VIVI CERVERA: UN TERAPEUTA DE HO’OPONOPONO RECONOCE AL PACIENTE COMO UNA EXTENSIÓN DE SU PROPIO SER

Vivi Cervera

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com
twitter: @carmelourso
http://twitter.com/carmelourso


Vivi Cervera
http://www.vivicervera.com
Conexión multidimensional

Carmelo Urso: Estimada Vivi, muchas gracias por tu receptividad. Nos gustaría que le hicieras al público lector una breve reseña biográfica: lugar de nacimiento, donde pasaste tu infancia, algunos rasgos de tu vida familiar, que estudios formales tienes, que trabajos has desempeñado, y cuáles son tus ocupaciones laborales en la actualidad.

Vivi Cervera: Gracias a ti Carmelo por haberme invitado a realizar esta entrevista a la cual respondo con todo el gusto del mundo. Nací en Colombia, en un pueblo del departamento del César, llamado Aguachica; mi permanencia allí fue hasta los 2 años de edad, ya que mi papá (q.e.p.d.) tenía el firme propósito de educarme en Bucaramanga (Santander) por las oportunidades maravillosas que esta ciudad ofrece y así fue. Mi niñez y gran parte de mi vida se desarrollaron en esta ciudad, motivo por el cual la llevo en mi corazón.

De mi educación formal no tengo mucho que hablar, porque estudié por amor a mis padres más no porque me identificara con el hecho de estudiar. Solía ser alérgica a los salones de clase (y todavía lo soy!), jamás fui buena estudiante, de hecho mi madre lloró muchas veces porque aparentemente yo no tenía futuro (risas) y creo que cualquier madre habría llorado conmigo. Estudié Sistemas Computacionales de manera informal, iba unos días a clase y otros no, de hecho ni terminé materias pendientes; considero que en algún nivel de mi conciencia sabía que la Universidad no me enseñaría a vivir. Tenía que empezar a educarme emocionalmente por mi propia cuenta y para eso tuve a mi primer maestro: mi papá, quien contó siempre con la ayuda de mi mamá para ello. Nací afortunada porque toda mi familia pertenece al mismo mundo mío, a la misma familia de luz; soy la mayor de 4 hermanos con quienes tengo una relación eterna así como con mis padres y me siento feliz de compartir este espacio con ellos.

He trabajado siempre en el mundo de la informática y cuando llegué a México tuve un hermoso lapsus, un agradable descanso como vendedora de licuados, jugos y otras maravillas naturales. En ciertos horarios sentía la necesidad de instruirme espiritualmente con el fin de lograr el conocimiento del Ser. De la fusión entre la computación y los frutos de la Tierra, han nacido gran parte de mis escritos.

Así me fui despertando. Después de eso, empezó en mi vida toda una ola de sincronicidad y la información llegaba desde fuentes tan diversas como extrañas. Repentinamente tuve el deseo de escribir formalmente en un blog de internet, sin pretender ser leída por muchas personas, yo sólo buscaba expresarme, dejar una huella de mis ideas en algún espacio virtual para que no se me olvidaran y poco a poco los seres preparados para leerme entraron en mi realidad. Ellos crearon esta entrevista, a ellos me debo. Por esa razón me extenderé lo suficiente en mis respuestas para llenar los vacíos que puedan tener en su conocimiento respecto de Ho’oponopono.
Actualmente tengo una oficina de consultoría en Ciudad Victoria, México, donde recibo a las personas que desean establecer un contacto personal conmigo y doy charlas en cualquier lugar a donde me necesiten.

Vista de Ciudad Victoria, México, donde labora Vivi Cervera

Carmelo Urso: ¿En qué circunstancias llegó a tu Vida el Ho’oponopono? ¿Qué cambios y sanaciones te ha reportado?

Vivi Cervera: Ante todo expreso que mi percepción acerca de Ho’oponopono no involucra necesariamente a la comunidad hawaiana, ni a sus líderes, exponentes, maestros, discípulos o practicantes. Lo que aquí expongo tiene que ver exclusivamente con mi percepción y con mi propia experiencia. Hago esta aclaración porque por una u otra razón, no he asistido a ningún curso o seminario sobre Ho’oponopono, lo cual le otorga al lector o lectora una total libertad de aceptar o rechazar el resultado de mis estudios. Sé muy bien que cuando el ser humano se encuentra frente a un escrito que le revela una gran verdad, puede sentirlo interiormente, tiene la sensación de estar en el lugar perfecto en el momento exacto, así que por eso escribo en total conexión con mi Ser Superior para así brindar un texto totalmente libre que se puede tomar o dejar.

Básicamente soy autodidacta (por decirlo de algún modo) y he tratado de aprender aún más de cada ser vivo que conozco, de manera que todo lo que me rodea facilita mi interpretación de la vida.

Ho’oponopono llegó a mí un día que navegaba en Internet y que causalmente encuentré un artículo que hablaba de cómo un doctor hawaiano había sanado un pabellón de enfermos mentales en Hawaii sólo con pronunciar para sí mismo, dos palabras que son: “Lo siento, te amo”, sin siquiera ver a sus pacientes. A partir de ese momento pensé que si todo un pabellón había sanado de esta manera, entonces aquellos asuntos inconclusos de mi vida podrían dar un giro. Así que comencé a pronunciar de manera permanente estas palabras, obteniendo un estado de tranquilidad y entrega que ha permanecido en mí, desde ese entonces. Mi vida ha cambiado favorablemente y de muchas maneras, sin embargo el logro más significativo es mi propia comprensión de mi labor aquí y de quién Soy realmente por medio de ese contacto íntimo con mi propia Divinidad; creo que ese es el regalo más grande que me ha dado Ho’oponopono.

Carmelo Urso: ¿Cómo definirías al Ho’oponopono? ¿De dónde proviene? ¿Es una tradición ancestral o se trata de una creación reciente? ¿Quiénes son sus más destacados exponentes?

Vivi Cervera: Puedo definir a Ho’oponopono como un arte curativo, que por medio del amor y de la auto aceptación nos unifica y nos permite percibir al error humano como una experiencia y a la Creación como perfecta. Así mismo Ho’oponopono supone el olvido del sistema tridimensional para entrar en espacios multidimensionales que en tiempos pasados consideramos ficción o fantasía.
Ho’oponopono es una tradición ancestral, desarrollada por los hawaianos, quienes por medio del amor equilibraban sus relaciones con los demás seres humanos y con su entorno. No obstante, cabe anotar aquí, que esta poderosa energía llega a la Tierra gracias a su propia conexión con algunos sistemas avanzados fuera de ella, como es el caso de las Pléyades (conjunto de estrellas) y de sus habitantes los pleyadianos. Son estos seres los más comprometidos con el despertar de los seres humanos y por esta razón envían a la humanidad los recursos más sencillos con el fin de permitir el acceso al conocimiento de su verdadera esencia para así crear una nueva conciencia en el planeta, una raza de seres que conocen y aplican divinamente su poder interior.

Vista de Agua Chica, Dpto. del César, Colombia, donde nació Vivi Cervera

Si esta explicación te sorprende, estás llamada(o) a aprender sobre la íntima relación que existe entre tu propio Ser y el Universo para que así puedas comprender que finalmente lo único que cuenta es lo que tú opinas respecto de lo que te rodea y que reside en ti.

Todo este conocimiento ha llegado recientemente a muchos de nosotros, porque es en este momento cuando más lo necesitamos y puede interpretarse como una creación reciente o como el recuerdo de algo ya practicado. Somos libres de elegir.

Dentro de sus más destacados exponentes encuentro al doctor Hew Len, al doctor Joe Vitale, a Mabel Katz y a John Curtin (quien gentilmente aportó un material valioso que ha ilustrado a miles de personas) y sé que hay muchos seres humanos comprometidos con la causa, quienes por medio de sus blogs, sus escritos, artículos, libros, así como con sus diversos aportes, contribuyen a que cada vez haya más personas receptivas a las nuevas frecuencias que emite el planeta. Todos y cada uno de ellos han sido de alguna manera mis maestros, por lo cual estoy muy agradecida. Aún en aquellos sitios de la red que brindan información sobre Ho’oponopono y que tal vez son poco frecuentados, se encuentra sembrada una semilla de amor, de la que constantemente nos estamos alimentando. Yo me alimento de ellas y de sus frutos.

He recibido muchos correos electrónicos de webmasters que me han dicho “Vivi, visita mi sitio web, tiene contenido interesante” y con satisfacción entro en sus espacios para darme cuenta de que a su muy perfecta manera crearon conciencia entre sus seres más cercanos y entiendo que por cada persona que ellos despierten habrá más paz entre nosotros. Me siento feliz por esa realidad que hemos re-creado. A todos ellos les doy las gracias.

Carmelo Urso: Las frases básicas del Ho’oponopono son: “Lo siento. Mucho. Perdóname. Te amo. Estoy agradecido”. ¿Qué efecto tiene cada una de esas frases sobre quien las repite? ¿De qué manera deben ser repetidas o utilizadas?

Vivi Cervera: Los recuerdos ponen tanta distancia entre la luz y nosotros, que por esa razón deben ser neutralizados. La causa del dolor humano, de la enfermedad, de la guerra, del miedo, de la angustia existencial, reside en el recuerdo. Ese ruido de fondo que genera nuestra mente puede aceptarse e integrarse “fácilmente” por medio de la vibración que ejercen las palabras sanadoras de Ho’oponopono.

Los efectos que se derivan de la pronunciación constante de estas frases, son múltiples porque la intención de sanar que reside en ti al pronunciarlas permanentemente, unida al eco que genera su sonido, así como el conocimiento de su significado, prácticamente te anclan al momento presente que es lo único que en realidad posees. Al permanecer en el presente te unes al Ser Supremo o a la Divinidad y llega a ti la comprensión de que en realidad no puedes crear algo apoyándote en el tiempo, que no puedes vivir en paz mientras seas adicta(o) a recordar, que no podrás ser feliz mañana si no lo logras aquí, ahora, en este instante, mientras me lees, mientras entras en contacto con quien tú eres.

Si a cada instante de tu día recuerdas que tu misión principal en este mundo es amarte y honrarte aunque tu misión hasta este momento haya sido muy dolorosa y devastadora, por medio de tu conexión con el espíritu en tu propio lenguaje, entonces estás en la dirección correcta. Las palabras sanadoras son tu guía y te invitan a integrar al “yo” que rechazas con tu propio cuerpo. Mientras las pronuncies en voz alta o para ti, permanecerás conectada(o) con tu presencia Yo Soy (que no es “Yo fui” o “Yo seré”) y de este modo tu percepción de lo que consideras malo, dañino o equivocado se verá transformada en una oportunidad de redención, de expiación.

Si te encuentras enferma(o) podrás salir de esa dimensión oscura, de ese mundo tridimensional que sólo te dice que confíes en tus sentidos, para entrar en esa otra parte de ti que puede creer en lo que aún no ha visto, porque entiende que todo ya le ha sido dado y que sus sentidos a veces mienten. Por eso tu salud ya es, tu paz ya es, tu amor ya es. Todo es.

Las palabras sanadoras de Ho’oponopono pueden ser pronunciadas en voz alta, cantadas, escritas o sentidas en lo más profundo del alma. No hay diferencia alguna si las pronuncias para ti o para alguien más, porque estamos conscientes de nuestro sentido de unidad y todo aquello que te afecta a ti, de alguna manera me afecta a mí. Somos un sistema único, así que cuando logras perdonarte a ti misma(o) lo haces también por toda la humanidad. El perdón es auto perdón.

No tienes que ahondar demasiado en el tema para obtener sus beneficios; nos hemos acostumbrado a que todo se nos da con dificultad, con dolor, con el sudor de la frente, así que tal vez muchas personas se dicen: “¿Para sanar mi cuerpo o mi vida sólo debo pronunciar estas 4 palabras? ¿Así de fácil? No lo creo!” y esa actitud ahuyenta la posibilidad de curación. He recibido cartas de personas que dicen “no sé cómo practicar Ho’oponopono” y les respondo: “Es fácil, sólo tienes que pronunciar las frases todo tu día y así sueltas tu adicción natural a vivir de los recuerdos”, muchas me creen y logran resultados maravillosos, mientras que algunas otras lo dudan porque no les ha llegado el momento.

Creo que la misma pronunciación de estas palabras te va guiando hacia la realización de tu propia misión, así que teniendo esto en cuenta, los maestros siempre estarán ahí para ti. Por favor permanece conectada(o).

Explicaré brevemente lo que significa cada palabra: Cuando dices “Lo siento” te unes al ser que está dolido, te unes con aquello que parece estar fuera de ti, manifestando así, que reconoces que su dolor también es tuyo y en ese instante eres totalidad.

Cuando dices “Perdóname” estás manifestando tu deseo de ser perdonada(o) por el Ser Supremo y a la vez estás reconociendo que si tus ojos ven desgracia, es porque únicamente tú la generaste o la creaste, por llamarle de algún modo. Y ¿por qué la creaste? Porque cada pensamiento tuyo puede hacerlo. Cada pensamiento tuyo crea tus instantes, tu vida.

Cuando dices “Gracias” estás integrando al dolor contigo, estás permitiendo que lo no expresado, lo no aclarado, lo que está escondido, sirva a tu propósito de obtener una experiencia y no un castigo.

“Gracias” es otra manera de perdonar tu propia creación.

Al decir “Te amo” estás abrazando tu experiencia humana. Estás permitiendo que la vida se exprese a través de ti, sin oponerte, sin que te duela, sin que te resistas. “Te amo” es uno de los más hermosos sonidos del Universo. Cuando pronuncies esta palabra (o las demás) siente como un baño dorado inunda la existencia, la Presencia, siente cómo al amarte incluyes automáticamente a cada átomo, a cada estrella, a cada vida pasada, presente o futura, a cada agujero negro en el vacío. Esa es tu misión principal y es algo que te debes a ti misma(o) porque lo mereces y nadie podrá hacerlo de igual manera que tú.

Con las palabras sanadoras podrás beneficiarte en todos los sentidos, desde sanar cualquier relación problemática hasta lograr la inmortalidad si es lo que finalmente deseas. Todo lo que no te agrade en tu vida es susceptible de ser sanado con Ho’oponopono porque siempre será una memoria o un recuerdo que con la secuencia que conoces podrás borrar que significa convertir en luz.
Pronúncialas sin esperar, hazlo por el placer de estar conectada con el amor de la Fuente, por la gratitud que sientes de haber llegado hasta aquí, hazlo como si ya hubieras recibido lo que necesitabas porque en realidad así es.

Carmelo Urso: Dos conceptos fundamentales en el Ho’oponopono son el de las “Memorias” y el de la “Limpieza”. ¿Qué son las Memorias y cuál es su alcance? ¿Por qué es tan importante limpiarlas?

Las memorias son los mismos recuerdos. Ellas residen en la mente subconsciente que es individual y colectiva

Vivi Cervera: Voy a responder esta pregunta de manera inesperada y tal como yo veo al mundo. Las memorias son los mismos recuerdos y para algunas doctrinas son los registros akásicos. Ellas residen en la mente subconsciente que es individual y colectiva, de manera que tienes en tu conciencia un depósito que guarda el dolor humano en toda la extensión de la palabra; pasado, presente y futuro.

La mente que piensa, se encuentra en constante conexión con la mente subconsciente y por eso procesa dolor, no puede crear, no puede perdonar, no puede ser agradecida. El alcance de las memorias es infinito. Cuando permites que tu mente piense todo el tiempo, puedes experimentar las realidades más inimaginables y dolorosas, porque estás tomando dolor del almacén, dolor histórico, dolor genético, dolor ancestral para crear tu momento actual; los crímenes en contra de la humanidad, las tragedias, desastres naturales y pandemias han sido generadas por la conciencia colectiva pensante. Así mismo todas las doctrinas, regímenes o sistemas excluyentes de nuestra sociedad.

La palabra “limpiar o borrar memorias” tiene que ver con aceptar que ellas se queden, tiene relación con permitir que la vida sea como es. A esto le llamamos limpiar, es esta la finalidad de la gran mayoría de técnicas curativas porque en realidad lo primero que debemos limpiar es nuestro deseo de creer que algo debe ser limpiado. Ahí en ese punto de aceptación ya hay limpieza, ya hay curación. Esto significa honrar a quien tú eres, porque la humanidad ha de prestar atención a no caer en el hoyo profundo que significa “borrar memorias eternamente” como si el error no fuera una experiencia enriquecedora. La humanidad debe comprender a Ho’oponopono como la oportunidad perfecta para aceptar lo que ya es. Así que no deseo que las memorias sean percibidas como las villanas de la historia cuando en realidad son nuestra oportunidad de cambio, siempre y cuando así lo podamos aceptar, siempre y cuando no nos resistamos a ellas. En mi opinión esto es lo que significa neutralizar una memoria, o sea no parcializar, no tomar partido, no separar.

Considero que el Ser Supremo o Divinidad dijo: “Hombre, ahí tienes al mundo, ya es perfecto así como lo ves, sé uno con todo. Entonces el hombre calificó al mundo, calificó la vida y creó dos etiquetas –malo y bueno-, de manera que siempre quiso ser bueno porque aborrecía lo malo, así que el Ser Supremo viendo su desdicha, nuevamente le dijo: Hombre, ahí tienes a Ho’oponopono para que borres lo que consideras –malo-. Y el hombre empezó a limpiar”.

Carmelo Urso: Estimada Vivi, me gustaría que comentaras para provecho de los lectores y lectoras algunas frases del Dr. Len:

a) “Uno de los mayores problemas de los terapeutas es que ellos piensan que están allí para salvar a la personas, cuando en realidad están allí para limpiarse a sí mismos”.

Vivi Cervera: Como ya he dicho antes, no conozco personalmente al Dr. Len y tampoco he tenido el gusto de encontrarme con todas sus frases, sino hasta ahora que tú me haces entrega de ellas, de modo que procedo a explicarte mi punto de vista respecto de las mismas.

Haz de cuenta que vas al cine y que verás una película en 3d, así que utilizarás unas gafas especiales que te permitirán ver a los personajes a tu lado e incluso te apartarás cuando un misil sea disparado en la trama, que parecerá tan real ante tus ojos. Así mismo es la vida, sucede frente a ti, sucede sólo en tu cabeza, pasa a través tus gafas especiales y sin embargo crees que hay alguien afuera mirándote; naturalmente esto es parte del juego, es parte de creer en una ilusión porque estamos aprendiendo de ella. Pero debes tener en cuenta que sólo se trata de ti y de lo que tú percibes. ¿Podrías negar esto? ¿Podrías verificar que otra persona está mirando lo mismo que tú? ¿Hay alguien más afuera de ti? ¿Quién ve hambre, dolor y lucha en la raza humana? Tú. Son tus propias gafas, si te las quitas notarás que la pantalla tiene otra forma, que lo que veías tan real es el efecto de un par de lentes especiales. Si todo sucede ahora ¿Qué eliges ver? ¿Puedes quitarte las gafas un instante?

Creo que sí. Ahora puedes ver un solo sistema donde cada uno de tus pensamientos es importante porque re-crea lo que ves, lo que oyes, lo que respiras, lo que tocas, lo que hueles. Entonces si vas caminando por la calle y ves un mendigo ¿Qué pensarás? ¿Que llegó solo hasta ahí o que tú lo creaste porque eres tú quien lo está viendo desde tu mente?

En ese momento puedes considerar perfecta su aparición porque te brinda conocimiento o puedes borrar memorias porque consideras que su dolor es real. Lo que decidas será lo que en ese instante necesites para sentirte mejor. Apruébalo y ten conciencia de que se trata única y exclusivamente de tu propio sistema. Bien. Esta analogía del mendigo ilustra tu encuentro con tu paciente.

Un(a) terapeuta que conoce Ho’oponopono reconoce al paciente como una extensión de su propio Ser, como una proyección de su propia conciencia, como una parte de sí misma(o) que ha llegado para mostrarle que hay una falla en el sistema y que puede haber aspectos de su vida que no han sido aceptados. En ese momento la(él) terapeuta puede considerar que la enfermedad de su paciente es su creación y que es perfecta e irreal o puede borrar memorias con las palabras sanadoras de Ho’oponopono para integrarla.

Cualquiera de las dos opciones es correcta siempre y cuando considere que se está sanando a sí misma(o), porque la otra persona es parte de su propio sistema como expliqué antes. Cualquiera de las dos maneras que elija para sanar su conciencia será efectiva. Si encuentra resistencia deberá continuar trabajando en sí mismo hasta que las voces o los recuerdos dejen su realidad.
Es precisamente el depósito de recuerdos individuales y colectivos lo que puede llevar al terapeuta a re-encontrarse con alguien con quien tiene un nexo de vidas pasadas o paralelas, de recuerdos por causa de sus propios pensamientos o de sus necesidades más íntimas, de manera que en determinado nivel es creador(a) de su propia experiencia, es creador(a) de todo lo que puede percibir. Y esto significa que el objeto de su percepción es tan real como él lo considere.

Un terapeuta de Ho’oponopono reconoce al paciente como una extensión de su propio Ser

b) “Es imperativo comprender que la persona que practica el proceso Ho’oponopono no está curando, pues el Ho’oponopono es el proceso de permitir que la Divinidad que creó todo y sabe de todo, cancele las memorias que vivimos como problemas”.

Vivi Cervera: Considero que lo importante no es lo que se ha dicho o se ha establecido aunque provenga de nuestros ancestros. Lo más importante es lo que tú sientes al respecto, qué siente tu Ser cuando estás frente a un recuerdo que vas a neutralizar. Si como terapeuta te sientes como un canal de luz entre la Divinidad y tu paciente, eso es perfecto para ti porque puede ser el estado mental ideal en un proceso sanador. No obstante hay terapeutas que se encuentran tan unificados con la Divinidad que se convierten en la luz misma al momento de neutralizar un recuerdo y esto es perfecto para ellos así como para todos los que recibimos los beneficios que comparte la humanidad.

La Divinidad o Ser Supremo eres tú misma(o) cuando aceptas que la vida fluya a través de ti, sin detenerse, por lo tanto su esencia se encuentra presente en todo lo que ya es; enfermo, síntoma, enfermedad, curación, luz y oscuridad. La culpabilidad que sentimos todos por estar vivos sería inexistente si cesara nuestra insistencia en separarnos de la Divinidad y por lo tanto sería el fin del dolor.
Finalmente eres tú quien decide cómo experimentarte frente a tu paciente porque la Creación ya está hecha en su totalidad, tú sólo eliges. Lo realmente imperativo es el sentimiento de libertad que estás casi obligada(o) a tener en un mundo que tú y sólo tú creaste.

La Divinidad o Ser Supremo eres tú misma(o) cuando aceptas que la vida fluya a través de ti

c) “Somos todos Seres Divinos, pero la mente sólo puede servir a un maestro a la vez. Puede servir a las Memorias, repitiendo los problemas, o puede servir a la Divinidad representada en las inspiraciones”.

Vivi Cervera: Efectivamente. A cada instante de tu día tienes la oportunidad de elegir a quién servir; puedes vivir para tus recuerdos, deseando que esa persona que se marchó hace años regrese o puedes pasarte la vida pensando en que si estuvieras en otro lugar o en compañía de alguien diferente serás feliz o puedes quejarte porque todo en tu vida va cada vez peor, puedes sentirte infeliz y con ganas de abandonar el mundo. Todo esto es un servicio exclusivo a las memorias, alimento al dolor que ya había por toneladas en tu conciencia.

También puedes servir a la Divinidad cuando te entregas y dejas de pensar. Cuando pese a los pronósticos, a lo que tus ojos ven, a lo que todo a tu alrededor grita, te elevas y cortas el flujo de pensamiento con la palabra “Gracias” (por ejemplo) y te sientes agradecida(o) porque finalmente entendiste que no puedes continuar llorando por tu pasado, ni tampoco puedes continuar anhelando un futuro que no va a llegar porque ya está en ti. Simplemente sientes gratitud por lo que ya es. Hacer esto da mucho miedo pero no hacerlo, no detener tus pensamientos ahora podría llevarte a miedos más profundos, a momentos más oscuros.
La inspiración es tu verdadero contacto con la Divinidad, es ahí donde puede salir a la luz el artista que vive en ti. Las grandes obras se han creado de esta manera, con la entrega, con la suficiente confianza de que hay algo ahí para que sea manifestado y se logra permitiendo que la luz toque tu ser hasta que puedas sentir que eres ella misma y que por lo tanto no anhelas, no deseas, no intentas, no pretendes, no ganas y tampoco pierdes. Sólo permites.

Te voy a poner un ejemplo práctico respecto de la salud: si alguna parte de tu cuerpo ha enfermado y por medio de las palabras sanadoras, la has impregnado de amor, entonces ¿Necesitará ser curada todavía? ¿Esperarás para curarte en las próximas dos horas o mañana? O ¿Al fin habrás comprendido que todo es? Si comprendiste la lección entonces no desearás curarte porque lo que está curado no puede curarse. No pedirás salud porque ya te ha sido dada, no pedirás amor porque ya es tuyo. Eso señal de inspiración.

d) “La Paz comienza conmigo y con nadie más”.

Vivi Cervera: Tal vez has dejado de luchar contra la guerra porque piensas que entre tantos millones de personas, el “pobre” esfuerzo de un ser humano solo en el altar de la sala de su casa pidiéndole a los santos que haya paz mundial, es totalmente inútil y carente de sentido. Puedes haberte dejado tentar por la idea (bastante lógica por cierto), de que los tanques de guerra que existen en cualquier país distante, no se detendrán sólo porque tú encendiste varias velas blancas en ese altar. Y créeme que es fácil pensar así. Lo que es realmente complejo es tocar la verdadera realidad con tus propios sentidos y llegar a comprender lo que ya expliqué: todo sucede dentro de ti. ¿Quién ve devastación, horror y dolor? ¿Hay alguien más afuera de ti? Tal vez me respondas que la humanidad, pero ¿Quién piensa que la humanidad está allí afuera? Tú. Sólo se trata de tu película. Es tu filme y creo que tienes el poder de cambiar la trama, digo, si tú la creaste también puedes transformarla. Tal vez sea hora de que en la soledad de tu casa, en tu altar o en ese lugar donde haces tus oraciones o donde te sientes cómoda(o), des las gracias por las semillas de amor que empiezan a dar sus frutos en todos los rincones de la Tierra. Es el momento perfecto de perdonar nuestro dolor y bendecir la pureza del ambiente, la abundancia de agua, de alimento, de posibilidades, de paz.

Efectivamente la paz comienza conmigo porque si te fijas bien, los más hermosos actos humanos comenzaron dentro de un Ser en la soledad de su hogar, en la intimidad de su conciencia, en un pequeño y silencioso deseo de cambiar algo dentro de sí mismo. Así nació la “meditación ho’oponopono”, en la quietud de mi propia conciencia y tú, en el silencio de tu conciencia, te encargaste de regalarla a tus seres queridos y estoy segura de que ellos hicieron lo mismo con otras personas. Ahora puedes notar como cada acto individual por pequeño que parezca puede transformar miles de vidas alrededor y puedes darte cuenta cómo estás dentro de esta corriente de paz que envuelve a todo ser vivo.

La paz es tan relativa como lo es todo aquí. Es posible que donde tú veas angustia otras personas vean paz, de manera que tu capacidad para interpretar la realidad es directamente proporcional a tu capacidad para soltar la necesidad de sentir dolor. Si tú estás en paz, todo lo que observes adoptará tu misma serenidad, porque al fin y al cabo se trata de tu guión, de tu película y de los lentes que estás usando. La paz empieza contigo y con nadie más. De alguna manera tu paz es la misma mía.

“La Paz comienza conmigo y con nadie más”

e) “Toda cura es auto-cura”.

Vivi Cervera: La razón de esto es que sólo existe una mente, una conciencia, un alma y en este caso es la tuya. No la mía. Es la tuya. Yo Soy tu creación. Yo Soy un personaje de tu película. Yo Soy parte de tu conciencia. Y cuando “despiertas” del letargo en el que has estado siempre, también lo hago yo. Es por esta razón que atraes circunstancias que van de acuerdo a lo que sientes; si hay en ti una gran carga emocional y anhelas dejar esta vida para que la muerte te entregue un poco de paz, si la tristeza es el alimento diario de tus células, te vas a sentir orientada(o) hacia determinadas situaciones o lugares que van de acuerdo con eso que sientes. Enfermedades, accidentes, divorcios o diversos acontecimientos de la vida diaria son la señal de alerta de la conciencia que te pide un poco de atención. En el mismo instante en que atiendes su llamado debes comprender que no es un castigo, es una oportunidad, es un camino que vas a recorrer dando lo mejor de ti y en esa entrega, en ese proceso me encuentro yo, así como todas los demás personajes de tu película.

Vista de Bucaramanga, Colombia, donde se educó Vivi Cervera

Un ejemplo de lo que somos es el cardumen (banco de peces), que forma una unidad compuesta por diferentes peces que se protegen unos a otros, viajando en la misma dirección y con total sincronicidad. Aunque no parezca, así funcionamos y ahí estoy, yo te sigo. Cuando estás sanando lo hago yo también. Toda cura es auto cura. Gracias.

7) Vivi, ¿Dónde dictas tus talleres y charlas de Ho’oponopono? ¿Tienes alguna página web donde los lectores y lectoras puedan encontrar tus escritos?

Vivi: Si. Siempre acudo a donde me necesitan. En mi blog (www.vivicervera.com) tengo la dirección a donde cualquier persona interesada puede establecer contacto conmigo (contactovivicervera@gmail.com), así como artículos multidimensionales que escribo regularmente, descarga de audios y meditaciones como parte de mi servicio a la humanidad.

8) Un mensaje final para los lectores y lectoras de Iberoamérica.

Vivi: Gracias querido Carmelo por ser el puente entre las lectoras y lectores de Iberoamérica y Ho’oponopono, gracias por esta entrevista, fue maravilloso responderla. A ti lectora o lector, que con tanta atención has comprendido mis palabras te digo que no necesitas cambiar nada en ti, no necesitas transformarte en otra persona, no necesitas aprender nada más. Todo lo que precisas es quererte por ser tan valiente, por estar aquí, por vivir la experiencia humana que en algunas fases es dolorosa, en otras es refrescante y finalmente es placentera. Por todo lo que has vivido tienes la admiración eterna de todos los Seres de Luz.

De mí, puedo decirte que no soy diferente a ti, aprecio todo lo que forma parte del mundo y en todo ello he encontrado la inspiración.

Lo que te he dicho aquí, ya lo conocías, se encontraba dormido en algún lugar de tu Ser. Mi única función fue despertarlo con mis propias palabras y si lo hice es porque así lo quisiste. Si han quedado dudas, vacíos o confusión en ti, me disculpo; todo lo que he expresado va dirigido a practicantes, terapeutas, sanadores y maestros, cada uno tomará lo mejor e investigará a fondo lo que dude, ese también es el objetivo. Gracias. Te amo.

http://www.vivicervera.com
Conexión multidimensional

INTRODUCCIÓN AL HO´OPONOPONO

Joe Vitale y el Dr. Len

Joe Vitale

Hace dos años, escuché hablar de un terapeuta, en Hawai, que curó un pabellón entero de pacientes criminales desequilibrados mentales sin siquiera ver a ninguno de ellos. El psicólogo estudiaba la ficha del preso y, enseguida, miraba hacia su interior con el fin de ver como él había creado la enfermedad de esa persona.

A medida que él mejoraba, el paciente también mejoraba.
La primera vez que escuché esa historia, pensé que se trataba de alguna leyenda urbana. ¿Como podía alguien curar a otro, solamente a través de curarse a sí mismo? ¿Cómo podría, aunque fuese el maestro de mayor poder de auto-cura, curar a alguien criminalmente trastornado?

No tenía ningún sentido, no era lógico, de modo que descarté esa historia.

El Ho´oponopono es originario de Hawai

No obstante, la escuché de nuevo, un año después. Supe que el terapeuta había usado un proceso de cura hawaiano llamado “Ho’oponopono”.

Nunca había escuchado hablar de él, sin embargo, no conseguía quitármelo de la mente.

Si la historia era realmente verdadera, yo tenía que saber más sobre él.
Siempre supe que total responsabilidad significaba que yo soy responsable por lo que pienso y hago.

Lo que esté mas allá, está fuera de mis manos.

Creo que la mayor parte de las personas piensa lo mismo sobre la responsabilidad.

Toda cura es auto-cura, según el Ho´oponopono

Somos responsables por lo que hacemos y no por lo que hacen los otros.

El terapeuta hawaiano que curó a esas personas mentalmente enfermas me enseñó una nueva perspectiva avanzada sobre lo que es la total responsabilidad.

Su nombre es Dr. Ihaleakala Hew Len.

Pasamos, probablemente, una hora hablando en nuestra primera conversación telefónica.

Le pedí que me contase toda la historia de su trabajo como terapeuta.

Él me explicó que había trabajado en el Hospital del Estado de Hawai durante cuatro años.

El pabellón donde encerraban a los locos criminales era peligroso.

Por regla general, los psicólogos dimitían después de un mes de trabajo allí. La mayor parte del personal del hospital se ponía enfermo o dimitía.

Las personas que pasaban por aquel pabellón simplemente caminaban con la espalda contra la pared por miedo a ser atacados por los pacientes.

No era un lugar bueno para vivir, ni para trabajar, ni para visitar.

El Dr. Len me dijo que nunca vió a los pacientes. Firmó un acuerdo para tener una sala en el hospital y revisar sus expedientes médicos.

Mientras leía los expedientes médicos, él trabajaba sobre sí mismo.
Mientras él trabajaba sobre sí mismo, los pacientes comenzaron a curarse. “Después de unos pocos meses, los pacientes que estaban atados con correas, recibieron permiso para caminar libremente”, me dijo.

“Otros, que tenían que estar fuertemente medicados, comenzaron a reducir sus medicaciones. Y aquellos, que nunca hubiesen tenido la posibilidad de ser liberados, recibieron el alta”.

Yo estaba asombrado.

“No fue solamente esto”, continuó, “hasta al personal comenzó a gustarle ir a trabajar. El absentismo y los cambios de personal desaparecieron. Terminamos con más funcionarios de lo que necesitábamos, porque los pacientes eran dados de alta
y todo el personal seguía viniendo a trabajar. Hoy, aquel pabellón del hospital está cerrado”.

Fue en este momento en el que yo tuve que hacer la pregunta de un millón de dólares: “Señor, ¿qué hizo usted consigo mismo para provocar tal cambio en esas personas?

“Yo simplemente estaba curando aquella parte en mí que los había creado”, dijo él.

No lo entendí. El Dr. Len me explicó, entonces, que entendía que la total responsabilidad de nuestra vida implica todo lo que está en nuestra vida, por el simple hecho de estar en nuestra vida y ser, por esta razón, de nuestra responsabilidad. En un sentido literal, todo el mundo es creación nuestra.

En un sentido literal, todo el mundo es creación nuestra.

¡Guau! Pero eso es duro de digerir. Ser responsable por lo que digo y hago es una cosa. Ser responsable por lo que dice y hace otra persona que está en mi vida es muy diferente.

A pesar de ello, la verdad es esta: si usted asume la completa responsabilidad de su vida, entonces todo lo que usted ve, escucha, saborea, toca o experimenta de cualquier forma es su responsabilidad, porque está en su vida.

Esto significa que la actividad terrorista, el presidente, la economía o cualquier cosa que usted experimenta y no le gusta, está allí para que usted lo cure.

Todo esto, digamos que no existe, excepto como proyecciones que salen de su interior.

El problema no está en ellos, está en usted, y, para cambiarlo, usted es quien tiene que cambiar.

Sé que esto es difícil de entender, y mucho menos de aceptar o de vivir realmente.

Echar la culpa a otra persona es mucho mas fácil que asumir la total responsabilidad pero, mientras conversaba con el Dr. Len, comencé a comprender esa cura de él, y que el Ho’oponopono significa amarse a sí mismo. Si usted desea mejorar su vida, usted debe curar su vida. Si usted desea curar a alguien, incluso a un criminal mentalmente enfermo, usted debe hacerlo curándose a sí mismo.

Si usted desea mejorar su vida, usted debe curar su vida

Pregunté al Dr. Len como se curaba a sí mismo. Que era, lo que exactamente, él hacía, cuando miraba los expedientes de aquellos pacientes.

“Yo, simplemente, permanecía diciendo ‘Lo siento mucho’ y ‘Te amo’, una y otra vez y después otra”, me explicó.

“¿Sólo eso?”.

“¡Sólo eso! Sucede que amarse a sí mismo es la mejor forma de mejorarse a sí mismo y, en la medida que usted se mejora a sí mismo, mejora su mundo”.

Permítame, ahora, dar un rápido ejemplo de como funciona esto.
Un día, alguien me envió un e-mail que me desequilibró.

En el pasado, yo habría reaccionado trabajando mis aspectos emocionales tórridos o intentando razonar con la persona que me envió aquél mensaje detestable.

Pero, en este momento, yo decidí intentar el método del Dr. Len.
Comencé a pronunciar, en silencio: “Lo siento mucho” y “Te amo”. No decía esto para nadie en particular. Estaba, simplemente, invocando al espíritu del amor, para que él curase dentro de mí mismo lo que estaba creando aquella circunstancia externa.

Después de una hora, recibí un e-mail de la misma persona, disculpándose por el mensaje que me había enviado antes.
Observé que yo no había hecho ninguna acción externa para recibir esta disculpa.

Yo ni siquiera respondía aquel mensaje. No obstante, solamente repitiendo “lo siento mucho” y “te amo”, de alguna manera curé dentro de mí aquello que creara en aquella persona.

Posteriormente, participé de un workshop sobre el Ho’oponopono impartido por el Dr. Len.

Él tiene ahora, 70 años de edad, es considerado un “chamán abuelo” y es un poco solitario.

Elogió mi libro “El factor de la Atracción” (The Attractor Factor). Me dijo que, a medida que yo me mejorase a mí mismo, la vibración de mi libro aumentaría y todos sentirían lo mismo cuando lo leyesen.

Resumiendo, en la medida en que yo mejore, mis lectores también mejorarán.

en la medida en que yo mejore, mis lectores también mejorarán.

“Y ¿que sucederá con los libros que ya he vendido y están ahí fuera?”
¡Le pregunté!

“Ellos no están ahí fuera”, explicó él, desconcertándome una vez mas, con su sabiduría mística. “Ellos aún están dentro de usted”.

Resumiendo, nada está en el lado de fuera.

Sería necesario un libro entero para explicar esa técnica avanzada con la profundidad que ella merece.

“Basta, apenas, decir que, cuando usted quiera o desee mejorar cualquier cosa en su vida, existe solamente un lugar donde buscar: dentro de usted mismo. Y, cuando mire, hágalo con amor”.

El Doctor Len, exponente del Ho´oponpono

Del sitio web http://www.zerolimits.info © Joe Vitale
Revisión de varias traducciones y a partir del original: Fábio Takashi y Al McAllister

ORACIÓN DEL HO’OPONOPONO

Oración del Ho´oponopono para transmutar en Luz energías indeseables

“Divino Creador, padre, madre, hijo todos en uno…”:

“Si mi familia, mis parientes, antepasados o yo ofendimos,
a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras,
hechos y acciones desde el inicio de nuestra Creación hasta el presente, nosotros te pedimos perdón…”.

“Deja que todo esto se limpie, libere y purifique; que sean cortadas de raíz todas las memorias, bloqueos, energías y vibraciones negativas; y que estas energías indeseables sean transmutadas en pura luz…”.

“Que así se haga”.

Morrnah Nalamaku Simeona
Creadora del Ho’oponopono Auto-Identidad

HO’OPONOPONO: UNA DIETA DE PENSAMIENTOS (PARTE 1)

Vivi Cervera
http://vivicervera.wordpress.com/

(Nota: este artículo va dirigido a personas con conocimientos en Ley de Atracción y Ho’oponopono, así como en los demás temas que he tratado en este sitio web.)

Cuando hacemos referencia a una dieta, generalmente nos enfocamos en controlar la cantidad o clase de alimentos que ingerimos con el fin de sanar una enfermedad o bajar de peso; pero el significado real de la palabra “dieta” equivale a un régimen, a un estilo de vida definido que se ha adoptado definitivamente y que por lo tanto, no se verá interrumpido ni siquiera por breves periodos de tiempo. Yo he decidido fusionar los dos conceptos para traer a tu vida una excelente definición del ho’oponopono como una perfecta dieta de pensamientos negativos; lo que también equivale a reconocerlos, a perdonarlos, a integrarlos, mucho mejor que como lo venías haciendo. Ahora puedes elegir iniciar tu nueva dieta o dejarla para después.

He notado las siguientes características en el practicante regular de ho’oponopono:

1. Que al pronunciar las frases sanadoras rechaza inconscientemente los recuerdos; es decir, que considera que el recuerdo le hace la vida más difícil. A veces se siente culpable por tener estos recuerdos regularmente.

2. En esa carrera desenfrenada hacia el vacío y hacia lo que considera perfecto, sus pensamientos se hacen más densos, más cargados de energías limitantes.

3. He notado que mientras no está borrando memorias, le está dando rienda suelta a pensamientos dolorosos, que posteriormente tendrá que borrar.

4. También he aprendido lecciones sumamente positivas con su práctica, ya que he podido presenciar grandes avances mientras se lleva a cabo un sistema de vida bien dirigido y enfocado hacia pensamientos asertivos durante la mayoría del tiempo.

Si bien tu objetivo es borrar los recuerdos, es mi elección aclararte que ellos no son algo malo que tengas que evitar a toda costa; las memorias están distantes de ser el enemigo que te sumerge cada día en un dolor que parece sentirse cómodo en tu conciencia; en realidad el recuerdo es la única posibilidad de limpiar el espíritu, el recuerdo se debe observar como un aliado en el proceso de transmutación o borrado de memorias, como una herramienta que la Fuente ha puesto en tu camino para que puedas conocerte, para que aprendas a transformar el plomo en oro y para que experimentes la perfección de la dualidad (recuerda que la realidad es dual: ni buena ni mala, ni errada ni acertada, ni oscura ni clara; tú eres quien la califica). En esa lucha contra las memorias, haces más densos tus días intentando escapar de ellas y es entonces cuando se hace evidente la falta de una adecuada dieta de pensamientos que te permita emplear eficazmente la ley de atracción para sumergirte más fácilmente en las aguas cristalinas de ho’oponopono. Yo sólo espero que estés preparada(o) para iniciar tu viaje, para retomarlo o para continuarlo con una carga más ligera que antes.

Hay personas para las cuales es muy fácil producir ideas positivas todo el tiempo porque parecen saber desde siempre que todas las posibilidades coexisten bajo el mismo universo; de manera que si ahora desean un carro deportivo de su marca preferida, es precisamente porque saben que ese carro ya es suyo en alguna dimensión y que por lo tanto, desde ella reciben el mensaje de empezar a desear precisamente ese determinado automóvil. Y junto a esa versión de estas personas con un carro nuevo también se encuentra otra versión de ellas, que no tiene la más remota posibilidad de adquirir un carro. Así que estas personas exitosas, lo que hacen en sus oraciones o en sus pensamientos cotidianos, es elegir una de las dos posibilidades y vibrar con ellas, porque parecen comprender muy bien que todo ya está creado, que el Universo ya está completo, que nada hace falta en la Creación. También saben que en cualquiera de los dos resultados está encerrado el éxito, por esa razón si no obtuvieran el carro serían igualmente felices porque tendrían acceso a otro mundo de posibilidades de naturaleza diferente. Afortunadamente hay algunas otras personas para las cuales resulta muy difícil alejarse del sufrimiento y del dolor, por lo que son las que más califican para realizar una estricta dieta de pensamientos (he escrito la palabra “afortunadamente” porque me da gusto que así sea, ya que estas personas son la esencia y la razón de ser del cambio) y para ello necesitan estar dispuestas a elegir.

¿Sabes algo?

Todo el tiempo estamos haciendo elecciones, conscientes o inconscientes, siempre estamos escogiendo un pensamiento determinado con el que consideramos que nos sentiremos mucho mejor; por ejemplo en este instante tú puedes elegir abandonar tu vieja conciencia de víctima que reclama su derecho a la salud, su derecho a una relación estable, su derecho al dinero, su derecho a tener paz y si abandonas ese condicionamiento es porque has elegido comportarte como lo que quieres ser, que es alguien con poder interior, alguien iluminado. Si estás navegando en este blog creo que esta última es la elección que tienes en mente o al menos estás en capacidad de hacerlo. Y es un excelente inicio de esa relación que estás creando entre la Fuente y tú, ese es un excelente inicio de una verdadera conexión multidimensional, porque a partir de esa elección, toda acción que realices vendrá determinada por la luz de la Fuente a través de ti. Creo que no debes dejar a tu mente desamparada, pienso que necesitas monitorear tus pensamientos permanentemente para que puedas sentir más energía, más capacidad de sanarte, más amor por ti. Esto se logra únicamente cuando eliges pensar de manera saludable, de manera positiva.

Y bien, aprovecho el final de este párrafo para preguntarte:

“¿Estás borrando memorias de manera permanente? O ¿Sólo lo haces cuando te acuerdas?

Mientras no estás borrando memorias… ¿Qué pensamientos eliges tener?

Les he preguntado esto a varias personas y ellas me han respondido que no todo el tiempo borran memorias, que tienen espacios en los cuales piensan de cualquier manera, de forma descuidada, creando así más recuerdos que posteriormente tendrán que transmutar. Esa es la razón para escribir sobre este tema, porque es útil como apoyo en tus sesiones diarias con ho’oponopono o con cualquier otra herramienta de sanación espiritual, es como un tronco que se le lanza al agua a alguien que no encuentra la manera de salir a flote y que en algunos momentos cree que está haciendo las cosas mal; es útil para cuando olvidas borrar memorias, para cuando te sumerges en la vida diaria o para cuando deseas continuar hacia tu próximo nivel.

¿En qué consiste esta dieta de pensamientos? Permíteme explicarte por medio de un ejemplo:

Supongamos que eres de esas personas (que por cierto, no debería ni suponerlo, yo debería afirmarlo) que se levanta muy temprano para agradecer todo lo que posee y no para pedir lo que le hace falta; que después de esta sesión de gratitud comienza a realizar sus actividades diarias mientras piensa una y otra vez: “Te amo. Te amo. Te amo”. De repente siente apetito y se decide a desayunar, para ello abre la nevera con el fin de sacar un par de huevos, pero ve que no hay ni siquiera uno, entonces ¿Qué hace? Se da las gracias porque no encontró huevos, se ama porque tendrá oportunidad de prepararse un pan con mantequilla y posiblemente un café. Esta persona (o sea tú), en ningún momento deja de atraer prosperidad a su vida porque todo lo agradece, se encuentra permanentemente en esta actitud y puede agradecer aún cuando se encuentra triste o desmotivada. Después va a tomar el bus que la lleva al trabajo y en todo el trayecto ni siquiera piensa en pedirle a Dios un carro, ella sólo agradece el hecho de poder dirigirse a la parada de buses o al trabajo y así continúa todo su día, haciendo las elecciones que le convienen a su espíritu, las elecciones que son semillas de prosperidad. Esta persona de quien hablo, yo doy por hecho que eres tú.

Ahora supongamos que alguien que no me lee y que ni tú ni yo conocemos, está practicando ho’oponopono, pero no encuentra huevos en la nevera para desayunar, así que en ese preciso instante elige hacerse las siguientes afirmaciones y preguntas:

1. ¿No que esto del “hononopo” era tan bueno que por eso me lo recomendó mi compadre?

2. ¿No que yo iba a tener más plata, que no iba a sufrir, que iba a estar mejor?

3. Ahora ya ni huevos en mi nevera cuando antes encontraba de todo en ella!!!

4. Voy de mal en peor, yo no sé qué es lo que me pasa pero nada me funciona.

5. Definitivamente soy un fracaso, así mismo me sucede cada vez que quiero empezar algo.

6. (Zas! Una cáscara de mango en el piso le ocasiona un resbalón.)

7. La persona en cuestión, desde el piso toma el teléfono y pregunta: ¿Está mi compadre por ahí?… (ya te imaginarás lo que le espera al compadre por recomendar algo que no funciona.)

No quiero continuar relatándote lo que sucedió antes de que tomara el bus hacia su trabajo ni tampoco después. Pero si quiero comentar contigo la importancia que tiene crear tu día, ya que para ello no importa la hora. Si en este instante crees que ya no es posible, inténtalo. Da las gracias porque estás leyéndome, porque puedes hacerlo, porque tal vez tienes conexión a internet o porque aunque no tienes conexión a internet, alguien tuvo a bien imprimírtelo. Siempre tendrás miles de motivos para agradecer. Enfócate más en la gratitud que en el pedido, eso es la verdadera Ley de Atracción; no se trata de mentir o de agradecer algo que no tienes, se trata de comprender que todo está creado y que eso que crees no tener ya es tuyo por derecho, pero tus sentidos te impiden verlo. A continuación te voy a dar una lista de elecciones magníficas que puedes realizar en esos espacios donde no estás concentrada(o) en la meditación ho’oponopono o cuando no estás borrando memorias:

1. Yo elijo perdonarme completamente por todo lo que considero un error.

2. Yo elijo perdonar a ______________ porque esto equivale a perdonarme a mí misma(o).

3. Yo elijo ser agradecida conmigo por cada oportunidad, por cada señal.

4. Agradezco este instante.

5. Me amo por intentarlo.

Más de este mismo tema en el próximo artículo. Por lo pronto te deseo un excelente día y te mando el más fuerte de mis abrazos.


Vivi.

Copyright, 2009. Derechos reservados de autor. Vivi Cervera.

LOS 50 PRINCIPIOS DEL MILAGRO: UNA INTERPRETACIÓN POR FERNANDO MASTROIANNI (PARTE 3)

Todos somos Uno

30.- Dado que los milagros reconocen el espíritu, ajustan los niveles de percepción y los muestran en su debido lugar. Esto sitúa al espíritu en el centro, desde donde puede comunicarse directamente.

Interpretación:

El milagro nos muestra el preciso nivel donde se encuentra “el problema”, en un error de pensamiento, en la mente y no en el cuerpo.

Nos muestra que el problema es nuestra idea de culpabilidad, más allá de la forma que adopta. Nos permite ver que todo aparente problema, no es más que un error de pensamiento. Esto es lo que genera la sensación de ausencia de amor en nosotros, un amor que creemos perdido. Allí es adonde debe acudir el amor del Espíritu Santo en nuestra ayuda para rectificar la forma errónea en que nos percibimos. En ese Amor verdadero está nuestra esencia. Ahí el espíritu ocupa el papel central.

Los milagros deben inspirar gratitud, no reverencia


31.- Los milagros deben inspirar gratitud, no reverencia. Debes dar gracias a Dios por lo que realmente eres. Los Hijos de Dios son santos y los milagros honran su santidad que ellos pueden ocultar, mas nunca perder.

Interpretación:

Debemos sentirnos agradecidos por la magnificencia del milagro, este maravilloso y majestuoso regalo de parte de nuestro Padre hacia nosotros, Sus Hijos. Sólo un amor ilimitado, profundo e incondicional, una expresión de Amor verdadero y auténtico puede traernos este regalo. Con el Padre, es con el único que hemos de tener reverencia o gratitud, pues es el verdadero artífice de un estado de consciencia latente en todos nosotros, estado que ante un “mínimo de buena voluntad” aflora para guiarnos de regreso al hogar.

32.- Yo inspiro todos los milagros, que en realidad son intersecciones. Interceden a favor de tu santidad y santifican tus percepciones. Al ubicarte más allá de las leyes físicas te elevan a la esfera del orden celestial. En ese orden tú eres perfecto.

Interpretación:

Jesús es la fuente de todos los milagros. Al optar por el milagro que es escuchar la voz de Dios, de Jesús, del Espíritu Santo, en lugar de la del Ego, estamos propiciando su intervención. Al invocar su intervención, pasamos del plano terrenal a actuar en el plano celestial, donde se recuerda nuestra perfección y se corrige la percepción sobre cualquier error que suponemos haber cometido.

Esta intervención es la convocatoria a nuestro “interprete”, quién juega su papel utilizando todo lo de este mundo y lo re-interpreta, lo re-codifica en nombre de Dios y de su reino, a favor de nuestra paz.

33.- Los milagros te honran porque eres digno de ser amado. Desvanecen las ilusiones que albergas a cerca de ti mismo y perciben la luz en ti. De esta forma, al liberarte de tus pensadillas, expían tus errores. Al liberar a tu mente de la prisión de tus ilusiones te restauran la cordura.

Interpretación:

Nuevamente, como ya mencionamos, el milagro corrige la percepción acerca de quiénes somos. De esta manera se corrigen todos los errores que creemos haber cometido, y desaparecen las ilusiones que son los efectos de dichos errores.

34.- Los milagros le devuelven a la mente su llenura. Al expiar su sensación de carencia establecen perfecta protección. La fortaleza del espíritu no da cabida a intromisiones.

Interpretación:

Al corregir la percepción en vuestra mente, re-aparece algo que siempre ha estado allí, que es parte de nuestro estado natural del Ser, la plenitud, la sensación de abundancia.

Sólo habíamos colocado una cortina frente a nuestra sensación de plenitud, pero jamás desapareció.

35.- Los milagros son expresiones de amor pero puede que no siempre tengan efectos observables.

Interpretación:

Los milagros siempre ocurren, aunque en el plano material no siempre veamos sus efectos. Esto nos hace pensar, de guiarnos por los ojos del cuerpo, que nada está pasando. No obstante, el milagro está ocurriendo en el verdadero plano donde debe ocurrir, en la mente. La corrección se da en la mente no el plano físico donde intentar corregir algo, es simplemente creer en la magia y dejar todo igual.

Imagen satelital de Ciudad de México, donde enseña Fernando Mastroianni

36.- Los milagros son ejemplos de recto pensar que armonizan tus percepciones con la verdad tal como Dios la creó.

Interpretación:

Recto pensar o mentalidad recta alude a pensar a través del Espíritu Santo, nuestro Maestro Interno, la Voz que habla por Dios dentro de nosotros desde la eternidad.

La Verdad tal como Dios la creó, es que todos somos Uno. Somos el mismo Hijo de Dios manifestado en muchos cuerpos, unidos por una Única mente.

37.- Un milagro es una corrección que yo introduzco en el pensamiento falso. Actúa como catalizador, disolviendo la percepción errónea y reorganizándola debidamente. Esto te coloca bajo el principio de la Expiación, donde la percepción sana. Hasta que esto no ocurra no podrás conocer el Orden Divino.

Interpretación:

Nuevamente, este principio nos habla de la intervención de Cristo, del Espíritu Santo en la corrección de la percepción acerca de quiénes somos. Al des-hacer, de la mano del Espíritu Santo, y con el perdón genuino y verdadero como eje central, todos los errores que creemos haber cometido, están siendo expiados, caminando hacia una percepción correcta.

38.- El Espíritu Santo es el mecanismo de los milagros. Él reconoce las creaciones de Dios así como tus ilusiones. Separa lo verdadero de lo falso mediante Su capacidad para percibir totalmente en vez de selectivamente.

Interpretación:

El Espíritu Santo si se lo permitimos, sin interponer obstáculos (expectativas, deseos personales de que las cosas sean a nuestra manera, sueños, ap-egos a la forma, a los tiempos), re-interpreta absolutamente todo lo que hemos hecho en este mundo, todas nuestras relaciones y las evalúa en nombre de la Verdad de Dios, mostrándonos amorosamente, qué es verdad y qué es ilusión. Así una vez iniciado el camino de los milagros vemos “encajar” cada cosa en su lugar y en ocasiones, vemos desaparecer todo tipo de rituales, hábitos, costumbres y creencias. El sólo hecho de que desaparezcan, nos da la pauta de la irrealidad de éstos. Nada real puede ser amenazado”.

El Espíritu Santo trabaja en este mundo de pasado, presente y futuro desde la Eternidad. Al guiarnos, evalúa cada situación, cada relación, cada cosa que hemos fabricado, sabiendo con exactitud cuál de todas ellas “juega a favor” de nuestra paz, cuál da testimonio de nuestra verdadera Identidad y cuál no. A estas últimas, simplemente las des-hace amorosamente.

39.- El milagro elimina el error porque el Espíritu Santo lo identifica como falso o irreal. Esto es lo mismo que decir que al percibirse la luz la oscuridad desaparece automáticamente.

Interpretación:

Expiar, corregir, eliminar, des-hacer son todos sinónimos de lo que hace el Espíritu Santo. No hay diferentes errores, todos son parte del único error que nunca cometimos, pero que creemos real, el error de percibirnos separados de Dios.

40.- El milagro reconoce que todo el mundo es tu hermano así como mi hermano también. Es una manera de percibir la marca universal de Dios.

Interpretación:

El milagro nos recuerda que todos somos Uno, el Unigénito Hijo de Dios. Cada uno de nosotros unidos como parte de la Filiación, a través de una misma Mente, y Cristo unido a nosotros como uno más en esa mente que compartimos.

El milagro corrige la percepción de la separación. Nos recuerda la unicidad. Nos habla de comunión de mente, de pensamiento compartido. Esa es la marca universal de Dios.

“El problema” es un error de pensamiento en la mente y no en el cuerpo

41.- El contenido perceptual de los milagros es la plenitud. De ahí que puedan corregir o redimir la errada percepción de carencia.

Interpretación:

El milagro al corregir la percepción de separación, nos recuerda que somos parte de un todo íntegro, de una unidad que jamás se dividió a pesar de que los ojos del cuerpo muestren otra cosa. Al percibirnos separados de Dios, la idea de carencia se adentra en la mente, ya que la carencia es la idea que engendró al ego y al mundo de las formas. Separados de Dios, nos sentimos carentes, lejos de casa, lejos del amor, nos percibimos en el miedo. Lejos del hogar todo nos indica que las cosas dependen sólo de nosotros.

Todo en este mundo de ilusiones, nos habla de que “algo nos falta”. Esta idea de carencia el mundo la trata de suplir en el plano material, siguiendo una premisa del ego de “busca pero no halles”, pero realmente se encuentra en el plano de la mente. Allí trabaja el milagro corrigiendo donde verdaderamente está el problema, llevándonos amorosamente al estado de plenitud.

42.- Uno de los mayores beneficios que se deriva de los milagros es su poder para liberarte de tu falso sentido de aislamiento, privación y carencia.

Interpretación:

La idea de separación nos hace percibirnos divididos, aislados y carentes.

Esta carencia la proyectamos en los demás, y creemos que son los responsables de todo lo que nos acontece, de todo lo que carecemos, de todo lo que nos falta.

El milagro nos permite percibir correctamente, y ver que somos los únicos responsables a través de nuestros pensamientos, de todo cuanto nos acontece, y por lo tanto, que nadie nos priva de nada ni nos ha tratado injustamente.

La idea de separación nos hace percibirnos divididos, aislados y carentes.


43.- Los milagros surgen de un estado mental milagroso, o de un estado de estar listo para ellos.

Interpretación:

Estar listo para el milagro, es desear por encima de todo el Reino de los Cielos, desear ser feliz por sobre todas las cosas. Es una decisión. Es haber entregado al Espíritu Santo todo aquello que nos perturba, que nos mueve nuestra paz interior, nuestras situaciones conflictivas, sin excepción, con absoluta confianza, sin guardarnos nada para resolverlo nosotros (en secreto) por nuestra cuenta. Es entregar, soltar, toda angustia, toda aflicción con la profunda convicción de que el poder de Dios está detrás de ello para corregir absolutamente cualquier pensamiento erróneo de miedo.

Este estado de confianza plena, sinónimo de amor absoluto y auténtico, que el mundo ve como aparente “despreocupación” o “dejadez”, es el ámbito donde se produce el milagro.

Los milagros son expresiones de una conciencia interna de Cristo y de haber aceptado Su Expiación.

Conciencia de Cristo, nos habla de un Cristo que somos todos. Una mente Crística que todos compartimos. La parte de nuestra mente unida desde la Creación a la Divinidad, a la Fuente.

Generalmente asociamos a Cristo con Jesús. Jesús el hombre, era parte del Cristo, de la Mente del Hijo de Dios que formamos todos quienes integramos la Filiación.

El Cristo en nosotros es esa parte de la Mente Divina que nos une, que permanece intacta en nosotros, donde el Cristo, el Espíritu Santo lleva a cabo su misión de conducirnos de regreso a casa. Él es, quien realiza el milagro.

45.- Un milagro nunca se pierde. Puede afectar a mucha gente que ni siquiera conoces y producir cambios inimaginables en situaciones de las que ni siquiera eres consciente.

Interpretación:

El milagro tiene un alcance insospechado. Al producirse en la mente, al no “verlo” con los ojos del cuerpo, no percibimos en ocasiones su verdadero alcance. El milagro es un cambio que nosotros con ese “mínimo de buena voluntad”, entregándolo todo, y colaborando en no interponer obstáculos, para que Cristo haga el trabajo de llevarnos de vuelta a casa, producimos un cambio enorme, maravilloso en la mente UNO, en la mente que nos mantiene unidos desde la eternidad como Hijo de Dios a todos y a todo. Los efectos de esa corrección en nuestro pensamiento, en ocasiones, no los podemos observar, pero es un hecho que se dieron, que a alguna parte de la Filiación ayudaron a sanar.

Al producirse en el plano de la mente, y al ser el Hijo de Dios de una misma mente, estamos llegando a rincones infinitos. Cada vez que realizamos un cambio en nuestra percepción, de alguna manera estamos moviendo la percepción universal hacia un mayor despertar.

46.- El Espíritu Santo es el medio de comunicación más elevado. Los milagros no entrañan ese tipo de comunicación debido a que son medios temporales de comunicación. Cuando retornes a la forma original de comunicación con Dios, por revelación directa, los milagros dejarán de ser necesarios.

Interpretación:

El trabajo del Espíritu Santo como “mediador” entre Dios y su hijo, cesará cuando hayamos culminado el proceso de Expiación. Allí retomaremos a la comunicación directa con Dios, sin la necesidad de intervención del Espíritu Santo como nexo.

El milagro nos ayuda a corregir la percepción en el camino hacia Dios, ese es su alcance, su propósito. El milagro sólo tiene sentido en este mundo, donde la idea ilusoria de separación, aun existe.

47.- El milagro es un recurso de aprendizaje que reduce la necesidad de tiempo. Establece un intervalo temporal fuera de lo normal que no está sujeto a las leyes usuales del tiempo. En ese sentido es intemporal.

Interpretación:

El milagro es la corrección de la percepción que nos permite “ahorrar” una cantidad insospechada de tiempo a través de su manifestación.

Al entregar, soltar cada situación vivida que nos angustia, propiciamos el des-hacimiento de la culpa, una culpa pesada que al cargarla a través del tiempo, demora, deteriora, corroe y hace lento nuestro tránsito de regreso a casa.

El perdón, el des-hacimiento del error de separación, colapsa el tiempo, lo acelera y desacelera e introduce en el tiempo intervalos que la mente racional, lógica, no alcanza a comprender. Este es el efecto que el Espíritu Santo logra en tiempo a través del milagro.

48.- El milagro es el único recurso que tienes a tu inmediata disposición para controlar el tiempo. Sólo la revelación lo trasciende al no tener absolutamente nada que ver con el tiempo.

Interpretación:

La revelación nos conecta directamente con Dios, a diferencia del milagro que se da a través del Espíritu Santo como intermediario.

La experiencia de la revelación es una experiencia en la que sentimos la presencia de Dios directamente, es breve, efímera, fugaz, y es un acto recordatorio donde por un instante todo se paraliza, todo se transforma, todo brilla, todo reluce. La experiencia de la revelación es contundente, hace desaparecer el tiempo.

El milagro es un acto de corrección, de rectificación, de percepción, este es el verdadero objetivo del Curso de Milagros, no la revelación. Si bien con Dios todo puede acontecer-

49.- El milagro no distingue entre diferentes grados de percepción errónea. Es un recurso para sanar la percepción que es eficaz independientemente del grado o dirección del error.

Interpretación:

En eso radica su verdadera imparcialidad. El milagro corrige todo error sin poner énfasis o detenerse en grados, niveles, tipos o clases de ilusión.

Un error de percepción es un error, sin importar del tipo que sea. El único que ve niveles y grados es el ego. El milagro corrige toda ilusión por igual, sin distinguir grado alguno.

Detenerse a evaluar grados en los errores, la dinámica del ego, hace que caigamos en la trampa de pensar que en el mundo hay algunas cosas que son mejores que otras, algunos errores peores que otros, y algunos que merecen perdón y otros castigo. Esto es dar realidad al error, cosa que el milagro no hace.

El milagro des-hace toda ilusión por igual al acercar luz a la oscuridad, sin dar realidad a nada que no lo tenga. Evalúa todo a través del Espíritu Santo bajo la óptica de lo que es verdad, según el plan de Dios y de Su Reino.

Nada que no sea verdad es conservado en el milagro. Toda ilusión es des-hecha imparcialmente.

50.- El milagro compara lo que tú has hecho con la creación, aceptando como cierto lo que concuerda con ella, y rechazando como falso lo que no.

Nada que no sea verdad es conservado en el milagro, como mencionamos en el principio anterior. Todo lo que hacemos para unirnos a nuestros hermanos tiene que ver con la Creación. Todo lo que hacemos para separarnos aun más, tiene que ver con el mundo de la ilusión. El milagro sólo conserva, aquello que tiene que ver con nuestra esencia, con la verdad. La maestría del Espíritu Santo si se lo permitimos sin interponer obstáculos, con “cosas” que queramos conservar “para nosotros”, evalúa y conserva aquello que sirve en nuestra vida a Dios, y a Su plan, lo otro lo ilumina y muestra que nunca existió.

NUEVOS MILAGROS, NUEVAS BIENAVENTURANZAS

Nuevos milagros y bienaventuranzas

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com
twitter: @carmelourso

“El Uno no tiene patria en el tiempo. El Uno nunca Fue ni Será, porque Él Es continuo ahora. El Padre mora fuera del tiempo, pues para Él no existen ni pasado ni futuro… sólo infinito presente”.

“Del falible material de la memoria está hecho el pasado; imaginario es todo futuro; irreal cada ilusión de movimiento enmarcada en tiempo y espacio… Tiempo y espacio no son sino creencias, ficciones de una mente que se sueña separada del Uno… ¡meros sueños que no merecen la pena ser soñados!”.

“La Eternidad tiene patria en el tiempo, ciclo interminable de muertes y retornos: llena está de percepciones que sólo tienen sentido en el sinsentido del tiempo. Y el Ser está más allá de lo que el espacio limita, el tiempo encadena”.

“La Eternidad es un artificio que te encadena a la tiranía de las Eras, de los siglos: en ella, una ilusión se eslabona con otra, un miedo se enlaza con el siguiente, cada locura se empalma con su sucesora… ¡y un milagro es necesario para desvanecer cada ilusión, cada miedo, cada locura!”.

“Cada milagro es un sueño feliz que –por un instante- nos despierta de la Eternidad de nuestro sueño infeliz; en el milagro, la amorosa Voz del Padre se filtra en nuestras pesadillas… ¡y con ternura intenta abolir la Irrealidad que padecemos! Lástima que casi siempre estamos sordos a Su Voz, ciegos a Su Luz… pues el tiempo está hecho de sueños que ensordecen y enceguecen”.

El tiempo está hecho de sueños que ensordecen y enceguecen

“En verdad te digo: bienaventurados los que abandonan sus sueños, miedos e ilusiones… ¡pues Dios es lo único que resta tras arrojar tales lastres!”.

“…bienaventurado el que arroja con gusto sus lastres… pues sólo ése se vaciará de la eterna pesadilla del tiempo…”.

“…bienaventurados los que no temen quedarse vacíos… pues sólo ellos estarán llenos del Amor del Padre…”.

“…bienaventurado al que le basta y sobra el Amor del Uno… pues ése no padecerá más hambre de ilusiones, ni sed de sueños y tiempo…”.

“…bienaventurado quien se hartó de las ilusiones del tiempo… pues sólo ése morará en la Infinitud del Uno…”.

“…bienaventurado el que mora en el Infinito Uno, pues ése, en verdad, ya nada más necesita…”.

“…bienaventurado el que no necesita nada fuera del Uno, pues ése sólo conoce la Paz exenta de deseos, la Luz libre de Obscuridad…”.

“Sin mí –sin ti- Dios Es incapaz de vivir un instante. Tú mismo eres el Infinito al que nada encadena cuando fluyes fuera del cauce del tiempo… ¡cuando te resumes a ti mismo en Dios y a Dios en ti!”.

LOS 50 PRINCIPIOS DEL MILAGRO: UNA INTERPRETACIÓN POR FERNANDO MASTROIANNI (PARTE 2)

Dar es tan bienaventurado como recibir

16.- Los milagros son recursos de enseñanza para demostrar que dar es tan bienaventurado como recibir. Aumentan la fortaleza del que da y simultáneamente le dan fortaleza al que recibe.

Interpretación:

Como nos señala Jesús en Un Curso de Milagros, “dar y recibir son parte de una misma cosa”. Cuando doy, es a mi mismo a quien doy, considerando que todos somos parte de la Mente Uno, la Mente del Hijo de Dios. Por lo tanto, recibiré exactamente aquello que ofrezca al mundo y a mis hermanos.

17.- Los milagros trascienden el cuerpo. Son cambios súbitos al dominio de lo invisible, más allá del nivel corporal. Por eso es por lo que curan.

Interpretación:

Los milagros, trascienden el cuerpo ya que se producen en un nivel que está más allá de este, se producen a nivel de la mente, donde realmente puede haber cambio, a nivel del pensamiento.

Curan realmente ya que trabajan sobre la causa del “problema“, no sobre el efecto.

Al corregir la percepción acerca de quiénes somos, a nivel de la mente, el cuerpo, una herramienta que en esencia es “neutra” se pone al servicio del Espíritu Santo y da testimonio de la corrección de pensamiento a través de su salud y fortaleza.

Los milagros trascienden el cuerpo

18.- El milagro es un servicio. Es el máximo servicio que le puedes prestar a otro. Es una manea de amar al prójimo como a ti mismo, en la que reconoces simultáneamente tu propia valía y la de él.

Interpretación:

Al corregir la percepción sobre nosotros, corregimos la percepción sobre los demás, reconociéndoles como parte de la Filiación.
Dice Un Curso de Milagros: “no puedes reconocer a tu Creador si pierdes de vista a la Creación”. Por lo tanto la única forma de llegar a Dios es a través de su Creación, reconociendo en cada persona, en cada hermano, a una parte inseparable de la Filiación.

La ofrenda que podemos hacer a Quién nos otorgó el regalo de la vida eterna, es tener una percepción correcta, acertada de su Creación, bendecirla y dar testimonio de nuestra unicidad.
Por esta razón, el máximo regalo que podemos hacer a nuestros semejantes, y a nosotros mismos, es reconocerles y reconocernos como parte del Todo al que pertenecemos.

19.- Los milagros hacen que las mentes sean una en Dios. Se basan en la cooperación porque la Filiación es la suma de todo lo que Dios creó. Los milagros reflejan, por lo tanto, las leyes de le eternidad, no las del tiempo.

Interpretación:

El milagro, el cambio de percepción acerca de Quiénes somos, realizado por el Espíritu Santo, propicia un cambio de percepción en nosotros y nos invita amorosamente a cambiar de percepción acerca de “aquel” que tenemos frente. Al verle como parte nuestra, sanamos su percepción errónea, sanando la nuestra.

Como efecto de esta corrección, se produce un verdadero colapso en el tiempo, ya que sanamos el pasado y proyectamos un futuro libre completamente de culpabilidad.

El milagro refleja la ley de la eternidad, no es la eternidad, pues el milagro opera en el mundo del tiempo, no de lo eterno. El milagro es necesario aquí en el mundo de tiempo y espacio. En el cielo no se necesita.

20.- Los milagros despiertan nuevamente la consciencia de que el espíritu, no el cuerpo, es el altar de la verdad. Este reconocimiento es lo que confiere al milagro su poder curativo.
Interpretación:

Este principio nos recuerda el verdadero poder que se encuentra en la mente, en el espíritu, no en el cuerpo, en lo físico. El cuerpo sólo obedece a la mente que le envía a buscar testimonio de la voz que ha decidido escuchar. El milagro tiene poder curativo ya que trabaja con la mente superior o espíritu, no con la mente inferior, el cuerpo.

21.- Los milagros son expresiones naturales de perdón. Por medio del milagro aceptas el perdón de Dios al extendérselo a otros.
Interpretación:

Volvemos a la ley de Causa y Efecto, y a su esencia: dar y recibir es en verdad lo mismo.

Dios no perdona, pues nunca juzga. Lo que se acepta es el Amor de Dios al verlo en cada hermano, al ver la perfección en cada persona con quién entramos en contacto. Este es el concepto de impecabilidad en la visión, con el que tengo que ver a mi hermano.

Sólo ver en él la marca universal de Dios. Nada más puede considerarse visión. Nada más es válido si realmente deseo ver la verdad.

Los milagros son expresiones naturales de perdón, la manifestación más elevada del amor en este mundo. A través del amor del perdón, un amor auténtico, cambiamos la percepción acerca de nosotros corrigiendo el único error que jamás cometimos, el pensar que estamos separados de nuestra Fuente

Los milagros son expresiones naturales de perdón, la manifestación más elevada del amor en este mundo.

22.- Los milagros se asocian con el miedo debido únicamente a la creencia de que la oscuridad tiene la capacidad de ocultar. Crees que lo que no puedes ver con los ojos del cuerpo no existe. Esta creencia te lleva a negar la visión espiritual.
Interpretación:

Creemos que el no ver la imagen pecaminosa que consciente o inconscientemente hemos forjado de nosotros, ésta permanecerá oculta. Lo cierto es que, al proyectarla en otros, la atacamos perpetuándola y reforzándola de esta manera en nosotros. Por lo tanto la oscuridad o falta de visión correcta, nada puede ocultar en verdad, sólo disimular o distraer la visión.

No ver un problema con los ojos del cuerpo, trasladándolo al exterior y proyectándolo sobre otros, no logra, que dicho problema desaparezca. Por otra parte si decidimos ver con los ojos del cuerpo, y darle realidad a lo que estos muestran, estaremos restando todo el valor y veracidad que la visión espiritual nos ofrece.

23.- Los milagros reorganizan la percepción y colocan todos los niveles en su debida perspectiva. Esto cura ya que toda enfermedad es el resultado de una confusión de niveles.
Interpretación:

Los milagros corrigen la percepción acerca de nosotros, de quiénes somos, de nuestro linaje, de nuestra herencia, corrigiendo a su vez la percepción que tenemos sobre todo lo demás. Al corregir, revalorizamos todo, basados en una visión diametralmente opuesta a la distorsión que traíamos.

Vista de Ciudad de México, donde enseña Fernando Mastroianni

La curación se produce como efecto de ver todo bajo un nuevo lente. Ponemos en orden la relación mente-cuerpo jerarquizando nuevamente la importancia de la mente sobre el cuerpo, y viendo el cuerpo como lo que es, un instrumento de comunicación al servicio de la mente que lo dirige.

24.- Los milagros te capacitan para curar a los enfermos y resucitar a los muertos porque tanto la enfermedad como la muerte son invenciones tuyas, y, por lo tanto, las puedes abolir. Tu mismo eres un milagro, capaz de crear a semejanza de tu Creador. Todo lo demás no es más que tu propia pesadilla y no existe. Solo las creaciones de luz son reales.

Interpretación:

Como resultado de corregir la percepción acerca de quiénes somos, pasamos de un estado de culpabilidad a uno de inocencia, a través de la aplicación del perdón, a todo aquello que lejos de juzgar decidimos aceptar y bendecir.

Esto como efecto permite una nueva visión, sobre todos los temas, entre ellos la enfermedad y la muerte.

Ambos conceptos, al corregir nuestra percepción desaparecen, otorgándoles el verdadero rango de ilusiones. Pues “nada real puede ser amenazado”.

25.- Los milagros son parte de una cadena eslabonada de perdón, que una vez completa, es la Expiación. La Expiación opera todo el tiempo y en todas las dimensiones del tiempo.

Interpretación:

La Expiación como el Curso de Milagros lo señala, la única responsabilidad que debemos aceptar para nosotros mismos, constituye el des-hacer el error de percibirnos separados. Su herramienta básica para des-hacer dicho error es el perdón, y su campo de acción, las relaciones personales.

A través del perdón, corregimos la percepción de estar separados del Padre, lo que acarrea la gran culpabilidad que sentimos, pasando a un estado natural de inocencia del cual nunca realmente nos hemos apartado.

A través del perdón, corregimos la percepción de estar separados

Al perdonar nuestro único error en el ahora, perdonando en el momento presente a todos y todo cuanto parece acontecer, dicho perdón, “cierra” puertas abiertas de sucesos pasados, en ese mismo orden de pensamiento, y nos proyecta a un futuro donde estos temas ya solucionados y perdonados, no vuelven a aparecer como asignaturas pendientes a resolver.

De esta manera el milagro “colapsa” el tiempo, operando en todas sus dimensiones. La Expiación opera todo el tiempo, ya que es aplicable a todo cuanto nos ocurre sin excepción.

26.- Los milagros representan tu liberación del miedo. “Expiar” significa “des-hacer”. Deshacer el miedo es un aspecto esencial del poder expiatorio de los milagros.

Interpretación:

El milagro es una corrección, corrección de percepción que nos acerca al amor, des-haciendo el miedo. Des-hacer también puede interpretarse como “no –hacer”, es decir, una vez que entregamos una situación que no estamos percibiendo correctamente, que altera nuestro estado de paz mental, al Espíritu Santo, si le dejamos actuar sin intromisiones, Él con todo el poder de Dios, des-hace el error de manera magistral, sin descuidar ningún detalle.

27.- Un milagro es una bendición universal de Dios a todos mis hermanos por mediación mía. Perdonar es el privilegio de los perdonados.

Interpretación:

Jesús nuestro modelo a seguir como el primero de todos nosotros que completó el proceso de Expiación, es la mente Crística, la manifestación del Espíritu Santo, el Nexo, el Intermediario entre Dios y cada uno de nosotros, es quién verdaderamente propicia el milagro, no nosotros.

Nuestro papel es simplemente, despejar el camino de obstáculos para que Él lleve a cabo su ejecución, y esto lo hacemos a través de perdonar todos aquellos eventos y personas que convocamos a nuestra experiencia. De esta forma quitamos cualquier obstáculo para el trabajo de Jesús.

28.- Los milagros son un modo de liberarse del miedo. La revelación produce un estado en el que el miedo ya ha sido abolido. Los milagros son, por lo tanto, un medio, y la revelación, un fin.

Interpretación:

Revelación y milagro son experiencias diferentes.

Durante la revelación no existe el miedo en absoluto, la manifestación de Dios en nosotros es total. Es una experiencia de plenitud absoluta, una experiencia que no es duradera, por el contrario es pasajera, fugaz. De no ser así, no estaríamos más en este plano.

Por el contrario el milagro es una experiencia propia de “esta etapa” de sueño.

El milagro es una experiencia propia de este estado de consciencia, donde aún debemos usar el tiempo, soltar, entregar al Espíritu Santo todo aquello que nos perturba la paz, para trascender el miedo.

El milagro es una forma de liberarse del miedo

29.- Los milagros alaban a Dios a través de ti. Lo alaban al honrar a Sus creaciones, afirmando así la perfección de las mismas. Curan porque niegan la identificación con el cuerpo y afirman la identificación con el espíritu.

Interpretación:

El milagro es la corrección de la percepción acerca de quiénes somos. Se logra al ver únicamente al Espíritu Santo en cada hermano, al ver perfección en cada uno de nosotros y no debilidad ni vulnerabilidad. Ésta por otra parte es la verdadera empatía.

De esta manera lo reforzamos tanto en él como en nosotros. Así se produce el milagro, la corrección de percepción en ambos, en nosotros y en el hermano que tenemos frente, en la experiencia. Así, a través del milagro nos vemos como lo que verdaderamente somos, espíritu invulnerable, fuerte, ilimitado, una expresión de la divinidad, espíritu teniendo una experiencia en lo corporal, y no un cuerpo en una experiencia espiritual.

30.- Dado que los milagros reconocen el espíritu, ajustan los niveles de percepción y los muestran en su debido lugar. Esto sitúa al espíritu en el centro, desde donde puede comunicarse directamente.

Interpretación:

El milagro nos muestra el preciso nivel donde se encuentra “el problema”, en un error de pensamiento, en la mente y no en el cuerpo.
Nos muestra que el problema es nuestra idea de culpabilidad, más allá de la forma que adopta. Nos permite ver que todo aparente problema, no es más que un error de pensamiento. Esto es lo que genera la sensación de ausencia de amor en nosotros, un amor que creemos perdido. Allí, a donde debe acudir el amor del Espíritu Santo en nuestra ayuda para rectificar la forma errónea en que nos percibimos. En ese Amor verdadero está nuestra esencia. Ahí el espíritu ocupa el papel central.