CARMELO URSO INCLUIDO EN ANTOLOGÍA DE MICROLITERATURA “OTOÑO E INVIERNO” DE EDITORIAL ESPAÑOLA “DIVERSIDAD LITERARIA”

Pluma fuente 2

Caracas, 6 de marzo de 2014. El escritor caraqueño Carmelo Urso resultó seleccionado para ser incluido en la antología “Otoño e Invierno” de la editorial española “Diversidad Literaria” (http://www.diversidadliteraria.com/), tras darse a conocer el veredicto del I Concurso de Microcorrelato “Otoño e Invierno”.

En dicha justa participaron más de 4 mil escritores, con obras de una extensión máxima de 5 líneas, escritas en castellano, en letra Arial tamaño 12. El ganador del concurso fue el español Agustí Olivares. Carmelo Urso resultó seleccionado por el texto “El niño del otoño y del invierno”.

El licenciado Carmelo Urso es comunicador social egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Nació en Caracas en 1969. Tiene 20 años de experiencia en la dirección y coordinación de unidades de prensa y relaciones públicas. En materia periodística, ha sido acreedor de los premios municipales de Chacao (2000) y Vargas (2001). En el área literaria, ha sido finalista (2009) y ganador (2010) del Concurso Internacional de Cuento y Poesía Breve “La Librería Mediática” (Venezuela), así como ganador del concurso “Microficciones” (Argentina, 2010) y el Concurso de Cuentos de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (2013).

Urso regenta desde hace años los blogs “En Tiempo Presente” https://carmelourso.wordpress.com/ que versa sobre temas de cultura de paz, salud y espiritualidad y “Sólo50” http://solo50.wordpress.com/ especializado en microliteratura. Ha dictado Talleres de Microliteratura en el Colegio Universitario de Caracas (CUC) y PDVSA La Estancia, donde fungió como Jefe de Prensa durante siete años. Este año abrirá una escuela de escritura online cuya apertura será anunciada oportunamente.

Anuncios

CARMELO URSO GANADOR DEL CONCURSO ANUAL DE CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “SIMÓN RODRÍGUEZ”

Carmelo Urso junto a su hijo Juan Rodrigo
Carmelo Urso junto a su hijo Juan Rodrigo

Carmelo Urso, periodista y escritor caraqueño, fue declarado ganador del II Concurso Anual de Cuentos de la Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez” (UNESR), evento promovido por la Dirección de Cultura de esa reconocida alma máter venezolana. La noticia fue dada a conocer en las instalaciones del Museo “Alejandro Otero”, en el marco de la celebración de los 244 años del natalicio del eminente pedagogo americano, verdadero maestro de maestros, Don Simón Rodríguez.

El veredicto del concurso –cuyo jurado estuvo constituido por los profesores Gladys Revilla, Sanyira Tortoza, Yorlando Conde y Marcel Seguel– fue leído por Carlos Servando García, Director de Cultura de la UNESR.

El licenciado Carmelo Urso es comunicador social egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Nació en Caracas en 1969. Tiene 20 años de experiencia en la coordinación de unidades de prensa y relaciones públicas. En materia periodística, ha sido acreedor de los premios municipales de Chacao (2000) y Vargas (2001). En el área literaria, ha sido finalista (2009) y ganador (2010) del Concurso Internacional de Cuento y Poesía Breve “La Librería Mediática” (Venezuela) y ganador del concurso “Microficciones” (Argentina, 2010).

Urso regenta desde hace años los blogs “En Tiempo Presente” https://carmelourso.wordpress.com/ que versa sobre temas de cultura de paz, salud y espiritualidad y “Sólo50” http://solo50.wordpress.com/ especializado en microliteratura. Ha dictado Talleres de Microliteratura en el Colegio Universitario de Caracas (CUC) y PDVSA La Estancia, donde fungió como Jefe de Prensa durante siete años.

El cuento ganador lleva por nombre “Jesús no me quiere, pero su luz me ilumina”. Narra las peripecias de un grupo de fotógrafos y fotógrafas que se embarca en un largo viaje vivencial. Durante un mes, recorren más de 1.600 kilómetros de carretera, captando imágenes a lo largo y ancho de Venezuela, a fin de preparar una exposición colectiva. En medio de ese periplo, se suscita un muy singular romance, cuyo desenlace genera sorprendentes revelaciones. El texto está marcado por diversas influencias: los relatos de viajes, la literatura beat, la ciencia-ficción y la fantasía.

En los meses por venir, Urso estará dictando talleres en diversas instituciones culturales de la Gran Caracas. A mediados del próximo año estará en Buenos Aires, Argentina, para cursar un post-grado en Gestión Cultural. Entre sus metas para el año 2014 está consolidar una escuela de enseñanza literaria online.

BASTOS: LA SENDA DE LA MANIFESTACIÓN DE LA VOLUNTAD

7 de bastos

Carmelo Urso

Twitter: @carmelourso

Mas que descubrirlo, el ser humano aprendió a domesticar el fuego.

Hace un millón de años, nuestros antepasados cavernícolas (el Homo Erectus) vislumbraban –con estupor– la caída de un rayo en el bosque. Aquella centella celeste (¿acaso regalo de un Dios?) prendió en llamas a un árbol. Probablemente, la curiosidad de los más jóvenes les llevó a acercarse a ese espectáculo tan inusual como mágico. Uno de ellos –el más valiente o, tal vez, el menos cuerdo– tomó una llameante rama y la llevó a la cueva, donde el resto del grupo le recibió con una mezcla de miedo y admiración.

Cavernícolas

La historia no registra el nombre de ese primer portador de la llama –de ese Prometeo de las cavernas– pero el gesto de ese héroe anónimo confirma una de las características que definen a la humanidad: la de desafiar las más grandes adversidades para manifestar su voluntad en el mundo.

Dentro del tarot, esa rama o tronco tallado al que solemos llamar basto simboliza al elemento fuego. No sólo por ser la antorcha inmemorial en la que brilló la primera candela, sino porque cada árbol que crece en el mundo es una muestra del poder de la voluntad. El árbol –más sereno que cualquier gurú– se nutre literalmente de luz, del fuego solar que a otros marchita o abrasa. El árbol –más fuerte que cualquier gladiador– soporta incólume la furia de los elementos, anclado con firmeza a tierra. Desafiando a la gravedad, se encumbra hacia el cielo y durante siglos estira su nutrido follaje, aunque sus hábitos son más austeros que los de un vagabundo.

Rey de Bastos

Cualquiera que desee cumplir su misión de vida –cualquiera que anhele hacer realidad sus sueños en el mundo– deberá cultivar dentro de sí el fuego de la voluntad. Incluso, para algunos filósofos como el alemán Arthur Schopenhauer, la Voluntad vendría ser equivalente al Uno que dio origen al Universo y todas las fuerzas de la naturaleza estarían subordinadas a esa energía que da origen a todas las cosas que percibimos. En Sobre la Voluntad de la Naturaleza Schopenhauer expresa: “Allí donde observamos una inmediata y primera fuerza de algo originariamente movido, nos vemos obligados a pensar en la voluntad como su interna esencia; la vida misma es manifestación de la voluntad”. Esta última frase impacta pues, de acuerdo a esta línea de pensamiento, quien se inhibe de cumplir sus anhelos y deseos va en contra de la energía expansiva del Universo –que es vida materializando su voluntad.

El basto del tarot es fuego domesticado y que domestica –rama a la que el tallista ha dado forma de bastón, vara, cetro, cayado, antorcha o garrote. Cuando el fuego campea sin control quema, hiere, incendia, destruye y arrasa. Sólo si tiene el sabio gobierno de la buena voluntad sirve para templar, cocinar, construir, curtir, cauterizar y purificar. Un fuego incontrolado –al igual que una voluntad desbordada– es un caos que se vuelve contra quien lo enarbola.

El Ermitaño Rider

En sus numerosas versiones y apariencias, el basto ha tenido a lo largo de los siglos grandes atributos simbólicos. Como varita, permitía al mago canalizar la energía desde las alturas divinas al plano material. Como bastón solía tener dos usos: punto de apoyo para el abuelo de dubitante andar e instrumento de castigo que el maestro no escatimaba con sus alumnos más indóciles. En manos del viejo peregrino, se convierte en el cayado que le ayuda a transitar su camino hacia la sabiduría y la Iluminación. En manos del rey (o del Papa o del Mariscal que dirigía un ejército), era el cetro que representaba su autoridad –o su autoritarismo. Era el garrote del guerrero que defendía con amor y valentía a los suyos o que venía de lejos para traer muerte y destrucción. Era la antorcha que en tiempos de paz iluminaba la quietud del templo y en tiempos menos auspiciosos llevaba el fuego al campo de batalla.

Miguel Cabrera

Hoy en día, persiste como símbolo de la sabiduría médica en la forma del báculo del dios romano Esculapio –esa rama de olivo que lleva entrelazada una serpiente. En el deporte es –entre otros– el bate del beisbolista, el stick de los jugadores de hockey o lacrosse, el palo del golfista y la raqueta del tenista. En todo caso, sea cual sea su apariencia, el basto –símbolo de nuestros talentos y dones internos– es un instrumento de poder que debemos usar con pericia y sapiencia: de ello depende que nuestra voluntad sirva para construir o destruir, edificar o pervertir.

Resulta obvio que es también un símbolo fálico y de fertilidad. Es la energía sexual que, en lo personal, es fuente de afecto, sufrimiento y goce y que en lo colectivo es medio para perpetuar a la especie. Es el fuego instintivo y primario del amor –que debe ser equilibrado con el suave rocío de los sentimientos.

hoguera

La energía del fuego, representada por este palo de los arcanos menores, es necesaria para purificar lo que ya no es útil y renovar la vida –para cerrar ciclos que se agotan e iniciar los que nos devolverán la prosperidad. En las antiguas culturas agrarias, los campos eran quemados antes de la siembra: tiempo después, sobre las viejas cenizas, aparecía el hermoso manto verde de los retoños que crecían. De la mano del fuego, muerte y resurrección se alternan en un proceso tan necesario (e inevitable) como eterno. Tal como lo cantan unos versos de Andy Partridge: “Hoguera del sacrifico / lo viejo debes quemar/ pues al quemar lo viejo/ lo nuevo traerás”.

Recuerda que a partir del 11 de mayo estaré dictando de iniciación al tarot en el Centro Integral Pomaire de Altamira, Caracas. Para mayor información, los interesados pueden dirigirse a la sede de este importante local holístico, ubicada en la Planta Baja del Edificio Santa Clara, en la parte sur de la Avenida Luis Roche de Altamira. También pueden llamar a los teléfonos 261.71.37 y 266.81.23. Entérate de éste y otros eventos a través de la cuenta Twitter @CipAltamira.

Reina de Bastos Rider

ARCANOS MENORES: MÁGICOS HERALDOS DEL LADO PRÁCTICO DE LA VIDA (Parte 2)

2 de copas


Carmelo Urso

twitter: @carmelourso

La senda de la maestría emocional

En el tarot, las copas simbolizan la senda de la maestría emocional. Esotéricamente, representan al agua, vital elemento que fluye y es capaz de adaptarse a cualquier espacio, pero que también se desborda si no se le administra con sabiduría.
Así como el navegante que explora la inmensidad del océano, podemos surcar las aguas de nuestras emociones o zozobrar en ellas. A veces, las emociones nos llevan a buen puerto –al muelle del más cálido afecto– y en otras nos sumergen en los más profundos e íntimos abismos. El genuino viajero de la vida no se sustrae de tales experiencias: aprende de ellas y de éxito en éxito –de descalabro en descalabro– se va tornando en hábil nauta de la existencia.

as de copas

El agua de nuestras emociones puede ser como el rocío que humedece a la hoja sedienta o como el tsunami que abate a una ciudad balnearia: así, las copas que nos ofrece el tarot nos ayudan a escanciarlas con amoroso cuidado y a beberlas con sabio deleite.
La copa es símbolo de receptividad, de la potencialidad de recibir, del cariño compartido entre los amantes que beben del mismo recipiente. Y en la forma del cáliz del Cristo, nos recuerda los enormes sacrificios de los que somos capaces en nombre del amor.

Cuatro de espadas

La senda de la maestría mental

En el tarot, las peripecias del mundo mental están representadas por las cartas de la espada, a las cuales se les atribuye el elemento aire. Aunque intangible como el vacío, la mente tiene el poder de materializar lo que vislumbramos como anhelos o sueños; aunque impalpable como la brisa, es capaz de arrastrarnos con sus borrascas y causar los más dolorosos estragos.
La espada es símbolo de contradictorias resonancias que se reitera en diferentes culturas. Representa a la herida y a la capacidad de herir; a la muerte que liquida a lo decadente y a la muerte que fertiliza a la tierra en la que retoñarán nuevos brotes; es símbolo de guerra –los romanos la asociaban al Dios Marte– pero también es recia guardiana de la paz.

As de espadas

Como símbolo de la mente, la espada representa la capacidad de decidir con sabiduría, de discernir lo conveniente de lo inconveniente, de cortar –en su justa medida– lo que no sirve y preservar lo que es útil e indispensable. En manos del tallista, del chef o del acróbata, el acero del arma blanca se convierte en escultura, en delicia gastronómica, en hazaña circense. En manos del loco o del asesino, deviene en hecho de sangre –letal instrumento de la desgracia.

Maestro Osho

La dualidad de esa espada que es la mente es ilustrada de modo magistral por el maestro Osho con las siguientes palabras: “la mente tiene dos significados. Uno, el contenido; otro, el continente. Cuando digo «contenido», quiero decir memorias, pensamientos, el pasado muerto, su acumulación. Pero eso es sólo el contenido. Si todo el contenido es expulsado, sólo resta el continente. Ese continente es el que puedes ofrecer. Los pensamientos, las memorias, el pasado, carecen realmente de valor, no vale la pena el ofrecerlos, pero sí el continente (…) Cuando ofreces el continente, la mente viva, la capacidad vital de saber, la capacidad vital de ser, cuando ofreces eso, eso constituye una ofrenda. Y no es fácil, sucede raramente porque es arduo. Y vale la pena ofrecerlo. Y cuando algo así sucede, cuando un Buda o un Krishna o un Cristo se ofrecen a sí mismos, ofrecen la mente a lo Divino, no sólo ocurre que el Buda o el Jesús son enriquecidos: lo Divino también se enriquece”.

Rachel Pollack

Los arcanos menores: un requisito cósmico para experimentar la maravilla de lo divino

En su clásico texto “El Tarot: los 78 grados de la sabiduría”, la autora norteamericana Rachel Pollack expresa: “Los arcanos menores nos muestran aspectos de la vida tal como realmente la vive la gente. En los cuatro palos, y más especialmente en las combinaciones que forman las cartas cuando las disponemos para una consulta, encontramos un panorama de la experiencia que nos da una penetración constantemente renovada de las maravillas de la naturaleza humana”.

Hay quien quiere experimentar los prodigios de lo eterno sin haber alcanzado la maestría mundana, la terrenal sabiduría de la cotidianidad. Así, el tarot nos hace un afable recordatorio: paso a paso, estos arcanos que jamás deberían ser considerados menores constituyen un requisito –tan familiar como cósmico– para experimentar las maravillas de lo divino.

3 de copas

Recuerda que a partir del 11 de mayo estaré dictando de iniciación al tarot en el Centro Integral Pomaire de Altamira, Caracas. Para mayor información, los interesados pueden dirigirse a la sede de este importante local holístico, ubicada en la Planta Baja del Edificio Santa Clara, en la parte sur de la Avenida Luis Roche de Altamira. También pueden llamar a los teléfonos 261.71.37 y 266.81.23. Entérate de éste y otros eventos a través de la cuenta Twitter @CipAltamira.

Nueve de copas

ACIDOSIS METABÓLICA: LA CAUSA OCULTA DE UNA LEGIÓN DE ENFERMEDADES

cuerpo humano

Carmelo Urso

twitter: @carmelourso

Diabetes, cáncer, osteoporosis, gota, colon irritable, reuma, úlcera y alergia son palabras que asustan, dolencias que pueden cambiar radicalmente nuestra vida. Al enumerarlas parecieran no tener relación entre sí. Sin embargo, un mal que suele pasar desapercibido para pacientes y terapeutas podría ser el nexo común, la causa oculta de tan numerosos males: la acidosis metabólica.

La acidosis metabólica es un trastorno de salud caracterizado por la acidez del plasma sanguíneo y los tejidos orgánicos. Ocurre cuando el cuerpo genera más iones de hidrógeno de los que elimina o –en palabras de a centavo– cuando el cuerpo genera más acidez de la que desecha. Una sustancia es ácida cuando libera iones de hidrógeno y alcalina cuando los capta. Nuestro cuerpo vive en una titánica batalla por alcanzar el equilibrio entre acidez y alcalinidad. Esta armonía química tiene una medida exacta: el valor del pH de la sangre (7,4). Cuando esta cifra es inferior (acidosis) o superior (alcalosis) nos enfermamos.

átomo de hidrógeno

La dieta occidental es recalcitrantemente ácida. Excesiva en productos cárnicos, grasas saturadas, azucaradas golosinas, alcohol, substancias estimulantes, fast-food; pobrísima en alimentos que alcalinizan como frutas, legumbres y vegetales, nuestra cotidianidad alimentaria suscita en nosotros toda clase de desequilibrios. No es de extrañar entonces que la obesidad y las alergias campeen, que la diabetes y la osteoporosis se vuelvan calamidades colectivas, que el cáncer y los males cardiovasculares diezmen millones de vidas al año.

ácido base

En el libro “Equilibrio Ácido-Base: un factor esencial para una salud óptima” de la doctora en medicina Eva-María Kraske (Editorila Hispano-Europea, 2009) se señala: “Todos los procesos químicos de la naturaleza dependen de un determinado grado de acidez de su entorno (…) Con nuestro organismo pasa lo mismo: sólo con un nivel de acidez constante en la sangre, en los líquidos corporales y en las células pueden llevarse sin obstáculos todos los procesos de creación y degradación, así como el almacenamiento y la adquisición de energía (…) Incluso pequeñas desviaciones nos conducen a irritaciones y disfunciones”.

Más adelante, esta especialista alemana afirma que el grado de acidez del organismo es tan importante que “repercute sobre la calidad de las moléculas de proteína, los componentes de las células y la permeabilidad de las membranas (paredes celulares) de las células corporales. Además, determina la eficiencia de las enzimas y las hormonas, la distribución de los electrolitos, la producción y función de los tejidos intracelulares y la fluidez de la sangre”.

moléculas

Para mantener el equilibrio entre acidez y alcalinidad, nuestro cuerpo dispone de cinco sistemas de eliminación y depuración que, con una dieta sana, funcionan de manera óptima. Tristemente, la realidad es bien distinta: día tras día, nuestros hábitos alimenticios –usualmente insalubres– debilitan a estos órganos amigos, a los que deberíamos tratar con la mayor consideración.

Nuestro organismo excreta el exceso de ácidos en forma de orina a través de los riñones y el tracto urinario; en forma de dióxido de carbono a través del sistema respiratorio; y, además, por medio de la transpiración de la piel, la urea que segrega el hígado y las heces del tracto intestinal.

Cuando alguno de estos órganos colapsa por el exceso de toxinas y un inadecuado estilo de vida, los demás acuden en su ayuda para compensar el desequilibrio. Y cuando esta situación no se remedia a tiempo, la inevitable consecuencia es la pérdida de la salud.

riñones humanos

De acuerdo a diversos especialistas de la medicina natural, nuestra dieta debería incluir entre 40 y 70% de alimentos alcalinizantes (verduras, legumbres, frutas). No es lo habitual para la mayoría de nosotros, que consumimos alimentos sumamente nocivos. De tal suerte, con cada comida le proveemos armas a ese asesino silencioso que es la acidosis metabólica.

Vibrant Produce

Cada vez que tengas un plato frente a ti optas por dos caminos: el de la enfermedad o el de la salud. El primero implica vivir en la inconsciencia y en el desconocimiento de los procesos fundamentales de tu organismo. El segundo, en cambio, pasa por recobrar los equilibrios naturales con los que naciste y que son la vía para recuperar plenamente la paz del cuerpo y del alma.

Recuerda que este próximo jueves 6 de junio, a las 6:00PM estaré dictando el taller “El Poder Sanador de los Alimentos” en el Centro Integral Pomaire de Altamira, Caracas, ubicado en la Planta Baja del Edificio Santa Clara, en la parte sur de la Avenida Luis Roche de Altamira. Mayor información a través de los teléfonos 261.71.37 y 266.81.23. Entérate de éste y otros eventos a través de la cuenta Twitter @CipAltamira.

paz al atardecer

Este próximo jueves 6 de junio, a las 6:00PM: CARMELO URSO DICTARÁ TALLER “EL PODER SANADOR DE LOS ALIMENTOS” EN EL CENTRO INTEGRAL POMAIRE

FRUTAS

El Centro Integral Pomaire anuncia a su consecuente público que el próximo jueves 6 de junio será dictado en su sede de Altamira el Taller “El Poder Sanador de los Alimentos”, el cual estará cargo del licenciado Carmelo Urso. Esta actividad se desarrollará a partir de las 6:00PM con una inversión de Bs. 100.

En este taller, los participantes podrán conocer qué alimentos acidifican sus órganos y cuáles los depuran. Comprobarán que los hábitos alimenticios y el estilo de vida –más que los fármacos– son determinantes para sanar de males crónicos y gozar de buena salud.

Frutas tropicales

La alimentación de la sociedad actual acidifica nuestro organismo y genera una gran cantidad de enfermedades. El consumo excesivo de productos cárnicos, lácteos, bebidas carbonatadas, fritangas, dulces y fast-food es el detonante oculto de múltiples dolencias que sanarían si recobrásemos el equilibrio entre acidez y alcalinidad.

Para mayor información, los interesados pueden dirigirse a la sede del Centro Integral Pomaire, ubicada en la Planta Baja del Edificio Santa Clara, en la parte sur de la Avenida Luis Roche de Altamira. También pueden llamar a los teléfonos 261.71.37 y 266.81.23. Entérate de éste y otros eventos a través de la cuenta Twitter @CipAltamira.

Rugula

Este próximo jueves 30 de mayo a las 6:00PM: CARMELO URSO DICTARÁ TALLER “EL PODER SANADOR DE LAS FÁBULAS” EN EL CENTRO INTEGRAL POMAIRE

Fábula

El Centro Integral Pomaire anuncia a la comunidad de la Gran Caracas que el próximo jueves 30 de mayo será dictado en su sede de Altamira el Taller “El Poder Sanador de las Fábulas”, el cual estará cargo del licenciado Carmelo Urso. Esta actividad se desarrollará a partir de las 6:00PM con una inversión de Bs. 100.

Las fábulas son relatos ancestrales que –en su amena brevedad– nos permiten asimilar importantes lecciones de vida, capaces de sanar aspectos de nuestra esfera emocional. Traumas, rencores, miedos e incertidumbres pueden quedar atrás ante el contenido sapiencial de estas historias que, en pocas palabras, nos revelan verdades eternas y nos reconcilian con nuestro niño interior.

Fábula 2

En este taller serán analizadas famosas fábulas del autor griego Esopo, así como algunos cuentos contenidos en el libro “El Vagabundo” (Ediciones Urano, 1985), del autor libanés Gibrán Khalil Gibrán. Posteriormente, se propondrá un ejercicio de escritura creativa para que los participantes experimenten por sí mismos el poder sanativo de la fábula y el relato espiritual.

Para mayor información, los interesados pueden dirigirse a la sede del Centro Integral Pomaire, ubicada en la Planta Baja del Edificio Santa Clara, en la parte sur de la Avenida Luis Roche de Altamira. También pueden llamar a los teléfonos 261.71.37 y 266.81.23. Entérate de éste y otros eventos a través de la cuenta Twitter @CipAltamira.

Fábula 3