EL LEÓN Y EL CIERVO (UNA FÁBULA ESPIRITUAL)

lion-03
Elizabeth Marin

Cierto día se encontraron el león y el ciervo en un abrevadero. Ambos intentaban, bajo el intenso sol, saciar su sed.

El león, apenas llegó, se dirigió al ciervo:

-Te agradezco te retires, tengo mucha sed y debo saciarla. No me gusta ser molestado mientras satisfago mis necesidades.

El ciervo respondió:

-Disculpe señor león, yo llegué aquí primero que usted y no entiendo por qué su sed debe ser saciada primero que la mía. El sol nos ha fatigado por igual a los dos y la sed que siente usted es la misma que siento yo; además, el abrevadero es libre y no hay ningún cartel que diga: “primero debe beber el león”.

El león dirigió una mirada intensa al ciervo y contestó:

-Tienes razón, calmemos nuestra sed, a veces se me olvida que mis necesidades son también las necesidades de todos los que compartimos este bosque.

Se pueden evitar los enfrentamientos si sabes comunicarte con educación, respeto y empatía.

ciervo

Anuncios