LA DESESPERANZA APRENDIDA Y LA FUERZA DEL OPTIMISMO

cobayas


Fragmento del capítulo 3 del libro “La fuerza del optimismo”, de Luis Rojas Marcos (http://bit.ly/9YhElu).

A mediados de la década de los ochenta unos experimentos con conejillos de Indias y perros hicieron otros
aportes interesantes al estudio del optimismo, al demostrar la relación entre el sentido de controlar la suerte en circunstancias adversas y la esperanza.

Richard Morris, profesor de Neurociencia de la Universidad de Edimburgo, interesado en la memoria de los
roedores, llevó a cabo en su laboratorio un experimento que constaba de dos pruebas consecutivas.

Previamente había escogido al azar dos docenas de conejillos de Indias o “cobayas”. En la primera prueba
introdujo a la mitad en un estanque de agua enturbiada con un poco de leche, para que no vieran unos
cuantos montículos que había colocado en el fondo.

Estos eran los cobayas “con suerte”, porque mientras braceaban para flotar se podían apoyar y descansar
temporalmente en los promontorios ocultos en el fondo del estanque, antes de proseguir su marcha en busca
de una salida.

A la otra docena de cobayas los metió en un estanque similar pero sin los montículos. Estos conejillos
“desafortunados” no tenían más remedio que nadar sin descanso para no ahogarse.

Después de un buen rato, Morris sacó a todos los exhaustos animalitos del agua para que se recuperaran. Y
después les hizo la segunda prueba: El investigador echó a los 24 cobayas en el estanque que no tenía
montículos en el fondo.

Mientras los cobayas del grupo “con suerte”, a los que en el primer experimento les había tocado el estanque con montículos para apoyarse, nadaban a un ritmo tranquilo, al grupo de cobayas “desafortunados”
chapoteaba desesperadamente sin rumbo.

Justo antes de ahogarse, Morris los rescató uno a uno y los devolvió a sus jaulas, extenuados y
probablemente sorprendidos de estar vivos.

Cuando el investigador calculó los minutos que los cobayas se habían mantenido a flote, descubrió que los
cobayas “con suerte” habían nadado más del doble del tiempo que los “desafortunados”.

Su conclusión fue que los cobayas “con suerte” nadaron más tranquilos y durante más tiempo porque
recordaban los invisibles montículos salvadores de la primera prueba, lo que los motivaba a buscarlas con la”esperanza” de encontrarlas.

Por el contrario, los cobayas que durante la primera prueba no habían encontrado apoyo alguno, tenían
menos motivación para nadar y hasta para sobrevivir.

Mientras tanto, en un laboratorio de la Universidad de Pensilvania, el profesor Martin Seligman estudiaba con un método parecido el comportamiento de perros que habían sido expuestos a diversas situaciones
estresantes.

Seligman formó dos grupos de canes elegidos al azar. Metió al primer grupo en una jaula de metal en la que los animales recibían molestas descargas eléctricas cada pocos segundos. Hiciesen lo que hiciesen, los pobres perros no podían escapar.

Al otro grupo los introdujo en una jaula igualmente electrificada, pero de la que los perros escapaban
empujando con el morro un panel que tenían enfrente.

En un segundo experimento Seligman puso a todos los perros en una jaula electrificada de la que podían
salir saltando una pequeña pared.

Mientras que el grupo de canes que en la primera prueba había logrado controlar los calambres se liberaba
en pocos segundos, los otros perros permanecieron inertes y no hacían esfuerzo alguno por huir de la
tortura.

“Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano”.
Martin Luther King

perros 2

3 comentarios en “LA DESESPERANZA APRENDIDA Y LA FUERZA DEL OPTIMISMO

  1. ” La Palabra “.

    El sonido
    es energía,
    porque todo es vibración.

    Es una geometría,
    de colores y números
    como expresión del amor,

    Lo que es
    arriba es abajo,
    y la palabra es luz
    cuando habla tu corazón.

    Amor y gratitud.

    Me gusta

  2. ” La Palabra “.

    El sonido
    es energía,
    porque todo es vibración.

    Es una geometría,
    de colores y números
    como expresión del amor,

    Lo que es
    arriba es abajo,
    y la palabra crea vida
    cuando habla la luz de tu corazón.

    Amor y gratitud.

    Me gusta

  3. ” El escritor “.

    Sabio,escritor
    y poeta que iluminas
    con letras la mente y el corazón.

    Signos
    que trazas con tu mano en
    negro y blanco en el papel del amor.

    Morir
    en cada letra,
    es renacer en cada día
    como lo hacen unidos la luna y el sol.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s