CÓMO LLEGUÉ AL PRESENTE (CÓMO LLEGUÉ AL HO´OPONOPONO)

Al McCallister
http://www.hooponopono.com.br

Mi experiencia: un resumen del transcurso de como llegué al Ho’oponopono.

Después de irme a la facultad en Nueva York, en vez de volver a Brasil, yo continué viviendo y trabajando en la Gran Manzana, ya tenía en aquella época muchas preguntas relativas a la religión. Dios, nuestro origen, destino, etc. La ciudad era un hervidero de grupos alternativos exponiendo todo tipo de práctica espiritual existente en el planeta tierra, y probablemente grupos alienígenas también pero no tuve contactos de primer grado con éstos… pero eso también depende del punto de vista.

Como me estaba estableciendo en el mercado de trabajo, como artista yo tenía poco tiempo para dedicarme a esta búsqueda espiritual, pero sentía la necesidad de profundizar en eso en busca de un sentido a la vida. Así aprendí a meditar usando una técnica de un inglés, afincado hacía muchos años en los EE.UU., de observación del flujo de pensamientos sin mezclarse con ellos, ahí es cuando comencé a comprender que los pensamientos no somos nosotros, que ellos vienen de algún lugar y se alojan en la gente formando la base de nuestro ego donde se reproducen, afirman creencias y en general alborotan nuestra cabeza.

¡Cuantas veces actuamos como bomberos apagando un incendio, incendio que nosotros mismos iniciamos intentando arreglar a personas, grupos, el mundo! 30 minutos por la mañana y antes de dormir, esta práctica me mantuvo con los pies en el suelo a la hora de discernir el verdadero valor de todo lo que se presentaba interesante en aquel torbellino de información que hasta hoy es Nueva York, ombligo y sobaco del mundo al mismo tiempo. Leí a Rajneesh, Gurdjieff, Idries Shah, vi a Krishnamurti, en ese momento yo intenté entrar en una orden Sufí, pero acabé volviendo a Brasil y participando 11 años en una secta/centro espírita donde se bebe el té Ayahuasca, té que amplía la percepción de todo, expande la consciencia supuestamente.

En realidad comprendí que esta expansión de consciencia sucede dentro de ciertos parámetros, dentro de los límites de la creencia profesada por el grupo, de su doctrina, y acepta a la persona discípula. Tuve este insight bajo efecto del té, y en este aspecto me fue liberador en aquél momento. Años antes había leído todos los libros escritos por Carlos Castañeda (lo que realmente me motivó a buscar y entrar en este grupo) y allí en la sesión del té me vino nítidamente el encuentro de
Castañeda (durante un viaje sobrenatural) con una entidad que poseía el dominio de un lugar de impresionante conocimiento. Él quedó cautivado por la belleza del lugar y todas las cosas que estaban allí para ser descubiertas, apreciadas, conocidas, y el poder que él adquiriría con este conocimiento.

Esta entidad ofreció a Castañeda todo el conocimiento y poder de aquél lugar a cambio de su alma. En este instante, para mí Castañeda comprendió que su alma, su esencia, tenía un valor que trascendía todo y cualquier conocimiento de “lugares” de poder, de autoridad, de importancia, pues en la esencia, en nuestro interior, se encuentra el Todo. Y en mi situación allí, durante aquella sesión vi claramente que la secta era como una casa con muchas habitaciones, cada habitación tenía en ella objetos, estantes llenos de libros interesantes, y bonitos cuadros por las paredes. En un vistazo reparé que entre los cuadros había una ventana, que antes yo pensaba que era un cuadro más, y al mirar por la ventana un velo se desprendió y vi una realidad mucho más amplia.

El contraste fue muy grande, comprendí que aquella casa donde yo estaba era una construcción fruto de la mente de una persona que nosotros teníamos como “maestro”, y en esta reciprocidad colectiva fortalecíamos la creencia por él elaborada, que venía vinculada al té, e incluso ¡incrementábamos a ella más detalles!. Vi que podía estar años y años allí, fascinado con las historias, los detalles, los “cuadros”, “libros”, y “habitaciones” de aquella infraestructura, toda la vida, social y espiritual girando en torno de aquello, sin entender que una vida real, espiritual, de verdadero descubrimiento y expresión se encontraban en el lado de fuera de aquello.

Comprendí entonces nuestra humanidad, como somos todos parte del Uno, que allí en la secta yo vivía conforme lo que yo creía de aquella doctrina, todo sucedía conmigo dentro de aquellos límites, por mi elección de estar allí. No había nada de errado en esto, no reniego de los años pasados allí, ni critico a los amigos que yo tenía y tengo ahí hasta hoy, pero en mi caso vi que no necesitamos de intermediarios, de vehículos como el té, para llevarnos hasta Dios. En primer lugar porque no existe esta separación. Dios allí y la gente aquí necesitando “evolucionar” para llegar allí. Con esto traté de encontrar la puerta de salida de aquella casa.

El discernimiento entre lo que es inspiración y lo que viene del bando de memorias
del ego no es fácil, incluso con la práctica del Ho’oponopono. Práctica que yo comencé al escuchar dos entrevistas del Dr. Ihaleakala Hew Len, donde él dejó claro que: “la única cosa que necesitamos hacer es la limpieza incesante de las memorias en nuestro subconsciente a través del Ho’oponopono, así abrimos un espacio en nosotros donde la inspiración del Divino nos orienta, con esto tomamos la acción correcta. Así no hay más elecciones. Cuando hay elecciones es porque estamos aún en los límites del intelecto, de las memorias. Un día se descubre que no sabe nada. Ho’oponopono, es simple y sencillo, mostrando el camino.

HO´OPONOPONO: EL LIBRO (DESCARGA GRATUITA)

Descarga gratis el libro de Ho´oponopono

Estimados lectores y lectoras:

Con solo un click podrás descargar gratuitamente el libro electrónico Ho´oponupono de Al McCallister. En él, hallarás artículos, entrevistas y una muy amplia recopilación de materiales relacionados con esta disciplina mental y espiritual.

Descargar Libro de Ho´oponopono

HO´OPONOPONO: UNA DIETA DE PENSAMIENTOS (PARTE II)

Vivi Cervera
http://vivicervera.wordpress.com

Hola amiga(o) para mí es muy grato hacer contacto contigo nuevamente. Este artículo es una continuación del tema anterior, que tiene que ver con los pensamientos negativos que a diario tenemos y que nos impiden sentir libertad emocional. Para todas aquellas personas que están despertando y que han encontrado una ruta segura en los principios del nuevo paradigma, quiero que siempre recuerden una ley universal: “Los pensamientos crean”. No importa bajo que religión hayan sido educados, ni importa su ocupación o su cantidad de dinero. De manera universal, todo pensamiento es creador, así que cualquier idea que en este momento esté llegando a sus conciencias, ya ha tomado forma y se manifestará de alguna manera en su realidad.

Nuestra vida es una constante elección, a cada segundo, nos vemos obligadas(os) a tomar uno de los senderos que aparecen ante nuestros ojos y a transitar en ellos con las herramientas que tenemos a la mano. De hecho en este momento estás eligiendo si las ideas expuestas aquí son prácticas para ti o no, porque el elegir es una actividad constante de nuestra conciencia. Pero seamos sinceras(os); hay unos caminos más difíciles de transitar que otros y esto puede hacernos creer que hemos elegido mal, que si hubiéramos tomado la otra ruta tal vez todo sería más sencillo, porque habría menos dolor en nuestra alma. No obstante esta teoría no es real, es sólo otro juego perverso de la mente, ya que cualquier camino que elegimos nos va a llevar finalmente a un aprendizaje y al logro de los objetivos de nuestro viaje a la Tierra.

Entonces, si el dolor es una trampa del alma ¿Esto significa que –el dolor- no es real? Así es. El dolor no existe. Lo único que si existe es nuestra interpretación de todo lo que ha sucedido y sucede en nuestra vida. Es por eso que una situación que para muchas personas es motivo de tristeza, luto y llanto, para otras es motivo de celebración. Todo tiene que ver con la manera como interpretamos lo que llega a nuestros sentidos, todo tiene que ver con lo que elegimos sentir respecto de cualquier situación, sea cual sea. Este proceso consiste en un ciclo que involucra inicialmente a tus pensamientos, después tu elección o interpretación, posteriormente la respuesta de tu cuerpo y finalmente tu expresión emotiva. Si en los últimos días has realizado algunas elecciones que te han hecho sentir culpable, temerosa(o), triste, deprimida(o); te encuentras a las puertas de una nueva elección (lo cual sucede a cada segundo) y tus posibilidades son:

1. ¿Empiezo de cero y me doy la oportunidad de sanar este sentimiento?
2. ¿Continúo sumergida(o) en el hueco profundo y oscuro que tuve que construir para protegerme?

Supongamos que eliges la primera, la mejor, por supuesto. ¿Qué le sigue? Otra elección, naturalmente:

1. ¿Elijo pensar que es fácil para mí sanar este sentimiento?
2. ¿Me repito una y otra vez que quiero sanar pero no puedo?

Y así podría seguir la cadena de elecciones, que nunca termina y por ello tienes este instante para decidir una de las siguientes dos opciones:

1. Que toda tu vida ha estado llena de errores y desaciertos, o
2. Que cada uno de tus famosos errores te tiene leyendo este artículo…

Esto lo digo para que comprendas que a cada minuto decides tu futuro, a cada instante juegas con tus posibilidades, las limitas o las expandes. Aprovecho este párrafo para preguntarte aquí entre nosotras(os):

Si pudieras eliminar un instante de tu pasado ¿Cuál eliminarías?

Analiza tu respuesta a esta pregunta porque en ella se encuentra viva la raíz de tu dolor. Puede ser que ahora estés pensando: “Retrocedería hasta el día en que conocí a ___________ y acepté ser su pareja, para hacer un “pequeñísimo” cambio por ______________” o “Borraría aquel día en el cual acepté tomar esa cerveza con_______________.”

Respecto de esto, te tengo noticias. Hiciste lo único que podías hacer en ese instante. Elegiste. Y esa elección, por muy terrible que parezca, sincroniza, construye, relaciona y mejora muchas otras vidas a tu alrededor. Aparte de todo, si tuvieras la posibilidad de eliminar algún suceso pasado de tu vida y lo hicieras, también estarías borrando la posibilidad de estar leyéndome ahora, la posibilidad de habernos conocido, y esto último, el haberte conocido, el hecho de que me concedas el favor de leer mis textos, el hecho de que hayas decidido entrar aquí y que estés tan relacionada(o) conmigo, de que nos hayamos re encontrado, de que estemos sanando con las herramientas actuales, para mí, no tiene precio. No lo cambiaría por nada. De manera que bendigo, perdono, amo y libero todo aquello que haya sucedido en tu vida o en la mía, que creara dolor en ti, porque simplemente ha sido una oportunidad disfrazada de tristeza. Sencillamente ha sido un acto del amor con máscara. Y gracias a todo esto estamos despertando y aprendiendo a valorar, a amar nuestra oscura sombra, nuestro llanto, nuestra alegría pasajera y nuestra esperanza.

¿Qué elección estás haciendo ahora?

¿Ho’oponopono está funcionando o no?

Eso que estás sintiendo ahora es el combustible para poner en marcha tus deseos. ¿Eliges estar feliz? ¿Eliges estar triste? Créeme que elegir esto último no es nada difícil (basta con que recuerdes lo sucedido durante la inquisición); lo que significa un reto es levantarte por encima de tu tristeza, de tu duda y de los fantasmas del ayer para afirmar positivamente: “¡Yo estoy dispuesta(o) a mejorar mi vida y lo hago ahora!”. Y lo mejor de todo esto es que vives en un universo tan flexible, que si no deseas pensar en esta forma, también puedes elegir que serás testigo fiel de tus sentimientos y que en el proceso estás siendo amada, bendecida, cuidada por una inteligencia superior mientras “disfrutas” de tus pesares. Eso también es una elección que te brinda apertura. ¿Por qué no? En realidad te haces daño cuando eliges creer que serás castigada(o) por pensar de una manera que según tus creencias está prohibida. Recuerda que las emociones no son malas por sí solas, sino que los seres humanos les damos una interpretación.

Considero que cualquier herramienta a tu disposición es necesariamente un derivado de la esencia de ho’oponopono, cada herramienta en tu camino es una respuesta divina para que tu proceso de borrar memorias sea más sencillo, más agradable, más humano. Una de tus opciones adicionales para sentir una paz interior duradera, una sanación de los síntomas que experimenta tu cuerpo, una libertad de expresión total, se llama EFT (Técnicas de Liberación Emocional). No existen suficientes palabras que puedan explicar lo que siente una persona cuando la energía de su cuerpo comienza a fluir sin obstrucciones y cuando se experimenta por primera vez, una total liberación de cualquier emoción reprimida. Hazte un favor: Investiga sobre EFT. En la sección “Hemeroteca” de este blog, encuentras algo muy básico respecto de esta fabulosa herramienta y aparte de todo hay mucha información en la red; esto es algo que puedes aprender tú misma(o), si estás dispuesta(o) y también tienes la opción de consultar en tu lugar de residencia a terapeutas especializados que pueden guiarte en el proceso.

Usualmente combino ho’oponopono con EFT conmigo misma y con mis clientes todo el tiempo y los resultados son magníficos; esta fusión te permite en primer lugar, eliminar las causas de tu malestar y en segundo lugar, expresar tus sentimientos tal como llegan a ti. Amo eso de EFT. Si estás enojada(o), si detestas tu vida, si te odias, puedes decirlo!!!!!!!!! No tienes que quedar bien con nadie, sólo tienes que ser sincera(o) contigo y ya. Posteriormente sus secuencias tan bien estructuradas te permiten insertar afirmaciones positivas progresivamente, hasta instalar nuevas creencias en tu ser. Y todo esto se produce rápidamente mientras tocas algunos meridianos (puntos de acupuntura) en tu cuerpo. Imagina la libertad de poder expresarte y a la vez poder borrar tus recuerdos o memorias dolorosas, mientras que suavemente vas golpeando (hacer tapping) puntos sensibles en la anatomía de tu cuerpo! Imagínalo. Ahora dime que no hay herramientas, dime que no hay soluciones, dime que todas tus puertas están cerradas… Por supuesto que no puedes decirme eso porque estás en tu mejor momento en tu mejor tiempo, en tu punto de poder que es el ahora y sabes que tengo razón.

¿Cuál es tu mayor deseo?

¿Qué tan dispuesta estás a recibirlo?

¿Qué te detiene para recibirlo? O ¿Qué facilita que lo recibas ahora?

Lo que eliges.

Elige tener pensamientos positivos. Haz una dieta de pensamientos. Intenta pensar positivamente todo el tiempo, notarás resultados asombrosos. De alguna manera todos creemos que nuestra vida podría ser mejor, que podría ser distinta, que este momento es imperfecto y que no tendría que ser como es. Esto es algo muy humano, es nuestra naturaleza y entonces ¿Vamos a odiarnos por pensar así? O ¿Vamos a comenzar a aceptarnos ahora? Si ahora!

Cuando no estés borrando memorias, crea frases flexibles como las siguientes:

Yo (tu nombre), elijo abrirme a la posibilidad de que realizar (mi sueño) sea más fácil de lo que había pensado.

Yo (tu nombre), soy riqueza, abundancia, prosperidad.

Yo (tu nombre), soy salud perfecta, amor perfecto.

Aprende EFT y practica las afirmaciones, grítalas, cántalas, créetelas, te será muy fácil hacerlo, no porque haya que mentir para que algo se nos de, sino porque a nivel energético ya todo ha sido creado y nosotros simplemente estamos aquí para elegir lo que deseamos experimentar. Finamente adopta por siempre las mejores afirmaciones de poder que un ser humano pueda pronunciar: Lo siento. Perdóname. Te amo. Gracias. Hagámoslo ahora.

Yo Vivi , elijo amarme más que siempre, más que nunca, en tu nombre y en el nombre de todas las personas que tienen contacto con mis letras. Gracias por estar aquí.

Vivi.

Copyright, 2009. Derechos reservados de autor. Vivi Cervera