nuevamente apareciera vida humana en el Planeta. Gaia también estaría en estado de hibernación, latiendo a un pulso más bajo, latiendo a una frecuencia más baja… ¡pero viva!

¿Tú crees que eso no ha pasado? Ah! ¡Ha pasado muchas veces! Pero, ¿por qué ha pasado? ¿Porque tú, ser humano has destruido a Gaia? No. Tú no puedes destruir a Gaia. Aunque quisieras no pudieras, porque el Corazón de Gaia es muy poderoso y aunque no hubiese vida humana encima de la superficie de la Tierra, el Corazón de Gaia todavía latería, esperando – como una madre ansiosa – que llegara su hijo o su hija. El Corazón de Gaia estaría latiendo, esperando parir de nuevo. Ésa es tu Madre Tierra. Ésa es Gaia.

Anticipando los cambios que ya están aquí…

Mis queridos seres humanos, los cambios están aquí. Los cambios que se avecinan, son sólo eso… simplemente son procesos cíclicos y evolutivos de un Ser que está vivo y que tiene que pasar por períodos de constante renovación.

Quizás ustedes en alguna cosa puedan llegar a influir para que los procesos de Gaia se detengan o se aceleren un poco… Sin embargo, los procesos están pautados porque forman parte de un sistema integrado. Ustedes SON un sistema, la Tierra ES un sistema, la Galaxia ES un sistema y el Universo ES un sistema. Es toda una cadena y debemos traer conciencia de que todos – ustedes y nosotros – integramos un sistema en el cual estamos indisolublemente unidos, absolutamente vinculados, sin posibilidad ninguna de separarnos unos de los otros.

Es por eso que nos auto-denominamos “la Gran Familia Espiritual” y por eso que este evento, esta reunión, hemos convenido en llamarla “Reunión con Kryon y la Familia Espiritual”.

La Familia Espiritual no somos nosotros, Grupo de Kryon. Somos todos: ustedes, nosotros… y Gaia. Gaia y el ser humano están indisolublemente unidos. Por lo tanto, cuando hable de ti, humano, estoy hablando también de Gaia.

¿Qué estás esperando, ser humano, para anticiparte al cambio… antes de que el cambio llegue a ti? Tú lo estás sintiendo. Como dicen ustedes: “se lo están oliendo”. ¿Qué hace un ser humano cuando “huele el cambio”? Hay varias alternativas. Según quien sea, hay seres humanos que temen el cambio y nunca quisieran que el cambio llegara a sus vidas, pues harían lo imposible para permanecer en el “maravilloso y perfecto estado” en que nada cambia, nada se remueve debajo del piso y la seguridad es absoluta. Hay otros seres humanos, que por el contrario, bendicen el cambio. Nada más les dicen: hay que cambiar… y bien dispuestos, se anticipan al cambio corriendo hacia él.

¿Cuál es la diferencia entre frenar el cambio y anticiparse al cambio? Cuando frenas el cambio, ofreces una gran resistencia a algo que inevitablemente pasará por encima de ti, estés o no estés dispuesto a ello. Acompañando al cambio y fluyendo a través de él, no solamente irás remontando la ola del cambio, sino que por el hecho de estarla remontando, lograrás que su oleaje no te arrastre. Al contrario, estarás aprovechando la fuerza de empuje del cambio, tal cual un velero aprovecha un viento de cola. Cuando hay viento de cola, los timoneles de los grandes veleros celebran con alegría porque saben que su navío literalmente “volará” por encima de la espuma de las olas.

Entonces, ser humano, ¿qué esperas para apuntar la proa de tu barco hacia el infinito, con la disposición de recibir el viento de cola que empujará tu velero mucho más lejos, sin ofrecer ninguna resistencia, hacia el lugar donde la energía irremediablemente te va a llevar?

El humano activa las transformaciones de Gaia

Humano, tú eres el cambio que emana de Gaia. ¿Por qué Gaia se transforma? Porque el ser humano cambia, a medida que las sociedades se transforman paulatinamente. ¿Has visto cómo ha cambiado Gaia desde que las sociedades se han ido transformando? Sí, es verdad que las sociedades industrializadas han extraído muchos recursos de Gaia sin haber procurado equilibrar aquello que sacaban… pero también es cierto que esta nueva sociedad ha descubierto nuevas tecnologías que cada vez se irán perfeccionando, donde el cuidado hacia la extracción de recursos con visión ecológica, será cada vez más importante.

Ese ser humano que extraía antes primitivamente los recursos de Gaia, hoy día los sigue extrayendo, pero ya no primitivamente. Los extrae con una tecnología que cada día se irá haciendo más avanzada, más especializada y más cuidadora y respetuosa del potencial ilimitado que Madre Tierra tiene para ti.

Sí, ser humano, estás cambiando. Estás cambiando para bien. El cambio siempre sucede por tu bien, aunque quizás no te hayas dado cuenta… porque para Gaia, la duración de tu vida humana es como un simple chasquear de dedos, es como un suspiro o un parpadeo… Y tú en una sola vida no puedes apreciar los efectos del cambio. Sin embargo, para Gaia todo ha cambiado, todo sigue cambiando y transformándose porque tú, ser humano, te encuentras en la faz de la Tierra haciendo todo lo posible para que el Planeta evolucione contigo.

Cuando tú cambias, ser humano – y no digo que cambies desde el punto de vista personal – sino cuando tú cambias como sociedad, la sociedad a la cual tú perteneces emprende un camino sagrado hacia nuevos paradigmas. Ello empieza a suceder cuando tú escoges un líder que propicia ese cambio para tu sociedad. Por tanto, parte de proceso de la humanidad que origina cambios en Gaia, es la escogencia de nuevos líderes.

Aunque lo hemos dicho otras veces – lo repetiremos – a partir del milenio que comenzó con el número 2000, el paradigma de la sociedad humana ha cambiado desde el liderazgo ejercido con autoridad hacia un liderazgo compartido y cooperativo. Les esperan 1000 años de liderazgo compartido en equipo. Sin embargo – volvemos a repetir – ¿dónde está? ¿Cuándo ocurrirá? Tendrán que verlo otras generaciones, pero ustedes serán la semilla que hará posible que ocurra ese cambio en la superficie de Gaia.

Todos somos UNO

Mi querido ser humano, tú eres una semilla que viene de una semilla planetaria, de una semilla estelar… Tu semilla cae en la Tierra y se deposita en el útero de ese maravillo ser que mantiene tu vida alineada y equilibrada, magnéticamente ajustada, porque tú y Gaia son Uno.

Somos todos Uno. En la Unidad no hay diferencia ninguna. Somos todos Uno porque vibramos a través de un gran corazón etérico. El corazón del UNO. El corazón del Uno “es uno solo”.

¡Qué importa si ahora tú veas diferencias en otros y no puedas soslayarlas! Trata de colocarte nuevamente – cuando tengas oportunidad – en este maravilloso espacio ínterdimensional donde el tiempo estuvo suspendido por un rato, sin siquiera saber por cuánto tiempo… Recuerda ese breve instante en otros momentos. En ese rato que el tiempo estuvo suspendido, pudiste escuchar algo que no procesaste con los oídos físicos: lo recibiste en tu corazón y tu corazón lo drenó hacia el Corazón de la Madre Tierra.

¡Eres un Veterano del Cambio!

Date el permiso de aceptar que tú estás aquí simplemente cumpliendo una misión que has cumplido ya varias veces. Eres un veterano, eres una veterana de esto. ¡Trata de no olvidarlo!

Disuelve ese metafórico velo que hay en ti e imagínate por un instante que esto no es nuevo, que lo has repetido muchas otras veces… Aunque todas esas veces te haya parecido “nuevo”, cada vez que haya una oportunidad como ésta, adonde podamos conversar todos desde el Uno y adonde tú vengas a escuchar tu propia voz y esa propia voz te esté retribuyendo con la verdad que tú ya conoces… ¡abre tu corazón!

Escucha su palpitar. Conéctate con el latido de Gaia, la Madre Tierra. Recuerda este instante, recuerda las enseñanzas que tuvimos aquí, recuerda que tú eres tu propio líder, que tú eres tu propio maestro y que tú eres el artífice de tu cambio. Nadie lo va a poder saber mejor que tú. Nadie lo va a hacer mejor que tú. Lo único que tienes que hacer es simplemente conectarte a través de tu corazón, ese órgano sensorial que late en tu pecho transmitiéndote la esencia del Corazón de la Madre Tierra.

Los que hace poco se fueron… ¡han ido y venido muchas veces!

En el Corazón de la Tierra están grabadas las experiencias de todos y por consiguiente, también están grabadas las experiencias de “aquellos que se fueron de tu vida”. Sin embargo, “aquellos que se fueron” grabaron sus experiencias de “cuando se fueron otras veces” y también de “cuando regresaron”. Todos ellos vinieron a decirte – a ti, que piensas que “perdiste” a un ser querido y que ahora lo añoras – “No te preocupes por nosotros. Seguimos vivos y estamos latiendo en la esencia de ese Corazón que late dentro de Gaia y hace que su esencia vibre dentro de ti”.

Cada vez que tenemos un encuentro de esta magnitud, todas esas entidades que ustedes añoraron o están añorando, celebran como nunca la posibilidad de poder estar aquí en contacto más estrecho y más íntimo con aquellos que dejaron… que son ustedes. No es porque ellos no puedan hacerlo en otros momentos. Es porque todos ustedes han abierto un portal al aceptar venir aquí y permitir ser llevados a ese estado ínterdimensional que posibilita la enseñanza y la comunicación de aquello que les estamos diciendo hoy. Lo único que desean estas entidades es que ustedes las recuerden, las evoquen, las llamen e intercambien con ellas a través de esta maravillosa energía de reencuentro que ha ocurrido hoy aquí. ¡Ojalá pudieran verlas! Aunque no las puedan ver, yo estoy seguro que las están sintiendo en este momento.

Ésta es la energía del encuentro con la Familia Espiritual, porque la Familia Espiritual somos todos: los que estamos, los que partimos, los que vinimos, los que llegamos, los que nos quedamos, los que elegimos quedarnos, los que elegimos partir. ¿Qué diferencia hay entre tú y yo querido Humano? Absolutamente ninguna. Es más: el humano que está sentado en esta silla no es más especial que tú. Es un simple ser humano que habla el mismo lenguaje que tú… a través de la Voz del Uno.

Somos apenas una… de las infinitas versiones del UNO

Cuando canalizas a otra persona o cuando canalizas a otro ser o a otra entidad, estás canalizando al Uno. Pues entonces, todos canalizan exactamente lo mismo.

Somos el Uno y hay infinitas versiones del Uno y cada una tiene del Uno… ¡TODO!

Tú y yo, como te lo dijimos hace rato a través de la maravillosa visualización que te ofrecimos antes de la canalización, somos Uno con la Luz y por eso vinimos aquí. Vinimos para demostrártelo y para que lo sintieras, porque estos encuentros no son encuentros de meras palabras, donde se habla y la voz pasa por un oído y sale por el otro.

Estos encuentros son energéticos y estas palabras, tonos y energías que emanan del canalizador, están diseñadas simplemente para hacer vibrar dentro de ti frecuencias que hagan que tú sientas el mensaje que te dimos y te lo lleves a casa, para que en el espacio de tu intimidad, cuando puedas recordar y meditar acerca de lo que pasó esta noche – no de lo que aquí hablamos, sino acerca de lo que sentiste – te conectes nuevamente con el UNO… Y de esa manera, este encuentro nunca habrá concluido, pues se perpetuará en tu ínterdimensionalidad cada vez que desees evocarlo.

Y como este encuentro en realidad nunca termina, aquí nosotros tampoco estamos concluyendo.

Dentro de este sagrado espacio, Kryon nunca se despide, pues siempre está contigo y vive en tu corazón… porque en la ínterdimensionalidad no hay despedidas.

Y así es.

Vayan en paz…

Kryon
Canalizado por Mario Liani

Anuncios

5 comentarios en “KRYON A TRAVÉS DE MARIO LIANI: “CONECTANDO EL CORAZÓN DEL UNO A TRAVÉS DE GAIA” (Canalizado en Caracas el 15 de agosto de 2009)

  1. ABSOLUTAMENTE BONITO ILUSTRATIVO E INTERESANTE SU TRABAJO, SOMOS COMO PARTICULAS FLOTANTES DENTO DE UN CUENCO UNIVERSAL QUE A UNIRNOS Y DISGREGARNOS FRECUENTEMENTE, FORMAMOS PARTE DE DIFERENTES CUERPOS DANDO PASO CONSTANTE A FORMAS DE VIDA DE LAS QUE SOLO PARTICIPAMOS EFIMERAMENTE, SALUDOS Y GRACIAS

    Me gusta

  2. Namaste Mario
    desde un poco antes del regreso de Anita Manasse al Hogar, no volvi a recibir mensajes de la luz, ni nada por el estilo de lo que esta ocurriendo actualmente.
    se de su coneccion con kryon que me atrae, por eso humildemente le pido si es posible que yo pueda recibir de parte suya mensajes actualizados.

    Namaste

    Francisco Chacon
    Cali Colombia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s