GERMÁN PASTORINI: “LA TANATOLOGÍA ES EL ARTE DE LA PRESENCIA COMPASIVA ANTE UN MOMENTO DE TRASCENDENCIA”.

Germán Pastorini
Germán Pastorini

Carmelo Urso: Estimado Germán, después de cinco años de regir este blog es la primera vez que tengo el privilegio de entrevistar a un uruguayo. Con Uruguay me une un lazo especial de la infancia, pues una de mis madrinas (o más exactamente, la esposa de mi padrino) es originaria de la plácida República Oriental. Ella es una dotada pianista y su hermano bailarín clásico, así que de ellos recibí no sólo afecto sino un estimulante contacto con el arte.
Germán, en Montevideo, hermosa ciudad que tuve el placer de conocer en el año 2011, diriges el Espacio ATMAN (http://www.espacioatman.com/). Cuéntale un poco a nuestras lectoras y lectores que pueden encontrar allí. Cuándo lo fundaste, cuál es su propósito, qué servicios prestas…

Germán Pastorini: El propósito de fundar Espacio Atman fue el de generar un lugar que brindase la posibilidad de realizar cursos así como de acceder a tratamientos que además de lo convencional, se integrasen propuestas terapéuticas de carácter más heterodoxo (para no usar la palabra alternativa). De esta manera, por ejemplo la persona que viene a atenderse por una determinada dolencia física y/o psíquica es atendida desde diferentes ángulos a un mismo tiempo, con lo cual nos aseguramos además de obtener resultados ya al poco tiempo, también lograr para el consultante una sensible economía en cuanto a lo que hace a su inversión personal de tiempo y dinero. Además consideramos que nuestro objetivo terapéutico es generar y desarrollar en la persona recursos que le permitan, una vez dada el “alta”, haberlos integrado como una parte de ella misma, y así tenerlos a disposición en todo momento.

manos unidas

Carmelo Urso: En días pasados, nos enteramos que a partir de abril de 2014 vas a comenzar a impartir un curso de Tanatología. ¿Podrías explicarnos en qué consiste esa disciplina? ¿Qué te llevó a especializarte en ella?

Germán Pastorini: La Tanatología en lo que nos es personal la entendemos como “el arte de la presencia compasiva ante un momento de trascendencia”. Con ello no queremos obviar lo que tiene de ciencia y de técnica, pero sí realzar lo que hace al arte en sí, ya que estamos acompañando a una persona hacia un momento del cual ningún ser vivo tiene conocimiento previo; por tanto sólo podemos acompañar a la persona hasta ahí… el resto del viaje es personal.

El motivo de llevar a especializarme en ello, fue por un lado el descuido que existe en mi país, Uruguay, respecto a un tema tan importante, además de que el ejercicio de esta práctica es algo que realmente te lleva a valorar la vida y a darte cuenta de lo que es verdaderamente importante, ya que como dice un dicho del Budismo Tibetano, sólo de dos cosas estamos seguros, una de ellas es que moriremos en tanto somos mortales, y la segunda es que… no sabemos cuando, puede ser en cualquier momento. Entonces, como te decía, compartir ese momento de trascendencia, te hace valorar la vida de otra manera.

nubes al cielo

Carmelo Urso: ¿Cuál es la función de un tanatólogo? ¿Cuáles son sus perspectivas desde un punto de vista terapéutico y espiritual? Y desde un punto de vista profesional, ¿es un campo que tenga demanda laboral?

Germán Pastorini: Creo que en parte esta pregunta ya ha quedado contestada. Lo que sí podríamos agregar es que también se trabaja con el entorno familiar, y una vez la persona ha trascendido asistimos a los familiares en situación de duelo, para ayudarlos y guiarlos a vivir, aceptar, y experienciar esa etapa, que muchas veces hoy día, en lugar de respetarla como un proceso natural y necesario, se ve patologizado y medicalizado, con lo cual se medicamenta a la persona en lugar de animarla a vivir la experiencia.
A nivel profesional, acá en Uruguay, la demanda laboral es mínima, en parte porque no hay cursos de formación y por otra parte, porque es una disciplina apenas conocida, por lo cual la gente no sabe que puede esperar de ella.

cielo

Carmelo Urso: ¿Desde qué perspectiva espiritual abordas el tema de la muerte? La muerte, ¿es un alba o un ocaso?

Germán Pastorini: Ni lo uno ni lo otro. Como decía Sócrates, el gran filósofo griego, cómo nadie sabe nada de la muerte, nadie puede decir si es buena o mala, si es algo a temer o algo a anhelar.
Sí podemos decir que es el momento de mayor trascendencia para el ser humano.
En cuanto a perspectiva espiritual, considero que en forma apriori, no debe ser abordada desde ninguna. Hay que respetar las creencias espirituales y/o religiosas de la persona, y desde allí realizar el abordaje tanatológico. Es decir, yo puedo tener mis propias creencias, pero al momento de estar con una persona, las mismas son dejadas a un lado, respetando las de la propia persona, aún cuando puedan ser diferente y hasta contrarias a las propias.

cielo 2

Carmelo Urso: Se atribuye a Leonardo da Vinci la frase: “Mientras pensaba que estaba aprendiendo a vivir, he aprendido cómo morir”. Y en las antípodas, se le imputa a Confucio este aforismo: “Aprende a morir y sabrás vivir bien”. En Occidente, muchos gurús espirituales nos hablan sobre cómo vivir bien, pero casi nadie toca el tema de la muerte. A tu entender, ¿el morir bien, en paz, entraña una enseñanza? ¿Y en qué consiste ese aprendizaje?

Germán Pastorini: Si, cómo te decía, cuando te das cuenta de que vas a morir en algún momento y que no sabes cuándo, y eso es una lección que toda persona en la antesala de la muerte te va a enseñar, comienzas a valorar todo de manera diferente. Por ejemplo, si sabes que dentro de 5 segundos perfectamente tu corazón puede dejar de funcionar, o un carro perder la dirección y atropellarte o cualquier otro evento puede cercenar tu vida, entonces comienzas a resignificar todo, y aquello que te molestaba al punto de hacerte entrar en cólera, de repente te das cuenta que en verdad no tiene importancia alguna, y al mismo tiempo te lleva a valorar más aquello que sí tienes y puedes disfrutar.

mar de nubes

Carmelo Urso: En el pensum de tu curso de tanatología incorporas diversas disciplinas: terapias florales, Reiki, PNL. ¿Cómo pueden ayudar estas técnicas a la persona que emprende el proceso de trascender el plano físico?

Germán Pastorini: Tanto el Reiki como el Jin Shin Jyutsu son técnicas terapéuticas de carácter bioenergético y de origen japonés, que trabajan mediante la imposición de manos. Ambas permiten entre otras cosas, que los niveles de ansiedad disminuyan, que la persona pueda redescubrir aspectos de sí misma que no conocía, también aliviar el sufrimiento y el dolor que pueden provocar algunas patologías y ciertas estrategias terapéuticas como lo pueden ser una radioterapia o una quimioterapia. Recuerdo un paciente que tenía cáncer de vejiga y se realizó 60 sesiones de radioterapia. Trabajamos con Reiki y Jin Shin Jyutsu, y el único malestar que tuvo, fue una mayor frecuencia en la necesidad de ir a orinar, simplemente eso.

En el caso de la Programación Neuro-Lingüística (PNL.), ayuda al profesional a trabajar con las creencias y valores de la persona, así como a resignificar y reestructurar aquello que le sucede y por lo que está transitando. También es una excelente herramienta para todo lo que hace a mejorar el proceso de comunicación.

reiki chu ku rei

Carmelo Urso: Por una parte, está el dolor del que muere y por el otro el duelo de quien sobrevive a la partida de un ser querido. ¿Cómo puede el tanatólogo ayudar a las personas en el ineludible –y necesario- proceso del duelo? ¿Y cómo y cuándo el duelo natural puede transformarse en algo patológico?

Germán Pastorini: El duelo, como tantas experiencias vitales humanas, ha sido patologizado, pienso yo, a los efectos de acompañar la vertiginosidad de la vida moderna. Al patologizar el duelo, podemos abordarlo a través de medicamentos, que permitan inhibir sus manifestaciones y que así la persona pueda reintegrarse lo antes posible a sus “obligaciones”. La contraparte de esto, es que al no ser vivida esta experiencia, la misma queda dentro de la persona sin procesar y buscando expresarse de alguna manera… y de cierto que lo hará, al principio como un sentimiento molesto, y de no ser expresado, lo hará cada vez con mayor intensidad, hasta incluso generar patologías de carácter severo como puede ser por ejemplo, un cáncer.

En cuanto a la ayuda que puede proporcionar el Tanatologo es la de acompañar a la familia en situación de duelo, no sólo con su presencia y asistiendo en todo lo que pueda colaborar, sino animando a que dicho proceso sea reconocido como una experiencia natural que debe ser vivida, expresada… y respetada.

energía

Carmelo Urso: En tu curso tratas el tema de “las experiencias cercanas a la muerte”. ¿Qué tan científicamente documentadas están esas experiencias? ¿Qué crees tú que nos demuestran?

Germán Pastorini: Como tú bien lo dices una “experiencia cercana a la muerte” no es la muerte misma. Y en cuanto a que tan científicamente documentadas están, es relativo, ya que lo único que si puede documentar y certificar médicamente es la finalización de las funciones vitales.

Si bien en la gran mayoría, hay relatos de haber visto una gran luz, y una sensación de mucho amor, también los hay, si bien pocos, que relatan todo lo contrario.

Por ello es difícil expresar que es lo que realmente demuestran. Hay quienes creen que es una experiencia alucinógena generada por “residuos” mentales o provocados por la química propia del cerebro, y hay quienes consideran que es un atisbo del paraíso (o del infierno). Y también están quienes han estado clínicamente muertos durante algunos minutos y no han vivenciado nada en particular.

energía 2

Carmelo Urso: Si una persona está interesada en realizar el curso de Tanatología, ¿qué debe hacer? ¿Es estrictamente presencial o puede realizarse en línea? ¿Cuándo dura?

Germán Pastorini: La manera de realizar el curso es ponerse en contacto con nosotros. Actualmente no está disponible la posibilidad de ser realizada a distancia o de manera on line. El curso está pensado para realizarse en 10 meses. Luego del mismo se podrán ver seminarios o jornadas de profundización en alguna temática en particular. Además, como en todos los cursos que brindamos, siempre y permanentemente hay un apoyo on line, via mail, durante el curso y post-curso, una vez finalizado el mismo.

energía 3

Carmelo Urso: Decía el maestro Osho: “Mi yo de ayer está muy lejano; ya está muerto… no se encuentra en ningún lugar excepto en mi memoria. Para mí, ahora mi yo de ayer es tan «ajeno» como lo puedas ser tú. De hecho es más «ajeno», porque tú estás más cerca de mi en el tiempo. En este momento, si puedes estar en silencio, tú eres yo, parte de mi”. ¿El proceso al que llamamos muerte puede ser el preludio de un estado de paz y silencio en el que queden abolidas las terrenales angustias del yo y la memoria?

Germán Pastorini: Decía Suso, un teólogo germano, “El que sufre en el infierno es el yo”. Además de la muerte física hay muchas otras “muertes”. A cada instante morimos al yo que hemos sido para nacer al yo que seremos. Y si no existe el otro, podría existir el yo, y entonces, el yo existe o es creado por el otro, y si es así, realmente existe el “yo”, y si es una invención del otro… como podría morir, si nunca nací.

Carmelo Urso: Muchas gracias por la posibilidad de este diálogo. Saludos desde Caracas!

Germán Pastorini: Afectuoso abrazo desde Montevideo, Uruguay.

bandera del Uruguay

Germán Pastorini
Germán Pastorini
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s