EL DIÁLOGO: LA SAGRADA VÍA DE LOS BUSCADORES DE LA VERDAD

Platón

Carmelo Urso

https://carmelourso.wordpress.com

Cuando los antiguos filósofos griegos querían indagar acerca dela Verdad, solían valerse de una técnica que consistía en interrogar a una persona hasta hacerla llegar a ese conocimiento; creían quela Verdadestaba oculta en lo profundo de la mente humana:”sólo venimos a recordar”, afirmaba Sócrates, quien nunca redactó un libro, pues creía –infundadamente– que la escritura no era medio adecuado para transmitir saberes. Su discípulo Platón le desoyó: para fortuna nuestra, compuso libros espléndidos, en los que evocó los argumentos de su mentor y recreó con magistral genio sus conversaciones.

Hermes

Aquella técnica griega se llama mayéutica –en honor a Maya, madre de Hermes, Dios de la comunicación oral y escrita; el diálogo es la base de la mayéutica; un diálogo sustancioso deviene en debate cuando se convierte en banquete de profundas revelaciones, de vívidas interrogantes y réplicas sapienciales; entre tales campeones del pensamiento, sublime era el arte de dialogar y hacerse grandes preguntas: la duda filosófica era sagrada vía que los llevaba a explorar las vastas regiones del Misterio… y de tales travesías retornaban con grandes respuestas que no eran más que el germen para nuevas y más profundas preguntas.

Las Pléyades

Diálogo es vocablo de origen griego que se compone de diá (“a través de”) y logos (“verbo”, “razón”, “argumento”, “palabra”); así, entendemos por diálogo el descubrimiento compartido de la Verdad a través de las palabras, a través de la sucesión de interrogaciones y respuestas. Un elemento clásico del diálogo y el debate es la argumentación lógica. Según S. R. Gutiérrez (1998) el argumento es una “prueba o razón para justificar algo como verdad o como acción razonable; la expresión oral o escrita de un raciocinio”, mientras que, etimológicamente, lógica se traduce del griego como “algo dotado de razón”. El diálogo, en Occidente, funciona entonces como una investigación dela Verdad, caracterizada por argumentos que apelan a nuestra razón a través del contraste de puntos de vista –ameno contrapunteo conversacional no exento de juegos verbales, artificios poéticos y dardos de fina ironía.

El diálogo es fundamental en nuestra vida cotidiana, en nuestros lugares de trabajo y en los foros políticos de nuestros países. Sin diálogo seríamos incapaces de articular redes sociales, laborar en equipo, establecer acuerdos, intercambiar y expandir ideas, comunicar experiencias, compartir saberes y vivir en sociedad. El diálogo es la base fundamental de la convivencia, y por ende, piedra angular de todo esfuerzo sincero por construir una cultura de la Paz.

El diálogo presenta las más diversas apariencias, adopta los más disímiles énfasis. Por diálogo entenderemos el cerebral conversatorio de catedráticos que razonan; el desinhibido intercambio de dos amantes que se cortejan en un lounge-bar; el didáctico coloquio entre el padre que pretende enseñar y el hijo que pregunta ad infinitum; el grato desahogo sabatino de las mujeres que se peluquean; la filosófica encrucijada de los amigos que, en la noche del séptimo día, intentan dilucidar por qué Boca o el Madrid perdieron el súper-clásico. Desde Platón y Erasmo de Rotterdam hasta la abuela Asunción y el compadre Francisco, el diálogo es patrimonio universal que por igual se atavía de pesquisa ontológica, plática de comerciantes o sugerente escena cinematográfica.

Erasmo de Rotterdam

En la antigua Grecia, el diálogo de parroquianos se transformó en herramienta filosófica, en género literario y en base de las artes escénicas –y no al revés. Tuviera sesgo cínico, vocación irónica o afán dialéctico, el diálogo se convirtió en el principal instrumento expresivo de las más variadas escuelas del pensar y de los dramaturgos más eminentes. Pero el diálogo no era para ellos un frío instrumento retórico, sino vivo reflejo del modo de comunicarse que prosperaba en calles, comercios y hogares. Quienes provenimos de familias mediterráneas, sabemos que el diálogo no es mera efusión chismorreante o simple enumeración anecdotaria. No, el verdadero diálogo siempre aspira a develar una pequeña o gran verdad, por sencilla o doméstica que sea, en medio del rutinario decurso de los días.

Bandera de Sicilia

Mi numerosa parentela siciliana, inmigrantes o sobrevivientes de post-guerra la mayoría, distaban de tener un alto grado de instrucción académica. Y, no obstante, todos ellos eran conversadores eminentes, argumentadores incisivos. Ver al comerciante que era mi papá negociar o regatear con un colega sirio o libanés –cosa que presencié muchas veces en mi Vida– era todo un espectáculo, verdadera lidia de titanes. Ya graduado de periodista, me resultaba difícil contra-argumentarle a mi padre, que con su escaso segundo grado de instrucción primaria ostentaba un inagotable filón dialéctico.

El diálogo pervive en el cine

Como género literario de intención filosófica, el diálogo tuvo destacada vigencia hasta bien adentrado el Renacimiento. Los nombres heterogéneos de Platón, Luciano de Samosata, Cicerón, San Anselmo, Boecio, Fray Luis de león y Diderot lo enaltecieron. La aparición del ensayo lo desplazó del ámbito literario argumentativo. Hoy pervive en géneros y representaciones dramáticas como el teatro, el cine, nuestras infaltables telenovelas latinoamericanas (que tienen su equivalente en las soap operas sajonas), el cómic y el anime.

Curiosamente, el diálogo suele escasear en un ámbito del que debería ser ingrediente fundamental: el periodismo. Con tristeza, constato una tendencia en los telediarios de mi país y de otras naciones: el diálogo suele estar ausente. Diálogo no equivale a ser constantemente hostigado e interrumpido por un periodista que no comparte nuestras ideas o ser domesticadamente adulado por alguien que funge como perrito faldero del poder. Tampoco implica que el comunicador asuma el papel de divo y se sienta más importante que sus entrevistados. Diálogo no es conflagración verbal en la que ácidos soliloquios se alternan sin cesar –enmascarada guerra de sordos travestida de conversación civilizada. No: diálogo comporta contrastar ideas en un plano de equidad, para descubrir –junto a otros y en Paz– verdades que seguramente serán más amplias y completas que nuestros previos puntos de vista

¡Qué desolador sería un mundo sin diálogo! Un mundo carente de interlocutores, donde sólo pudiéramos monologar con el opaco espejo de nuestros egos; un universo estéril donde alzáramos la voz sin ser jamás afablemente escuchados, solidariamente bendecidos o inteligentemente refutados.

Anuncios

8 comentarios en “EL DIÁLOGO: LA SAGRADA VÍA DE LOS BUSCADORES DE LA VERDAD

  1. “Diálogo”.

    Hablame de esferas,
    que salgan del corazón.
    de sonidos sagrados,y
    elevados como tu voz.

    Esferas de luz,
    que forman tu alma,
    en un mandala de amor.

    Hablame de esferas,
    como los grandes sabios,
    que construían la tierra,
    la luna y el sol.

    Hablame de esferas,
    pero que salgan del corazón.

    Con cariño y gratitud. Gerardo.

    Me gusta

  2. Estimado Carmelo:¡Gracias,por este estimulante y delicioso refresco para la mente! ¡Hace tanta falta el día de hoy de estas superbas y eternas delicias! que para desgracia mucha gente joven no sabe (ni quiere saber)en que debe consistir un símple dialogo.
    ¿Por qué será que la Filosofía sea una de las tantas materias que los Universitarios,más reprueban? ¿En qué momento de la historia se dejó de razonar,para símplemente solo reaccionar?
    Recibe un saludo afectuoso y deseo entrañablemente que tu nota le haga mella,de entre mil a uno…¡ya sería ganancia absoluta!

    Me gusta

    1. Estimado Raùl, què bueno volver a saber de ti. No sè si mi escrito harà buena mella o no en alguien, pero sè que tu fraternal saludo y tu buena energìa me bendicen enormemente.

      Saludos desde Maracay,

      Carmelo

      Me gusta

  3. Felicitaciones Carmelo ¡Excelente! Tu trabajo sobre el diálogo: Muy acertado para el mundo de hoy que como tú señalas es la “vía sagrada de los buscadores” y que en nuestros tiempos es sumamente necesario ya que la tecnología nos ha regalado una comunicación manual que ha dejado un silencio profundo en nuestras cuerdas vocales. Pasamos horas comunicándonos a través del lenguaje del teclado y el diálogo oral coloquial está desapareciendo de los hogares, de los centros de reuniones… y de un sin fin de sitios. Es gracioso ver a dos personas en una misma sala, comunicarse por el celular, para decirse ¡Hola! Y yo a veces me pregunto en mi soliloquio, si será que nuestro próximo paso evolutivo traerá como consecuencia una humanidad muda. Agradecida por tu compartir

    Me gusta

  4. acuerdo en todo,querido Carmelo.
    AHORA BIEN, VOY A COMENZAR UN DIÁLOGO,porque quisiera saber POR QUÉ ES como es,la Bandera de Sicilia?………Por qué hay tres piernas,dos colores ,qué planta es la que está representada en la figura,qué tiene en la cabeza la mujer,si es que es mujer?..etcetcetc…………
    Muchísimas gracias….porque descuento que vas a responderme,para así tener ambos la posibilidadde dialogar….Recuerdas que una vez te dije que una de mis abuelas era de Sicilia?………..será por eso que se me ha despertado tanta curiosidad!!

    Afectuosamente

    Ana Cristina

    Me gusta

    1. Querida Ana Cristina:

      Saludos desde Maracay, ciudad jardìn de Venezuela, donde paso las vacaciones de Pascua con la familia. Oye, me has dado idea para escibir algo bonito sobre el tema y asì continuar este diàlogo caraqueño-cordobès en honor a nuestros antepasados mediterràneos. El lunes vuelvo a Caracas y le doy respuesta a tu pregunta. Lo que sì te puedo adelantar es que la cara es de Minerva y las tres piernas es por la forma triangular de la isla.

      ¡Arrivederci, bella, é buona pasqua!

      Carmelo

      Me gusta

  5. ” El Diálogo “.

    Hoy me
    despierta
    el dulce sonido de tu voz.

    Esferas
    musicales que bajan
    de los cielos llenando todos
    los espacios de mi alma en amor.

    Cerrando los ojos
    converso en silencio contigo,
    como lo hace la luna con el sol.

    Y escucho
    a los lejos el viento,
    que mueve mi pensamiento
    hacia la luz de tu bendito corazón.

    Amor y gratitud.

    Me gusta

  6. ” El Diálogo “.

    Hoy
    me despierta
    el dulce sonido de tu voz.

    Esferas
    musicales que bajan
    de los cielos llenando todos
    los espacios de mi alma en amor.

    Cierro los ojos, y
    converso en silencio contigo,
    como lo hace la luna con el sol.

    Y escucho
    a los lejos el viento,
    que mueve mi pensamiento
    hacia la luz de tu bendito corazón.

    Amor y gratitud.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s