Isabela Méndez (@mendezisabela): “El futuro de la poesía está en la mirada y en la piel”.

Isabela Méndez
Isabela Méndez


Carmelo Urso: Isabela, gracias por concederme esta entrevista. En tu caso, amiga, ¿actuar es una forma de conocerse a sí mismo? ¿Es un método de autorrealización? ¿Actuar es tu terapia?

Isabela Méndez: Para mí actuar ha sido un modo de conocer el pulso del lenguaje, de explorar registros diversos, de saltarme la censura, de ser libre, de gritar la belleza, la alegría, el amor, el dolor, la rabia, el miedo, de palpar el silencio, de conocer mi cuerpo, me ha enseñado a trabajar en equipo, a saber escuchar, a investigar, a seguir directrices, a esperar, a confiar en mi intuición, a perseverar. Todo ello indudablemente es terapéutico, me ha ayudado a conocer mis talentos y mis puntos débiles, y sobre todo, me ha dado una plataforma sólida desde la que he podido saltar con las alas abiertas a otras disciplinas artísticas.

Isabela Méndez
Isabela Méndez

Carmelo Urso: “Vivan, no actúen”. ¿Qué piensas de este aserto?

Isabela Méndez: Es difícil responderte esta pregunta justo en este punto de mi vida, en el que tras 26 años de carrera artística, en lugar de tener respuestas tengo algunas certezas en el alma, difíciles de verbalizar y una gran cantidad de preguntas, pero intentaré responder.

Creo que el arte es una necesidad expresiva y que mientras más honesto sea el artista, más profundo llegará. Arriesgarse, salirse de la zona de comodidad, probar cosas nuevas, es para mí lo que equivale dentro de tal aserto a “vivir”. En el caso del actor siento que tiene que ver con poner el corazón en lo que hace, y dejar que ese momento sea pleno, confiando en lo estudiado y dándole paso al instinto.

En mi cotidianidad busco compaginar lo doméstico y lo artístico, algo que resulta un auténtico desafío porque a menudo termino por escribirle cuentos a las lentejas, monólogos a los tomates y canciones al café. Ensayo, escribo a diario, creo letras para canciones, dibujo, voy a escuchar cuentos o al cine, busco gente que me lea, veo a mis amigos, hablo con mi familia diseminada por el mundo. Sueño y realizo con mi pareja.

Isabela Méndez 7

Carmelo Urso: ¿Podrías hacer una lista de los cinco actores o actrices que más admiras?

Isabela Méndez:

Francis Rueda
Norma Aleandro
Lola Dueñas
Daniel Day Lewis
Al Pacino

Carmelo Urso: La flautista española Magdalena Martínez ha dicho que “La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón. ¿Qué lo que más te gusta de cantar? ¿Cuáles son tus géneros musicales favoritos?

Isabela Méndez: Cuando canto me siento raíz, aire, fuego y agua, es la mejor manera de sentir los cuatro elementos.
Me encantan el tango, el bolero, la Bossa nova, el son cubano, la música de raíces negras, algunas rancheras, el blues, el jazz, los cantos de trabajo de Venezuela, las tonadas, el joropo, la ópera, y adoro a Bach.

Isabela Méndez 5

Carmelo Urso: Te han exiliado a una isla sin ipod ni computadora. Sólo puedes cargar con un antiguo tocadiscos y diez viejos elepés. ¿Cuáles te llevarías?

Isabela Méndez:

Me llevaría:
Simón Díaz
Goyeneche
Concierto de Brandemburgo de Bach
Concha Buika
María Calas
Mercedes Sosa
Un solo Pueblo
Ela Fitzgerald
Héctor Lavoe
Chávela Vargas

Isabela Méndez 10

Carmelo Urso: A esa misma isla en la que te exiliaron te han permitido llevarte cinco libros. ¿Cuales te llevarías?

Isabela Méndez:

Hojas de hierba de Walt Witman,
Esperando a Godot de Beckett
Momo de Michael Ende
Una recopilación de poesía de Alejandra Pizarnik
La metamorfosis de Kafka
Y aquí me salto la regla y agrego las obras completas de García Lorca.

Isabela Méndez
Isabela Méndez

Carmelo Urso: Tu trabajo en la narración oral es bien conocido. El film crea un mundo con los más avanzados efectos especiales y la cómplice oscuridad de la sala. El teatro crea un mundo con sus luces, sombras y decorados, con el carisma del actor. El narrador oral, en cambio, tiene que crear un mundo con su voz, con su palabra, con sus gestos. ¿Cómo se siente crear y sostener mundos a través de la narración?¿Ser un Cuentacuentos es un poco como ser un mago, un demiurgo?

Isabela Méndez<: Sí, creo que tiene mucho de magia, de sutilezas. Uno aprende a respirar con el público, a escucharlo no solo por el oído sino por la piel. Cuando el cuento nace y se produce la conexión adecuada con quienes escuchan, comienzas a ver cómo se teje una sinfonía entre lo que cuentas y lo que te entrega el público. Hay momentos sublimes, que son un regalo, cuando eso sucede veo que el cuento se levanta, que me lleva de la mano, que abre caminos. Salvo que se trate de un cuento en verso, que debe ser dicho estrictamente como fue escrito, el resto del repertorio suele tener un pulso propio en cada contada, salen palabras nuevas, asociaciones distintas, giros lingüísticos inesperados, hay espacio para improvisar, y una de las cosas que más me gusta, siempre hay oportunidad para ver al público a la cara, para volvernos cómplices, cosa que en el teatro no suele suceder.

Contar para niños es maravilloso, pero no siempre se respetan las condiciones fundamentales y entonces se vuelve cuesta arriba. A menudo mezclan niños de distintas edades, desde los que gatean hasta los de 12 años, en esos casos es imposible complacer a todos y resulta extenuante. Pero si hay un clima respetuoso, trabajar para niños es volver a ser niño y eso se agradece.

Mi repertorio para adultos es amplio, comprende: cuentos de tradición oral latinoamericana, eróticos, versiones de clásicos europeos, micro cuentos, canciones a capela, o, si se presta la ocasión, acompañada de un guitarrista, poemas e historias en verso de mi autoría. Me encanta trabajar con adultos, todas mis sesiones juegan con el humor, varío los acentos, las voces, invito por momentos al silencio, me meto entre el público y hago preguntas, si la sala lo permite. en cuanto a la magia…no lo sé, es algo que surge cuando el cuento tiene verdad, cuando logramos conectar con el público.

Isabela Méndez 8

Carmelo Urso: Personalmente te conocí en tu faceta de escritora. Tus tuits rezuman poesía y tu cuenta @mendezisabela se acerca a los 1.500 seguidores. También regentas el blog Del Vientre de un Tintero http://isabelamendez.com/blog/ donde los lectores y lectoras pueden saciar su apetito literario con microrelatos, cuentos y poemas. ¿De dónde nació tu manifiesta predilección por los géneros breves? ¿El futuro de la poesía está en el tuit?

Isabela Méndez: Escribo desde niña, siempre sentí atracción por los textos cortos, y ha sido algo natural en mi voz poética. Como lectora encuentro que la literatura breve, tanto poesía como narrativa, es de gran riqueza, capaz de ser expresiva y contundente con pocas palabras. Esa invitación a acariciar el mundo con la pasión del niño que descubre y la precisión del cirujano, me parece potente.
Creo que twitter es una excelente plataforma para la micro poesía, pero el futuro de la poesía está en la mirada, sin duda, y en la piel, siempre encontrará el modo de abrirse camino, de regalar asombros.
En Barcelona, España, he presentado la edición en papel de “Nantié”, bajo el sello de la editorial Carena. Un libro que he gestado durante 10 años. Nació en tinta, se hizo voz, le salieron cantos, rituales, poemas y dibujos. Tanto el relato como el poemario de “Nantié” juega con la prosa breve, espero por tanto que las letras sigan teniendo cobijo en el papel.

Isabela Méndez 9

Carmelo Urso: Sueles acompañar tus textos con dibujos e ilustraciones de tu propia hechura. En tu caso qué viene primero, ¿el texto o la ilustración? ¿Eres una ilustradora que escribe o una escritora que ilustra?

Isabela Méndez: A veces surge primero el texto, en forma de cuento, poema, canción, otras veces el dibujo nace antes y es su carácter el que define el escrito.
En todo caso, soy una ilustradora autodidacta, totalmente intuitiva, comencé a dibujar hace unos 15 años sin ninguna expectativa y desde entonces no he podido dejar de hacerlo.

Sé que he sido precoz, que mis libros de cabecera a los 11 años eran: Hojas de hierba de Walt Witman y otro de Emily Dickinson cuyo título ahora no recuerdo. Sé que mi tendencia es a buscar en mi interior y que adoro relacionarme con el interior de la gente, las relaciones superficiales me aburren, sin embargo no creo que ello se deba a mi baja visión. Lo que sí me ha enseñado mi condición visual es a ser compasiva con los demás, y, no sé a estas alturas si es bueno o malo, pero muy pronto fui excesivamente autoexigente para que mi discapacidad no fuese impedimento ni motivo de discriminación, pero eso agota mucho, así que a estas alturas procuro ser más tolerante conmigo.

Isabela Méndez
Isabela Méndez

Carmelo Urso ¿Crees en Dios o en una realidad que nos trascienda más allá de la fatiga final del cuerpo? Y si crees, ¿cómo lo experimentas personalmente?

Isabela Méndez: Sí, creo en Dios, mi familia es católica y siempre he sentido mi vida espiritual como algo intenso. Sin embargo en los últimos años me he alejado de la iglesia, encuentro que está sujeta a parámetros arcaicos, que por su falta de flexibilidad pierde cada vez más fieles. Pero sé que hay católicos de enorme bondad, que practican su fe con devoción, eso sin duda.
Me he acercado al Budismo de Nichiren Daishonin, , en el que consigo herramientas prácticas para enfrentar desafíos y un grupo de gente abierto y tolerante. Sé que habrá quien diga que esos dos caminos están reñidos pero yo considero que tienen mucho en común, y a fin de cuentas lo importante es que sea congruente para mí. A Dios lo siento en la poesía, en el amor y generosidad de la gente, en el amanecer y el atardecer, y le agradezco cada vez que puedo por darme aliento.

Isabela Méndez 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s