VIVI CERVERA: “UNA SIMPLE PALABRA PUEDE SANARNOS, PORQUE UNA DE ELLAS FUE LO SUFICIENTEMENTE PODEROSA COMO PARA ENFERMARNOS”.

Vivi Cervera

Carmelo Urso: Querida Vivi, un gran abrazo desde Buenos Aires, Argentina, donde estoy pasando unas merecidas vacaciones. He sabido que vas dictar en Venezuela un seminario titulado “4 palabras que curan: un puente hacia tu Yo Superior”. Para quienes no conozcan tu obra, podrías explicar ¿cuáles son esas cuatro palabras que curan? ¿Qué es lo que curan? Y en este mundo en el que solemos acudir a fármacos, terapias y drogas para paliar los males del cuerpo y la mente, ¿cómo es que una simple palabra puede sanarnos? ¿No es eso demasiado fácil?

Vivi Cervera: Hola querido Carmelo, otro abrazo para ti desde Ciudad Victoria, Tamaulipas (México). Con gusto respondo a tus preguntas para las lectoras y lectores que desean conocer mi obra.
Las cuatro palabras que curan son: Lo siento. Perdóname. Gracias. Te amo.
Para las personas que están iniciando este sendero de la autocuración, las 4 palabras curan los malestares, las enfermedades (de cualquier tipo), situaciones difíciles, problemas en general e incluso aquello que usualmente llamamos karma. Para las personas que ya conocen sobre el tema, las 4 palabras neutralizan, borran, limpian, eliminan o transmutan el pensamiento, recuerdo, memoria o dato que está proporcionando información falsa a la mente humana.

En este mundo de fármacos, terapias y drogas, una simple palabra puede sanarnos precisamente porque nuestra mente está llena de muchas de ellas a las que les hemos dado un sentido negativo, nuestra mente está llena de ideas de enfermedad, vejez y muerte; la mente se compone de recuerdos que se han formado en parte con el significado que le hemos dado a lo que pensamos o pronunciamos. Entonces si la mente está llena de palabras que están simbolizando situaciones difíciles, se puede deducir que la solución proviene o nace también con una palabra. Concluyo que una simple palabra puede sanarnos, porque una de ellas fue lo suficientemente poderosa como para enfermarnos.

Una simple palabra puede sanarnos, porque una de ellas fue lo suficientemente poderosa como para enfermarnos

En la medida en que se usan las 4 palabras sanadoras, ellas van dejando de ser sonidos cotidianos para transformarse en códigos que pueden nutrir y apoyar un cuerpo débil, un “corazón herido” o pueden iluminar la vida de un ser humano deprimido, resentido, enojado, solitario, etc.

¿Demasiado fácil?

Sí. Tal vez este sea su punto débil. Es tan fácil que inconscientemente tenemos que complicarlo un poquito para poder merecerlo, ya que nos hemos hecho a la idea de que sólo tenemos acceso a un poco de tranquilidad por medio del sacrificio o al despojarnos de algo valioso que queríamos conservar. Es por esto que muchas personas pueden dudar y preguntarse ¿Cómo es posible que un “Te amo” logre sanar al cuerpo? Y lo hacen sin darse cuenta de que la misma pregunta es una manera de protegerse de esta sanación. El grado de facilidad o dificultad también viene determinado por cómo se ha vivido o por cómo se percibe la vida misma. No todas las personas están preparadas para “correr el riesgo” de amarse porque es probable que para ellas el amor se haya convertido en un cliché o en una palabra demasiado usada en los últimos tiempos.

Carmelo Urso. La frase “un puente hacia tu Yo Superior” puede parecer curiosa a ciertos lectores y lectoras. ¿A qué llamas tú el Yo Superior? ¿Será acaso que existe un yo inferior que se le opone? Y si ese Yo Superior es parte de nosotros mismos, ¿por qué necesitamos un puente que nos conduzca hasta él?

Vivi Cervera: Le llamo Yo Superior a nuestro componente o parte divina que casi siempre consideramos distante, separada, alejada. Esta parte divina puede ser llamada como desees porque bajo cualquiera de sus arquetipos (Buda, Jesús, Espíritu Santo, Dios, Jehová, etc.) sigue siendo tu fuente de inspiración, tu guía y el origen de tu paz.

Existe un Yo Inferior que es ese otro componente de nuestra conciencia, que contiene toda la información muerta con la que vinimos al mundo, datos, recuerdos, memorias, archivos, etc., que son precisamente lo que estamos limpiando por medio de las 4 palabras que curan. El Yo Inferior observado desde este punto de vista, se opone totalmente al Yo Superior; sin embargo es por esta aparente oposición que ambos le dan identidad al ser, ya que al unir las dos polaridades surge el UNO que es la presencia Yo Soy.

Necesitamos de un “puente” que nos conduzca al Yo Superior porque aunque es parte nuestra, por lo general no sabemos (o no tenemos en cuenta) que está ahí. Esta separación sólo tiene lógica en el juego loco de nuestra mente y nada más. Es por eso que ha sido necesario construir un puente que nos permita caminar sobre él a nuestro propio ritmo hasta que podamos percibir que jamás estuvimos separados de nuestro Yo Superior y que no necesitamos absolutamente nada del mundo que creemos real.

Necesitamos de un “puente” que nos conduzca al Yo Superior

Este puente está creado por las 4 palabras que curan y su pronunciación constante nos permite sentir que más que seres individuales somos la presencia observadora de la experiencia humana, universal y cósmica.

Carmelo Urso: Querida Vivi, en la actualidad tienes un e-book llamado “Celebra la sincronicidad: las claves para recuperar tu poder personal recordando al ser multidimensional que eres “. ¿Qué entiendes por sincronicidad? ¿Es un concepto que tomas de la psicología junguiana?¿Qué tiene que ver la sincronicidad con la posibilidad de recuperar nuestro poder? ¿Y cómo es eso que nuestro ser tiene varias dimensiones? El ser humano promedio, ¿está consciente de tales dimensiones?

Bandera de Colombia, patria de Vivi Cervera

Vivi Cervera: Sincronicidad le llamo a un conjunto de sucesos que tienen características comunes, que se repiten -una y otra vez-, pareciendo ante nuestros ojos como “casualidades” sin explicación lógica. Por ejemplo la gran mayoría de mis artículos han sido creados con base en la sincronicidad, porque de repente veo una imagen en la televisión y posteriormente esta visión se repite mágica y exactamente en otros espacios como el periódico, un muro, un libro, un pensamiento o el cine. Estas sincronicidades en mi caso, suceden hasta que yo publico el artículo, escribo la meditación o anexo un párrafo en mi libro y lo más sorprendente es que mientras no lo haga continúan apareciendo en mi vida por cada lugar a donde voy. De hecho, tengo 1 mes entero viendo imágenes sincronizadas de John Lennon por todos lados y en los lugares en donde menos lo espero. Lo más probable es que tenga que escribir algo al respecto y mientras no lo haga continuará sonando en mi mente: “All you need is love”.

El concepto de sincronicidad es totalmente junguiano, siempre he sintonizado perfectamente con el análisis y los estudios de Carl Jung y de los escritores contemporáneos que le han seguido.

La sincronicidad siempre tiene lugar en la vida de los seres humanos, lo que pasa es que cuando te conectas a menudo con tu Yo Superior, cuando comienzas a aceptar tu vida como viene, eres más receptiva o receptivo a las señales que hay a tu alrededor. Entonces si vas de viaje no estás tan distraída con el montón de pensamientos que siempre invaden tu mente, sino que puedes prestar verdadera atención a la película que están presentando en el avión, a su banda sonora o a sus protagonistas y cuando llegas a tu destino vuelves a escuchar la misma canción porque estás poniéndole atención a la vida, estás despertando del sueño y en esta forma recuperas tu poder interior para volver a sentir que en ti se encuentra la posibilidad de transformar lo que te disgusta. La sincronicidad es parte de un ser humano en conexión con su Yo Superior.

El ser humano es multidimensional porque no sólo contiene al mundo físico donde todo se rige por los sentidos. También existen en él (no por fuera) otras dimensiones, otros espacios en los cuales ni siquiera tiene un cuerpo y en donde puede moverse de un lugar a otro sólo con desearlo. Esto es fácil de entender si tienes en cuenta que al dormir quizás te ves en tus sueños con un par de alas, volando entre varias estrellas o sueñas que eres una presencia desconocida que puede comunicarse con las plantas o los animales. En tus sueños todo es posible porque ellos son parte de otra dimensión, son otro espacio o aspecto donde el tiempo (si acaso existe) transcurre de manera diferente a cuando tienes tus ojos abiertos así como en este momento.

Lo que te hace multidimensional es tu capacidad para moverte del mundo sensorial donde reina el miedo, la angustia, la miseria o el dolor a un universo de posibilidades en el que por fin aceptas que la vida tal como la percibes es un programa, un dato erróneo, una grabación en tu mente y si quieres ir más allá comienzas a entender que tú eres un espíritu o una energía que simplemente observa sin calificar.

El ser humano promedio no es consciente de estas dimensiones, de hecho está inconsciente, no respira. Pasa gran parte de su vida sin inhalar, prácticamente muerto. ¿Estás tú respirando ahora?

Carmelo Urso: Creo que eso que acabas de decir me describe bastante bien hasta mis 28 años. Tengo 13 años trabajando para despertar de ese estado de ionsconsiciencia que describes y s{i, algo respiro ahora. Por otra parte, otro de tus libros se titula “Cuatro palabras que curan: el lenguaje secreto de los hawaianos”. El seminario que vas a dictar en el Hotel Punta Palma de Lecherías, Venezuela, el próximo 14 de noviembre de 2010 ¿está inspirado en ese volumen? Ya sabemos cuáles son los cuatro vocablos sanadores. En tal sentido, ¿qué aplicaciones prácticas puede hallarles el lector o lectora en tu texto? ¿Es un texto para leer de una sentada o un compañero de estudio en la senda espiritual? Y si no es una infidencia, ¿cuál es ese secreto hawaiano que atesora tu libro?

Vivi Cervera: Una parte del seminario está inspirado en ese volumen, la otra va más allá. Considero que es un material muy práctico para quien desee aprender lo que significa la curación a través de las palabras. Una de las razones es que incluí en él todo lo que yo quise haber leído cuando inicié este viaje espiritual. Las lectoras y lectores podrán encontrar en él, la mejor manera de solucionar las situaciones difíciles en temas como la enfermedad, las relaciones conflictivas o los problemas de escasez, que siempre provienen de memorias revividas por la mente subconsciente.

En mi opinión es un texto que generalmente te lees de una sentada y que adoptas como compañero de estudio en la senda espiritual.

Y tu última pregunta por supuesto que no es una infidencia porque el secreto se puede divulgar aquí.
Tal como lo escribí en mi libro, las 4 palabras que curan son y seguirán siendo secretas para muchas almas jóvenes que por alguna razón necesitan vivir bajo otras enseñanzas. Por ejemplo, si la práctica de las 4 palabras sanadoras te ha traído resultados magníficos y por esto crees que todos tus compañeros de oficina podrían adoptarlas, tal vez te equivoques porque muchos de ellos necesitan seguir con su vida tal como la llevan, algunos otros pueden creer que enloqueciste y otro tanto te dirá que sí, pero no hará nada. Esto sucede por lo que he mencionado antes acerca de que gran parte de la humanidad está dormida y se alimenta de sus pesadillas por eso no hay que convencerlos de nada.

Hotel Punta Palma, Lecherías, estado Anzoátegui, Venezuela

Cuando tú estés viviendo en paz, encontrarás en tu ruta a otras personas que ya despertaron y que viven como tú. Mientras tanto para aquellos otros seres que trataste de convencer, el mundo que tú habitas seguirá siendo inexistente, fantástico o futurista; por eso para ellos las palabras que curan son un secreto.

Quien puede descubrirlo nada más eres tú.

Carmelo Urso: ¿Cómo hace la gente para adquirir tus libros?

Por el momento mis libros sólo pueden adquirirse a través de mi sitio www.vivicervera.com, ya que no cuento con una editorial y todo lo patrocino y lo financio yo misma.

Carmelo Urso: Un mensaje final para los amigos y amigas de Iberoamérica y, en especial, a los que van asistir a tu taller el próximo 14 de noviembre de 2010, en el Hotel Punta Palma, Lecherías, en Venezuela.

Hay algo muy importante y es que gracias al amor de las personas que me leen (al amor tuyo, lectora y lector) he llegado a donde estoy. Esa ha sido la materia prima, el ingrediente básico, el aspecto esencial para que yo pueda visitar Venezuela. Me siento bendita por todas estas personas que me han ofrecido su mano, me siento amada, me siento bendita y en fusión total con cada ser humano que lee esta entrevista. Gracias Iberoamérica, gracias a cada ser humano en cada pueblo, en cada región, ciudad, país o continente. Gracias por aportar tanto a mi vida, por sanar conmigo, por amarme. Gracias a los bloggers que han publicado mis artículos, a los dueños de redes sociales en las cuales se encuentran mis textos y mi nombre. Gracias a los dueños de los sitios web o de las revistas que también me han tomado en cuenta.
Finalmente gracias a Venezuela, el país que me abre sus brazos, gracias a la comunidad venezolana que asistirá a la conferencia de noviembre por su confianza en mí, por borrar memorias conmigo. Gracias a ti

Carmelo querido por tu apoyo, por tu amistad, por estar ahí para mí. Dios los bendice.

Les ama, Vivi.

Anuncios

14 comentarios en “VIVI CERVERA: “UNA SIMPLE PALABRA PUEDE SANARNOS, PORQUE UNA DE ELLAS FUE LO SUFICIENTEMENTE PODEROSA COMO PARA ENFERMARNOS”.

  1. Gracias Vivi, espero que pronto puedas estar en Buenos Aires. Hace mucho que te sigo y me encantaría darte un abrazo.

    Gracias, gracias, gracias

    Y gracias a vos Carmelo por hacer tan linda entrevista

    Vero
    Bs As
    Argentina

    Me gusta

  2. Gracias Vivi Cervera llegaste a mi vida justo cuando lo estaba esperando, bien dicen que el maestro aparece cuando el alumno esta preparado y después de tanta búsqueda espiritual apareces un buen día buscando por internet suas¡ encontre el hooponopono y comence a leer y a leer hasta llegar a tus videos Que dios te bendiga. Lo siento, perdoname, gracias te amo y agradezco cada día de mi existencia por sanar y borrar mis datos…….. un gran abrazo

    Me gusta

  3. Cuándo sólo estoy sostenido por esferas de luz. Me reconozco.
    Cuándo sólo estoy en ese lugar de sonidos celestiales. Me acepto.
    Cuándo sólo estoy en Mi y Yo en Tí y en Todos. Me comprendo.
    Carmelo al estar Tú estoy Yo, al estar Yo está Vivi, al estar los tres, estamos con todos y todos nos convertimos, en Uno.
    Con cariño y gratitud. Gerardo.

    Me gusta

  4. He tenido la oportunidad de tomoar un taller con Vivi, y he recurrido a los escritos de su blog muchas ocaciones, especialmente cuando estoy en busca de respuestas, de luz, incluso de consuelo y cada vez que hago contacto con esta mujer me quedo con la sensación de que Dios me habla…
    A lo cual solo me queda por decir, gracias, gracias, gracias…

    Me gusta

  5. La storia di Vivi Cervera e Carmelo Urso. Ma allora a vivi Cervera como sanadora e Carmelo Urso a scoprirla. La professione di Carmelo qua le anche lui e un guaritore. Che tiene in comune Vivi Cervera e lo Ruso come si incontrarono Vivi Cervera Colombiane in Mexico Carmelo che e Argendina o Venezuelano

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s