LOS HUEVOS DEL DRAGÓN DE LA AURORA (UNA FÁBULA COSMOGÓNICA DEL UNIVERSO #DRAGONLANCE)

dragon-azul-dragonlance-larry-elmore

Por Douglas Niles

En el tiempo en que nacieron las estrellas y los sueños empezaron, los dioses de la luz y la oscuridad donaron al mundo sus hijos: eran los primeros dragones. Esos regios reptiles que se encumbraban por los cielos de Krynn eran diez: cinco hijas predilectas de Paladine y otros cinco hijos audaces de Takhisis.
Los dragones hembra del Padre de Platino eran criaturas de luz y bondad y tenían los colores de los metales que dan brillo y fuerza al mundo: el oro, la plata, el latón, el cobre y el bronce. Aquel quinteto de dragones hembra tenía su guarida al oeste de Ansalon y ahí moraba desde hacía muchos eones cantando alabanzas a Paladine, en la enorme cordillera de altas cumbres que un día se llamaría Kharolis.

En oposición a estos dragones hembra, existían los cinco hijos de la Reina Oscura, uñas criaturas de maldad implacable ordenadas conforme a los colores de su matriarca: rojo, azul, negro, verde y blanco. Ellos sembraban la confusión y la destrucción en nombre de Takhisis y cada reptil era un azote de caos y desolación para una parte del mundo. En los últimos tiempos, igual que las hijas de Paladine, estos dragones de colores se habían asentado y las grandes montañas de la parte central de Ansalon eran su guarida. Posteriormente aquella región de fuegos latentes y volcanes se conocería con el nombre de Montañas Khalkist.

Había transcurrido más de la mitad de una era y el número de diez dragones se conservaba. Como eran seres de tiempos antiguos, cuando alcanzaban la madurez completa no envejecían más pero tampoco procreaban. Naturalmente, Paladine y Takhisis deseaban que sus poderosos hijos les dieran nidadas para así poder poblar Krynn con dragones.

Pero durante los eternos milenios de la prehistoria, los esfuerzos de los dioses fracasaron hasta que al final el mundo sufrió un cambio en la historia de la evolución y los ogros y los elfos poblaron la Tierra. Cada uno de estos pueblos reclamó reinos para sí aliándose con los dragones poderosos o bien enemistándose con ellos. Adoraban al Padre de Platino y a la Reina Oscura, pero les dieron otros nombres; Paladine fue E’li para los elfos y los ogros llamaron diosa de las Tinieblas a la Reina Oscura.

Por fin, con la ayuda de sacrificios mortales y magia cósmica, Paladine y Takhisis averiguaron el secreto del engendramiento: la creación de huevos. Ambos dioses se aparearon con los dragones de su propia descendencia y por fin sus esfuerzos se vieron recompensados con una nidada de la propia Reina Oscura y otras cinco más pequeñas de cada una de las hijas de Paladine.

Por fin la Reina Oscura tenía esperanzas de alcanzar la dominación total: la solución para su plan era la guerra. Un aterrador grito de furia agitó los cielos de Krynn para convocar a los dragones de colores a su misión. Los descendientes de su enemigo tenían que ser aniquilados y así el Mal dominaría el mundo.

En aquellos tiempos los ogros eran poderosos y con su ayuda los dragones de Takhisis atacaron y provocaron una sucesión rápida de muertes. En poco tiempo los Dragones de Plata, Bronce, Latón y Cobre fueron sorprendidos, sufrieron una emboscada y murieron. Al saber que sólo uno de sus enemigos había sobrevivido, Takhisis empezó a hacer planes para alcanzar la dominación total…

dragon-rojo

MENSAJE DE NAVIDAD (DE YESHUA CANALIZADO POR PILAR ACEVEDO)

angel-de-navidad

Tomado de http://www.lanuevatierra.com/mensajes-para-la-nueva-tierra/producto/mensaje-de-navidad

¡Shalom mis amados hermanos!
Yo soy Yeshua.

Cómo ha cambiado el mundo ¿no? Si tan solo tuvieran mi perspectiva lo sabrían. ¡Cómo ha cambiado el mundo! Sueno como viejito cuando digo eso pero, piénselo un poco, después de todo tengo más de 2000 años.

Tengo que mirar a mi alrededor y ver qué hermoso es su mundo. Es diferente al que yo caminé y es hermoso.

Lo he dicho antes, es un lugar hermoso y ustedes son hermosos. Sí, ya sé que no se reconocen como hermosos y de hecho, la palabra les incomoda un poco. Pero es sólo porque no se dan suficiente crédito. El mundo es hermoso porque ustedes lo son, éstas son sus creaciones. Su espacio, el lugar en donde habitan. ES porque ustedes SON. Y no se dan suficiente crédito por esto, no se dan suficiente amor.

Si supieran que todo esto tan interesante que han estado escuchando a lo largo de tantos años y tantos mensajes es sencillamente amor. Podríamos reducir todas éstas lecciones milenarias a sólo eso, ¿no? Amarse a ustedes mismos. Sólo eso. A amarse. A darse un voto de confianza, a reconocerse. Y me encantaría que lo que sienten ahora se lo llevaran y lo sostuvieran todo el tiempo que puedan. Esta sensación de “estoy bien conmigo, amo lo que soy, amo mi vida, amo mi presencia”.

Tienen esta idea loca de lo que debería de ser su vida para ser perfecta y no ven la perfección en la vida y en el ser que ya son.

Mis queridos, queridos hermanos. No alcanzan a ver toda esta luz que son para otros, pero también para ustedes mismos. No alcanzan a reconocer qué importante es esta vida, todo lo que en esta vida han hecho ya. Incluso cuando ha parecido que han tenido momentos difíciles, estos han tenido un propósito. Y son esos momentos los que cambian la vida, los que dan nuevas oportunidades.

Si tan solo no resistieran el amor de todo lo que son, reconocerían esas oportunidades. Reconocerían esos cambios como algo que han elegido ustedes. Este es el mundo de los Maestros y es extraordinario ver cómo ahora, a pasos agigantados están reconociendo su maestría en todos los niveles.

No se dejen engañar, ni siquiera aquellos que se dicen muy creyentes en los dogmas y en las iglesias están en el mismo lugar que estaban antes. Todos están cambiando. Sé que a veces tienen sus consideraciones cuando hablan con otras personas. Cuidan sus palabras para no ofender sus creencias. Sepan que están listos para escuchar, aún si lo hacen dentro de sus propios términos.

Pero es Navidad ¿eh?, así que ahora van a celebrarme mucho ¿no es así? El nacimiento del niño Dios. Es encantador, yo ni siquiera nací en estas fechas pero está bien. ¿Sabían que cuando yo era pequeño y todavía no había cambiado el calendario por mi culpa, en estas fechas lo que se celebraba era el nacimiento del sol? En esta fecha había una celebración de todas maneras. Era el momento en que se celebraba, con la noche más larga, el final de un año y el inicio del siguiente. Con el nacimiento del sol.

Era una fiesta pagana claro, no una fiesta judía, pero era importante para todos porque todos los ciclos empiezan y todos los ciclos terminan. Son ustedes los que no reconocen eso en sus propias vidas. Todo el tiempo, cada día que empieza es un ciclo que empieza y que termina.

Hay cosas que parece que no se “acaban de acabar” porque creen que van a continuar al día siguiente. No les dan permiso de terminar su ciclo. Se les olvidan esas pequeñeces. Los ciclos son para eso, empiezan y terminan. Todas las experiencias, las hermosas y las amargas, empiezan y terminan. Dejen que su experiencia sea un constante devenir.

El mundo antiguo lo reconocía, al menos en los ciclos de la naturaleza, ustedes no mucho. Buscan tanto esta permanencia de las cosas que se olvidan de darles fin, de tomar esa respiración y permitir que se vayan. Hay cosas que siguen en su vida porque no se atreven a terminarlas. Ciclos de carencias, ciclos de malas relaciones, ciclos de malos trabajos, ciclos y ciclos y ciclos que pueden llegar a su fin si tan sólo les dicen “llegaste a tu fin, transfórmate en algo diferente”. Dale a esos ciclos el permiso de acabar para que puedan transformarse.

Lo que no les dijeron, pero se los digo yo, es que cuando algo tiene permiso de terminar, finalmente lo comprenden. Nada queda sin ser revelado. No hay misterio alguno que quede sin ser revelado ¿sabían eso? Está ahí, escrito en algún lugar de sus escrituras sagradas. Todo está escrito, nadie toma nota de ello, pero todo está escrito. No hay un solo misterio que no tenga su respuesta; que quede sin revelar. Todos, los misterios de toda su vida, todos sus misterios se revelarán. Pero tienen que darles permiso de que así sea, tienen que darles la oportunidad de terminar.

Así que yo les digo, ¿qué ciclo en su vida llega ahora a su fin?

Aprovechen sus fiestas. Nada más hermoso que las fiestas para celebrar y hacer un ritual y decir “este ciclo llega a su fin, el nuevo ciclo empieza ahora”. ¿A qué le van a dar la despedida? Ya se les están ocurriendo algunas cosas ¿verdad? ¿A qué le van a dar la despedida? Pero tienen que de verdad darle permiso de terminar.

Y yo les prometo que en los próximos meses del año descubrirán todo lo que eso contenía y verán iniciar el nuevo ciclo. Hay cosas, personas y situaciones en su vida que siguen dando el mismo servicio de siempre porque no saben que ya acabaron de estar ahí. Sí, son ustedes quienes tienen que dejar ir aquello que ya no está bien, que ya no es apropiado. Aunque sólo sea por cansancio. Hay cosas que ya dieron su servicio en su vida, ya no tienen por qué sostenerlas.

Hoy estoy frente a seres humanos nuevos, son como una nueva raza, no existían antes de ahora. Nada de lo que son hoy ha existido en el planeta de la misma forma antes. Son completamente nuevos y lo que era viejo, ya no les sirve más.

Por eso, yo les digo, es momento de que cierren algunos ciclos, que los dejen ir. Que se dejen ir, ¿vieron?, que se dejen ir, que dejen que se cierren. ¿Ya se les ocurrió qué se va a cerrar en sus vidas? Háganlo como un pequeño ritual de Navidad, ¿qué les parece? es un buen momento. Estas cosas necesitan tener su ritual, tener su fin. ¿Por qué es importante el ritual? Los rituales son importantes porque hacen eco en su conciencia, les permiten decir adiós a algo y dar la bienvenida a algo más. Una nueva vida, un nacimiento, es muy bonita forma de representar algo nuevo ¿no? Así que háganlo.

Acabo de decir públicamente “denle la bienvenida al niño Dios”. El niño Dios está dentro de cada uno de ustedes. Ustedes son un niño Dios. Lo dicen en sus iglesias y suena verdaderamente lindo excepto porque creen que el niño Dios soy yo. Pero yo dejé de ser niño muy rápido y de cualquier manera no es a mí al que deben dar la bienvenida.

Ese niño Dios al que le tienen que dar la bienvenida es el Dios que ustedes son y sí, es como niño. Ustedes son los que tienen mucho tiempo viviendo y tienen no sé cuántos años e insisten en tenerlos e insisten en envejecer ¿o no?

Pero el niño Dios, el Dios en ustedes es un niño. Reconozcan esto o no podrán reconocerse. Dios es como un niño. No le interesan sus responsabilidades mundanas, sépanlo. Porque una vez que nazca su niño Dios se va a dar cuenta que dentro de ustedes hay algo a lo que no le importa ninguna de sus tareas ni responsabilidades ni deberes. Dios no tiene límite, es el más travieso de todos. Quiere hacerlo todo, probarlo todo, correr por todos lados, hacer todo. Porque un niño es eso, es este extraordinario entusiasmo por conocerlo todo.

Cuando ustedes logren hacer esto, cuando le den la bienvenida a ese niño, cuando dejen nacer a ese niño dentro de ustedes, observarán algo interesante: no es tan parecido a ustedes como creen y en algunas cosas no coincide con ustedes, con su personalidad. Tiene una fuerza que les espanta, una naturalidad que les supera, una espontaneidad que no quiere ser templada y educada según los estándares de su sociedad. Y no van a poder hacerlo aunque lo intenten, porque al niño Dios no lo para nadie.

Así que si van a recibir al niño Dios, piénsenlo dos veces porque su niño Dios es tremendo. Y es encantador. Es un pillo de siete suelas. Me encantaría que pensaran en la divinidad, por lo menos alguna vez, como en un pillo de siete suelas. Como en esa fuerza tremendamente creativa y divertida dentro de ustedes que quiere hacerlo todo y experimentarlo todo. Y se sorprenderán cuando les enternezca por las cosas más bobas, porque Dios reconoce que es un privilegio estar aquí y ahora encarnados. Porque es un privilegio amar a otro ser humano, porque es un privilegio ser tocado por otro ser humano, en el cuerpo o en el alma.

Porque este Dios reconoce lo extraordinariamente único que es vivir. Cosas sencillas, como una cena de Navidad, por ejemplo. Cualquiera de estas celebraciones en donde se sientan y comparten comidas ricas. Si tan solo supieran eso, si tan solo supieran cuán único es estar vivo en la Tierra, no se preocuparían ni por su peso, ni por lo que comen, ni por ninguna de estas cosas.

Es él, su niño Dios, el que se va a sorprender tanto de ustedes que no van a poder contener las lágrimas, porque le conmueve todo lo que son. Déjense amar en todo lo que son. Son extraordinarios. Son extraordinarios.

Han tenido un camino difícil tantas y tantas vidas, ésta debe ser la vida de gozar. ¿Por qué no abren ese ciclo ahora?

Este es mi deseo de Navidad para todos ustedes.

Y sí lo eligen, entonces ASÍ ES.

Yo soy Yeshua.

¡Feliz Nacimiento, Feliz Navidad!

angel_ttt2cg_art

JURAKNAR, EL DRAGÓN (UNA FÁBULA COSMOGÓNICA)

despertar-del-dragon

Lucía González Lavado

Tomado de la novela “Hijos del Dragón: Despertar” https://www.amazon.com/Hijos-del-dragon-Despertar-Spanish-ebook/dp/B00TNO3KKG

Buda, poco antes de morir, hizo llamar a todos los animales que pisaban la Tierra, pero solo doce acudieron a su llamada. Unos, tan fieles como lo podía ser el perro, y otros tan detestados como la serpiente. Pero había uno que era diferente, especial y destacaba sobre todos los demás: el dragón.

Un ser fuerte, portador de ojos saltones, retorcidos cuernos, piel escamada y una larga y brillante melena. Carecía de alas, pero no era un impedimento para que pudiera surcar los cielos.

Muchos eran los que veneraban al dragón. Este era conocido por su inteligencia, sabiduría y bondad, aunque los rumores también hablaban sobre su furia. La gente hacía bien en creer esto último, ya que el animal era un ser pacífico, pero si su cólera se levantaba, nadie escapaba de ella.

El universo era tan inmenso como desconocido para todos, con cientos de sistemas solares que lo componían. Galaxias con vida propia, ilusiones y luchas, como la de Meira, compuesta por cinco planetas, dos soles y cuatro lunas.

Meira, un lugar remoto y sombrío, maldito por las guerras, que además tenía una luna llamada la Oculta. De esta se decía que no era un astro, sino un planeta ocupado por unos seres que recibían por nombre… los ocultos.

serguilia

Tales engendros se alimentaban de todo aquel que se cruzase en su camino o que no estuvieran protegidos cuando asaltaban los restantes planetas. Hecho que solo sucedía cuando su luna dominaba los cielos.

Mas si los habitantes de Meira habían conocido todo tipo de penalidades, su tortura aún no había acabado, pues entonces llegó Juraknar.

De ojos violetas, señal de los inmortales, iba también marcado por el poderoso y temido dragón negro, quien era parte de él. De este obtuvo el control sobre bestias, además de un extraordinario poder. Aunque, hasta para un ser poderoso como él, había cosas que escapaban a su control.

Era hijo de una poderosa bruja que con sus propias manos derrotó a un dragón. Para celebrar su triunfo se bañó en su sangre, bendiciendo su victoria, y meses después dio a luz un niño, portador de la inmortalidad, quien, para su mala fortuna, se llevó su vida.

Durante siglos Juraknar fue educado por ambiciosos consejeros que le enseñaron a usar su extraordinario poder. Muchos fueron los que se revelaron a tal ser, ya que odiaban las sombras y el manto gris que cubría los días. Entre esa valiente gente estaban los elegidos. Cinco personas de cinco razas diferentes que encontraron el valor para hacer frente a su enemigo, ya que anhelaban la paz para Meira.

Los elegidos poseían grandes habilidades, pero nada pudieron hacer contra Juraknar, quien los venció en batalla, quedando toda Meira bajo su control.

Los dos soles dejaron de bendecir bosques y praderas por deseo del hombre. También prohibió decir su nombre: quien osara hacerlo sufriría graves consecuencias. Se rumoreaba que se vería engullido y desgarrado por un dragón que surgiría de la nada.

La humanidad se rebeló. Atacaron la fortaleza de Juraknar, sin ningún éxito. Algunos llegaron a tocar a su enemigo e incluso amputaron partes de su cuerpo, pero estas se regeneraron como si de una serpiente mudando la piel se tratara.

Se dieron por vencido, aferrándose a una profecía que hablaba sobre un año muy especial: el año del dragón.

Dicho año dos niños serían bendecidos por el fuerte y bondadoso animal, el que carecía de alas y al que veneraban por su inteligencia y fortaleza. Su bondad era conocida, al igual que su furia si se despertaba. Los elegidos tendrían la fortaleza suficiente para acabar con el inmortal y su tiempo de desolación.

La profecía y la Oculta eran las dos cosas que más temía Juraknar. Una luna sobre la que no tenía control, ni sobre lo que allí habitaba. Por eso, cada noche que la Oculta asomaba a sus cielos, un numeroso ejército vigilaba su fortaleza. Encontró la solución a un problema, pero no a la profecía. Temía los años del dragón, ansiaba su finalización y que con la primera luna entrara el nuevo año, el siguiente en la lista: el de la serpiente.

Solo halló una manera para evitar la profecía. En un acto ruin y cobarde, dio muerte a cientos de mujeres encintas. La matanza era llevaba a cabo cada doce años, evitando que los niños que deberían acabar con él nacieran.

hijos-del-dragon-2

MENSAJE DEL ÁNGEL DE NAVIDAD (A TRAVÉS DE MARINA LAURA BACCARI)

fondoshd-mx_fondo-de-pantalla-angel-de-navidad_1600x1200

Mensaje del Ángel de la Navidad
Canalización del Ángel de la Navidad a través de Marina Laura Baccari.

Técnica: Canalización Angélica

TOMADO DE http://nuevaenergia.org/es_ES/2011/12/mensaje-navidad/

Mis queridos hermanos, hijos, padres, amigos… ustedes son todo eso para mí en este momento… porque esas palabras son definiciones humanas para lazos de Puro Amor, y eso es lo que este momento existe entre todos los Seres Humanos y yo. Yo Soy el Ángel de la Navidad… pero la Navidad en un sentido amplio: es más que la conmemoración del nacimiento del Cristo en su Tierra, sino que es una fecha en la que se renuevan ciclos o bien se los trasciende.

En estas fechas tan importantes, millones de ustedes celebran, se reúnen con quienes más aman y comparten. Esto genera una gran energía lumínica, dorada, que se expande por toda Gaia y por todo el Cosmos. Esta energía es fuerza de Luz pura, y todos los Seres Humanos del planeta, más allá de sus creencias, pueden apoyarse en esta Gran Luz, que ustedes mismos generan, para trascender, elevarse y sanar.

Mi misión es la de cuidar, mantener y dirigir esta Gran Luz Dorada que generan desde sus corazones, para el mayor provecho de todos y cada uno. Por eso, quiero reglarte el Secreto de la Navidad, enseñarte a usar esta Luz para tu beneficio y el de todos… porque si todos somos UNO, entonces tu beneficio es también el mío, y el de tus hermanos es también el tuyo:

Concéntrate en tu pecho. Siente cómo desde tu chackra cardíaco comienza a expandirse la Luz Dorada de la Navidad. La verás como cintas, formadas por miles de estrellas doradas que se expanden hacia todos lados, enlazándote con los corazones de todos y con el Todo, desde tu propio corazón. Estos son puros lazos de Amor Divino, Amor Celestial brillante, y en este Amor te encuentras unido, unida, con todos los Seres del Universo: encarnados, desencarnados, ángeles, humanos, Maestros, elementales, animales, planetas, Estrellas… ¿puedes ver los lazos dorados brillantes que todo lo unen? ¿Puedes ver la gran red de la que formas parte indivisible? ¿Sientes el Amor Incondicional que Eres?

Mantén tu consciencia en esta red por el tiempo que desees. Verás que te tranquiliza, que sentirás paz, que te sentirás seguro, segura, y percibirás un tierno y dulce calor en tu pecho… disfruta de esta conexión Universal todo lo que desees. A través de ella, recibes el regalo de la templanza y fuerza espirituales necesarias para sanar tu corazón, para sanar tu mundo, para alinearlo cada vez más con lo que deseas en tu interior. Recuerda este sentimiento: cuando hayas regresado a tu aquí y ahora, no te traiciones… toma consciencia de lo que tu Ser verdaderamente desea, en este estado de complacencia, tranquilidad y Amor… esos son los deseos que el poder de la Conexión de Amor Universal te ayudará a hacer realidad en tu vida. Agradece esta bendición, y cuando sientas que es momento, regresa tu consciencia a la tercera dimensión.

Esta red es real todo el tiempo, siempre…. pero en esta época se vuelve más perceptible por la gran energía que aportan en la forma que ya expliqué. Por eso, aprovecha esta energía, pero recuerda que puedes visualizar esta Red Dorada de Amor cuando desees para obtener la tranquilidad, Amor y Poder que necesites en cualquier momento.

Me despido en Amor, te bendigo para siempre.

El Ángel de la Navidad

angel-plata-navidad-ambar-muebles_2