LA ORACIÓN

oración

La oración debería ser el aliento de nuestra respiración, el pensar de nuestra mente, el alma de nuestro sentimiento, la vida de nuestro vivir, el sonido de nuestros oídos y el progreso de nuestro crecimiento. La oración en su magnitud es una longitud sin fin, una amplitud sin límites, una altura infinita y una profundidad sin fondo. Ilimitable su amplitud, inalcanzable su altura, insondables sus profundidades e infinita su extensión.

Homer W. Hodge

ORACIÓN DE SAN FRANCISCO DE ASÍS

san francisco de asís

Oh, Señor, hazme un instrumento de Tu Paz
Donde hay odio, que lleve yo el Amor
Donde haya ofensa, que lleve yo el Perdón
Donde haya discordia, que lleve yo la Unión
Donde haya duda, que lleve yo la Fe
Donde haya error, que lleve yo la Verdad
Donde haya desesperación, que lleve yo la Alegría
Donde haya tinieblas, que lleve yo la Luz

Oh, Maestro, haced que yo no busque tanto ser consolado, sino consolar;
ser comprendido, sino comprender;
ser amado, como amar.

Porque es dando que se recibe;
Perdonando, que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la
Vida Eterna.

San Francisco de Asís con estigmas

ORACIÓN DE HO´OPONOPONO DE MORRNAH SIMEONA

MORRNAH SIMEONA
MORRNAH SIMEONA

MORRNAH SIMEONA

“Divino creador, padre, madre, hijo como uno… Si yo, mi familia, parientes y ancestros te han ofendido a ti, a tu familia, parientes y ancestros en pensamiento, palabras, hechos y acciones desde el principio de nuestra creación hasta el presente, te pedimos perdón. Que esto limpie, purifique, libere, corte todos los recuerdos negativos, bloqueos, energías, vibraciones y transmute estas energías no deseadas en luz pura…. Y está hecho”.

MORRNAH SIMEONA
MORRNAH SIMEONA

ORACIONES DE NAVIDAD Y AÑO NUEVO

navidad niño jesús 1

Tomado de http://www.devocionario.com/

navidad niño jesús 2


PREGÓN DE NAVIDAD

Os anunciamos, hermanos y hermanas, una buena noticia, / una gran alegría para todo el pueblo. / Escuchadla con corazón gozoso: / Habían pasado miles y miles de años / desde que, al principio, Dios creó el cielo y la tierra / e hizo al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza. / Miles y miles de años habían transcurrido / desde que cesó el diluvio / y el Altísimo hizo resplandecer el arco iris, / signo de alianza y de paz. / En el año 752 de la fundación de Roma; / en el año 42 del imperio de Octavio Augusto, / mientras sobre toda la tierra reinaba la paz, / en la sexta edad del mundo, / hace años, / en Belén de Judá, pueblo humilde de Israel, / ocupado entonces por los romanos, / en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada, / de Santa María la Virgen, esposa de José, / de la casa y familia de David, / nació Jesús, llamado Mesías y Cristo, / que es el Salvador que el pueblo esperaba. / Alegraos, hermanos. / Esta es la buena noticia del ángel: / “Os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor”.

navidad niño jesús 3

ORACIÓN AL NACIMIENTO DE JESÚS

Oración. Dios Todo Poderoso, que derramáis hoy sobre nosotros la nueva luz de vuestro Verbo encarnado, haced que la fe de este misterio se infunda también en nuestros corazones. Señor y Dios nuestro, haced del mismo modo, te lo rogarnos, que celebrando con alegría la Natividad de N. S. Jesucristo, merezcamos, por una vida digna de El, gozar de su presencia. Así sea.

navidad niño jesús 4

ORACIÓN AL NIÑO DE BELÉN
DE JUAN XXIII

Dulce Niño de Belén, haz que penetremos con toda el alma en este profundo misterio de la Navidad. Pon en el corazón de los hombres esa paz que buscan, a veces con tanta violencia, y que tú sólo puedes dar. Ayúdales a conocerse mejor y a vivir fraternalmente como hijos del mismo Padre.

Descúbreles también tu hermosura, tu santidad y tu pureza. Despierta en su corazón el amor y la gratitud a tu infinita bondad. Únelos en tu caridad. Y danos a todos tu celeste paz. Amén.

navidad niño jesús 5

ORACIÓN DE AÑO NUEVO

Señor, ha pasado un año, con su cortejo de actividades, de trabajos, de idas y venidas. Te lo ofrecemos tal como lo hemos vivido y como Tú lo has visto. Míralo con amor y archívalo en los pliegues de tu misericordia.

Te damos gracias, Señor, por los beneficios que hemos recibido a lo largo de este año. Gracias por las noches tranquilas y por las horas inquietas. Gracias por la salud y la enfermedad. Gracias por la sonrisa amable y por la mano amiga…

Queremos confiarte ahora nuestros deseos de gozo y de paz para el año nuevo que va a comenzar. Señor, bendícenos y concédenos caminar por sendas de paz y de justicia.

También queremos pedirte, Señor, por todos los que han muerto y han ido a tu encuentro en este año que termina, por los que se sienten solos y vacíos en medio del ruido y de las luces de esta Nochevieja, por los enfermos y moribundos, y por todos los que sufren en su cuerpo o en su espíritu…

Haz que todos seamos iluminados con tu Verdad y fortalecidos con tu Vida, y que sepamos descubrir, en lo efímero del tiempo, la esperanza gozosa de tu Eternidad. Amén.

Dios eterno, principio de toda criatura; concédenos que en este año que estamos estrenando, podamos gozar de paz, abundemos en bienes de la tierra y seamos luz del mundo por la santidad de nuestras obras. Amén.

navidad niño jesús 6

ORACIÓN PARA PEDIR
LA FELICIDAD EN EL NUEVO AÑO

Te pedimos, Señor, paz y felicidad en el nuevo año. Que seamos felices, Señor, en esta tierra nuestra: Ella nos sustenta y rige.

Que seamos felices, Señor, con el perdón: Nada más poderoso para desterrar los odios y establecer la paz.

Que seamos felices, Señor, con la justicia: Sin ella no hay humanidad.

Que seamos felices, Señor, con la ternura: Es el único sol necesario para alumbrar días y noches.

Que seamos felices, Señor, en este nuevo año de 2…

Lo necesitamos. Es deseo y don tuyo. Amén.

navidad niño jesús 7

EL CUERPO ES UNA CASA

desnudo artístico 1

Carmelo Urso

twitter: @carmelourso

El cuerpo es una casa frágil, hecha de materiales abatibles. Es una casa que, con el deterioro que inflige el tiempo, exige más y más atención de quien la habita. Sin embargo, ese habitante persiste invicto en el Éter de las eras –sin importar cuántas veces destruya el tiempo su casa.

Cuán quebrantable es el cuerpo: el exceso de agua lo ahoga, la falta de aire lo asfixia, el fuego del rayo lo fulmina y el metal de la bala lo ultima. El tiempo le depara al habitante innumerables casas, pero de tanto en tanto le damnifica. Un día el cuerpo parece estar bien y al día siguiente, sin previo aviso, ya no está bien o simplemente ya no está más.

Entonces el eterno habitante –que algunos llaman psiquis o alma o ser– vuelve vagar por los derroteros del Éter, más allá de la terca intemperie de los siglos, en espera de que el tiempo le depare otro hogar de carne, hueso y sangre –hogar que no es otra cosa que un simple instrumento de aprendizaje.