DIVERGENCIA

 

amigos

Francisco Machalskys

franmacha@hotmail.com

http://solo50.wordpress.com/category/francisco-machalskys/

http://cuentoexpress.wordpress.com

Dos jóvenes conversaban:

–Quiero conquistar al mundo- dijo uno.

–Yo, conocerme a mí mismo- contestó el otro

–Antes de morir, quiero ser famoso.

–Yo, saber que fui bueno.

Callaron.

–Tu simplicidad llena de paz- confesó el primero.

–Tu ambición inspira- aclaró el segundo.

La diferencia les unió por siempre.

¿QUÉ ES LA RESONANCIA SCHUMANN?

¿Qué es la Resonancia Schumann?

Compilación por neomkb1@yahoo.com.mx

A mediados de la década del 50, el Dr. Schumann quien prestaba servicios en la UTN de Munich, Alemania, descubrió un efecto de resonancia en el sistema Tierra-Aire-Ionosfera, que mostraba la particularidad de polarizarse e imponer posibles direcciones perpendiculares de vibraciones. En Física, a este efecto se le denomina “Onda transversal-magnética” y al descubrimiento del Dr. Schumann fue llamado, y es hoy conocido con el término de “Resonancia Schumann”. (Las resonancias son correlaciones de partículas. En un sistema de partículas en interacción, la aproximación al equilibrio de éstas se debe a las resonancias. Los campos en interacción también crean resonancias).

La teoría del Dr. Schumann, físico alemán, fue validada por la NASA: la Tierra está rodeada de un campo electromagnético poderoso que se forma entre el suelo y la parte inferior de la ionosfera situada a unos 100 km. por encima de nosotros.

Ese campo posee una resonancia, más o menos constante, del orden de 7,83 Hz (hertz) o ciclos por segundo; similares al pulsar de un corazón. Esto funciona como si fuera un marcapasos, responsable del equilibrio de la biósfera, condición común de todas las formas de vida. También se ha comprobado que el cerebro de todos los mamíferos (los seres humanos lo son) están dotados de esa misma frecuencia de 7,83 hertz. Un gran indicador del cambio de frecuencia es que nos estamos volviendo más intuitivos.

Empíricamente se ha constatado que no podemos ser saludables fuera de esta frecuencia biológica natural. Siempre que los astronautas, en razón de los viajes espaciales, quedaban fuera de la resonancia Schumann, se enfermaban. Pero sometidos a la acción de un \”simulador Schumann\” recuperaban el equilibrio y la salud.
Generalmente la Física que se sustenta en las teorías mecanicistas acostumbra a ignorar aquello que no puede explicar, pero en algunos países como Suiza, Suecia, Austria y Alemania muchos físicos y biólogos han estado experimentando con ondas resonantes estudiando sus variaciones y formulando nuevos proyectos en física cuántica.

Por miles de años la Tierra ha tenido esta frecuencia de pulsaciones y la vida se ha desarrollado en un relativo equilibrio ecológico. Sucede, sin embargo, que a partir de los años 80, y de forma más acentuada a partir de los años 90, la frecuencia se elevó de 7,83 a 11 y a 12 hertz.

El mecanismo de la fricción del núcleo y del magma en el centro de la Tierra se disparó y comenzó a generar: perturbaciones climáticas, mayor actividad de los volcanes y terremotos, crecimiento de tensiones y conflictos en el mundo y aumento general de comportamientos atípicos y erráticos en las personas, entre otros. Debido al cambio en la medición de la rotación de la Tierra por medio de la escala de Schumann , el día que era medible como de 24 horas, pasó a ser medida como si tuviera solamente 16 horas. Por lo tanto, la percepción de que todo está pasando demasiado rápido no es ilusoria, tendría una base real en este cambio en la resonancia Schumann. ¡El tiempo se esta acelerando! Recordemos, antes de que se lo pregunten, que el reloj NO es el tiempo, el tiempo no existe y apenas lo medimos como una convicción para ordenarnos en el mundo tridimensional.

Si la Tierra detiene su rotación y la frecuencia de resonancia alcanza los 13 ciclos, estaríamos en el campo magnético del punto cero o 13 de la escala de Schumann que tiene como valores de medición el número 1 como un campo magnético muy alto y el 13 como un campo magnético muy bajo.

La ciencia reconoce a la RS (Resonancia de Schumann) como un indicador sensible de las variaciones de la temperatura y de las condiciones mundiales del clima. La RS fluctuante y las explosiones solares, pueden ser un factor en las severas tormentas, inundaciones y el clima de los recientes años.

Mientras que el ritmo del “pulso” de la tierra se esta elevando, la fuerza de su campo magnético, por el otro lado, esta declinando. De acuerdo con el Profesor Bannerjee de la Universidad de Nuevo México, el campo ha perdido hasta la mitad de su intensidad en los últimos 4.000 años. Y debido a que la fuerza de este campo es un precursor de las reversiones de los polos magnéticos, el Profesor Bannerjee cree que está en curso otra reversión. Como estos cambios cíclicos están asociados con las reversiones, los registros geológicos de la Tierra también marcan cambios previos en la historia. Y dentro de la enorme escala de tiempo representada, hubo bastantes de ellos (171 en 4.000.000 de años)

Una de las investigaciones, y quizás la más polémica, es que la manipulación de este tipo de ondas, estimuladas, constituyen una de las armas militares más sofisticadas del presente, ya que por medio de su creación artificial y a la vez exacta , dicha resonancia podría interferir en los procesos psíquicos de potenciales enemigos ya que se presume que éstas ondas resonantes vibran, en ocasiones, en la misma frecuencia que las ondas cerebrales de los seres humanos y de todos los mamíferos en general. (Las ondas transversales magnéticas están generadas por impulsos electromagnéticos relámpagos y rayos. La frecuencia de la misma varía entre valores que van desde los 6 hasta los 50 Hertz, generalmente 7.8, 14, 20, 26, 33, 39 y 45 Hertz).

Volviendo a Schumann, diremos que según cuenta la historia, el doctor trabajaba en ese entonces, con sus alumnos universitarios, en cálculos y proyectos de potenciales eléctricos. En una oportunidad, les planteó el deber de calcular el potencial de dos superficies semiesféricas ubicadas a una determinada distancia entre sí y que eran eléctricamente conductoras (similar al ensayo de chispa, entre puntas). Sobre la marcha del experimento, una idea ejemplificadora le trajo un pensamiento: “Aquí tenemos la tierra y la ionosfera. Consideren, como ejemplo, el diámetro de la tierra y el diámetro de la capa inferior de la ionosfera y calculen qué frecuencia propia resultar ahí”. Como todo cálculo experimental da por conclusión una serie de parámetros, hubo algunas diferencias respecto a otros ensayos realizados.

El Doctor Schumann tenía que verificar, si los cálculos que realizaban los estudiantes eran correctos y entonces obtuvo un resultado: +- 10 HZ por segundo. Este resultado que fue publicado en los suplementos de divulgación científica de la Universidad, uno de los suscriptores médicos de profesión que se interesaba por la Física, el doctor Ankermüller leyó los resultados y le sorprendió que estos dieran una frecuencia característica del ritmo Alfa de las ondas cerebrales, concordante , no por casualidad con los experimentos del Dr. Schumann. El Dr. Ankermuller se comunicó inmediatamente con aquél y le dijo que su conclusión era sorprendente, que el ritmo Alfa de las ondas cerebrales coincidía con el ritmo terrestre y que había que comprobar si esto era verídico.

Presuntamente, el doctor Schumann, dijo que si esto era interesante para la medicina, deberían experimentar, y tuvo la idea de encargar el estudio a uno de sus alumnos que justamente tenía que hacer su tesis de doctorado. El graduado que debía desarrollar el doctorando se llamaba Herbert König, quien fuera más tarde yerno del Dr. Ernest Hartmann (descubridor de las radiaciones terrestres que afectan a los seres vivos) y posteriormente fue sucesor del Profesor Schumann en la Universidad de Munich.
El Dr. König, a través de muchas mediciones, pudo determinar luego que el valor exacto no era 10 Hertz, sino 7,8 Hertz la frecuencia del hipotálamo y es la única frecuencia que en todos los mamíferos, incluyendo el hombre, es tan exactamente común.

La frecuencia de 7,8 Hertz del hipotálamo es una constante normal biológica, y funciona como un marcapasos para nuestro organismo. Sin la existencia de esa frecuencia la vida no sería posible. Esto se comprobó con los primeros viajes realizados al espacio fuera de la ionosfera en donde los astronautas, tanto los rusos como americanos, volvían de sus misiones espaciales con complicados problemas de salud. Al someterse un tiempo fuera de la ionosfera les faltaba la pulsación de esa frecuencia vital 7,8 Hertz. Al comprobar esto se buscó como solucionar el problema lográndolo a través de generadores de ondas Schumann artificiales.

Los científicos espaciales hicieron muchos estudios interesantes al respecto. Uno de ellos, fue la construcción de una especie de bunker subterráneo aislado magnéticamente. Durante varias semanas de experimentos en ese lugar comprobaron que después de algunos días sometidos a una variación de frecuencia magnética, se producían en las personas afectadas los mismos problemas de salud: dolor de cabeza, falta de coordinación, disminución en la concentración, impotencia y alteraciones en el ritmo cardiaco. Luego comprobaron que si hacían ingresar a ese laboratorio de ensayos pulsaciones de 7,8 Hertz generadas artificialmente, por un breve tiempo, entonces las condiciones de salud de los voluntarios se volvía a estabilizar nuevamente.

Hay personas que sufren consecuencias de este tipo, cuando por causas meteorológicas, especialmente por las tormentas electromagnéticas solares, esas frecuencias de ondas Schumann se ven interferidas: especialmente problemas cardiacos. Modernas terapias biomagnéticas, hacen generosos aportes mediante aparatos generadores de ondas Schumann y de ondas geomagnéticas, retornando los efectos vitales necesarios para mejorar el entorno de todos los seres vivos sometidos a la contaminación ambiental geopática (radiaciones nocivas).

La Tierra se comporta como un enorme circuito eléctrico. La atmósfera es realmente un conductor débil y si no existieran fuentes de carga, su electricidad característica se disiparía rápidamente. Existe una “cavidad” definida por la superficie de la Tierra y el borde interno de la ionosfera , a partir de los 10 Km. y más de 50 kilómetros arriba, hay un flujo de corriente vertical entre el suelo y la ionosfera +- 1800 Amperes según los cálculos. La resistencia de la atmósfera es de 200 Ohms. La capacidad de .25 faradios, el voltaje potencial variable es de 200.000 a 400.000 Voltios. Hay en promedio de más de 500 tormentas eléctricas en un momento dado en todo el mundo. Cada una produce de 0, 5 a 1 Amper de corriente y estas medidas se computan para medir la capacidad de corriente en la cavidad resonante de la Tierra. El gradiente de voltaje, es de 200 a 300 volts por metro, cerca de la superficie de la Tierra, y se reduce a unos 100 volts cerca del suelo. Esto es posible medirlo, en los ambientes domésticos, por ejemplo, donde hay computadoras personales conectadas, se pueden producir voltajes inducidos de hasta 100 volts ó más, alrededor de los gabinetes contenedores (CPU), y sobre el piso en donde el operador del PC apoya sus pies.

Hasta ahora, cuando las propiedades de la cavidad electromagnética de la Tierra permanecen iguales, estas frecuencias se mantienen iguales. Presumiblemente existe algún cambio debido al ciclo de manchas solares y al cambio de la ionosfera de la Tierra como respuesta al ciclo de 11 años de actividad solar. Como la atmósfera de la tierra lleva una carga, una corriente y un voltaje, no es nada sorprendente encontrar dichas ondas electromagnéticas resonantes, pues forman parte de dicha atmósfera y también son parte de nosotros, sus influencias nos llegan directamente y producen los efectos que hemos descrito. Las edificaciones modernas, en concreto las grandes estructuras, los cableados de alta tensión , las torres de acero, las antenas de células, etc. forman grandes jaulas de Faraday que impiden la propagación de las ondas pertenecientes a este campo natural, y por ende afectan seriamente las frecuencias normales. Cabe aclarar, sin embargo, que otras hipótesis afirman que las ondas Schumann influyen sólo en la actividad eléctrica de la atmósfera, desechando que las mismas intervengan también en el electromagnetismo terrestre.

LA RESONANCIA SCHUMANN

¿Cómo nos afecta la Resonancia Schumann?

Leonardo Boff

No sólo las personas mayores, también las jóvenes experimentan que todo se está acelerando excesivamente. Ayer fue carnaval, dentro de poco será Pascua, un poco más y será Navidad. ¿Este sentimiento es ilusorio o tiene una base real? La “Resonancia Schumann” trata de explicarlo.

El físico alemán W.O. Schumann constató en 1952 que la Tierra esta rodeada de un campo electromagnético poderoso que se forma entre el suelo y la parte inferior de la ionosfera situada a unos 100 km por encima de nosotros. Ese campo posee una resonancia (de ahí el nombre de resonancia Schumann) más o menos constante del orden de 7,83 pulsaciones por segundo. Funciona como si fuera un marcapasos, responsable del equilibrio de la biosfera, condición común de todas las formas de vida. También se ha comprobado que todos los vertebrados y nuestro cerebro están dotados de esa misma frecuencia de 7,83 hertzios. Empíricamente se ha constatado que no podemos ser saludables fuera de esta frecuencia biológica natural. Siempre que los astronautas, en razón de los viajes espaciales, quedaban fuera de la resonancia Schumann, se enfermaban. Pero sometidos a la acción de un “simulador Schumann” recuperaban el equilibrio y la salud.

Por miles de años el palpitar del corazón de la Tierra ha tenido esta frecuencia de pulsaciones y la vida se ha desarrollado en un relativo equilibrio ecológico. Sucede, sin embargo, que a partir de los años 80, y de forma más acentuada a partir de los años 90, la frecuencia se elevó de 7,83 a 13 hertzios. El corazón de la Tierra se disparó y de manera coincidente se hicieron sentir desequilibrios ecológicos: perturbaciones climáticas, mayor actividad de los volcanes, crecimiento de tensiones y conflictos en el mundo y aumento general de comportamientos desviados en las personas, entre otros. Debido a la aceleración general, la jornada de 24 horas es, en realidad, solamente de 16 horas. Por lo tanto, la percepción de que todo está pasando demasiado rápido no es ilusoria, tendría una base real en este trastorno de la Resonancia Schumann.

¿La Tierra, ese super-organismo vivo, está buscando la manera de equilibrarse?

Gaia, ese superorganismo vivo que es nuestra Madre Tierra, debe de estar buscando formas de recuperar su equilibrio natural. Y lo conseguirá, pero no sabemos a qué precio, precio que será pagado por la biosfera y por los seres humanos. Aquí se abre un espacio para que grupos esotéricos y otros futuristas proyecten escenarios, ya dramáticos, con catástrofes terribles, ya esperanzadores, como la irrupción de la cuarta dimensión mediante la cual todos seremos más intuitivos, más espirituales y más sintonizados con el biorritmo de la Tierra…

No pretendo reforzar este tipo de interpretación. Solamente enfatizo la tesis -recurrente entre grandes cosmólogos y biólogos- de que la Tierra es, efectivamente, un superorganismo vivo, de que Tierra y Humanidad formamos una única entidad, como los astronautas declaran desde sus naves espaciales. Nosotros, los seres humanos, somos Tierra que siente, piensa, ama y venera. Y por serlo, poseemos la misma naturaleza bioeléctrica y estamos envueltos por las mismas ondas resonantes Schumann. Si queremos que la Tierra reencuentre su equilibrio debemos comenzar por nosotros mismos: hacer todo sin estrés, con más serenidad, con más amor -que es una energía esencialmente armonizadora-. Para eso hemos de tener el valor de enfrentarnos a la cultura dominante, que nos obliga a ser cada vez más competitivos y eficientes. Necesitamos respirar juntos con la Tierra para conspirar con ella para la Paz.

EL TALENTO DE UTILIZAR NUESTRAS ENERGÍAS

El talento de manejar nuestras energías

María Inés del Solar

Todas nuestras acciones son manifestaciones energéticas que se rigen por la tercera ley de newton, la ley de causa y efecto. ¿No sería genial aprender y saber cómo conservar y manejar la energía dentro y fuera de nosotros, así como, qué responsabilidad energética individual podríamos tener si quisiéramos tener una vida más plena, sana y feliz? Comparto cosas leídas y otras ya des-aprendidas . . .

La energía no se crea, no se destruye, ni desaparece. Simplemente es, está y se transforma constantemente en energía buena o energía mala. Esa es una ley universal, y por esta ley universal es que no existe la maldad ni el pecado, lo que existen son oportunidades energéticas cargadas de amor o de no amor. El Instituto de HeartMath (La Matemática del Corazón) ha realizado muchas investigaciones sobre nuestros pensamientos, acciones, sentimientos y emociones, por considerarlas manifestaciones energéticas. Fue durante estas investigaciones que descubrieron la increíble influencia que tenían sobre el campo electromagnético del planeta. Estas energías que están en constante movimiento en nuestro ser y en resonancia con los demás, demuestran nuestra personalidad, ergo, son parte inevitable de nuestras actitudes y de nuestros puntos de vista durante todo el día y cada día de nuestras vidas.

Pensemos un momento en estas energías de nuestra vida diaria . . .  si estuviéramos siempre en estado de alerta, y con esto me refiero a estar presentes en nuestros cuerpos y no viviendo en estado automático, nos daríamos cuenta cómo éstas se expanden, se propagan y se liberan. Imaginemos una energía “mala” sin nada de amor, como por ejemplo un pensamiento de rencor: esta energía mala y sin amor se acumulará tanto en nosotros como en la persona a quien le guardamos ese rencor, o sea a quien fue dirigida; imaginemos que la soltamos simplemente sin ningún tipo de manejo, totalmente inconsciente (porque también sabemos que las hay totalmente conscientes), ya sea a través de palabras o de pensamientos/sentimientos, acciones/emociones. A lo mejor en ese preciso momento no se sienta el efecto, pero ese rencor en forma de energía estará dando vueltas y vueltas en nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, etc. y llegará el día en que afectará de todas maneras al otro y a nosotros.

Algunas de estas energías “malas” a tener en cuenta para evitarlas, en lo que se pueda, son: la apatía, la cólera, el odio, la venganza, el irrespeto, el temor o el miedo, el resentimiento, la crítica, la flojera, la falsedad, etc.

Yo he sentido muchas veces, en el transcurso de mi vida, estos pensamientos que se convierten inmediatamente en sentimientos, acciones, emociones. Cuando estamos en ese estado de adormecimiento con respecto a “la vida y sus manifestaciones” estas energías se van acumulando a lo largo de los años en nuestro Entramado, el Sistema Energético de nuestro Campo Electromagnético. Así como nosotros tenemos un Entramado o Sistema Energético, todos y todo lo que nos rodea, nuestras relaciones de cualquier tipo, nuestras pertenencias como casas, autos, juguetes, mascotas, en fin, todo lo que existe a nuestro alrededor y con todo lo que nos relacionamos de una u otra manera tienen también un Entramado. Nuestros científicos ya saben que existe y que está ahí… ya llegará el día en que nosotros lo podamos VER.

Si yo me quejara con rabia y constantemente de algo que me pertenece, por ejemplo: “este carro de m….. ya me tiene hasta el tatarrete”, ¡el Entramado de ese auto se va a cargar de energía mala porque yo se la estoy mandando! Y comenzará a tener más problemas o a lo mejor la energía, que como hemos visto con la física cuántica “se comporta de forma muy extraña”, no se dirige al auto sino a otra cosa . . . entonces, yo me preguntaré: ¿pero qué pasó? Si esa otra cosa estaba perfecta, ¿por qué se malogró? O también podría no caerle a algo nuestro sino a algo de nuestros hijos o amigos . . . Y así sucede con todo lo que nos rodea. Por eso, desde que experimenté la técnica de la EMF Balancing Technique cada día fuí descubriendo algo nuevo en mi ser. Era como que las células se iban despertando y recién empezaban su ciclo de vida, había estado totalmente dormida! Recuerdo especialmente un día en que estaba duchándome y comencé a darme cuenta de que sentía cada gota de agua! era como si el agua estuviera viva y me decía oye mírame! siénteme! yo estoy aquí, yo también existo! Fue una experiencia inolvidable! poco a poco logré calibrar y equilibrar mi Entramado. Mi energía, que había estado atracada en nudos y no fluía para nada, comenzó a fluir en armonía y con amor, poco a poco mis pensamientos, sentimientos, acciones y emociones comenzaron a canalizarse en coherencia. Todo este proceso me fue sucediendo solo y de acuerdo a cómo iba utilizando mi sabiduría interior. Luego, con la segunda parte de la técnica logré activar en mi ser todos esos atributos de maestría que sabemos que poseemos pero que no los llevamos a la práctica. El propósito de activar y practicar estos atributos es para que esos pensamientos, sentimientos, acciones y emociones sean y estén siempre conscientes y en estado presente, ergo, ¡aprendemos a enviar energía buena a todos y a todo con lo que nos relacionamos entrando así en una perfecta resonancia!

Saquen ustedes sus propias conclusiones “siempre cuestionando” de cómo nuestra “vida cotidiana” puede cambiar si nuestro “mundo interno” cambia de esa manera . . . por otro lado algo que no puedo dejar de decir, porque lo he des-aprendido y tiene una gran parte de verdad, es que: no podemos estar arrepintiéndonos de todo lo que hicimos o pensamos, porque de alguna manera esas “manifestaciones pasadas”, también nos sirven para crecer y son parte del aprendizaje de nuestra sabiduría de vida. Ahí se forma una paradoja, ¿eh?, pues se le da la libertad al albedrío para actuar . . . para mí la moraleja es: nadie puede cambiar a nadie y menos al mundo; yo actúo como pienso y siento; si en el camino me equivoco y me doy cuenta que me equivoqué lo corrijo y trato de ir por otro camino. En lo posible no juzgo a nadie y si lo juzgo y me doy cuenta me detengo, si no me doy cuenta, estoy segura que de todas maneras tendré en otra ocasión la oportunidad de hacerlo; sé que esta oportunidad acontecerá sólo y sólo si estoy presente en mi cuerpo en mi vida diaria. Esto ya lo he comprobado. ¡Suerte con sus energías!

RELIGIÓN Y ESPIRITUALIDAD

Desconozco al autor de este texto. A mí me lo envió el amigo Eduardo Ontiveros. Comparto algunos conceptos, otros no tanto, pero me parece interesante para la reflexión.

Saludos,

Carmelo Urso

* La religión no es solo una, sino cientos.
* La espiritualidad es una.

* La religión es para los que quieren seguir los rituales y la formalidad.
* La espiritualidad es para los que quieren alcanzar la Ascensión Espiritual sin dogmas.

* La religión es para los dormidos.
* La espiritualidad es para los despiertos.

* La religión es para aquellos que necesitan que alguien más les diga qué hacer, quieren ser guiados.
* La espiritualidad es para los que prestan oídos a su voz interior.

* La religión tiene un conjunto de reglas dogmáticas e incuestionables que han de seguirse sin chistar.
* La espiritualidad te invita a razonarlo todo, cuestionarlo todo y decidir tus acciones asumiendo las consecuencias.

* La religión amenaza y amedrenta.
* La espiritualidad te da paz interior.

* La religión habla de pecado y de culpa.
* La espiritualidad te dice “ya pasó, que no te remuerda  lo pasado, más bien levántate y aprende del error”.

* La religión lo reprime todo, te vuelve falso.
* La espiritualidad lo trasciende todo, te hace verdadero.

* La religión se te inculca desde niño, como la sopa que no quieres tomar.
* La espiritualidad es el alimento que tú mismo buscas, que te satisface y es gustoso a los sentidos.

* La religión no es Dios.
* La espiritualidad es el TODO y por lo tanto es Dios.

* La religión inventa.
* La espiritualidad descubre.

* La religión no indaga ni cuestiona.
* La espiritualidad lo cuestiona todo.

* La religión es humana, es una organización con reglas.
* La espiritualidad es DIVINA, SIN reglas.

* La religión es causa de división.
* La espiritualidad es causa de unión.

* La religión te busca para que creas.
* La espiritualidad la tienes que buscar tú.

* La religión sigue los preceptos de un libro sagrado.
* La espiritualidad busca lo sagrado en todos los libros.

* La religión se alimenta del miedo.
* La espiritualidad se alimenta de la confianza.

* La religión te hace vivir en el pensamiento.
* La espiritualidad te hace vivir en la conciencia.

* La religión se ocupa del hacer
* La espiritualidad se ocupa del SER.

* La religión es lógica
* La espiritualidad es dialéctica

* La religión te alimenta el ego.
* La espiritualidad te hace trascenderlo.

* La religión te hace renunciar al mundo.
* La espiritualidad te hace vivir en Dios, no renunciar a Él.

* La religión es seguir formando parte de la psicología de las masas.
* La espiritualidad es individualidad.

* La religión sueña con la gloria y el paraíso
* La espiritualidad te hace vivirlo aquí y ahora.

* La religión vive en el pasado y en el futuro.
* La espiritualidad vive en el presente, en el aquí y ahora.

* La religión es un encierro en tu memoria
* La espiritualidad es LIBERTAD en CONSCIENCIA.

* La religión cree en la vida eterna.
* La espiritualidad te hace consciente de ella.

* La religión te da (promesas) para después de la muerte.
* La espiritualidad te da (la iluminación), es encontrar a Dios en tu interior en esta vida en el presente, en el aquí y el ahora.

VIVI CERVERA: “UNA SIMPLE PALABRA PUEDE SANARNOS, PORQUE UNA DE ELLAS FUE LO SUFICIENTEMENTE PODEROSA COMO PARA ENFERMARNOS”.

Vivi Cervera

Carmelo Urso: Querida Vivi, un gran abrazo desde Buenos Aires, Argentina, donde estoy pasando unas merecidas vacaciones. He sabido que vas dictar en Venezuela un seminario titulado “4 palabras que curan: un puente hacia tu Yo Superior”. Para quienes no conozcan tu obra, podrías explicar ¿cuáles son esas cuatro palabras que curan? ¿Qué es lo que curan? Y en este mundo en el que solemos acudir a fármacos, terapias y drogas para paliar los males del cuerpo y la mente, ¿cómo es que una simple palabra puede sanarnos? ¿No es eso demasiado fácil?

Vivi Cervera: Hola querido Carmelo, otro abrazo para ti desde Ciudad Victoria, Tamaulipas (México). Con gusto respondo a tus preguntas para las lectoras y lectores que desean conocer mi obra.
Las cuatro palabras que curan son: Lo siento. Perdóname. Gracias. Te amo.
Para las personas que están iniciando este sendero de la autocuración, las 4 palabras curan los malestares, las enfermedades (de cualquier tipo), situaciones difíciles, problemas en general e incluso aquello que usualmente llamamos karma. Para las personas que ya conocen sobre el tema, las 4 palabras neutralizan, borran, limpian, eliminan o transmutan el pensamiento, recuerdo, memoria o dato que está proporcionando información falsa a la mente humana.

En este mundo de fármacos, terapias y drogas, una simple palabra puede sanarnos precisamente porque nuestra mente está llena de muchas de ellas a las que les hemos dado un sentido negativo, nuestra mente está llena de ideas de enfermedad, vejez y muerte; la mente se compone de recuerdos que se han formado en parte con el significado que le hemos dado a lo que pensamos o pronunciamos. Entonces si la mente está llena de palabras que están simbolizando situaciones difíciles, se puede deducir que la solución proviene o nace también con una palabra. Concluyo que una simple palabra puede sanarnos, porque una de ellas fue lo suficientemente poderosa como para enfermarnos.

Una simple palabra puede sanarnos, porque una de ellas fue lo suficientemente poderosa como para enfermarnos

En la medida en que se usan las 4 palabras sanadoras, ellas van dejando de ser sonidos cotidianos para transformarse en códigos que pueden nutrir y apoyar un cuerpo débil, un “corazón herido” o pueden iluminar la vida de un ser humano deprimido, resentido, enojado, solitario, etc.

¿Demasiado fácil?

Sí. Tal vez este sea su punto débil. Es tan fácil que inconscientemente tenemos que complicarlo un poquito para poder merecerlo, ya que nos hemos hecho a la idea de que sólo tenemos acceso a un poco de tranquilidad por medio del sacrificio o al despojarnos de algo valioso que queríamos conservar. Es por esto que muchas personas pueden dudar y preguntarse ¿Cómo es posible que un “Te amo” logre sanar al cuerpo? Y lo hacen sin darse cuenta de que la misma pregunta es una manera de protegerse de esta sanación. El grado de facilidad o dificultad también viene determinado por cómo se ha vivido o por cómo se percibe la vida misma. No todas las personas están preparadas para “correr el riesgo” de amarse porque es probable que para ellas el amor se haya convertido en un cliché o en una palabra demasiado usada en los últimos tiempos.

Carmelo Urso. La frase “un puente hacia tu Yo Superior” puede parecer curiosa a ciertos lectores y lectoras. ¿A qué llamas tú el Yo Superior? ¿Será acaso que existe un yo inferior que se le opone? Y si ese Yo Superior es parte de nosotros mismos, ¿por qué necesitamos un puente que nos conduzca hasta él?

Vivi Cervera: Le llamo Yo Superior a nuestro componente o parte divina que casi siempre consideramos distante, separada, alejada. Esta parte divina puede ser llamada como desees porque bajo cualquiera de sus arquetipos (Buda, Jesús, Espíritu Santo, Dios, Jehová, etc.) sigue siendo tu fuente de inspiración, tu guía y el origen de tu paz.

Existe un Yo Inferior que es ese otro componente de nuestra conciencia, que contiene toda la información muerta con la que vinimos al mundo, datos, recuerdos, memorias, archivos, etc., que son precisamente lo que estamos limpiando por medio de las 4 palabras que curan. El Yo Inferior observado desde este punto de vista, se opone totalmente al Yo Superior; sin embargo es por esta aparente oposición que ambos le dan identidad al ser, ya que al unir las dos polaridades surge el UNO que es la presencia Yo Soy.

Necesitamos de un “puente” que nos conduzca al Yo Superior porque aunque es parte nuestra, por lo general no sabemos (o no tenemos en cuenta) que está ahí. Esta separación sólo tiene lógica en el juego loco de nuestra mente y nada más. Es por eso que ha sido necesario construir un puente que nos permita caminar sobre él a nuestro propio ritmo hasta que podamos percibir que jamás estuvimos separados de nuestro Yo Superior y que no necesitamos absolutamente nada del mundo que creemos real.

Necesitamos de un “puente” que nos conduzca al Yo Superior

Este puente está creado por las 4 palabras que curan y su pronunciación constante nos permite sentir que más que seres individuales somos la presencia observadora de la experiencia humana, universal y cósmica.

Carmelo Urso: Querida Vivi, en la actualidad tienes un e-book llamado “Celebra la sincronicidad: las claves para recuperar tu poder personal recordando al ser multidimensional que eres “. ¿Qué entiendes por sincronicidad? ¿Es un concepto que tomas de la psicología junguiana?¿Qué tiene que ver la sincronicidad con la posibilidad de recuperar nuestro poder? ¿Y cómo es eso que nuestro ser tiene varias dimensiones? El ser humano promedio, ¿está consciente de tales dimensiones?

Bandera de Colombia, patria de Vivi Cervera

Vivi Cervera: Sincronicidad le llamo a un conjunto de sucesos que tienen características comunes, que se repiten -una y otra vez-, pareciendo ante nuestros ojos como “casualidades” sin explicación lógica. Por ejemplo la gran mayoría de mis artículos han sido creados con base en la sincronicidad, porque de repente veo una imagen en la televisión y posteriormente esta visión se repite mágica y exactamente en otros espacios como el periódico, un muro, un libro, un pensamiento o el cine. Estas sincronicidades en mi caso, suceden hasta que yo publico el artículo, escribo la meditación o anexo un párrafo en mi libro y lo más sorprendente es que mientras no lo haga continúan apareciendo en mi vida por cada lugar a donde voy. De hecho, tengo 1 mes entero viendo imágenes sincronizadas de John Lennon por todos lados y en los lugares en donde menos lo espero. Lo más probable es que tenga que escribir algo al respecto y mientras no lo haga continuará sonando en mi mente: “All you need is love”.

El concepto de sincronicidad es totalmente junguiano, siempre he sintonizado perfectamente con el análisis y los estudios de Carl Jung y de los escritores contemporáneos que le han seguido.

La sincronicidad siempre tiene lugar en la vida de los seres humanos, lo que pasa es que cuando te conectas a menudo con tu Yo Superior, cuando comienzas a aceptar tu vida como viene, eres más receptiva o receptivo a las señales que hay a tu alrededor. Entonces si vas de viaje no estás tan distraída con el montón de pensamientos que siempre invaden tu mente, sino que puedes prestar verdadera atención a la película que están presentando en el avión, a su banda sonora o a sus protagonistas y cuando llegas a tu destino vuelves a escuchar la misma canción porque estás poniéndole atención a la vida, estás despertando del sueño y en esta forma recuperas tu poder interior para volver a sentir que en ti se encuentra la posibilidad de transformar lo que te disgusta. La sincronicidad es parte de un ser humano en conexión con su Yo Superior.

El ser humano es multidimensional porque no sólo contiene al mundo físico donde todo se rige por los sentidos. También existen en él (no por fuera) otras dimensiones, otros espacios en los cuales ni siquiera tiene un cuerpo y en donde puede moverse de un lugar a otro sólo con desearlo. Esto es fácil de entender si tienes en cuenta que al dormir quizás te ves en tus sueños con un par de alas, volando entre varias estrellas o sueñas que eres una presencia desconocida que puede comunicarse con las plantas o los animales. En tus sueños todo es posible porque ellos son parte de otra dimensión, son otro espacio o aspecto donde el tiempo (si acaso existe) transcurre de manera diferente a cuando tienes tus ojos abiertos así como en este momento.

Lo que te hace multidimensional es tu capacidad para moverte del mundo sensorial donde reina el miedo, la angustia, la miseria o el dolor a un universo de posibilidades en el que por fin aceptas que la vida tal como la percibes es un programa, un dato erróneo, una grabación en tu mente y si quieres ir más allá comienzas a entender que tú eres un espíritu o una energía que simplemente observa sin calificar.

El ser humano promedio no es consciente de estas dimensiones, de hecho está inconsciente, no respira. Pasa gran parte de su vida sin inhalar, prácticamente muerto. ¿Estás tú respirando ahora?

Carmelo Urso: Creo que eso que acabas de decir me describe bastante bien hasta mis 28 años. Tengo 13 años trabajando para despertar de ese estado de ionsconsiciencia que describes y s{i, algo respiro ahora. Por otra parte, otro de tus libros se titula “Cuatro palabras que curan: el lenguaje secreto de los hawaianos”. El seminario que vas a dictar en el Hotel Punta Palma de Lecherías, Venezuela, el próximo 14 de noviembre de 2010 ¿está inspirado en ese volumen? Ya sabemos cuáles son los cuatro vocablos sanadores. En tal sentido, ¿qué aplicaciones prácticas puede hallarles el lector o lectora en tu texto? ¿Es un texto para leer de una sentada o un compañero de estudio en la senda espiritual? Y si no es una infidencia, ¿cuál es ese secreto hawaiano que atesora tu libro?

Vivi Cervera: Una parte del seminario está inspirado en ese volumen, la otra va más allá. Considero que es un material muy práctico para quien desee aprender lo que significa la curación a través de las palabras. Una de las razones es que incluí en él todo lo que yo quise haber leído cuando inicié este viaje espiritual. Las lectoras y lectores podrán encontrar en él, la mejor manera de solucionar las situaciones difíciles en temas como la enfermedad, las relaciones conflictivas o los problemas de escasez, que siempre provienen de memorias revividas por la mente subconsciente.

En mi opinión es un texto que generalmente te lees de una sentada y que adoptas como compañero de estudio en la senda espiritual.

Y tu última pregunta por supuesto que no es una infidencia porque el secreto se puede divulgar aquí.
Tal como lo escribí en mi libro, las 4 palabras que curan son y seguirán siendo secretas para muchas almas jóvenes que por alguna razón necesitan vivir bajo otras enseñanzas. Por ejemplo, si la práctica de las 4 palabras sanadoras te ha traído resultados magníficos y por esto crees que todos tus compañeros de oficina podrían adoptarlas, tal vez te equivoques porque muchos de ellos necesitan seguir con su vida tal como la llevan, algunos otros pueden creer que enloqueciste y otro tanto te dirá que sí, pero no hará nada. Esto sucede por lo que he mencionado antes acerca de que gran parte de la humanidad está dormida y se alimenta de sus pesadillas por eso no hay que convencerlos de nada.

Hotel Punta Palma, Lecherías, estado Anzoátegui, Venezuela

Cuando tú estés viviendo en paz, encontrarás en tu ruta a otras personas que ya despertaron y que viven como tú. Mientras tanto para aquellos otros seres que trataste de convencer, el mundo que tú habitas seguirá siendo inexistente, fantástico o futurista; por eso para ellos las palabras que curan son un secreto.

Quien puede descubrirlo nada más eres tú.

Carmelo Urso: ¿Cómo hace la gente para adquirir tus libros?

Por el momento mis libros sólo pueden adquirirse a través de mi sitio www.vivicervera.com, ya que no cuento con una editorial y todo lo patrocino y lo financio yo misma.

Carmelo Urso: Un mensaje final para los amigos y amigas de Iberoamérica y, en especial, a los que van asistir a tu taller el próximo 14 de noviembre de 2010, en el Hotel Punta Palma, Lecherías, en Venezuela.

Hay algo muy importante y es que gracias al amor de las personas que me leen (al amor tuyo, lectora y lector) he llegado a donde estoy. Esa ha sido la materia prima, el ingrediente básico, el aspecto esencial para que yo pueda visitar Venezuela. Me siento bendita por todas estas personas que me han ofrecido su mano, me siento amada, me siento bendita y en fusión total con cada ser humano que lee esta entrevista. Gracias Iberoamérica, gracias a cada ser humano en cada pueblo, en cada región, ciudad, país o continente. Gracias por aportar tanto a mi vida, por sanar conmigo, por amarme. Gracias a los bloggers que han publicado mis artículos, a los dueños de redes sociales en las cuales se encuentran mis textos y mi nombre. Gracias a los dueños de los sitios web o de las revistas que también me han tomado en cuenta.
Finalmente gracias a Venezuela, el país que me abre sus brazos, gracias a la comunidad venezolana que asistirá a la conferencia de noviembre por su confianza en mí, por borrar memorias conmigo. Gracias a ti

Carmelo querido por tu apoyo, por tu amistad, por estar ahí para mí. Dios los bendice.

Les ama, Vivi.