HAIKUS DE LUZ (II)

Elizabeth Marín

Luna brillante,
Inspiración nocturna
De los amantes

Amor perdido,
¿Cuándo fue la última
Vez que te besé?

La cálida voz
Llamaba a tu puerta.
Quizá el amor

Lazos de amor,
Secretos de las almas
Que se descubren

Cálida noche,
Acobija el amor
Bajo su manto

full-moon

¿Te dije luna
Que el sol te desea?
Eterno amor

Soledad mía,
¿Acaso yo te dije
Que te quedaras?

Lo más sagrado.
La vida y la muerte
Enamoradas

Grises cabellos
¿Cuándo les di permiso
Para teñirse?

game-characters-two-lovers-in-a-lake-at-midnight_5120x3200

HAIKUS DE LUZ (I)

infinite-light

Elizabeth Marin

Luz infinita.
Tranquilidad del alma
Quietud del ego

Ahora tu luz
Es más brillante aquí,
En este cielo

Ángeles de luz.
Inspiración eterna
De almas puras

Soy quién tú crees,
Nuestras almas eran luz
Hace un tiempo

Arcángel Gabriel
Arcángel Gabriel

Cierro los ojos,
Vuelo hacia adentro,
Y estoy en paz

Los Arcángeles.
En mis recuerdos de hoy
Viven como luz

Muerte sublime.
Deseos de las almas
De amor y luz

Busco la magia
y en ti la encuentro.
Corazón puro

Acalla tu voz,
Escucha el silencio.
Tu ser despierta

Infinita paz
Y silenciosa quietud.
Serena muerte

ángel reiki (2)

HAIKUS CLÁSICOS JAPONESES

american_bullfrog

Basho
Sí, la primavera ha llegado;
Esta mañana una colina sin nombre
Envuelta por la niebla

El viejo estanque;
Una rana salta dentro,
El sonido del agua

La camelia del árbol
Cayó,
Vertiendo su agua

Un verde sauce
Goteando en el lodo,
En la marea baja

man in the fog

Issa

Click, clack
El hombre se acerca en la niebla
¿Quién es?

En la lluvia primaveral,
Una hermosa muchacha
Da un gran bostezo

Después de fundirse la nieve,
La aldea
Se llena de niños.

Un poco pesadas,
Estas flores abriéndose,
El Buda dormido.

¡Flores de cerezo en la noche!
Como ángeles
Descendiendo del cielo

Un hermoso papagayo
Se alza desde
La choza del mendigo

El cervatillo
Se quita de encima a la mariposa,
Y sigue durmiendo.

mariposa

Buson
El sol en el ocaso
Pisa la cola
Del faisán cobrizo

Sobre la campana del templo
Duerme
La mariposa

Tras de mí
Viejo y débil,
Flores esparciéndose

Un campo de flores de colza:
El sol en el oeste,
La luna en el este

buda durmiente

Shiki
El gran Buda,
Durmiendo, durmiendo,
Todo el día de primavera.

En la arena de la playa,
Huellas de pasos:
Largo es el día de primavera.

Cruzando a una muchacha
Al otro lado del río;
La luna brumosa

Olas del calor;
Los pétalos del ciruelo flotan
Hasta las piedras.

Las olas
Funden
El hielo del lago

spring-rain-windmills

Onitsura
La lluvia primaveral:
Entre los árboles se ve
Un camino hasta el mar

Una vez lleno de agua,
El jarrón recibió
A la camelia

cigueña

Shoba
La primavera empieza
Calladamente,
Con un paso de la cigüeña

pequeño buda

Kubuda
Un niño mirando las flores que caen
Con la boca abierta
Es un Buda

blossoms

Moritake
¡Una flor caída
Regresa a su rama!
Pero, no era una mariposa.

Buddha

HAIKUS DE ALICIA MELO (@marali976)

Alicia Melo

@marali976

Trapiche (Foto Junior Arrechedera)
Trapiche (Foto Junior Arrechedera)

Triste Trapiche,
Traes dulce sabor
Del tiempo que fue.

escayola

La escayola,
Unió las partes de mi
Rota voluntad.

libro mágico

Renazco en ti,
Para vivir inmortal,
Letra a letra.

ventana y manos

¿Renunciar o transigir?
Lo que complace perturba,
Lo que afrenta, da paz.

Alumna de la Escuela de Escritura Creativa “Tiempo Presente” http://escuelatiempopresente.org/

Únete a nuestro Taller de Iniciación a la Escritura Creativa http://escuelatiempopresente.org/taller-de-iniciacion-a-la-escritura-creativa/

HAIKUS DE JOSÉ JUAN TABLADA, POETA MEXICANO (1871-1945)

José Juan Tablada
UN DÍA… (Poemas sintéticos)

Caracas, 1919
http://biblioweb.dgsca.unam.mx/tablada/undia/portada.htm

Poemas y Dibujos de
José Juan Tablada

Se han hecho de esta obra 200 ejemplares sobre papel vergé, iluminados a mano, con sello del autor.

A LAS SOMBRAS AMADAS DE LA POETISA SHIYO Y DEL POETA BASHO
J. J. T.

 

Prólogo

La mañana

·        La pajarera
·        Los zopilotes
·        Las abejas
·        El saúz
·        El chirimoyo
·        El insecto
·        Los gansos
·        El bambú
·        El caballo del Diablo
·        El pavo real
·        Las nubes
·        Flor de toronja

La tarde

·        La palma
·        Violetas
·        Las hormigas
·        La tortuga
·        Las cigarras
·        Las ranas
·        Torcaces
·        Hojas secas
·        Hotel

Crepúsculo

·        Las avispas
·        La garza
·        Mariposa nocturna
·        Los sapos
·        El cámbulo
·        El murciélago
·        Los ruisenores
·        La buganvilia
·        Mariposa nocturna

La noche

·        Luciérnagas
·        El ruisenor
·        El abejorro
·        La arana
·        El cisne
·        La luna
·        El cocuyo

Epílogo

·        [!Ah del barquero!]

[Prólogo]


Arte, con tu áureo alfiler
Las mariposas del instante
Quise clavar en el papel;

En breve verso hacer lucir,
Como en la gota de rocío,
Todas las rosas del jardín;

A la planta y el árbol
Guardar en estas páginas
Como las flores del herbario.

Taumaturgo grano de almizcle
Que en el teatro de tu aroma
El pasado de amor revives,

Parvo caracol del mar,
Invisible sobre la playa
Y sonoro de inmensidad!

 

La mañana

LA PAJARERA

Distintos cantos a la vez;
La pajarera musical
Es una torre de Babel.

 

LOS ZOPILOTES

Llovió toda la noche
Y no acaban de peinar sus plumas
Al sol, los zopilotes.

 

LAS ABEJAS

Sin cesar gotea
Miel el colmenar;
Cada gota es una abeja…

 

EL SAÚZ

Tierno saúz
Casi oro, casi ámbar
Casi luz…

 

EL CHIRIMOYO

La rama del chirimoyo
Se retuerce y habla:
Pareja de loros.

 

EL INSECTO


Breve insecto, vas de camino
Plegadas las alas a cuestas,
Como alforja de peregrino…

 

LOS GANSOS


Por nada los gansos
Tocan alarma
En sus trompetas de barro.

 

EL BAMBÚ

Cohete de larga vara
El bambú apenas sube se doblega
En lluvia de menudas esmeraldas.

 

EL CABALLO DEL DIABLO

Caballo del diablo:
Clavo de vidrio
Con alas de talco.

 

EL PAVO REAL

Pavo real, largo fulgor,
Por el gallinero demócrata
Pasas como una procesión…

 

LAS NUBES

Las nubes | de los Andes van veloces,
| de montaña en montaña,
| en alas de los cóndores.

 

FLOR DE TORONJA

De los enjambres es
Predilecta la flor de la toronja
(Huele a cera y a miel).

 

La tarde

LA PALMA

En la siesta cálida
Ya ni sus abanicos
Mueve la palma…

 

VIOLETAS

Apenas la he regado
Y la mata se cubre de violetas,
Reflejos del cielo violado.

 

LAS HORMIGAS

Breve cortejo nupcial,
Las hormigas arrastran
Pétalos de azahar…

 

LA TORTUGA

Aunque jamás se muda,
A tumbos, como carro de mudanzas,
Va por la senda la tortuga.

 

LAS CIGARRAS

Las cigarras agitan
Sus menudas sonajas
Llenas de piedrecitas…

 

LAS RANAS

Engranes de matracas
Crepitan al correr del arroyo
En los molinos de las ranas.

 

TORCACES

De monte a monte,
Salvando la cañada y el hondo río,
Una torcaz se queja y otra responde.

 

HOJAS SECAS

El jardín está lleno de hojas secas;
Nunca vi tantas hojas en sus árboles
Verdes, en primavera.

 

HOTEL

Otoño en el hotel de primavera;
En el patio de “tennis”
Hay musgo y hojas secas.

 

Crepúsculo

LAS AVISPAS

Como en el blanco las flechas
Se clavan en el avispero
Las avispas que regresan…

 

LA GARZA

Clavada en la saeta
De su pico y sus patas,
La garza vuela.

 

MARIPOSA NOCTURNA

Mariposa nocturna
A la niña que lee “María”
Tu vuelo pone taciturna…

 

LOS SAPOS

Trozos de barro,
Por la senda en penumbra
Saltan los sapos.

 

EL CÁMBULO

El cámbulo,
Con las mil llamas de sus flores,
Es un gigante lampadario.

 

EL MURCIÉLAGO

¿Los vuelos de la golondrina
Ensaya en la sombra el murciélago
Para luego volar de día…?

 

LOS RUISEÑORES

Plata y perlas de luna hechas canciones
Oíd… en la caja de música
Del kiosko de los ruiseñores.

 

LA BUGANVILIA

La noche anticipa
Y de pronto arde en el crepúsculo,
La pirotecnia de la buganvilia.

 

MARIPOSA NOCTURNA

Devuelve a la desnuda rama,
Nocturna mariposa,
Las hojas secas de tus alas.

 

La noche

LUCIÉRNAGAS

Luciérnagas en un árbol…
¿Navidad en verano?…

 

EL RUISEÑOR

Bajo el celeste pavor
Delira por la única estrella
El cántico del ruiseñor.

 

EL ABEJORRO

El abejorro terco
Rondando en el foco zumba
Como abanico eléctrico.

 

LA ARAÑA

Recorriendo su tela
Esta luna clarísima
Tiene a la araña en vela.

 

EL CISNE

Al lago, al silencio, a la sombra,
Todo candor el cisne
Con el cuello interroga…

 

LA LUNA

Es mar la noche negra;
La nube es una concha;
La luna es una perla…

 

EL COCUYO

Pedrerías de rocío
Alumbra, cocuyo,
Tu lámpara de Aladino!

 

Epílogo

 

¡Ah del barquero!
Sueño, en tu barquilla,
Llévame por el río de la noche
Hasta la margen áurea de otro día…!

 

AFORISMOS Y SOMARIS DE GUSTAVO PEREIRA

Gustavo Pereira
Gustavo Pereira

Aforismos

El inútil intento de acercarse a la verdad conduce a otros intentos.

El tiempo más largo es el de la duda. El más breve es el de la certeza.

Darlo todo o ser infelices. He allí un dilema.

La rosa no es la rosa sino cuando el hombre la mira.

Las ambiciones humanas, como el humo, después de sueltas no pueden parar.

Mientras haya amos no habrá poesía.

Todo empieza y termina en la eternidad. Pero la eternidad no sabe de nosotros, sus pobres soñadores.

Hay una paz que se alcanza en la humildad, pero es la que más cuesta.

La mano del pobre es más explícita que todos los discursos.

Lo humano es la perpleja condición del misterio.

perro triste

Somari del comportamiento del perro (somari del ego)

Si está acá quiere estar allá.
Y si allá
acá.
Cuando hay música prefiere silencio.
Si hay silencio se siente solo.
El temor le hace desear música
Y la música el silencio.

hombre viejo

Historia íntima

Pasados los diez fui otro
Pero a los veinte era el mismo
Pasados los treinta no era el mismo
Pero tampoco fui otro
A los cuarenta empezó la cosa
Pero a los cincuenta no sabía qué
Pasados los sesenta parecí otro
Pero a los setenta seguía siendo el mismo
A los ochenta todo fue ganancia
Que no supe bien qué era
Hasta pasados los cien
En que se es sólo historia íntima.

Gustavo Pereira
Gustavo Pereira

Gustavo Pereira

Gustavo Pereira nació en Punta de Piedras, Isla de Margarita, Venezuela, el 7 de marzo de 1940.1 Es poeta y crítico literario, y según el Ministerio de la Cultura de Venezuela, “es uno de los poetas venezolanos más importantes de su generación y de la historia literaria venezolana y latinoamericana.”

Se Doctoró en Estudios Literarios en la Universidad de París. Fue fundador del Departamento de Humanidades y Ciencias Sociales y del Centro de Investigaciones Socio-Humanísticas de la Universidad de Oriente. Formó parte del grupo “Símbolo” (1958). Fue director y fundador de la Revista Trópico Uno de Puerto La Cruz.

Ha recibido algunos reconocimientos, entre ellos, el Premio Joven Poesía de las Universidades Nacionales (1965), el Premio Municipal de Poesía de Caracas (1988), el Premio Fundarte de Poesía (1993), el Premio de la XII Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre (1997) y el Premio Nacional de Literatura de Venezuela (2001). En 2008, la 5a edición del Festival Mundial de Poesía se dedicaba a Gustavo Pereira.

Obras publicadas

Preparativos del viaje, 1964;
En plena estación, 1966;
Hasta reventar, 1966;
El interior de las sombras, 1968;
Poesía de qué, 1970;
Los cuatro horizontes del cielo, 1970;
Poesía de qué, 1971;
Libro de los Somaris, 1974;
Segundo libro de los Somaris, 1979;
Tiempos oscuros, tiempos de sol, 1981;
Vivir contra morir, 1988;
El peor de los oficios, 1990;
La fiesta sigue, 1992,
Escrito de salvaje, 1993;
Oficio de partir, 1999;
Costado indio, 2001;
Los seres invisibles, 2005.

Bandera de venezuela