LOS CUATRO MUNDOS CABALÍSTICOS

Árbol de la Vida de la Cábala

Roger Vivaldi

http://solo50.wordpress.com/category/roger-vivaldi/

Atziluth Mundo Arquetípico – Querer – Fuego Alquímico

Atziluth, literalmente conocido como Mundo de la Emanación, es también espacio del plano Arquetípico; he aquí el inicio de todo inicio. Es lugar del “querer”, donde intención, voluntad y deseo impulsan la evolución del ser. Es fuego que se agita, es acción creativa, fuerza motriz de la Autorrealización definitiva.

He aquí el fuego, punto motriz de la vida.
He aquí la vida, el punto motriz del conocimiento.
He aquí el conocimiento, el punto motriz del pensamiento.
He aquí –en el hombre– el pensamiento, un punto motriz para el deseo.
He aquí en el deseo un punto motriz para el hombre verdadero.

BRIAH – mundo creativo – Saber – Agua

Mundo donde la intención toma forma en la materia mental; se delimita, se despierta, desde el fondo de lo inconciente, con toda la fuerza de los cinco sentidos y otros más. La sustancia infinita se dilata, se expande, impulsa e induce a la acción; fluye el conocimiento desde la supraconciencia a través de ese cauce creativo que es la emoción.

Mundo Formativo – Aire Alquímico – Yetzirah

Con la fuerza de la imagen, la emoción iluminó mi mente y Yo –el instrumento– gesté un deseo; éste se transformó en impulso cósmico y pensamiento verdadero, víva imagen y semejanza del Verbo; Verbo, vibración y sonido que son el tiempo presente de Dios y con el cual todas las cosas fueron hechas. Verbo cuyo decreto se materializa enla Tierra tal como es en el Cielo, pues ese espejo refleja su más fiel imagen.

Mundo Material – Callar – Tierra – Assiah


Es aquí donde intención, voluntad y deseo se fusionan en un punto concreto: semilla que germina en el espíritu del Hombre a través del querer y el imaginar; así, cuando nuestras manos modelan la arcilla fundamental del mundo, se materializa el sueño que en silencio maduró la mente.

Roger Vivaldi

Anuncios

KETHER: EL SECRETO DE LOS SECRETOS

Kether:

Carmelo Urso y André Reinoso

En vano, la imaginación, el intelecto y la mente humana se esfuerzan por concebir al Infinito.

En vano, la imaginación, el intelecto y la mente humana se esfuerzan por concebir a D-os, el Inmanifestado.

Un Océano de inmanifestada vaciedad –sin centro, principio o fin– se interpone entre D-os y su Creación.

Tres Velos de vaciedad infinita se interponen entre el hogar de D-os y su Creación.

Y llámase el Primer Velo Ain… Vacío ilimitado… ¡el Vacío final!

Y llámase al Segundo Velo Ain Soph… Expansión ilimitada… Potencial ilimitado…

Y llámase al Tercer Velo Ain Soph Aur… Luz ilimitada…

Tres velos que el iniciado debe descorrer para contemplar –cara a cara– el rostro de D-os.

Y para quien quiera contemplarle –para quien quiera dedicar su Vida a esa magna tarea– D-os abrió una mínima brecha en el Velo de Ain Soph Aur.

Esa brecha cósmica…

Ese vórtice atemporal…

Ese intersticio en el que se atisba la NADA…

Esa rasgadura en el Velo de lo Eterno…

…ha recibido, a lo largo de la historia, diversos nombres.

Eheie.

Existencia de Existencias.

El Secreto de los Secretos.

El Punto Primordial.

La Singularidad.

El Altísimo.

El Yo Soy.

Lux Oculta.

Lux Interna.

La Corona Suprema.

La Corona Hueca.

O –simplemente– Kether…

¡Kether…! ¡Vaya nombre de poder!

Este punto abierto en el Velo de Ain Soph Aur carece de Tiempo y Espacio… y sin embargo, contiene todos los Universos, todos los mundos, desde los reinos etéreos de las leyes que rigen al reino físico hasta el punto más bajo de la materia, compuesto de gas y polvo cósmico, galaxias, estrellas, planetas y los seres que los pueblos, células, moléculas, átomos y esferas sub-atómicas de realidad… hasta llegar a esa zona –a ese Vacío cuántico– en el cual la materia deja de ser sólida para tornarse en energía pura, en esa Nada que precede la creación de todas las cosas…

Y es así que el Rayo luminoso de D-os deja atrás los Tres Velos de lo Eterno, se filtra a través de Kether… ¡para alumbrar al Universo manifestado!

Kether… El  Principio del Principio: Luz tan poderosa que reduciría a la Nada al Alma que no esté lista para vislumbrarla.

Por eso, a medida que la Luz y esencia de D-os se adentran en el Universo, poco a poco se torna más densa… hasta hacerse Una con el Mundo material…