AFORISMOS Y SOMARIS DE GUSTAVO PEREIRA

Gustavo Pereira
Gustavo Pereira

Aforismos

El inútil intento de acercarse a la verdad conduce a otros intentos.

El tiempo más largo es el de la duda. El más breve es el de la certeza.

Darlo todo o ser infelices. He allí un dilema.

La rosa no es la rosa sino cuando el hombre la mira.

Las ambiciones humanas, como el humo, después de sueltas no pueden parar.

Mientras haya amos no habrá poesía.

Todo empieza y termina en la eternidad. Pero la eternidad no sabe de nosotros, sus pobres soñadores.

Hay una paz que se alcanza en la humildad, pero es la que más cuesta.

La mano del pobre es más explícita que todos los discursos.

Lo humano es la perpleja condición del misterio.

perro triste

Somari del comportamiento del perro (somari del ego)

Si está acá quiere estar allá.
Y si allá
acá.
Cuando hay música prefiere silencio.
Si hay silencio se siente solo.
El temor le hace desear música
Y la música el silencio.

hombre viejo

Historia íntima

Pasados los diez fui otro
Pero a los veinte era el mismo
Pasados los treinta no era el mismo
Pero tampoco fui otro
A los cuarenta empezó la cosa
Pero a los cincuenta no sabía qué
Pasados los sesenta parecí otro
Pero a los setenta seguía siendo el mismo
A los ochenta todo fue ganancia
Que no supe bien qué era
Hasta pasados los cien
En que se es sólo historia íntima.

Gustavo Pereira
Gustavo Pereira

Gustavo Pereira

Gustavo Pereira nació en Punta de Piedras, Isla de Margarita, Venezuela, el 7 de marzo de 1940.1 Es poeta y crítico literario, y según el Ministerio de la Cultura de Venezuela, “es uno de los poetas venezolanos más importantes de su generación y de la historia literaria venezolana y latinoamericana.”

Se Doctoró en Estudios Literarios en la Universidad de París. Fue fundador del Departamento de Humanidades y Ciencias Sociales y del Centro de Investigaciones Socio-Humanísticas de la Universidad de Oriente. Formó parte del grupo “Símbolo” (1958). Fue director y fundador de la Revista Trópico Uno de Puerto La Cruz.

Ha recibido algunos reconocimientos, entre ellos, el Premio Joven Poesía de las Universidades Nacionales (1965), el Premio Municipal de Poesía de Caracas (1988), el Premio Fundarte de Poesía (1993), el Premio de la XII Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre (1997) y el Premio Nacional de Literatura de Venezuela (2001). En 2008, la 5a edición del Festival Mundial de Poesía se dedicaba a Gustavo Pereira.

Obras publicadas

Preparativos del viaje, 1964;
En plena estación, 1966;
Hasta reventar, 1966;
El interior de las sombras, 1968;
Poesía de qué, 1970;
Los cuatro horizontes del cielo, 1970;
Poesía de qué, 1971;
Libro de los Somaris, 1974;
Segundo libro de los Somaris, 1979;
Tiempos oscuros, tiempos de sol, 1981;
Vivir contra morir, 1988;
El peor de los oficios, 1990;
La fiesta sigue, 1992,
Escrito de salvaje, 1993;
Oficio de partir, 1999;
Costado indio, 2001;
Los seres invisibles, 2005.

Bandera de venezuela

Anuncios

“NOSOTROS, COMO EL TIEMPO, TAMBIÉN NOS DESDOBLAMOS” (ENTREVISTA A JEAN-PIERRE GARNIER MALET, PADRE DE LA TEORÍA DEL DESDOBLAMIENTO DEL TIEMPO)

Jean Pierre Garnier
Jean Pierre Garnier

Tomado de http://www.lavanguardia.com/noticias/20101109/54068170076/nosotros-como-el-tiempo-tambien-nos-desdoblamos.html#ixzz30qfAritA

Su teoría ¿está avalada por la ciencia?

La respetada revista American Institute of Physics de Nueva York y su comité científico la han validado publicándola en el 2006 porque es una teoría que ha permitido, primero, prever, y luego, explicar la llegada de planetoides al sistema solar. ¿Quiere que le explique para qué sirve la ley del desdoblamiento del tiempo?

Sí, pero sencillito.

Tenemos dos tiempos diferentes al mismo tiempo: un segundo en un tiempo consciente y miles de millones de segundos en otro tiempo imperceptible en el que podemos hacer cosas cuya experiencia pasamos luego al tiempo consciente.

¿Y todo eso sin enterarnos?

Exacto. Tengo una síntesis instantánea de un análisis que he realizado en otro tiempo aunque no tenga la memoria de ello.

¿Así funciona el tiempo?

Sí, en cada instante presente tengo un tiempo imperceptible en el cual fabrico un futuro potencial, lo memorizo y en mi tiempo real lo realizo.

¿?

Tenemos la sensación de percibir un tiempo continuo. Sin embargo, tal como demuestran los diagnósticos por imágenes, en nuestro cerebro se imprimen solamente imágenes intermitentes. Entre dos instantes perceptibles siempre hay un instante imperceptible.

¿Como en el cine, que sólo vemos 24 imágenes por segundo?

Sí, la número 25 no la vemos, es subliminal. En publicidad se ha utilizado ese tipo de imágenes para influir con éxito en nuestro comportamiento, lo que ha mostrado que lo subliminal es accesible a nuestra memoria. El desdoblamiento del tiempo ha sido probado científicamente y la teoría ha dado justificaciones a escala de partículas y a escala de sistema solar.

Tenía entendido que las leyes de la cuántica no se aplicaban a las cosas grandes.

El fenómeno del desdoblamiento del tiempo nos da como resultado el hombre que vive en el tiempo real y en el cuántico, un tiempo imperceptible con varios estados potenciales: memoriza el mejor y se lo transmite al que vive en el tiempo real.

¿Nuestro otro yo cuántico crea nuestra realidad?

Podríamos decir que entre el yo consciente y el yo cuántico se da un intercambio de información que nos permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro. En física se llama hiperincursión y está perfectamente demostrada.

¿Estoy desdoblada como la partícula?

Sí. Y sabemos que, si tenemos dos partículas desdobladas, ambas tienen la misma información al mismo tiempo, porque los intercambios de energía de información utilizan velocidades superiores a la velocidad de la luz. ¿Conoce el principio de los gemelos de Langevin?

No.

En los años 20, Paul Langevin demostró que si un gemelo viajaba a la velocidad de la luz, envejecía menos que el que se quedaba quieto. A Langevin no le creyeron. Hubo que esperar 50 años: en 1970, gracias a los relojes atómicos, se comprobó esa ley.

Entonces, en ese tiempo imperceptible pasó mucho tiempo.

Exacto: si puedo viajar a velocidades prodigiosas, un microsegundo se convierte en un día entero. Cuando regreso, no sé si me he ido, puesto que he estado ausente un microsegundo.

Estupenda propiedad, ¿pero quién es el que viaja?, ¿yo?

Existe otra propiedad conocida en física: la dualidad de la materia; es decir, una partícula es a la vez corpuscular (cuerpo) y ondulatoria (energía). Somos a la vez cuerpo y energía, capaces de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias.

DESDOBLAMIENTODELTIEMPO

¿Y cómo asimilamos esa información?

En el sueño paradoxal, cuando estamos más profundamente dormidos y tenemos nuestra máxima actividad cerebral, se da el intercambio entre el cuerpo energético y el corpuscular. Y es ese intercambio el que le permite arreglar el futuro que ha creado durante el día, lo que hace que al día siguiente su memoria esté transformada.

Vaya.

El intercambio se realiza a través del agua del cuerpo. Ese intercambio de información permanente es el que crea el instinto de supervivencia y la intuición.

¿Fabricamos potenciales por medio de nuestro pensamiento?

Así es. Si por ejemplo pienso en una catástrofe, ese potencial ya se inscribe en el futuro y puede sufrirla usted u otro. De manera que la conclusión es: “No pienses en hacer a los demás lo que no quisieras que los demás pensaran en hacerte a ti”. No es una ley moral ni filosófica, es una ley física.

Es difícil controlar el pensamiento.

De día, mucho; pero justo antes de quedarnos dormidos tenemos un minuto, y basta con que durante ese minuto controlemos: esa es la manera de conectar con esa parte energética, llamémosla el doble, para pedirle que solucione los problemas.

¿Es como una oración?

No: es una relación, y hay que dejar totalmente las riendas al otro; las noches están para eso. La noche no sólo permite borrar potenciales no deseados, sino que también nos guía los pensamientos del día siguiente.

Puerta del Tiempo

PROVERBIOS DE FRANZ TAMAYO

Franz Tamayo
Franz Tamayo

Lo que a uno le daña no siempre es lo que le falta sino lo que le sobra.

No es estrictamente justo decir que la razón es humana; la razón es cósmica.

Cada espíritu tiene su ley en medio de la Ley del Todo.

Todo gran ser humano en una gran idea encarnada.

El tiempo roe y desgasta la vida, con la diferencia que para ciertas vidas es el gusano sobre el fruto y para otras el cincel sobre la piedra.

No hay belleza comparable a la de la verdad.

La alegría es una manifestación de la serenidad.

El sánscrito es el océano de los sonidos.

La ciencia se aprende, la sabiduría no.

Ciertos espíritus caminan lento y llegan tarde, pero llegan.

La palabra “fin” no existe en la naturaleza. Cuando algo acaba es que algo a la vez comienza.

Tiende la mayor luz a borrar fronteras de creencias y enemistades de almas.

Pobreza y riqueza extremas son igual amenaza para las buenas costumbres.

Los animales sólo conocen el presente; los seres humanos pasado y presente; y los dioses el futuro además.

Los peores errores son los que se cometen a sabiendas.

Ciertas vidas tienen la primavera feliz y no más; otras el otoño fecundo y fructuoso; y las menos alcanzan un invierno de incomparable sabiduría.

El ser humano es una brújula cuyo polo está dentro de sí mismo.

Cordura es la razón templada en el corazón.

La verdadera libertad es siempre un hecho interior.

Franz Tamayo
Franz Tamayo

Franz Tamayo (La Paz, 28 de febrero de 1879 — La Paz, 29 de julio de 1956) fue un poeta, político y diplomático, considerado una de las figuras centrales de la literatura boliviana del siglo XX.

Sus principales obras son:

1898 Odas
1905 “Proverbios sobre la vida, el arte y la ciencia”
1917 La Prometheida o las oceánides
1922 Nuevos proverbios
1924 Proverbios sobre la vida, el arte y la ciencia
1927 Los nuevos rubayat
1932 Scherzos
1939 Scopas
1945 Epigramas griegos

Bandera de Bolivia