DECÁLOGO PARA LA ESCRITURA CREATIVA

mandala psicodélico

Por Carmelo Urso

1. Lee, lee, lee, lee, lee, lee, lee, lee… es imposible escribir bien si no lees.
2. Escribe, escribe, escribe, escribe… es imposible escribir bien si no lo haces a diario.
3. Entre lecturas y escrituras, busca tu propia voz interior. Encuéntrala. Es un asunto crucial: hasta que no la encuentres sólo escribirás borradores.
4. Al principio, tu voz interior y tú estarán separados por una serie de barreras: miedo al que dirán, timidez, inseguridad, falta de práctica… Cuando dejes atrás esos obstáculos te darás cuenta que la escritura es una cuestión de tono. En eso se parece a la música. En escritura, el tono lo es casi todo.
5. En escritura, lo que no es tono se reduce a historias, personajes y estructuras. Encuentra las que se adapten a tu tono. Así, escribir se vuelve algo fácil. Cuando no es así, la escritura se torna vana imposibilidad, suma dificultad, íntima adversidad.
6. Planifica lo suficiente como para que tus historias y personajes no se te escapen de las manos; pero si planificas demasiado, de tus manos huirá lo más importante, lo esencial, lo único realmente sagrado: la magia.
7. La mejor puerta de entrada a la magia es tu voz interior fluyendo en el tono adecuado. Como puerta funciona muchísimo mejor que el alcohol y las drogas. Además, no deja resaca. Cuando la magia abra la puerta, déjala entrar. Déjala que haga contigo lo que le venga en gana y toma al pie de la letra su dictado.
8. Después de gozar de los excesos de la magia, corrige. La escritura consta de dos fases que se alternan: escribe cuando la magia te emborrache; y corrige cuando estés sobrio.
9. No te engañes, escribes para ser leído. Hazte consciente de ello. En tu mente, hay un lector ideal para el cual escribes. Cuando lo haces por dinero, como los periodistas y articulistas, escribes para quien te paga y para quien te lee. Cuando publicas en Internet, es una bendición recibir los comentarios de quienes se toman el tiempo de ojear tus textos. Y en el mundo editorial hay lectores y correctores profesionales que pueden ayudarte a mejorar y pulir tu obra. ¡No te sustraigas del privilegio de ser leído y corregido!
10. Escribe sólo si te divierte. El tedio y la amargura son los peores compañeros de escritura. Para mí, leer y escribir son las dos cosas más entretenidas del mundo.
mandala hermoso

DECÁLOGO PARA ESCRIBIR

mandala para escritores

Por: Alicia Melo

• Reconoce tus emociones y las emociones de los demás. Un buen libro es capaz de conectarse con el lector desde la emoción, no sólo desde la dimensión mental.
• Acepta tus imperfecciones, eso te hará humilde. Cualquier comentario, recomendación o crítica puede ser recibida como un regalo que te ayudará a escribir mejor.
• Lee mucho, lee de todo, no sólo las obras de grandes novelistas, cuentistas o poetas; sino también de historia, geografía, psicología, arte, fantasía, ciencias ocultas, leyes, etc. Mientras más hayas leído, más amplios serán tus relatos.
• Cultiva tus conocimientos, permítete aceptar que es mucho lo que no sabes que no sabes, el aprendizaje es un camino eterno, cada día puedes avanzar en él algunos pasos; pero siempre quedarán muchos pasos más por dar.
• Renuncia al ego, céntrate en tu obra con amor, dedicación y perseverancia, cuando esté lista y corregida quizás podrá convertirse en un gran acierto; pero mientras ese momento llega, limítate a lo importante: escribir.
• Respeta tu propio tiempo no hay formulas mágicas para escribir debemos fluir. Habrán días en los que las palabras brotarán como un manantial y otros en los que la página en blanco gane. En estos últimos no desesperes.
• Organízate, es más fácil escribir si las ideas están claras en tu mente, una palabra seguirá a la otra.
• Confía en ti, en tu poder, en lo que quieres contar, en el observador que eres del mundo. Es posible que otros coincidan con tu mirada; pero no necesariamente la expresarán igual que tu, no te compares, con ello solo logras perder el tiempo.
• Escucha a los que tienen más experiencia que tu, dejarse guiar es bueno, aporta ideas e ilumina el camino.
• Sé valiente, no adaptes tu obra a las expectativas de otros, escucha y toma de sus ideas aquello que te resulte útil y lo que no, déjalo correr, no tienes que ser transigente para alcanzar el éxito.
Mandala para escritores 2