GRAN ESPECIAL DE NAVIDAD

Todos somos niños en Navidad

Carmelo Urso

https://carmelourso.wordpress.com/

Estimados lectores y lectoras:

Espero que estos textos, artículos y plegarias sean de su agrado y les ayuden en esta época tan especial.

Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo 2011 les deseo de todo corazón desde Caracas, Venezuela.

PLEGARIA PARA NAVIDAD

RITUAL DE INVOCACIÓN DEL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

RITUAL DE INVOCACIÓN DEL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD (PARTE 2)

OTRA NAVIDAD HA LLEGADO

ORACIÓN DE FIN Y PRINCIPIO DE AÑO

ESENCIAS QUE RENUEVAN LA NAVIDAD

LA NAVIDAD AL FIN SE ACERCA

NAVIDAD EN NUEVA YORK

NAVIDAD: SIMBOLO DE ILUMINACIÓN

PREPARACIÓN PARA LA NAVIDAD (MAESTRO SAINT GERMAIN)

ESTAMPAS CARAQUEÑAS: LA NAVIDAD BAJO EL RÉGIMEN COLONIAL

NAVIDAD: TRES VISIONES DE UNA MISMA LUZ

SAN NICOLÁS DE BARI: LA VIDA COMO UN ETERNO INSTANTE DE NAVIDAD

Navidad, tiempo de cumplir nuestros sueños

PLEGARIA PARA NAVIDAD

Estrella de Belén: símbolo de la Navidad

Carmelo Urso

 https://carmelourso.wordpress.com/

Amado Uno:

Éxtasis de gozo y renacimiento trae cada Navidad

Fénix exultante que reaviva lo marchito es cada Navidad

Primavera que nos hace florecer en medio del invierno es la Navidad

Invierno del corazón hecho primavera del Alma es la Navidad    

Por eso,

Amado Padre/Madre de todo lo creado y lo increado

Hoy bendices

Mi firme, irrevocable decisión de abolir el pasado

Resucitar en el tierno vientre de tu Amor incondicional

Y abrirme a la nueva Vida que anhelo y merezco

Hoy renazco de las cenizas de mi enfermedad –devenidas en cuerpo inmaculado, intacto, ajeno a toda dolencia

Hoy resurjo de las miserias de mi melancolía –convertidas en irreversible alegría de vivir.

Hoy reverdezco las ilusiones que mi tedio y mi pereza envejecieron –para vivir cada minuto, cada segundo de mi existencia consagrado a la misión de alcanzar todos y cada uno de mis sueños.

Hoy resucito al Niño, a la Niña que alguna vez dejé de ser, pues sólo él –ella- puede tomarme de la mano y reconducirme por la senda que lleva al corazón de la cordura.

Hoy reavivo esa fe que aborté en el laberinto de mi incredulidad –para convertirme en fecundo partero que alumbre el Poder del Espíritu en cada situación que se me presente.

Hoy, yo, que me creía indigno de afecto, florezco en el Amor incondicional de esa Alma gemela que hallo en cada rostro, en cada persona que encuentre a mi paso.

Hoy resuelvo convertir mi Vida en permanente instante de Navidad, de renacer.

Bajo tu amparo, protección y auxilio eternos,

Amén.