HÁBLALE A DIOS DESDE TU CORAZÓN

Hablále a Dios con tu Corazón
Háblale a Dios con tu corazón

Carmelo Urso
Víctor Manuel Quintero Altuve

entiempopresente4@gmail.com

Amigo Carmelo:
Le escribo en este domingo ideal para descansar. Le cuento esta anécdota.

Tengo en la casa dos perritos y una gata parida; al ver cómo se portan los perritos con la gata y los gatitos recién nacidos, me dan ganas de reflexionar; estos animalitos, supuestos enemigos, se cuidan, se dan afecto, se miman; en cambio, ¿cómo nos portamos los humanos los unos con los otros?

Al pensar en la Vida que llevan muchas personas alrededor del mundo, pienso que sólo nuestras acciones, guiadas por la inspiración de nuestro Ser Superior, pueden corregir el rumbo que lleva la Humanidad.

Dándole nuevamente las gracias y deseando que pase un domingo feliz, en unión con su familia, le diré que DIOS ME LO BENDIGA.

Víctor Manuel Quintero Altuve

Perros y Gatos
Perros y gatos: supuestos enemigos capaces de darse Amor

Estimado Víctor:

Todos los seres somos Hijos e Hijas dilectas del Padre. En nuestra soberbia humana, nos creemos “más especiales”, “más racionales”, “más inteligentes”, e incluso, “más espirituales” que las demás especies.

No obstante, sabemos que “Dios es Amor” y esta energía infinitamente creativa, afectuosa e inteligente puede mostrarse a través de cualquier criatura.

En este caso, tu gatos y perritos derrochan esa inteligencia emocional que caracteriza a los que fluyen con la energía del Ser Superior; ¡qué limitado el ego humano cuando cree ser el único portador de la Voluntad de Dios!

El Uno ha creado a todos los seres con la facultad de evolucionar; y sólo quien evoluciona al compás de la energía del Amor –sea de la especie que sea- podrá vislumbrar el Reino de los Cielos.

Feliz domingo, Víctor, y que el Ser Superior te colme de bendiciones.

Carmelo Urso.

Amigo Carmelo:

Le cuento otra anécdota.

El otro día hablaba con un amigo; me comentaba lo mucho que le pedía a Dios, rezando las oraciones que había aprendido de niño; sin embargo, era como si nada: no encontraba solución a sus problemas.

Yo le dije: “¿Ves a Dios?”; él me contestó: “¿cómo lo voy a ver? ¡Eso es imposible!”. Añadí: “¿Crees en Dios?”; me dijo que sí; le pregunté cómo se lo imaginaba: no supo contestarme.

Mi amigo tiene un jardín muy bonito en su casa. “¿Por qué cuidas tanto tu jardín?”, pregunté; “porque me gustan las flores; me complace verlas tan bonitas”; repliqué: “ves, allí está Dios: Él se convierte en flores para que veas Su hermosura”.

Re-pregunté: “¿cómo es tu señora?”; dijo el amigo: “demasiada buena, ¡me ha aguantado tantas cosas!”; entonces respondí: “ves, ¡allí está Dios, que aunque lo tratemos mal, siempre está con nosotros!”.

Volví a preguntar: “Y tus hijos, ¿te quieren?”; “¡mucho, Víctor!”, exclamó mi amigo; contesté: “ves, allí está Dios, que aunque seamos como seamos, siempre nos da su cariño”.

Lo interpelé una vez más: “¿siempre has tenido buena salud?”; “sí, Víctor, claro que sí”; dije: “ves, allí está Dios, pues aunque quieras destruirte inconscientemente, ÉL siempre te protege”.

“Bueno, ya sabes dónde está Dios; orar es hablar con Él; olvídate de lo que te enseñaron al caletre; dile a Él lo que sale de tu corazón, lo que sientes, lo que vives, lo que deseas… y si le pides algo, no lo hagas por ti, porque ÉL ya sabe lo que necesitas. ORAR es dar y pedir para nuestro prójimo”.

Muchas gracias y que DIOS ME LOS BENDIGA.

Víctor Manuel Quintero Altuve.

Estimado Víctor:

Este diálogo entre tú y tu amigo cautivará e iluminará a muchos; nos exhorta a abrir nuestro corazón al Creador y hablarle con la confianza de un verdadero Padre, con la familiaridad de la más amada Madre; nos alienta a hallar al Uno en la sencillez de la cayena del jardín, en la sonrisa de ese hijo o hija que nos ama de modo incondicional, en el efímero y gozoso instante presente en el que se desarrolla cada respiración de nuestra Vida.

Te saludo, amigo guayanés, mi entrañable instructor del Camino, y que el Padre-Madre de Todo lo creado te colme de salud, prosperidad y felicidad.

Carmelo Urso.

3 comentarios en “HÁBLALE A DIOS DESDE TU CORAZÓN

  1. bueno como todos bemos está foto del perro y el gato juntos es una forma de mostrar su amistad a un que no podamos comprobarlo la mayoria creera y el que no cree creera en sus propias cosas o cosas lejanas por eso a un que no podamos comprobarlo habrá que creer, si no bueno el que no cree le contare esta historia, supongamos si hay dos personas que no creen. uno será el gato y el otro será el perro, bueno si esos son y hay jente que ven esté mensaje y no creen, ustedes serán esos que están en la foto y se sentiran muy mal. y si hay personas que no creen que el gato y el perro no pueden estar juntos esos animales deben estar tristes por que no creemos en su amistad que pueden estar juntos por que los animales tienen centimientos cuando lloran maullan o algo deben querer comida o estan con calor o lloran por que estan tristes por algún gato o perro estó está escrito por una ninña llamada dámaris de edad 9 años y esté titulo se llama los centimientos de los animales.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s