LAS PALABRAS Y LAS PLUMAS (UNA PARÁBOLA DE MAHOMA)

mahoma

Un día, un hombre se acercó a Mahoma y le expresó su tristeza y frustración. Se sentía miserable por haber discutido amargamente con un amigo. Lamentaba el desagradable intercambio de palabras y preguntó al Profeta qué podía hacer para remediarlo.

Mahoma recomendó al hombre que recorriera la ciudad y colocara plumas en los escalones de varias casas. Le dijo: “Deja las plumas allí toda la noche, recógelas en la mañana y regresa a mí después”.

Al día siguiente, el hombre se acercó agustiado al Profeta.

-Mahoma -se lamentó el sujeto- hice lo que me dijiste, pero cuando regresé esta mañana a recoger las plumas ¡no quedaba ninguna!

-Lo mismo sucede con tus palabras -replicó el Profeta- pues salieron de ti para no ser recordadas de nuevo…

pluma

Anuncios