“LA PAZ QUE SOMOS, LA QUE ANIDA EN NUESTRO CORAZÓN, ES UN PROCESO DINÁMICO, ACTIVO Y CREATIVO”: ENTREVISTA A MÓNICA SHOCRON, PARTE II

La PAZ que somos, que anida en nuestro corazón, es un proceso creativo

Mónica Shocrón: La vida es energía en acción, ritmo, latido, pulso, contracción y expansión. La creatividad nos vincula con la vida y a la vez, con nuestra esencia, con el aliento vital, el pulsar de la vida, la inspiración y la materialización. Además, el proceso creativo también es vida pulsando, contracción y expansión, movimiento vital, ritmo y  materialización.

La PAZes un aspecto de nuestra esencia; es vital, movimiento en armonía, pulso y respiración; inspirar y exhalar marcan su propio ritmo. Cada inspiración es instante de conexión con la energía infinita de la vida, amorosa y transpersonal, y cada exhalación es presencia del aliento vital plasmada en nuestra realidad inmediata.

Es decir, que la PAZ que somos, la que anida en nuestro corazón, es un proceso dinámico, activo, creativo, concreto y vital y se expande y se plasma en PAZ a nuestro alrededor.

Carmelo Urso:  Leemos en “Un Curso de Milagros”: “Enseñala Paz para que aprendas lo que es”. ¿Esla Paz algo que puede enseñarse?  ¿Cómo se convierte el maestro en un facilitador, en un promotor de la Paz?”

Mónica Shocrón: La PAZ es una vivencia, una experiencia en cuerpo, alma y corazón. Nuestra mente puede describirla, pero percibo que es esencialmente, una experiencia de vida de nuestro SER en Unidad, en comunión, en conexión con lo Infinito.La PAZ es inherente al Ser, un modo de ser del alma, de la conciencia… Sentimos Paz, somos Paz, vivimosla Paz, cantamos, danzamos, dibujémosla Paz… y podemos también pensar en ella, hablar de ella… eso sería describir las vivencias, la experiencias de PAZ. 

A través de fotografías, dibujos, colores podemos mostrar la PAZ en Imágenes… Podemos compartir los sentimientos vinculados con ella, expresarla a través de la música y la danza. Diría quela PAZ no se enseña –ni se aprende- como una lección de historia, geografía, biología o matemáticas; se transmite, se siente, se vivencia, se comparte; cada ser la descubre en sí mismo y la percibe también en los demás.

Quien ya ha transitado la experiencia de la PAZ en sí mismo, quien puede vivirla conscientemente en su día a día, quien logra darse cuenta cuando se aleja de ella y aún, antes de hacerlo; quien ya la ha descubierto y es capaz de sostenerla aún en los momentos de agitación externa… ésa, es la persona que puede facilitar el camino a otros seres para descubrirla, vivirla, sentirla… para ser Paz.

Por todo esto, la maestra/el maestro, se convierten en facilitadores y promotores de paz, cuando pueden reconocerla PAZ activamente en su corazón, en sus acciones, pensamientos, actitudes, palabras y gestos; cuando pueden experimentarla profundamente en mente, cuerpo y corazón.

Porque… Cuando somos PAZ, emanamos PAZ y generamos un campo magnético de PAZ a nuestro alrededor, que comienza a expandirse más y más cada vez… Y quizás, en algún momento, podremos verlo convertirse en un gran abrazo de PAZ cobijando a todo el planeta, a toda la humanidad.

Cuando somos PAZ generamos un campo magnético de PAZ

 Carmelo Urso: En la actualidad, participas activamente en el Consejo de Paz dela República Argentina. ¿Cómo te involucraste con esa institución? ¿Qué actividades sueles desarrollar allí?

Mónica Shocron: Quiero contarles previamente algo acerca de la historia del Consejo de Paz de la República Argentina, que es parte también, de mi historia personal como miembro fundador y en el rol que desempeño hasta hoy, como miembro del Equipo Ejecutivo.

EL “Cpaz” nació en Octubre de 2005, con el nombre de “Comisión Concejo de Paz”, como un órgano consultivo, de coordinación y promoción dela Cultura de Paz, dentro del marco de la Cancillería Argentina, como una de las comisiones del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil.

En ese entonces, Semillas para la Vida, Mil Milenios de Paz y Conciencia Sin Barreras -miembros fundadores- conformamos su Equipo Ejecutivo e invitamos a otras organizaciones de la sociedad civil a formar parte del Cpaz, como miembros, adherentes y amigos.

Las actividades del Cpaz involucran proyectos diversos que vienen acompañando nuestra historia grupal y personal, fieles al lema compartido “Habrá Paz en el mundo cuando haya PAZ en el corazón de cada persona”.

 

Habrá Paz en el mundo cuando haya PAZ en el corazón de cada persona

La expansión de los horizontes de participación de la “Comisión Consejo de Paz” derivaron en su transformación -en 2009- en “Consejo de Paz de la República Argentina”, que se dio en consonancia con la transformación individual y grupal de sus miembros. Nuestra Web www.consejodepaz.org.ar puede ampliar la información acerca de la historia, quiénes somos, organización interna, proyectos y  acciones del Cpaz.

En cuanto a mi participación dentro del Consejo como miembro del Equipo Ejecutivo, las actividades son múltiples, esencialmente vinculadas a coordinación de asambleas plenarias, a viabilizar y canalizar inquietudes, a velar por la preservación de la esencia del Cpaz, entre otras.

Con relación al Proyecto “Léxico Cultura de Paz”, soy coordinadora del mismo junto con la Lic. Ana Inés de Avruj. Durante el 2007 llevé esta propuesta a una escuela de la ciudad de San Luis, para realizar la experiencia directa del “Léxico” con docentes, alumnos y directivos; lo desarrollamos durante todo el año lectivo implementando varios talleres experimentales y monitoreando los resultados. Otra de las responsabilidades compartidas con el Equipo Ejecutivo, es la organización e implementación de los cursos de capacitación para “Promotores de Paz”

Equipo Ejecutivo del CPAZ y funcionarios de la Cancillería argentina

Carmelo Urso:  Sabemos que eres originaria de la ciudad de Rosario, donde se halla el hermoso Monumento Nacional ala Bandera Argentina. Una de las iniciativas del Consejo de Paz de tu país fue la confección dela Bandera de la Paz. ¿Podrías relatarnos cómo fue esa experiencia y a quiénes involucró?

Mónica Shocron: A modo de presentación, aquí comparto algunas fotografías del hermoso Monumento Nacional de la Bandera, para situarnos en un marco visual que acompañe las palabras.

Rosario, Argentina, Monumento a la Bandera
Rosario, Argentina, Monumento a la Bandera
Bandera de la Paz "pazeada" por Rosario, Argentina

La Gran Bandera Planetaria de la Paz es un proyecto generado por el Consejo de Paz de la República Argentina, inspirado en “Manifiesta tu Paz”, propuesta del 1er. Festival Mundial da Paz de Florianópolis/Brasil – 2006.

Este proyecto -llamado activo para participar en la “co-creación” de una gran bandera planetaria- pone en movimiento un caudal enorme de energía que se focaliza en el espíritu dela PAZ y queda plasmado en trozos de tela a través de formas, colores, palabras que, simbólicamente, son unidos formando parte de un todo mayor, despertando y fortaleciendo la conciencia de hermandad y de unidad en la diversidad.

Al ser parte activa de ella, invocamosla PAZ, nos damos oportunidad para compartir, vivenciar el sentido profundo de la hermandad y simultáneamente, nos permitimos -a través del arte- experimentar paz, unidad, alegría, trascendiendo edades, tradiciones, creencias, idiomas, culturas y diferencias de cualquier tipo.

Desde 2006 “pazeamos” la Gran Bandera en encuentros y acontecimientos comunitarios emblemáticos, como la Feria Internacional del Libro, el Día Nacional de la Bandera (que se conmemora en Rosario), Día Internacional de la Paz, Día Internacional de la No-Violencia, entre otros. Actualmente, ha superado ya los 200 metros!!! Cada vez que la desplegamos nos damos cuenta que se precisan muchas manos para sostenerla… como si esto sucediera para recordarnos que la PAZse estimula, se fortalece, se nutre, se revitaliza y se sustenta entre todos.

“Pazearla”, recorriendo la costanera rosarina, sostenida por las manos de grandes y chicos, justo en el Día Nacional de la Bandera y acompañando la “Gran Bandera Celeste y Blanca” –que es la Bandera Argentina- va despertando memorias de otros tiempos, más allá de la propia historia personal, que se suma a otras historias de muchos seres que han transitado y van transitando por esta ribera.

 

Pintar la PAZ en un cuadradito, unir cada trozo en un paño mayor, recibir los que nos envían, desplegarla, “pazearla”, recogerla y guardarla nuevamente… todo es una experiencia única, que despierta sentimientos de profunda conexión con el espíritu dela PAZ y la defensa de la vida. Las palabras limitan la vivencia!!! Tal vez sea un buen momento para invitar a quienes lo deseen ser parte activa de este proyecto, dándose la oportunidad de la experiencia personal.

Encontrarán detalles en www.consejodepaz.org.ar/iniciativas/proyectos y en 11 idiomas!!!

“Semillas para la Vida” ha llevado esta propuesta a sus encuentros programados en escuelas, donde niños, padres, docentes y directivos compartieron la experiencia de pintarla PAZ, y les cuento… que a tod@s nos dejó con un recuerdo sonriente en el corazón.

 

Carmelo Urso: Tu formación profesional primigenia es en el ámbito Relaciones Públicas e Internacionales. ¿Cómo diste ese paso de la educación formal al Rebirthing,la Medicina Tradicional China y las danzas de Paz?

Mónica Shocron: La vida tiene formas misteriosas para mostrarnos el camino personal!!! A veces elegimos dar muchas vueltas… otras, procuramos tomar atajos, y a veces, seguimos en línea recta. Pero si observamos atentamente todo nuestro recorrido, posiblemente descubriremos el sentido profundo que tiene nuestro modo de hacer el camino.

Vos me preguntás cómo fue que di el paso de la educación formal hacia otras disciplinas o prácticas, tal vez consideradas -o llamadas- “no formales”.

Nuestras elecciones tienen un para qué pero a veces, nuestra conciencia lo tiene claro y otras, no; en la vida todo tiene algún rasgo vinculante, aún lo que aparece como opuesto, distante o distinto. Las experiencias de vida tienen un sentido que trasciende lo que vemos a simple vista y cada cambio de dirección tiene un para qué y hace al sentido de la totalidad de los procesos.

Si nos observamos en un espejo envolvente y multidimensional, podemos descubrir muchos aspectos del alma y leer esa hoja de ruta que diseñamos en algún momento de la vida, antes del instante presente, para usarla como “un GPS personalísimo” que nos guíe en la travesía por la vida.

Y esto me fue ocurriendo a mí. Incursionar en el Rebirthing, la Medicina Tradicional China, las Terapias Corporales, la Respiración Conciente, la Programación Neurolingüística, las Danzas Circulares, el Yoga, la Meditación, el mundo de los Mandalas… fue algo así como un rescate de “pedacitos de mí”, que fueron facilitando la reorganización de “mi todo partido”, hasta poder hacer un giro abarcando y atendiendo aquellos aspectos de mi alma que necesitaban expresarse por otras vertientes. Me permití –y aún lo sigo haciendo- recorrer un “camino con corazón” –como decía Carlos Castañeda en “Las Enseñanzas de Don Juan”-

Me reconozco como un espíritu inquieto, curioso, indagador, que le gusta sumergirse en las profundidades y descubrir lo que no se ve a simple vista. Confieso que ya en la escuela sentía predilección por las ciencias naturales, la física, biología, la filosofía y lo que hoy llamaría la espiritualidad práctica, además de las humanidades. Y también recuerdo cómo disfrutaba mis clases de música, danzas y artes plásticas.

Elegir estudiar Medicina Tradicional China, después de haberme formado en carreras más convencionales (Ciencia Política, Relaciones Internacionales, Relaciones Públicas), fue casi un “acto de arrojo”!!! Ponerme a estudiar nuevamente, en forma sistemática, una carrera de varios años, totalmente diferente, sustentada por otra filosofía de vida y otra visión de la salud, a una edad que podría llamar “2ª juventud”… fue realmente un desafío!! Me cambió la vida!!!

Fue una experiencia maravillosa, enriquecedora, inspiradora, que me permitió ampliar la conciencia, nutrir mi visión de la vida e integrar un caudal de conocimientos teóricos y prácticos que hoy, también forman parte de los contenidos de “Semillas para la Vida” y “A la Luz de la Vida”.

En cuanto a las Danzas Circulares Sagradas, ellas son parte de mi historia personal, de mi vida… ya que desde muy pequeña estudié Danzas Clásicas y siempre seguí vinculada a ellas y a la danza contemporánea, la expresión corporal… La danza en general la vivo en cuerpo, alma y corazón! Son parte de mi expresión, como la música, el canto, las artes plásticas…

Danzar para mí es parte de la vida misma. Cuando me encontré con la “gran familia de las Danzas Circulares”, supe, en ese preciso instante, que este vínculo ya era para toda la vida!!! Así de fuerte fue el encuentro!!! ¿O fue re-encuentro?

Hoy, las Danzas Circulares Sagradas o Danzas Circulares del Mundo, son parte de mis actividades; facilito danzas en encuentros, talleres, jornadas,  en diferentes ciudades y ámbitos. Si tienen ganas, pueden dar una mirada a http://alaluzdelavida.blogspot.com donde encontrarán fotos y comentarios y algunas informaciones al respecto.

Además, junto con colegas, las difundimos constantemente, a través de encuentros como los del “Día Internacional dela Paz”, la “Feria Internacional del Libro”, el de los “Jóvenes Mensajeros de Paz” (en el Senado dela Nación-convocatoriade Mil Milenios de Paz); jornadas de Cultura de Paz, en escuelas y otras instituciones, en empresas… En fin, siempre aparece el momento y lugar para que las danzas en rondas estén presentes, sean bienvenidas, esperadas, disfrutadas y celebradas. Y lo maravilloso de esta experiencia es que logramos una comunión que trasciende las palabras, los idiomas y nos permite reconocernos en los otros y comprender nuestra identidad individual y grupal, que nos hermana más allá de cualquier diferencia. Las Danzas Circulares ayudan a sanar y a experimentar la PAZ como fuerza vital.

 Carmelo Urso:  Un mensaje final para nuestros lectores y lectoras Iberoamérica.

Mónica Shocron: En estos momentos de gran agitación planetaria y humana, en los cuales las noticias danzan en palabras y en imágenes alrededor de nuestra Madre Tierra, tengamos siempre presente nuestra GRAN UNIDAD y su sentido de SER. Somos miembros de la gran familia humana, planetaria y cósmica y lo que afecta a una parte de ella, en realidad nos afecta a tod@s.

Las experiencias de vida en estas circunstancias movilizan hasta el último átomo de nuestras anatomías, de nuestros sentimientos y pensamientos; trascienden tiempo y espacio y conmueven profundamente nuestro corazón, tocando las puertas del alma y volviéndonos hacia un instante de silenciosa pausa.

En este preciso momento, aquí y ahora, en este instante de mi vida, siento que es prioridad conectarnos profundamente con un espacio de comunión silenciosa, de conexión con el Amor Infinito e Incondicional, abrazando nuestra gran Unidad enla Diversidad.

La vida nos está dando la oportunidad para vincularnos con lo transpersonal, conscientes de nuestro sentido de trascendencia y poder percibir con facilidad hacia dónde hemos de ir, en qué dirección orientar nuestros pasos, tanto en nuestra vida cotidiana como en los proyectos que nos involucran grupalmente, buscando sustentar nuestra coherencia en el andar de todos los días.

Con esta visión, nos propongo desplegar nuestro espíritu de generosidad y servicio, conscientes plenamente de la necesidad de estar disponibles para fines que trascienden lo personal, que hacen al Bien Común. Nos convoco a  desarrollar y fortalecer nuestra flexibilidad para adaptarnos rápidamente a los giros de las circunstancias y –responsablemente- hacer nuestra parte en el Gran Contexto en el que tod@s vivimos.

Con la mente clara y el corazón abierto, honremosla Viday… ¡¡¡Manos a la obra!!!

Carmelo, agradezco infinitamente tu generosidad de darme la oportunidad para compartir, a corazón abierto, sentimientos, pensamientos, proyectos, reflexiones… y parte de mi historia. Y agradezco también a quienes -desde su lugar personal y brindando su tiempo- se conectan con mi espíritu a través de esta entrevista.

Que todos transitemos una hermosa y luminosa vida!!! Un gran abrazo redonditOOO!!!

Anuncios

EL CANGREJO Y LA GAVIOTA

El cangrejo alzado en vuelo por la gaviota

Jaime Galvis

http://solo50.wordpress.com/category/jaime-galvis/

Érase una vez un cangrejo que vivía en una playa donde las gaviotas se posaban a coger peces y a descansar. Un día, el cangrejo, cansado de la rutina de siempre ir hacia atrás, pensó: “¿Que pasaría si yo pudiera volar como las gaviotas? Seguro no tendría que seguir esta forma de vida que ya me tiene cansado”.

Se le acercó a una gaviota, y tanto le insistió que ésta lo agarró por las patas y lo alzó al vuelo.

“Quiero que me lleves bien alto y luego me sueltes para sentir esa sensación de libertad al caer en picada”, dijo el cangrejo.

“Está bien. Ya que insistes…”. le dijo la gaviota y tras subirlo bien alto y soltarlo, el cangrejo empezó a mover sus patas mientras caía estrepitosamente sobre una roca, muriendo al instante por el golpe.

Moraleja: “zapatero a su zapato”.

El cangrego lanzado al vacío por la gaviota

BIRD ATTRACTOR

Bird Attractor

Written in Buenos Aires, inspired by a capsuled origami my fellow countrywoman Elva Villegas made in Mexico, days before the beginning of the First Origami Convention in the city of Rosario, Argentina.

Carmelo Urso

https://carmelourso.wordpress.com/

twitter: @carmelourso

That scarecrow had spent years without scaring anyone in its rye field.

Always quiet, only the sullen winter breeze managed to get a slight movement out of his arms made of old scraps of fabric and straw.

One day, two rooks courting each other in the air landed on the scarecrow’s comfortable cup hat.

“Is someone there?” – The birds asked.

Nobody answered.

“May we stay and nest on your hat?” –they asked again.

Nobody answered.

“Silence is consent” –Said the rooks and settled.

They mated in the spring; they fattened in the summer with the field’s rye; in the autumn they would perch on the roofs of nearby houses, announcing sinister omens; in the winter, they would fly low before migrating to far away fields… only to nest again on the scarecrow’s hat when the spring came.

Never did the rag doll ask for anything in return. He never reproached the birds’ temperamental humor, the air battles, their incorrigible lack of hygiene. He never complained about the rooks’ screeching uproar, or the rooks’ children, or the children’s children.

His head, empty of thoughts –as empty as the cup of his old hat- was infinitely receptive to the love and feast of the rooks, who –spring after spring- kept on nesting on its head.

Again and again the rooks –jokingly- asked:

“Hey, buddy, is someone there?”

And the rag doll, made a bird attractor, said nothing, reproached nothing, infinitely empty, infinitely generous to the rooks the spring gave him.

Email: entiempopresente4@gmail.com

EL KARMA DE LAS ALMAS GEMELAS

Almas gemelas

Carmelo Urso y André Reinoso

Ningún Karma viaja solo –siempre lo hace en grupo… ¡en grupos de Almas!

Ningún Karma –en soledad– podrá destejer los hilos que lo atan a la gran rueda de la ilusión… ¡imperativo es que halle a su par!

Al Arca de Salvación se entra de par en par… y un Karma solitario es un marino que boga sin brújula en la mar que conduce a la Salvación.

¡Preciso es que descubra a su Alma Gemela y experimente con ella la plenitud del Amor incondicional!

Las Almas Gemelas están unidas por una indisoluble conexión karmática… dos seres de Luz que han desarrollado una inusual afinidad, extraordinaria sintonía de Amor durante varias existencias.

Las Almas Gemelas, en ese tránsito interdimensional, pueden postergar esa divina unión por muchas, muchas encarnaciones…

Pueden dedicarse a explorar otros Karmas, otros cuerpos, otros sentimientos, otras sensaciones… en esa búsqueda eterna por encontrar su propia identidad, su más genuino reflejo: ¡hallar a su igual!

Cada Karma –fruto de su insaciable curiosidad– puede dedicar largas encarnaciones a interpretar los roles más disímiles: víctima o victimario; verdugo o mártir; casto o libertino; santo o pérfido; héroe o genocida…

…pero no importa qué tantos cuerpos ocupe un Alma o que tantos papeles desempeñe en el azaroso Juego de la Vida

…no es un cuerpo lo que anhela hallar ese Karma

…es la chispa divina de su Espíritu Mellizo… la única en el Universo capaz de encender la Luz del Amor Eterno en el inmarcesible pebetero de su Alma.

Por eso, llega un momento en que esas Almas deben tormar una decisión…

…hacerse Uno entre ellas… y Uno con el Amor.

Cada postergación, es una oportunidad fallida, perdida… ¡para siempre!

…aunque el Juego de la Vida, en su magnificencia, siempre concederá a las Almas Gemelas la posibilidad de reencontrarse…

…¡y dejar atrás todas esas ilusiones, todos esos espejismos, todos esos falsos sentimientos que pretendieron sustituir al Amor!

Almas gemelas, espíritus mellizos

SÁBADO 28 DE MAYO DE 2011: LA BANDERA DE LA PAZ ZARPA EN EL BUQUE ESCUELA FRAGATA A.R.A. “LIBERTAD”

 

Bandera de la Paz

La BANDERA DE LA PAZ

Zarpa por primera vez el 28 de mayo en el

Buque Escuela Fragata A.R.A. “Libertad”

MMP y Fundación PEA Invitan  a saludar y  acompañar en su zarpada, al Buque escuela Fragata A.R.A. “Libertad”

El  Buque Escuela “Libertad” de la Armada argentina comenzará  su  42º viaje de instrucción para guardiamarinas.

El  viaje se realizará alrededor de Sudamérica y tendrá una duración aproximada de seis meses.

En su recorrido  por el mundo portará la Bandera de la Paz, difundiendo un mensaje de hermandad y unidad.

Te invitamos a presenciar  tan importante acontecimiento

 

 El Sábado 28 de mayo a las 13.30 a 16.30 en Av.  Antártida Argentina

entre la Dirección de Migraciones y la terminal de Buque bus. Dársena Norte del Puerto de Buenos Aires.

¡Asiste!

 

Buque Escuela Fragata A.R.A. “Libertad”

“LA CULTURA DE LA PAZ ES UN SISTEMA DE VIDA EN EL QUE PREVALECE LA COHERENCIA ENTRE SENTIR, PENSAR Y ACTUAR” (ENTREVISTA A MÓNICA SHOCRON PARTE I)

Paz para todos

Carmelo Urso: 1) Thomas Merton alguna vez escribió: “El miedo es la raíz de todas las guerras”. Buena parte de nuestras dinámicas educativas están basadas en el miedo: miedo a los profesores, miedo a las evaluaciones, miedo a expresar nuestro libre pensamiento frente a los credos y ortodoxias oficiales –e incluso- miedo a Dios. ¿Estás de acuerdo con la frase que citábamos arriba de Merton? ¿Podemos aspirar a un mundo en Paz mientras nuestros sistemas educativos se basen en el miedo?

Mónica Shocron: Ante tu pregunta, me surge esta reflexión primaria: ¿De dónde viene el miedo, cuándo aparece? Y siento que es importante en primer lugar, situarnos en este sentimiento, en esta energía a la que llamamos “miedo”, para poder comprenderla -o al menos intentarlo- y luego, poder vincularlo con las guerras y con los sistemas educativos.

Mónica Shocron

Tal vez, el miedo aparece cuando no podemos comprender porque nos falta información -por ejemplo- acerca de una situación, relación, comportamiento o incluso, cuando esa información es insuficiente o limitada. Pero también percibo que el miedo es ausencia de “comunión”, que es esa capacidad de comunicarnos de corazón a corazón. Como seres humanos tenemos la posibilidad de vincularnos mutuamente desde un lugar más profundo, yendo más allá de las fronteras del intelecto y generando vínculos amorosos, respetuosos y comprensivos.

Dicen que las guerras nacen en la mente de los seres humanos, que son creaciones intelectuales y se materializan en acciones y realidades lejanas al corazón.

La cultura de la guerra da prioridad a las diferencias, a consideraciones que separan, dividen, que crean barreras, levantan muros, a la lucha por el poder… en lugar de focalizar la atención en la maravillosa realidad que puede brindarnos vivenciar la unidad en la diversidad.

Las guerras forman parte de la cultura del “miedo”, en donde ciertas actitudes como la prepotencia, el atropello, la falta de respeto mutuo y la lucha egoísta para dominar a quienes se considera diferentes, alimentan un poder autoritario de unos sobre otros.

Por lo tanto, percibo que el miedo es un ingrediente con gran protagonismo en la generación de las guerras; se trata del miedo a convivir con quienes sienten o piensan de otro modo, con quienes sustentan sistemas culturales distintos o tienen otras creencias, otro modo de vincularse con la vida. Cuando no se logra comprender esto, el miedo a perder la propia identidad se transforma en un móvil inmediato para iniciar una larga y penosa lucha, perdiendo de vista que, lo que uno es en esencia, se enriquece al convivir con las diferencias.

En cuanto a los sistemas educativos, si están inmersos en la cultura del miedo no propician un camino hacia la paz.

Al respecto, procuro evitar las generalizaciones y descubrir en los sistemas educativos aquellas puertas que se van abriendo para facilitar el camino hacia una Cultura de Paz. En la actualidad estamos siendo testigos -y algunos protagonistas- de transformaciones superadoras que nos alientan a seguir adelante.

En muchos lugares, se está reflexionando sobre la necesidad de cambios en los sistemas educativos y procurando pautas institucionales que mejoren su funcionamiento y favorezcan la convivencia armoniosa dentro de la comunidad educativa, e incluso, en muchos lugares se transforman en acciones.

Algunos ejemplos de esto son la implementación de sistemas tutoriales y de asambleas, que procuran mejorar el diálogo y la convivencia y desarrollan el juicio moral autónomo de los alumnos; la mediación, que facilita la resolución pacífica de conflictos, transformando los desencuentros en encuentros, acuerdos y generación de nuevas pautas de convivencia escolar; la auto-evaluación supervisada por los profesores curriculares, que permite a los alumnos ser testigos de sí mismos frente a los procesos de aprendizaje personales, integrándose a la evaluación de los docentes; la participación en proyectos solidarios formando equipos de alumnos-docentes-directivos, que hacen al ejercicio de la responsabilidad social de la comunidad educativa.

Pero… aún existen programas educativos que sustentan la cultura del miedo, como la modalidad del “premio/castigo” y las rígidas estructuras de poder, que a veces llegan al autoritarismo.

Percibo que aún hay mucho por hacer en este tema. Tal vez exista una cierta tendencia generalizada a querer ver rápidamente resultados… y esto hace que nos perdamos lo maravilloso de todo el proceso de transformación, lo inspirador que puede ser transitar conscientemente cada tramo del camino.

Teniendo en cuenta esto, creo que lo más importante en este momento, es focalizarnos en el ser humano, en su esencia, en su sentido trascendente y desde allí, ir camino a la transformación de los sistemas educativos, incluyendo la espiritualidad práctica en los contenidos educativos, como parte de la visión que nos reconoce como seres humanos, planetarios y cósmicos.

En esta tarea, hemos de ser cuidadosos, responsables, minuciosos e impecables, con una visión amplia acerca de la vida y sus procesos, de los que somos parte. Hemos de ser capaces de ir más allá de cualquier fin egoísta y conectarnos con nuestra sabiduría interna para que nos oriente antes de actuar y nos permita tener claridad en cada paso que demos.

Cada pequeño aporte de ideas, propuestas, “inspiraciones” que rescaten la verdadera esencia de la educación (1) es parte fundamental para la gran transformación que nos está aguardando en este momento de nuestra historia humana y planetaria.

Agregaría que no sólo los sistemas educativos que sustentan la cultura del miedo nos alejan de la experiencia de la PAZ sino que también lo hace cualquier visión que se vincule a la violencia, la manipulación, el egoísmo, la especulación, el ocultamiento y la desvalorización del ser humano y de la vida, en cualquiera de sus aspectos.

Carmelo Urso: ¿Cuáles deberían ser, a tu entender, los pilares de un sistema educativo que promueva una Cultura de la Paz?

Mónica Shocron: La Cultura de Paz es un sistema de vida que se manifiesta a través de valores, actitudes y conductas, en el cual prevalecen la coherencia entre sentir-pensar-actuar; la armonía, el respeto mutuo, el ejercicio cotidiano de la responsabilidad, la experiencia diaria de la unidad en la diversidad, la comunicación armoniosa y el reconocimiento de una identidad humana en la que se integran los aspectos bio-psico-espiritual, planetario y cósmico.

Educación para la Paz: coherencia entre sentir, pensar, actuar...

Un sistema educativo que promueva la Cultura de Paz precisa focalizar su atención en estas consideraciones e implementar recursos y modalidades que sean consonantes con su espíritu.

Por ejemplo, la comunicación es uno de los recursos básicos para la convivencia y el intercambio. Por lo tanto, ser cuidadosos a la hora de elegir nuestro lenguaje (verbal/no-verbal) para transmitir los mensajes, se convierte en uno de los pilares para ser considerado por una Educación que promueva la Cultura de Paz.

Quiero mencionar en este sentido al “Léxico Cultura de Paz”, que es uno de los proyectos en acción del Consejo de Paz de la República Argentina, del cual soy miembro fundador. A través de este proyecto pretendemos –entre otros objetivos- crear conciencia de la importancia de sostener nuestra coherencia entre el lenguaje verbal y no-verbal y el espíritu de la Cultura de Paz. Es interesante conocer esta propuesta con más detalles, para lo cual invito a visitar nuestra web: www.consejodepaz.org.ar/iniciativas/proyectos

(1) educar es sacar a la luz lo esencial de cada ser humano

Cada vez que nos expresamos verbalmente ponemos en movimiento la energía de las palabras que utilizamos; las palabras tiene un poder creador y producen efectos; creo que tod@s podemos testearlo a diario. Y no sólo las palabras, sino también los gestos, las expresiones corporales, las miradas, el tono de voz… todo lo que acompaña al lenguaje verbal, refuerza su energía y sus efectos.

En las actividades prácticas de las experiencias con la comunicación, muchas veces incluimos la vivencia corporal de la energía de las palabras y del lenguaje en general, para testear los efectos que ellas producen en nuestra fisiología, en nuestro cuerpo. Es muy interesante la devolución de quienes participan, porque las respuestas que nos ofrece el cuerpo son “visibles”, se pueden “sensar” (testear con los sentidos); nos transmiten información que nos guía en la búsqueda de respuestas y así podemos ir monitoreando efectos y sacando conclusiones.

Educar es sacar a la luz lo esencial de cada ser humano

En una Educación para la Paz el tema de “ser conscientes”, es un importante porque contribuye a la evolución del ser humano. Y, para “volvernos seres conscientes”, precisamos ejercitar la mirada interna, la observación y audición conscientes y desarrollar la conciencia testigo. A su vez, para lograrlo, es necesario generar el hábito del uso cotidiano del espacio de silencio personal. Entonces, éstas son más pautas para tener en cuenta e involucran tanto a docentes/directivos como alumnos.

Un sistema educativo para la PAZ también procura fortalecer la identidad individual dentro de contexto mayor de identidad compartida, que emana de ser ciudadanos planetarios y universales integrados en una unidad cuerpo-mente-sentimientos-espíritu.

¿A qué me refiero al hablar de identidad compartida? A la existencia de un rasgo humano común por ser seres corporales, mentales, emocionales; seres bio-psico-físicos y espirituales. Además compartimos otros rasgos que nos hermanan con nuestro planeta y con todos los seres que lo habitan; este, es el aspecto planetario de nuestra identidad compartida. Y llegamos luego a los rasgos que nos unen al resto del Universo, que nos vinculan con lo transpersonal, lo trascendente, lo Infinito, con lo que está más allá del espacio-tiempo; podríamos llamar a este aspecto “cósmico”. (2)

(2) Edgard Morin nos habla –en este sentido- de la “triple identidad”.


Una educación focalizada en la Cultura de Paz ha de facilitar la “vocación en acción”, es decir, implementar aquellos recursos que permitan a cada alumno encontrar el camino para expresar la voz del alma y vivenciar la experiencia profunda de ser digno de SER y sentirse digno de SER.

CarmeloUrso: Sabemos que desde hace años desarrollas la propuesta educativa “Semillas para la Vida”. De ella escribes en tu blog http://semillasluzparalavida.blogspot.com/ que pretende: “Construir puentes entre lo tangible y lo intangible, ver con el corazón, crear el hábito del espacio de silencio interno, compartir-descubrir-inspirar-co-crear, vivir plenamente la experiencia de SER”. ¿Podrías explicarles a los lectores y lectoras de Iberoamérica en qué consiste esta propuesta tuya y cómo la has ido promoviendo en tu país, Argentina?

Mónica Shocron: “Semillas para la Vida” es una propuesta educativa que revela un modo de ver, sentir, pensar, vivir y también, de soñar la vida. La fuente de inspiración ha sido mi propia vida y mi experiencia personal como docente, como alumna y también, como profesional (3) en ámbitos públicos y privados.

“Semillas para la vida” es para mí un camino con corazón, un camino de aprendizaje que fui -y sigo- transitando como aprendiz de la vida. Es un todo orgánico y flexible que está en constante movimiento y transformación y procura fluir con los ritmos de la vida, atendiendo las necesidades de sus destinatarios. Es una propuesta para transitarla en cuerpo, alma, mente y corazón.

Haciendo un poco de historia… puedo contarles que comenzó siendo una serie de talleres temáticos referidos a educación en valores, ecología, convivencia, comunicación, creatividad, salud, desarrollo del ser humano y expansión de la conciencia. Con el tiempo, los contenidos de los talleres fueron formando parte de cursos de capacitación para docentes y directivos y cursos de apoyo extracurriculares para alumnos de todos los niveles.

(3) Maestra Normal Nacional, Lic. en Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Master en Relaciones Públicas, Dinámica Grupal y Comunicación, Master en Programación Neurolingüística. Estudios sistemáticos complementarios: Medicina Tradicional China, Terapias corporales y respiratorias, música, artes plásticas, , yoga, danzas clásicas, danzas contemporáneas, danzas circulares.

“Semillas para la Vida”, al implementar sus actividades, se fue relacionando con otras organizaciones/instituciones y formando parte de redes vinculadas a la educación para la paz, convirtiendo este tramo del camino en un proceso sumamente enriquecedor, en el cual la inspiración de un@s se retroalimenta con la inspiración de otr@s. Esto va generando un movimiento continuo, expansivo, pulsante, vital que nos posibilita compartir caminos, co-crear, ser mutuamente fuentes de inspiración y descubrir a cada paso una infinidad de posibilidades que nos permiten crecer juntos y desarrollarnos como seres plenos, únicos y partes de un todo mayor, tendiendo –de algún modo- puentes entre lo tangible y lo intangible, entre lo concreto y lo sutil.

Me gusta describir la acción de “Semillas para la Vida” como una “educación peregrina” porque sus propuestas van hasta donde la vida las llama; es decir, si el llamado llega desde San Luis, Córdoba, Rosario, Salta… allá vamos con los talleres, seminarios, capacitaciones; si es desde Brasil, Uruguay, Colombia, lo mismo… y así, donde sea que aparezca la necesidad de compartir, transitar y experimentar aquello que “Semillas para la Vida” tiene para brindar e integrar a otras “inspiraciones compartidas”.

“Semillas para la Vida” : educación peregrina

Esta modalidad me enriquece personalmente, en todo momento y en todos los aspectos de la vida; me permite profundizar el ejercicio cotidiano de la conciencia testigo, contribuye a mi flexibilidad, apertura, atenta observación; a la experiencia de “ser en libertad”, a la posibilidad de responder rápidamente a las necesidades que se plantean en mi entorno –cercano o lejano- dejándome fluir y simultáneamente, organizándome interna y externamente para generar propuestas acordes con ellas, propuestas “con sentido”.

“Semillas para la Vida” se organiza en 5 proyectos en acción, que incluyen talleres, seminarios, cursos, trabajos en red y experiencias de convivencia y que son:

*Escuelas para la Vida (capacitación para docentes; entrenamientos para alumnos, integración familia-escuela-comunidad)

*Triple Identidad (desarrollo del Ser y expansión de la conciencia- Anexado a la nueva propuesta “A la LUZ de la VIDA” http://alaluzdelavida.blogspot.com)

*Educación para la Salud (una propuesta de educación en salud con visión holística)

*Voces del Alma (vinculado a la expresión a través del arte, la fotografía, la música, las danzas circulares y sagradas)

*Senderos del Alma (turismo para el alma, el cuerpo y el espíritu)

Las propuestas se realizan en centros educativos y espacios adaptados a finalidades específicas y sus destinatarios son

niños-adolescentes-jóvenes-adultos-escuela-familia-comunidad. http://semillasluzparalavida.blogspot.com

Embajadora de Paz Distinción otorgada por Mil Milenios de Paz y la Fundación PEA y “Semillas para la Vida”, Embajada de Paz

Carmelo Urso: En tu artículo “A la Luz de la Vida” señalas: “Si damos un paseo por la memoria del proceso creativo, iremos de los símbolos a la realidad concreta; de los reflejos a la visión clara y directa; de la penumbra hacia la luz; del silencio al sonido y los armónicos; de la contracción a la expansión; de lo informe a los colores y las formas y de la quietud al movimiento vital, para regresar –luego- al Principio.”

En lo personal, ¿qué entiendes por “proceso creativo”? ¿Se trata de algo espontáneo o de algo que puede inducirse? Nuestros sistemas educativos ¿suelen promover la creatividad de los educandos? ¿Qué relación tienen la creatividad y la Paz? ¿Y cuál es esa “realidad concreta” que el proceso creativo nos permite experimentar?

Mónica Shocron: “A la LUZ de la Vida” es algo así como un “brote” de “Semillas para la Vida”. Sucede que a medida que fui viviendo y transitando cada trayecto educativo, sentí la imperiosa necesidad de profundizar ciertos aspectos vinculados a la Espiritualidad Práctica e integrarlos a la educación formal y a la educación permanente. Así, nació “A la Luz de la Vida” (http://alaluzdelavida.blogspot.com), incorporando otros temas como Meditación, Mandalas, Danzas Circulares, Terapias Corporales, Salud, Nutrición, Cocina para la Vida, revitalizando la propuesta de educación para la paz y profundizando su proceso creativo.

Danzas circulares

Un proceso creativo nos vincula con la gestación, el nacimiento, la inspiración, la creación y -tal como le ocurre al artista, al músico, al creativo en general- sentimos, percibimos una idea que, después de atravesar un proceso, se plasma en la realidad, se concreta en una acción que puede ser un proyecto, una canción, una melodía, una obra de arte…

La inspiración es su origen, su punto de partida, el instante en que nace ese proceso; es el momento en que nos conectamos con la fuente de creación. La experiencia del proceso creativo puede darse independientemente de nuestra intención pero también, podemos disponernos para que ocurra. A veces, la inspiración nace cuando menos lo esperamos y nos pone en movimiento para crear, dar forma a algo, procesar ideas, hacer o no hacer, concretar.

¿Viste cuando comenzamos a hacer garabatos en un papel? Ni siquiera lo hacemos conscientemente… la mano y el lápiz simplemente se deslizan por el papel, el movimiento fluye más allá de nuestra intención pre-pensada. De pronto… guau! Hemos dibujado algo; aparecen formas y descubrimos que tienen un leguaje simbólico al que podemos encontrarle un sentido útil!!! Hemos facilitado -de algún modo- el descenso de contenidos transpersonales a niveles de nuestra conciencia de vigilia.

Esto que hicimos espontáneamente, también podemos inducirlo. Podemos generar intencionalmente un espacio adecuado para conectarnos con nuestro ser creativo, con la intuición y nuestra capacidad perceptiva. Podemos hacerlo a través de la respiración, la ambientación del espacio con luz, aromas, sonidos… En fin, existe una multiplicidad de recursos que pueden facilitarnos un ámbito adecuado para “crear”.

Muchas veces estamos en medio de una situación “sin salida”… damos vueltas en nuestra mente, pensamos y re-pensamos, pero no encontramos claridad para la acción. De pronto, “nos abandonamos”, “nos entregamos” y… como por arte de magia, nos llega la idea “salvadora”!!! Y aparece otra idea y otra… y se va tejiendo la trama de un proceso que nos lleva a encontrar la salida. Esto también es un proceso creativo.

Actualmente, los sistemas educativos están más abiertos al uso de recursos innovadores para facilitar la creatividad, pero aún hay mucho por hacer en este sentido. Tal vez los sistemas educativos sí tienen la intención de promoverla pero los docentes precisan consolidar primero esta habilidad en sí mismos para poder transmitirla.

Necesitamos estimular el desarrollo de nuestra flexibilidad, ser capaces de abandonar las viejas estructuras conocidas, soltar amarras, remontar vuelo y entregarnos a experiencias inéditas, o rescatar aquellas casi olvidadas, algunas consideradas tal vez, primitivas (liberación de la voz, experiencias con los sonidos, danza, expresión corporal…) pero capaces de conectarnos con nuestra esencia creativa -capacidad innata- que hemos olvidado o tapado con tanta información lineal (intelectual), con tanta estructura inmóvil.

Hemos sido formados dentro de una cultura de estructuras y rigideces y hoy, los cambios que se suceden rápidamente en la vida planetaria, han de ser acompañados por nuestra flexibilidad mental, por nuestra rapidez para responder a las necesidades de cada instante, nuestra habilidad para cambiar de dirección en el mismo momento en el que aparezcan las señales para hacerlo. Esto es fluir con los procesos de la vida. Es el tiempo de confiar en ellos, de sintonizarnos profundamente con ellos, de dejarnos guiar por la intuición y la percepción, por esa voz “en off” -la de nuestro guía interno- y apelar a la sabiduría de nuestro propio ser.

Si bien percibo que la Paz anida en el corazón de cada ser humano, a veces se nos escapa de la conciencia; podríamos hacer una analogía entre la vida, el proceso creativo y la paz.

Estimados lectores y lectoras: la semana entrante continuaremos este profundo e interesante diálogo de Educación por la Paz con nuestra amiga argentina Mónica Shocron. ¡Hasta entonces!

SEMILLAS PARA LA VIDA

Glaciar Perito Moreno

Mónica Shocrón

semillasparalavida@hotmail.com

“Estoy parada en silencio, contemplando el paisaje; me siento pequeña ante la majestuosidad de estos hielos gigantes, azules, con algunas manchas pardas oscuras. Es un rincón de nuestra Tierra, bien al sur del continente americano, casi donde termina el mapa de la Argentina. No es cualquier lugar; tiene magia, tiene poder; es absoluto y sobrecogedor. Es imponente y solemne. Es sagrado.

Casi me quedo muda ante su presencia; es injusto limitar esta experiencia profunda a unas cuantas palabras. Mi corazón late con fuerzas; siento el frío en mi rostro, el aire húmedo y la llovizna, pero no me incomodan. Estoy acá, increíblemente traída por la vida hasta este rincón del planeta. Sé que todo tiene un motivo, pero no me he puesto a buscarlo; sólo quiero sentir, dejarme llevar hasta donde he de llegar. No quiero que las preguntas me distraigan. Shhh!!! Silencio.

Mi cuerpo se siente confortable; mi menta serena y mi corazón activo. Las nubes cubren el cielo con blancos y grises; los hielos permanecen … ¿permanecen? De pronto mi corazón da un salto; siento que los hielos no permanecen; escucho un trueno lejano, luego, otro; son partes del glaciar que caen a las aguas gélidas del Lago Argentino. Siento ganas de llorar; son esas lágrimas que brotan de las profundidades desconocidas de mi propia esencia; es como un grito ahogado; ¿de dónde viene? Tal vez, de la naturaleza que pide auxilio. No estoy delirando! Apenas estoy con mi sensibilidad a flor de piel y la conciencia expandida más de lo que podría imaginar; de repente no sé si me he convertido en el mismo glaciar; siento el impulso de abrazar su inmensidad con los brazos del corazón, esos brazos extensos que abarcan horizontes ilimitados. Me siento en estado de Gracia.

No comprendo aún el significado pero sé que tengo que compartirlo. Es tan poderoso este sentimiento, que me impulsa a hacer lo que estoy haciendo: escribir y compartir mi experiencia.

Camino lentamente en ascenso por el glaciar; me siento en comunión con todo lo que me rodea. Mis ojos contemplan, silenciosa mi mente y murmurante mi corazón; mi respiración sigue el compás. La vida está aquí; está más allá de los rincones que pueden ver mis ojos. Mis oídos pueden llevarme más allá de la mirada hasta descubrir los sonidos más leves y distantes. Soy un componente más; sin mi presencia esto tampoco sería posible; si no estoy aquí con mis pies en el hielo, con mis manos al aire, con mis ojos abiertos, mis sentidos alerta y el corazón sin corazas ¿quién podría ponerle voz al glaciar?

Mis pies se clavan alternadamente en la superficie helada, por tramos transparente y azulada, agrietada y filosa; con lagunas azules, quietas y mudas. Siento que desde mis pies crecen raíces hacia el interior del glaciar que me sostienen unida a él.

Escucho el viento traspasar las montañas silenciosas y heladas; es tan difícil transmitir este sentimiento que brota desde el centro de mi ser como comprender -si no se vive la experiencia-. Me reconozco porque soy parte y no estoy aparte.

Siento la llovizna fría y constante sobre mi cara; no me molesta. Estoy en comunión con la naturaleza y eso hace todo confortable, fluido y sereno. No hay reclamos sino aceptación.

El ascenso en fila continúa con pequeños altos para contemplar y guardar en la memoria; todo el grupo sigue la huella marcada por los guías de camino. Hay voces, risas, los clicks de las máquinas de fotos, los silenciosos paseos visuales de las filmadoras, ojos al acecho de las imágenes; pero yo necesito quedarme en silencio por unos minutos; preciso aquietar mis pensamientos; parar las preguntas; detener la marcha y evitar las interferencias externas e internas.

Siento la urgencia de ir hacia adentro y arrodillarme ante esta sagrada inmensidad; quiero dar las gracias por haber llegado hasta este lugar. Es un acto casi reflejo, como si fuera el único posible en este momento.

Somos tan pequeños… Tenemos tanto que aprender aún para cuidar aquello que la vida nos ha dado en custodia; no somos los dueños, apenas somos los guardianes, tal vez, ángeles custodios de todo esto que merece nuestro respeto absoluto y permanente, porque sin todos los componentes de nuestro planeta, nosotros no tendremos sentido para nuestra existencia en él; y todo aquello que pierde su sentido de existencia DE-SA-PA-RE-CE.

Al partir hacia El Calafate y Ushuaia, sabía que había un antes y un después; que la experiencia -cualquiera fuera- ayudaría a mi conciencia a expandirse; que una parte de mí quedaría entre los glaciares y los mares del sur y se ampliarían mis horizontes de comprensión y comunión con la esencia de los demás seres y elementos de mi entorno.“ (Mónica Shocron- verano de 2005)

Glaciar Perito Moreno rompiéndose