OMHALL: “NO HAY NADA FUERA NI MÁS ALLÁ DEL AMOR MAYOR”.

El diálogo sobre el Amor es una forma de aproximarse a Dios, al Amor, pero es una forma limitada

Carmelo Urso

https://carmelourso.wordpress.com/

entiempopresente4@gmail.com

twitter: @carmelourso

http://twitter.com/carmelourso

http://lablogoteca.20minutos.es/carmelo-urso-en-tiempo-presente-11984/0/

OMHALL
www.omhall.blogspot.com
http://omhall.blogspot.com
omhall@omhall.org

Carmelo Urso: Estimado Omhall, muchas gracias por aceptar este amoroso diálogo. Explícale a los lectores y lectoras qué significa el seudónimo que usas para identificar tus escritos.

OMHALL: Porque realmente OMHALL no es un ser humano, es una vibración que, en un estado de conciencia expandida, se instruye en uno o varios seres humanos como podría instruirse en otros, ya que es una información-esencia que pertenece a un sector colectivo humanidad despierta de la noosfera y que se “filtra” desde los campos de la inteligencia planetaria, donde sin duda ha sido depositada por Dios (descríbase esta figura-idea como cada uno quiera), a los espacios tridimensionales de existencia a través de un ejemplar de la red UNO humano planetaria.

Para esos contenidos de esencia-información-esencia, el conocimiento del mensajero y la consideración mental de su personalidad por parte del lector, condiciona y desvirtúa el mensaje. Esa es la razón para el anonimato.

Carmelo Urso: Para los antiguos griegos, el diálogo era –antes que nada- una forma de investigación de la Verdad. Si Dios es Amor, vale decir, la Verdad última, ¿de qué manera hoy en día el diálogo puede constituirse en una herramienta para hallar el Amor, para acercarnos a la Verdad?

OMHALL: El diálogo sobre el Amor es una forma de aproximarse a Dios, al Amor, a la Verdad Última, a la Fuente, al Uno, al Tao, etc, etc, pero es una forma necesariamente limitada. Esta aproximación tiene un umbral del que difícilmente puede pasar, y eso es fácil de comprender ya que nos expresamos generalmente desde la mente, con base en un lenguaje creado en el mundo tridimensional, estructurado según procesos mentales básicamente tridimensionales, un lenguaje que no dispone de las palabras adecuadas (por ahora) para describir el Absoluto, el UNO, ni la experiencia interna que la integración plena de Dios un uno produce, aunque sea durante un breve periodo de tiempo.

Además, el receptor decodifica el lenguaje según su particular conocimiento de éste y según los esquemas y patrones que organizan su cerebro individual. El umbral de conocimiento al que nos lleva un tipo de diálogo civilizado, tolerante, racional, lógico, es forzosamente limitado. Se acerca pero no llega. Es bueno practicar este método desde el inicio del camino espiritual hasta el momento en que reconocemos que nos faltan las palabras, que hemos llegado al umbral.

Una manera de superar este umbral básico y desplazarlo hasta un nivel de umbral superior es realizar este diálogo después de un estado de meditación profunda, cuando los procesos mentales tridimensionales están muy atenuados y difuminados y el diálogo se lleva a cabo en un estado de “paz interior y corazón abierto”. En este estado, las palabras se manifiestan de otra manera, la construcción de lenguaje pierde su lógica más estricta porque transporta también un pasajero no habitual, la energía del corazón, Si el receptor también se halla en ese estado, su percepción de esa energía, además del pobre lenguaje en el que se soporta, le lleva a un conocimiento mayor de Dios, más próximo a la Verdad, pero también necesariamente limitado hasta el límite energético de la vivencia interna de Dios que el receptor haya experimentado. Se establece pues en este estado un diálogo energético cuatridimensional que nos lleva a una mayor aproximación.

Todavía hay un último procedimiento de aumentar este umbral y acercarse más a esa Verdad Última desde las herramientas y posibilidades del humano (de algunos humanos), y es abandonar el campo mental del diálogo, más o menos elevado, y emplear el campo resonante del ser humano vibratoriamente avanzado. Este campo resonante solo admite el formato de lenguaje de la poesía espiritual, que ha estar necesariamente inspirada por la vivencia de la experiencia mística personal. De hecho, después de los progresivos umbrales adonde nos lleva el diálogo mental y el diálogo del corazón, a la persona solo le queda zambullirse directa y personalmente en la experiencia mística y necesariamente individual de la fusión con Dios. Mística viene de Mixtura (fusión indiferenciable, y Misterio). Esta experiencia es propia, individual, personal y difícilmente definible. Para su descripción, el lenguaje menos limitado es el lenguaje poético, es por ello, que todos los grandes místicos, los que más se han acercado a la experiencia individual de Dios, se ha manifestado por medio del lenguaje poético espiritual, el más sublime lenguaje humano y el más próximo a la Verdad Última (Tao Te King, Bagavad Gita, Cantar de los Cantares, Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz, Jalaudim Rumí, Ibn Arabí, etc).

San Juan de la Cruz, místico y poeta del Amor divino

Carmelo Urso: En uno de tus escritos aseveras que “el Amor es indefinible e indefinido” y que querer definirlo “es un ejercicio incuestionablemente inútil”. No obstante, a través de tu blog (http://omhall.blogspot.com), te has dado a la tarea de escribir y reflexionar sobre el Amor. ¿Cómo escribir sobre algo que, básicamente, no puede ser descrito ni definido con palabras?

OMHALL: Omhall no pretende definir el Amor Incondicional en su debida amplitud, grandeza y misterio ya que esta definición, si posible, excede las posibilidades de comprensión del Ser Humano. Omhall pretende dar unos pasos adelante en la actual comprensión y vivencia del Amor Incondicional por parte del ser humano medio en búsqueda espiritual. Es por ello que Omhall se aproximará a esa Verdad Última que tu mencionas definiendo lo que el Amor Mayor no es, o definiendo con más precisión y las debidas limitaciones, aspectos concretos de ese Amor que no son más que impresiones y experiencias de fugaces visiones “a través del velo”.

Carmelo Urso: Omhall, por tu vivencia, ¿experimentamos el Amor divino como revelación que se deriva de practicar alguna disciplina espiritual o podemos vivenciarlo en las sencillas rutinas domésticas de la vida diaria?

OMHALL: Después de haber realizado un determinado nivel de limpieza de nuestras emociones y procesos kármicos, y haber llevado a cabo un determinado nivel de control de nuestros pensamientos aleatorios, si buscamos y deseamos con la suficiente fuerza la conexión con el Amor Divino, entonces tenemos algunas posibilidades de experimentarlo si está en nuestro plan vital. El fuego místico deber arder con fuerza, pasión y deseo en nuestro corazón para que en él se manifieste el Amor Divino, la presencia de Dios, aunque solo sea por algunos segundos. Pero éste tema es amplio y aparecerá desarrollado, no se aún cuando, en posteriores escritos, porque es muy importante.

El fuego místico deber arder con fuerza en nuestro corazón para que en él se manifieste el Amor Divino,

Carmelo Urso: En otro de tus escritos aseveras: “No hay nada fuera ni más allá del Amor”. Entonces, este mundo de desamor que solemos experimentar en nuestras familias, en nuestras sociedades, en nuestros medios de comunicación, ¿qué es? ¿dónde está ese Amor del que nada está afuera o más allá?

OMHALL: A la Unidad del Amor, al Amor Uno se llega en este plano de manifestación de la creación a través de la experimentación y vivencia de la Dualidad. Es así por voluntad divina. El Amor Mayor, en su identidad con Dios, es lo único que está fuera, y abarca por tanto, el mundo dual manifestado. Por eso Omhall dice: “No hay nada fuera ni más allá del Amor Mayor”.

En la gran explosión (expansión), ell Big Bang, del que resulta este Universo manifestado, la expansión se traduce en un frenado de frecuencias, una permanente reducción de la vibración que necesariamente debe producirse para que la energía colapse en forma de materia. El UNO, el Círculo Unidad se divide en dos para abrir los puntos de manifestación del espacio, convirtiéndose en la Vesica Piscis, la Dualidad plena que conserva una zona de unión que es fruto y recuerda su origen. Si lo primero que la Unidad hace es convertirse en Dualidad, en el proceso implosivo que sigue al expansivo (el proceso de regreso a casa), lo último que desaparecerá en el universo es la dualidad. El Ser Humano tiene la potencialidad de cancelar dualidad, fusión de luz y sombra en el proceso implosivo, y esa es su misión cósmica desde el plano de encarnación. Las dificultades que experimenta el colectivo humano en este proceso implosivo, es porque ha perdido la conexión con la Fuente y ha tomado fuerza en él el sentimiento de separatividad de ésta. Así el ser humano ha quedado a merced del mundo de los sentidos. Es el precio del libre albedrío. Pero si se mira la “botella humana como medio llena”, se verá fácilmente que la consciencia transcendente avanza con paso firme en niveles insospechados hasta ahora del ser humano medio.

No hay nada fuera ni más allá del Amor Mayor

Carmelo Urso: Los griegos solían dividir el Amor en varias facetas: eros o Amor Romántico; filia o Amor paterno-maternal; ágape o amistad. ¿Qué opinas de estas subdivisiones del Amor? A tu entender, ¿admite el Amor incondicional del Uno estas clasificaciones humanas?

OMHALL: Como comentó Omhall de pasada en el último escrito sobre el Día de San Valentín, el nº III, el amor que clasificaban los griegos antiguos no es más, ni menos, que un sentimiento (emoción en su grado más positivo, pero emoción al fin y al cabo), luego, aunque también lo llamen amor, no tiene nada que ver con el Amor Mayor, o Amor Incondicional, por eso admite clasificaciones. Este es un claro ejemplo de lo que el Amor Mayor no es, no es un sentimiento, por placentero, bondadoso o elevado que parezca. Sin embargo es necesario pasar por esos sentimientos, vivir estos sentimientos como paso intermedio al salto al Amor Mayor. Sobre ese salto hablaremos con más detalle mas adelante, porque este proceso es una de las confusiones más generalizadas en el mundo espiritual.

Carmelo Urso: Para finalizar, háblales a los lectores y lectoras acerca de tu blog. ¿Cuándo lo comenzaste? ¿Cada cuánto publicarás tus artículos? ¿Por qué prefieres utilizar pseudónimo?

OMHALL: El blog es una herramienta para mantener la información viva de cara a los internautas. El mail consume información a una velocidad inusitada. Un mail tiene una validez o presencia de dos días y el blog ayuda a que esta información no se pierda y se presente de una manera ordenada y estructurada. Fue comenzado el 1 de Enero de 2010 a la vez que fue enviado el Escrito nº 0. Está previsto la irradiación de escritos aproximadamente a razón de 3 al mes. No es cuestión de pseudónimos sino de cómo se produce la instrucción, en todo caso, vale la respuesta a la primera pregunta sobre este tema.

Carmelo Urso: ¡Muchas gracias por tu aporte!

OMHALL: A tí, Carmelo.

3 comentarios en “OMHALL: “NO HAY NADA FUERA NI MÁS ALLÁ DEL AMOR MAYOR”.

  1. Con todo mi amor, bellísimo lo que acabo de recorrer. A propósito de las subdivisiones de la dimensión del AMOR. Para los griegos, EROS definía la unión entre hombre mujer, STORGE y FILIA, para el amor entre padres e hijos, familia y para la amistad. Los cristianos de aqué entonces, luego de JESUS, necesitaron una palabra que pudiera acercarse a ESE AMOR qué solo EL pudo transmitir, enseñar.. y fué así como llegaron a la palabra AGAPE, que diferencias a las otras subdivisiones del amor como EL AMOR INCONDICIONAL, el AMOR QUE SOLO CRISTO PUDO VIVENCIAR, es ul amor que no forma parte de nuestros sentimientos, sino

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s