LA CIENCIA Y ARTE DE LA GRAFOLOGÍA (UNA ENTREVISTA CON ALEJANDRA V. CAPRIGLIONE)

Alejandra V. Capriglione

Carmelo Urso (twitter:@carmelourso): Estimada Alejandra, muchísimas gracias por aceptar esta entrevista. Amiga, te recibiste en una carrera que no suele ser estudiada por el común de las personas: la grafología. ¿Cuándo y por qué te decidiste a incursionar en esta disciplina?

Alejandra V. Capriglione: Gracias Carmelo, por tu interés en este tema.

Mi primer acercamiento a la grafología fue por curiosidad, en 1984, cuando después de encontrar el libro “Grafología Práctica”, de María Elina Echevarría comencé a reconocer algunos trazos y su relación con ciertos aspectos de la personalidad, tanto en mi propia escritura como en la de los demás. Al principio era como un juego, pero poco a poco, a medida que comprobaba las correspondencias entre los trazos y la personalidad fue convirtiéndose en algo más importante para mí. En ese entonces la grafología no estaba tan difundida como ahora, y recién cuatro años más tarde supe de un sitio donde aprender, e ingresé en la Escuela de Nuevas Técnicas Psicológicas de la Sociedad Argentina de Grafología.

 

2)     Alejandra, ¿qué es la grafología? ¿Es una ciencia, un arte? ¿Cuándo empezó su desarrollo como disciplina? ¿Cuáles son sus propósitos?

 

La grafología es el estudio de la personalidad a través del trazo, y nos permite conocer las características psíquicas, emocionales, morales e incluso físicas de quien escribe.

En lo referente a si es una ciencia o un arte –interesante pregunta-, por mi parte considero que es un poco de ambas, ya que por un lado los trabajos de investigación brindan argumentos sólidos para considerarla una disciplina científica,  y por otro, cada grafólogo da su toque personal y único en la descripción de un perfil. El avance de las neurociencias también brinda un valioso aporte a la comprensión del complejo proceso que se genera cada vez que escribimos. Cuando realizamos un trazo todo nuestro ser entra en juego, y debido a ello nuestro cerebro se asemejaría a un electroencefalógrafo, y nuestra escritura, a un electroencefalograma. Cada texto, y en especial aquellos personales, involucran a las distintas regiones del cerebro.

Así, por ejemplo:

– El área frontal, sede del conocimiento, la inteligencia y la memoria, permite comprender el lenguaje, recordar la forma de las letras e incluso cómo escribir.

– El área occipital, donde se halla la corteza visual,  permite reconocer lo escrito.

– El área motriz facilita el movimiento de la mano y el brazo, o –en quienes por alguna razón no los tienen- los pies y la boca, tal como puede verse en el trabajo de los admirables pintores sin manos.

– La corteza prefrontal y la amígdala cerebral, también juegan un papel  principal en el procesamiento y almacenamiento de reacciones emocionales, ya que están implicadas en lo que en grafología emocional se denomina “lapsus calami”, actos fallidos escritos, a diferencia de los “lapsus linguae”, que son verbales.

 

 

En relación a sus orígenes, se habla de ellos hacia 1622, cuando el italiano Camilo Baldo comenzó sus investigaciones y escribió el primer tratado sobre el tema, pero ya en la antigüedad, aproximadamente en el año 1000 a.C., en China y Japón se practicaba una especie de grafología rudimentaria por medio del estudio del trazado de barras, las cuales, de acuerdo con su espesor, rigidez o flexibilidad hacían posible analizar el carácter.

Aristóteles ya anticipaba que la escritura era reveladora de la personalidad, y varios escritores a lo largo de la historia, se interesaron por el análisis de la misma, entre ellos Goethe, Baudelaire, George Sand, Dumas, E. Allan Poe. 

Edgar Allan Poe

Hubo numerosas contribuciones de varios investigadores y estudiosos del tema, pero el término “Grafología” fue utilizado por primera vez por el abad francés Jean H. Michon (1806-1881), escritor y arqueólogo fundador de la primera “Sociedad De Grafología”, y autor de libros sobre el tema. A partir de ahí surgieron diferentes escuelas en distintas partes del mundo, de acuerdo con el tipo de enfoque que aportaron.

 
Carmelo Urso:En tu página web (http://www.grafologiaintegral.com.ar/) detallas varios posibles usos de la grafología. Me gustaría que les comentaras algunos a nuestros lectores y lectoras.

Alejandra V. Capriglione: La grafología es aplicable a toda aquella área en la que el ser humano se manifieste gráficamente. Ofrece la ventaja de obtener un perfil de personalidad contando solamente con el material escrito, sin necesidad de la presencia física de la persona a analizar.

Permite acceder al conocimiento del temperamento y del carácter desde la infancia, la sensibilidad y variaciones anímicas, el nivel de autovaloración y criterio, el tipo de inteligencia y aptitudes, el potencial para una determinada carrera, la capacidad de adaptación y comunicación, el grado de intro y extraversión, el potencial de voluntad y energía psicofísica, las condiciones morales, etc.

JEAN HIPPOLYTE MICHON

Por eso es un valioso recurso a utilizar por empresas en procesos de selección de personal, coaches, docentes y padres que deseen conocer y comprender qué le sucede a un niño, jóvenes que necesitan una orientación vocacional y profesional, publicistas, jueces, historiadores, entre otros.

 

CARMELO URSO: ¿Se puede determinar la compatibilidad de pareja a través de la grafología? ¿De qué manera? ¿Qué tipos de personas –y de letras- serían más compatibles?

Alejandra V. Capriglione: Sí, el análisis grafológico de los integrantes de una pareja permite conocer la posibilidad de compatibilidad, considerando cada escritura por separado para luego compaginar los grafismos. Además de la escritura, el dibujo de una pareja puede aportar información valiosa al respecto. Se considerarán los distintos aspectos de la personalidad: intelectual, emocional, sexual, social, etc.

En caso de que hubiera discrepancias sería posible observar en qué aspectos y por qué existen, y en ese caso, si ambas partes están de acuerdo, pueden comenzar a trabajar para mejorar la convivencia. Recordemos que para que una pareja sea duradera es necesario considerar los criterios sobre la vida que cada uno pueda tener, y recordar que la igualdad lleva a cierta monotonía en la relación y reduce el enriquecimiento personal, mientras que las grandes diferencias generan distancias que dificultan la comunicación.

Del mismo modo que las características de personalidad, los signos gráficos deben complementarse. Obviamente no es posible afirmar que ciertos tipos de trazo garantizan la felicidad de una pareja, ya que la dinámica que se dé entre las partes es muy importante, pero, podríamos mencionar algunos puntos a tener en cuenta.

Tomaré como ejemplo las escrituras de Ricardo y Lorena y tocaré sólo algunos puntos a fin de poder ilustrar de un modo más claro lo expresado.

Escritura de Ricardo
Escritura de Lorena

Ricardo es una persona de pensamiento rápido y fluido, en el que predomina la lógica -algo observable a través de sus trazos veloces y ligados- y la visión de conjunto (escritura grande y de trazos simples), pero a quien le resulta difícil controlar las emociones (letra inclinada a derecha con finales lanzados), pudiendo reducir su nivel de objetividad (las palabras, además, están muy cerca unas de otras).

Lorena, en cambio, manifiesta sus emociones de una forma más controlada (su escritura es curva, signo de afectividad, pero más pequeña y contenida), y su pensamiento más detallado y analítico.

Según lo visto, el  modo de manejar ciertas situaciones que puedan presentarse en la vida,  será diferente. En caso de que sea necesario tomar decisiones inmediatas, Ricardo podrá hacerlo con más facilidad,  mientras que Lorena será apta para aquellas resoluciones que requieran mayor planificación y análisis previo.

Las barras que atraviesan las “t”  de Lorena son dispares (algunas quedan rezagadas a izquierda, otras avanzan a derecha), pero todas son altas, lo que reflejaría un deseo de hacer prevalecer las propias ideas sobre las de los demás, algo que sucede también en las barras de “t” de Ricardo. Por eso será necesario que ambos trabajen un aspecto importantísimo de la comunicación: la capacidad de escucha.

En la esfera íntima, ambos son capaces de brindarse al otro, tanto desde lo afectivo como desde lo sexual, siempre y cuando él manifieste menos aspereza (puntas de las “y” angulosas), facilitando en ella una mayor entrega (las “y” dejan su trazo en la zona baja –lo instintivo-, sin ascender a la zona media, reflejo del afecto).

Tal como mencioné al inicio, además de la escritura, el dibujo de una pareja puede aportar información valiosa al respecto. Las actitudes de cada miembro estarán dándonos pautas importantes de la visión y la vivencia que una persona puede tener respecto de la pareja. Estas características pueden observarse con total claridad tanto en el test del dibujo de la pareja como en obras de arte:

Frida Khalo: "Diego y yo " (boceto)
Frida Khalo: "Diego y yo " (boceto)

FRida Kalho: "Diego y yo" definitivo

El Paseo de Marc Chagall
Los Recién Casados Marc Chagall

< 

Cabe aclarar que el análisis grafológico de compatibilidad no sólo se reduce a la relación de pareja, sino que comprende también la de padres e hijos, hermanos, amigos, y la que se da entre los miembros de un equipo de trabajo, tanto entre personas de la misma como de distinta escala jerárquica.

Carmelo Urso:     Expresas que puedes facilitar “orientación vocacional y profesional”  a través de la grafología. ¿Acaso los potenciales ingenieros tienen un tipo determinado de letra? Si tal es el caso, ¿qué tipo de letra suelen tener las personas de temperamento artístico? ¿Y las personas con inclinaciones espirituales?

LAlejandra V. Capriglione: La Grafología puede resultar una valiosa herramienta para la orientación vocacional y profesional, ya que favorece la elección de aquella que resulte más afín con la personalidad y expectativas propias de cada persona.

Si bien no existe un modelo fijo de escritura para cada vocación, sí podemos mencionar ciertas características comunes en ellas, las cuales tienen su correspondencia en determinados tipos de trazo.

Por ejemplo, en el caso de un ingeniero se requiere de un predominio de la objetividad, aptitudes espaciales y para la organización y planificación, además de lógica (observables en un emplazamiento ordenado y claro del escrito en el papel, escritura proporcionada, márgenes prolijos y regulares, etc.), capacidad de análisis, visión de detalle y atención (dados por una letra organizada, pequeña, con líneas de dirección regular, precisa en la colocación de las barras de las “t”, acentos y signos de puntuación, etc.). También son necesarias las aptitudes para la creatividad e innovación, ya que esta profesión requiere de originalidad para la solución de problemas, algo que podría encontrarse en las uniones altas y originales entre las letras.

 

 

La personalidad del artista, en cambio, manifiesta un predominio de creatividad, fantasía e impresiones subjetivas, dadas por una escritura cuya dirección de líneas e inclinación de letras podría ser irregular, y los puntos, acentos y barras variables,  además de presentar formas originales, trazos inflados, etc. A continuación es posible ver estas características en artistas de diferentes rubros:

Letra de Walt Disney
Letra de Alfonsina Storni
Letra de Antoine de Saint-Exupery
Letra de Jorge Luis Borges
Letra de Pablo PIcasso

 

En lo referente a la escritura de las personas con inclinaciones espirituales, es importante considerar que la espiritualidad verdadera tiene que ver con la conciencia de sí mismo, del lugar que cada uno ocupa en el universo, y de los valores que guían la propia vida, lo cual se refleja a través de la coherencia entre el pensamiento, el sentimiento y la acción. La espiritualidad, por lo tanto, está estrechamente ligada a nuestra vida cotidiana.

El trazado de quien cultiva el espíritu, entonces, mostrará una búsqueda de equilibrio entre las tres zonas gráficas: superior (intelecto y espiritualidad), media (emociones y afectos) e inferior (instinto y materia), y no tendrá grandes desbordes de trazos hacia una u otra zona, porque sus actitudes reflejarán la concordancia en el ser y en el actuar. El trazo será firme, como las propias convicciones, sin ser agresivo, pudiendo presentar una alternancia de ángulos y curvas.

Como ejemplo presento dos escrituras que claramente expresan lo mencionado: la de Mahatma Gandhi y la de la Madre Teresa de Calcuta.

Letra de Mahatma Gandhi
Letra de la Madre Teresa de Calcuta

 

En relación a este punto, si lo deseas puedes encontrar más información en un artículo sobre valores y escritura que escribí para el boletín de Neurocapital Humano: http://www.neurocapitalhumano.com.ar/shop/detallenot.asp?notid=240.

Carmelo Urso:     Dices que a través de la grafopatología se pueden detectar potenciales enfermedades. ¿Podrías dar algunos ejemplos de ello?

Alejandra V. Capriglione: El estudio de la grafopatología permite detectar signos de afecciones físicas y psicológicas, pero no diagnostica enfermedades, sino signos de alarma o de anomalías gráficas que orientan sobre el tipo de afección.

Una escritura sana es armónica, y fluye con regularidad, sin interrupciones ni inhibiciones, con un buen nivel de presión y color. La enfermedad rigidiza los movimientos, los comprime, perturbando la onda gráfica a través de temblores, torsiones, reenganches, sacudidas del trazo, congestiones, retoques, omisión de letras, etc.

Volviendo al ejemplo de la escritura de la Madre Teresa, a continuación puede verse el deterioro del trazo en una nota enviada en sus últimos tiempos de vida. Si se la compara con la anterior es posible observar la diferencia entre ambas escrituras.

Letra tardía de la Madre Teresa de Calcuta

Carmelo Urso:     ¿Cómo puede la gente utilizar la grafología en su vida cotidiana? ¿De qué manera tener nociones de esta disciplina puede mejorar nuestra calidad de vida?

Alejandra V. Capriglione: Además de las utilidades mencionadas anteriormente, la grafología puede resultar una herramienta valiosísima para aquellos que deseen recurrir a ella en su proceso de crecimiento interior. Vernos reflejados en nuestros escritos o dibujos puede resultar una experiencia transformadora, que nos vuelva más comprensivos y compasivos tanto con nosotros mismos como con quienes nos rodean. Para ello será imprescindible observar los propios trazos desde una postura de testigo, con una mirada atenta, pero sin juzgar ni justificar.

En lo personal, hubo aprendizajes y experiencias vividas que aportaron muchísimo a este enfoque de la grafología –el que más disfruto-. Al principio, el curso de Inteligencia Emocional de Abel Cortese, después del cual llegaría, de la mano de la Lic. Ana Inés de Avruj, “Transformándonos en Paz”. Por medio de técnicas y ejercicios vivenciales fui descubriendo una mirada diferente de la vida que inevitablemente redireccionó mi profesión, algo por lo que estoy sumamente agradecida.

Por supuesto, saber el significado de los grafismos también nos permitirá conocer mejor a quienes nos rodean (pareja, familia, amigos, compañeros, jefes o empleados, etc.), acercándonos a un entendimiento más profundo de sus emociones, estados de ánimo y energía, intenciones y modos de pensar y sentir, lo que favorece nuestras relaciones con el entorno.

A los padres y docentes, por ejemplo, nos permite acercarnos de un modo más claro a nuestros hijos y/o alumnos, advertir la posibilidad de situaciones emocionales conflictivas y observar su desarrollo, para poder recurrir a un profesional  (médico, psicopedagogo, psicólogo, etc.) en caso de identificar algún signo que requiera de una atención especial.  

 

Carmelo Urso:     En tu sitio web leemos que a través de la grafoterapia se pueden modificar situaciones consideradas anómalas o perjudiciales para la evolución de las personas. ¿Podrías contarnos en qué consiste?

Alejandra V. Capriglione: La grafoterapia o reeducación gráfica es una terapia breve por medio de la cual es posible modificar aspectos caracterológicos que se deseen mejorar por medio de ejercicios gráficos, basándose en el denominado “principio de reversibilidad”.

 

Tal como mencionamos al inicio de la entrevista, al escribir nuestra mano refleja el mensaje de nuestro cerebro acerca de quiénes somos, indicando ciertas características de nuestra personalidad por medio de determinados trazos. Si hay algún aspecto que deseemos mejorar, entonces, la modificación del trazo correspondiente nos llevará a la transformación de ese aspecto, porque ese recorrido vibratorio del cerebro al papel es reversible.

De este modo, por medio de una ejercitación gráfica regular y metódica se van incorporando los trazos que reemplazan a aquellos que se desean modificar, pudiendo corregir estados de ansiedad, angustia o depresión, dificultades en la concentración y en el manejo de la voluntad, dominio de la agresividad, timidez, y otros.

Dado que los circuitos emocionales del cerebro son más difíciles de disolver que las conexiones entre otros grupos de neuronas, este trabajo de transformación va más allá de la repetición automática de letras o frases sugestivas, recurriendo, además a formas preescriturales, dibujos, juegos, ejercicios de relajación y visualización y trabajo corporal, a fin de conectarnos con la imaginación, la creatividad, la sensibilidad artística, y todo aquello que nos acerca de un modo más profundo a nosotros mismos, descubriéndonos, re-conociéndonos y re-encontrándonos.

 

Carmelo Urso:     Uno de los usos más conocidos de la grafología es en el área penal, criminalística y forense. ¿Te ha tocado en alguna ocasión efectuar esta clase de peritaje?

Particularmente no me dedico al área penal, pero vale aclarar que la grafología ha intervenido exitosamente como prueba pericial en varios casos judiciales, ya sea por homicidios, suicidios, estafas, mobbing, etc., ya que al ser nuestra escritura un dibujo del inconsciente, aquello que parece oculto, se manifiesta en el trazo. Por ejemplo,  en el caso de quien miente, las fuerzas contrarias que lidian en su interior son observables a través del análisis de los grafismos. Desde ya, los motivos que mueven a alguien a decir o manifestar lo contrario de lo que sabe, cree o piensa, pueden ser muy diversos, y cada uno de ellos se corresponderá con un rasgo gráfico diferente que no debe ser considerado aisladamente, sino dentro del contexto del escrito. Un factor muy tenido en cuenta es la velocidad escritural, ya que la rapidez otorga naturalidad y vivacidad, mientras que la lentitud implica una mayor elaboración, y por lo tanto, menor espontaneidad.

Carmelo Urso     Sueles dictar cursos de grafología para particulares y empresas. ¿Qué deben hacer aquellos que quieran contactarte? ¿Los dictas sólo en Argentina o también te aventuras en el exterior?

Alejandra V. Capriglione: Realizo capacitaciones grupales allí donde me inviten, tanto Argentina como en el exterior, tanto para empresas como para instituciones educativas, consultoras, grupos de estudio o particulares que deseen conocer esta técnica. Los cursos, seminarios y talleres son organizados y planificados de acuerdo con las necesidades e intereses de quienes los solicitan. Pueden conocer un poco más a través de mi página web: www.grafologiaintegral.com.ar o contactarse por correo electrónico a: grafologiaintegral@speedy.com.ar o info@grafologiaintegral.com.ar.

 

10 comentarios en “LA CIENCIA Y ARTE DE LA GRAFOLOGÍA (UNA ENTREVISTA CON ALEJANDRA V. CAPRIGLIONE)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s