TERAPIA AURA-SOMA: LA SANADORA VOZ DE LOS COLORES

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Hace algunos años, una Voz espiritual reveló a la inglesa Vicky Wall una terapia llamada Aura-Soma. Con ella, más de un millón de personas han hallado el camino de la salud en todo el planeta. Lo singular de este método de sanación es que se basa en los colores… ¡y Vicky estaba ciega cuando canalizó sus fundamentos teóricos, prácticos y espirituales! A continuación, su historia…

Vicky Wall
Vicky Wall

Una niña genial, un padre cabalista y una mala madrastra

Vicky Wall era la séptima hija de su padre, que a su vez también había sido séptimo hijo. En la mística judía, este hecho se considera un poderoso augurio, pues se piensa que el séptimo hijo de un séptimo hijo resultará un individuo muy especial. En el caso de Vicky, el tiempo corroboraría plenamente este aserto.

Corría la segunda década del siglo XX. Vicky y su padre, ingleses de ascendencia judía, paseaban diariamente por el campo. Buscaban plantas para curar sus enfermedades y las de sus amigos o parientes. El padre, que practicaba la meditación cabalística, identificaba, a través de su talento espiritual, cuáles plantas eran idóneas para el dolor de cabeza, el malestar estomacal o cualquier otra dolencia. La hija estaba dotada de una poderosa intuición que, día a día, el padre se ocupaba de estimular y entrenar.

“Tráeme una planta que cure la tos”. “Consigue una hojas para aliviar el dolor de garganta”. “Halla una flor cuya infusión mitigue el malestar estomacal”: la pequeña Vicky cumplía estas órdenes sin otra herramienta que sus dotes intuitivas. Casi siempre acertaba.
Padre e hija tenían una relación muy estrecha, especial. Sin embargo, un día las cosas cambiaron. Vicky quedó sin madre. Poco después, su progenitor contrajo segundas nupcias, buscando mamá substituta para sus hijos. La madrastra resultó tener un carácter demasiado duro… ¡y atormentaba a Vicky con sus excesos físicos y verbales! Después de cumplir los 13 años, Vicky se vio obligada a escapar a casa de una amiga.

Un segundo entrenamiento y una ceguera muy particular

El papá de su amiga era dueño de una farmacia. En ella, Vicky aprendió a preparar toda clase de fórmulas y pócimas. A la par de su entrenamiento farmacéutico, sus facultades espirituales seguían desarrollándose. A veces, cuando se le pedía un medicamento, Vicky dejaba correr su intuición, y sin saber cómo, preparaba una panacea. Abundaban los clientes agradecidos. Más adelante, Vicky estudió fisiatría, reflexología y fue la primera mujer inglesa en recibir el título de osteópata.

Llegado el momento, contrajo matrimonio… pero la unión resultó un estrepitoso fracaso. No tuvo hijos. Su vida familiar no volvió a ser feliz, como en aquellos lejanos días de infancia que compartió con su padre el cabalista.

Con el paso de los años, diferentes problemas de salud la aquejaron, especialmente hipertensión y diabetes. Tales complicaciones desembocaron en la pérdida física de la visión. No obstante, Vicky padecía una ceguera muy particular: podía sentir los colores y ver el aura de las personas…

A dividir las aguas… ¡y los aceites!

Frascos de Aura Soma
Frascos de Aura Soma

En 1984, Vicky Wall había cumplido 66 años. Su vida transcurría sin demasiadas expectativas ni sobresaltos.
Sucedió una noche. Mientras hacía la meditación cabalística que su padre le había enseñado tantos años atrás, Vicky tuvo la espléndida visión de un arcoiris. De pronto, una Voz le dijo lacónicamente: “Tienes que dividir las aguas”. “¡Ay!”, pensó Vicky, “ahora, aparte de ciega, me estoy volviendo loca. Resulta que escucho voces”. Durante tres noches seguidas, la visión del arcoiris y el imperioso mandato la Voz se repitieron.

La Voz empezó a instruirla de manera amorosa. Noche a noche, Vicky canalizaba peculiares recetas, que preparaba mezclando esencias vegetales y minerales. Vicky envasaba estas fórmulas en viejos frascos de colonia. La mitad superior de cada frasco contenía un líquido aceitoso de color que flotaba sobre una segunda capa de otro color cuya base era acuosa. Al agitarlos, se formaba, por un instante, una breve emulsión que contenía exactamente 50% de agua y 50% de aceite. Cada uno de ellos tenía un nombre: “Rescate Espiritual”, “Frasco de la Paz”, “Frasco del Corazón”…

Vicky comenzó a vender sus “joyas” –así llamaba a los frascos- en ferias callejeras. Lo que más llamaba la atención de las personas eran los vívidos colores, hermosos matices que la señora Wall no podía percibir con la vista de los ojos, pero sí con la visión del Espíritu. Vicky no tenía la intención de expenderlos como productos medicinales sino como objetos decorativos. Las ventas prosperaron: resultaba que los entusiastas compradores regresaban buscando tal o cual emulsión porque se habían curado de migraña, pie de atleta, hipertensión, e incluso, cáncer. Ahora, Vicky sabía el por qué y el para qué de los frascos.

Nacimiento de la Organización Aura-Soma

Por esa época, Vicky Wall conoció a Mike y Claudia Booth, con quienes estableció una estrecha comunión afectiva y espiritual. Durante siete años convivieron, hasta la muerte de Vicky acaecida en 1991. En ese lapso, con la asistencia de la Voz, los tres desarrollaron el cuerpo teórico y práctico de la disciplina terapéutica que hoy conocemos como Aura-Soma. Además, establecieron una organización, con sede en Inglaterra, Australia y Estados Unidos, la cual forma a terapistas especializados y elabora diversos productos.

Gracias a Vicky Wall, hoy podemos elegir el color que nos sane. En su caso, fue la Voz Sanadora del Color quien la eligió a ella como instrumento para el mejoramiento físico y espiritual de sus semejantes.

ERNESTO MARRERO RAMÍREZ: LA MAGIA DE UN FABULADOR ESPIRITUAL (PARTE 2)

Foto_Ernesto

Carmelo Urso: Se dice que la poesía no vende, no es comercial. No obstante, tu libro “Pasajes Secretos del Alma” ya marcha por su segunda edición; en él, abordas la poesía a través del verso rimado, cuestión considerada “pasada de moda” por ciertos escritores “cultos”; ¿qué te impulsa a escribir poesía?; ¿qué poetas consideras tus mayores influencias?; ¿te preocupa que la crítica te catalogue de “cursi” por hacer uso del ancestral arte de la rima?

Ernesto Marrero Ramírez: Con la poesía me he propuesto colaborar con el rescate de este género que, en lo últimos años, ha venido en decadencia, para llegar incluso a reducirse a un pequeño grupo de intelectuales.

Una vez escribí:
“La poesía es el canal que usa el poeta para poder expresar lo concebido por el espíritu, en pocas palabras es expresión interna y, para alcanzar este objetivo, hay que excavar en nuestras entrañas, y así aflorar un bello mundo donde la imaginación y la realidad se conjuguen para darle forma al verso y a la prosa”.

Por lo tanto, pienso que los poetas deberíamos enfocar nuestras energías en abrir un canal que tenga llegada al mayor número de personas posibles, no encerarnos en un peligroso juego de imágenes y metáforas que pueden terminar por rayar en la abstracción.

En unos de mis poemas de nombre: Un llamado a los poetas, escribí:

Pretendí buscar la belleza
de la poesía,
y la encontré disfrazada
de incoloras abstracciones.
Intenté llamar a los poetas
…a los buenos poetas.
Pero sus oídos estaban sordos
pero sus corazones estaban ciegos,
por epítetos, aliteraciones
imágenes y símiles confusos.
Dejando de transmitir verdaderos sentimientos,
para saciar la lógica de algunos intelectos…

Con intención, estos poemas como muchos otros, empiezan sin rima y luego proviene la rima, tratando así de combinar dos géneros que cambian de forma, pero en el fondo siguen siendo lo mismo: POESÍA.

Por eso en mis poemarios (Cantos de amor y reflexión y Pasajes secretos del alma) encontraran poesía con rima, sin rima y combinada. Porque la estética nunca puede superar a la ética, por lo tanto, lo más importante es el mensaje, y éste puede expresarse de múltiples formas.

Una vez leí una expresión de Silvia Adela Kohan, en su libro: Cómo se escribe poesía, y en éste decía: —Escribir, siempre escribir, con rima o sin rima. Así lo hizo también el siempre recordado poeta Mario Benedetti. En su libro: Las soledades de Babel, podemos observar como escribía con rima y sin rima, no importa, lo importante era escribir y expresar lo que sentía.

Cabe resaltar que conozco a poetas que también están haciendo esta bella labor con la poesía e incluso a declamadores que rompen corazones con sus voces y expresiones.

Dentro de los poetas que más me han inspirado están: Calderón de la Barca, Gustavo Adolfo Becker, Pablo Neruda, Mario Benedetti y Robindranaz Tagore.

En cuando a lo que diga la critica no me importa mucho, lo principal es lo que digan los lectores, porque ¿de qué vale ser alabado por la critica y desdeñado por los lectores? ¿A dónde se quiere que llegue el mensaje? En mi caso, la poesía que escribo ha tocado el alma de muchas personas y en otras han cambiado hasta su forma de pensar… Ya con eso me basta.

Carmelo Urso: Se dice que a la juventud no le gusta la lectura; no obstante, es conocida la aceptación que tienen tus libros entre maestros y alumnos; ¿qué enseñanzas sacas del contacto cara a cara que sueles tener con los estudiantes en tus charlas?, y en este momento histórico, ¿qué impresión te causa el hecho de que la literatura espiritual sea bienvenida en la aulas escolares venezolanas?

Ernesto Marrero Ramírez: Yo no creo que a la juventud no le guste leer, lo que hay que hacer es saberle llegar y atraparlos en ese mundo. Nuestro hábito como país no es de lectores, es cuestión de idiosincrasia y malos hábitos que se han creado a través del tiempo. Pero lo bueno es que las costumbres se pueden cambiar y darle así a la lectura la importancia requerida en las instituciones académicas. También se debe romper con los viejos esquemas de las lecturas obligadas y dejar que el alumno, bajo la orientación del docente, seleccione un libro que le guste leer.

Sobre las enseñanzas que extraigo del contacto con los niños y jóvenes en las aulas, son infinitas. Me han hecho desde obras teatrales, títeres y dibujos. Una vez me cantaron un rap y, para mi sorpresa, recientemente un joven me personificó y habló sobre mi biografía. Además, me asombro siempre de ver el nivel de captación que puede tener un niño de 5º o 6º grado, el cual puede llegar a superar, en ciertos casos, a uno de bachillerato. En sí, he aprendido que no podemos subvalorar al niño por su edad, y pensar que no está apto para interpretar mensajes filosóficos, ya que puede hacerlo muy bien.

Considero que el ser humano siempre está ávido de enseñanzas espirituales, ya que esa es su naturaleza, no importa la edad, lo importante es la forma de hacérsela llegar. Como a veces digo, de esa labor se encargan mis personajes: Min, Gabriel, Rayhan, Tirso, Goliat, la Quimera, el esclavo querido, el señor Gastón, el escultor de flores y muchos más.

Carmelo Urso: ¿Cuáles son tus rutinas al escribir? ¿Prefieres escribir de noche o de día? ¿Eres de lo que necesita aislarse para redactar o el contacto con los demás no silencia tus musas?

Ernesto Marrero Ramírez: Vivimos en una sociedad bastante movida por eso mi rutina se tiene que adaptar a esa realidad. Lo importante es imponerse objetivos macros, es decir, plantearse una fecha tope para culminar un libro y, en ese ínterin, uno se establece los espacios para escribir. Claro, cuando la musa llega hay que abrirle paso, no importa si es en el tráfico, en una reunión, o en la madrugada mientras dormimos. Así como estas diosas del Olimpo vienen para inspirarnos es nuestra obligación atenderlas… A la visita se atiende bien o no viene más.

Carmelo Urso: ¿Qué hábitos o disciplinas espirituales sueles practicar?

Ernesto Marrero Ramírez: Para mi no existe separación entre un hábito de vida o espiritual porque considero que es lo mismo. Yo pienso que la religión es la vida misma. Dios está a todas horas con nosotros, por lo tanto, siempre nos ve y nos escucha. Así que todo momento es bueno para practicar la caridad, el perdón, la colaboración y la oración, porque la vida está hecha para crecer espiritualmente: leyendo, superando conflictos, viendo una película, etc. Siempre hay una lección que aprender, en sí, un momento para encontrarnos a través de la reflexión, tomar conciencia y crecer internamente.

En principio pensé que había que crearse una rutina paralela, principalmente para orar, meditar o reflexionar, pero ahora entiendo que la velocidad del tiempo que transcurre hoy es muy acelerada, parece que Cronos está trabajando horas extras. Debemos tratar de incorporar todo a la unidad y no dispersarnos. Todo es Uno, la separación es ilusoria.

Pudiéramos meditar dentro del trafico matutino o hacer ejercicios de yoga en el trabajo (los hay muy específicos), hacer ciertos pranayamas antes de dormirnos, etc. Cualquier momento es bueno si existe la buena disposición, además, el proceso reflexivo tiene que hacerse constantemente, ya que es parte de nuestra toma de conciencia.

Carmelo Urso: Recomienda a los lectores de Iberoamérica 5 libros que pueden ayudarles a cambiar sus vidas.

Ernesto Marero Ramírez: Considero que son muchos lo libros que nos pueden ayudar a cambiar y, claro está, todo depende de la necesidad que cada persona tenga dentro de sí, ya que cada individuo tiene sus necesidad psicológicas, física y espirituales.

Pero si pudiera recomendar 3 libros que sería interesante que leyeran, para observar la vida con otra óptica:

El Fedón, de Platón. El libro tibetano de la vida y de la muerte, de Sogyal Rimpoché. La rueda de la vida, de Elisabeth Kübles-Ross.

Pero eso sí, el principal libro que todos tenemos la obligación de leer y repasar diariamente, ya que somos nosotros sus principales protagonistas, es El libro de la vida.

Carmelo Urso: ¿Trabajas como escritor a tiempo completo o alternas tu oficio literario con alguna otra carga profesional?

Ernesto Marrero Ramírez: La mayor parte de mi tiempo lo dedico a la escritura, y al trabajo de impulso que esta profesión amerita, aunque también produzco un micro radial: Un momento de conciencia y poseo una firma de asesoría gerencial.

Carmelo Urso: Cualquier otra cosa que quieres expresarle a los lectores y lectoras de Iberoamérica.

Ernesto Marrero Ramírez: Mi mensaje final es el de siempre: La verdad habita dentro de cada uno de nosotros y si no nos conocemos ¿cómo podemos conocer a los demás?

Busquemos en nuestro interior antes de buscar afuera. Si hiciéramos esto y cada quien se dedicara a regar la semilla que habita dentro de sí, formaríamos el gran bosque del amor. Porque la sociedad está formada por la manifestación de nuestros pensamientos y, por ende, es allí donde hay que llegar para formar los cimientos que permitan construir un mundo unido y próspero.

JULIO BEVIONE: NOTAS DE UN CONSEJERO DE VIDA (PARTE 2)

Julio Bevione: consejero de Vida
Julio Bevione: consejero de Vida

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Julio Bevione
info@vivirenlazona.com

Carmelo Urso: En una de tus notas nos exhortas a “vivir más concientes. Ese es el verdadero desafío de nuestro camino espiritual. Poco a poco, ir despertando a una vida espiritual, que no es otra cosa que comenzar a tomar decisiones más amorosas con nosotros mismos y con los demás. Decidir menos con el ego y más con el espíritu: esto nos llevará a la paz. Y en paz podremos despertar nuestra divinidad”. ¿Cuáles son los pasos que debe tomar un buscador de la verdad para tomar decisiones con amor?

Julio Bevione: El camino más fácil es el silencio. Mientras mas silencio hago, mas me distancio de mi mente. Y si me distancio de mi mente, mis miedos pierden fuerzas. Y sin miedo, puedo ser amoroso. Si hiciéramos al menos 5 minutos de silencio dos o tres veces al día, veríamos como vamos facilitando que el amor esté presente en nuestros pensamientos.

Carmelo Urso: En tu texto “La Única Solución” propones que el amar es la única respuesta sensata a nuestros problemas. ¿Cómo convencer a gobernantes, militares, educadores y demás líderes de esta idea tan sencilla tan poderosa?

Julio Bevione: Lo dije antes, no tratemos de convencer a nadie, empecemos por nosotros. Este ha sido el gran error que hemos cometido en la humanidad. Error, no porque este mal, sino porque nos atrasa. Y ¿para que demorarnos?

Si todos los que pedimos que alguien cambie, hiciéramos ese cambio en nosotros, el mundo cambiaria mas rápido que si ese gobernante, o ese líder, hace el cambio.

Carmelo Urso: ¿Experimentamos las crisis como tormentas porque las percibimos desde nuestros dramas? Desprovistas de nuestros dramas, ¿las crisis podrían devenir en momentos de verdadera Paz, euforia y crecimiento?

Julio Bevione: Sacaría la euforia, y me quedaría con la paz y el crecimiento. Definitivamente, cuando me conecto con mi espíritu puedo ver la verdad. Y la verdad detrás de una crisis es esa: ¡despertar! Por eso la importancia de estar conectado con mi espíritu. La fuerza que busco afuera, esta dentro de mí. Y también la claridad, la aceptación, la tolerancia. Cuando estoy claro en esto, me convierto en un servidor. Porque puedo ayudar a otros, ya que no comparto el drama que ellos ven. Pero los puedo entender.

Carmelo Urso: Has escrito recientemente: “Esta generalizada crisis, que aparenta ser económica pero que va aun más profundo en nuestra humanidad, nos está obligando a replantearnos en qué mundo queremos vivir y como queremos que sea nuestra experiencia en el. Y así, naturalmente comenzaremos a establecer nuevas prioridades”. Replantearnos el mundo en que queremos vivir implicaría hacer un cambio en nuestros sistemas de creencias y eso sólo puede hacerse desde la educación. Si pudieras hacer tres cambios sustantivos en nuestros sistemas educativos, ¿cuáles serían?

Debemos crear nuevos referentes educacionales
Debemos crear nuevos referentes educacionales

Julio Bevione: Incorporar el conocimiento de la mente y las emociones en el mismo nivel que el conocimiento de matemáticas o lenguaje. El verdadero analfabetismo, el más grave, no es no poder escribir, sino no saber quien soy. Y si no me conozco integralmente, no puedo darme el valor que tengo. Hay mucha gente que no aprendió lo suficiente en las escuelas, pero sabe “quien es” y es feliz, mientras que muchos intelectuales o profesionales están en crisis. Conocernos integralmente marca la diferencia.

-Buscar nuevos referentes: Si alguien es héroe por haber matado y dividido, no puedo pensar en construir un mundo en paz. Necesitamos referentes que nos enseñen la integración, la unidad y el respeto por las ideas ajenas.

-La familia debe ocupar un rol esencial en la educación: No podemos esperar que las escuelas formen a los niños y los jóvenes. Esta es tarea de los padres. Las escuelas informan, pero los padres deben asumir la tarea de formar.

Carmelo Urso: Has escrito: “No debemos renunciar a disfrutar del dinero, pero si debe volver a ocupar su lugar de servicio, no de amo”. ¿En qué momento de tu vida experimentaste el poder de esta verdad? ¿Cómo haces para que la obtención de dinero no se vuelva una lucha frenética que te arrebate lo mejor de tu vida?

Busco disfrutar y valorar lo que tengo, lo que recibo, pero la búsqueda no es “hacer” o “tener” más dinero. Hemos asumido una relación entre dinero y abundancia que no es tal. Muy posiblemente no necesitamos las cifras de dinero que nuestra mente especula que necesitamos para crear las comodidades necesarias para tener bienestar físicamente.

Creo que si empezamos a disfrutar y valorar lo que tenemos, apagamos la ansiedad de ir por mas.

Carmelo Urso: Expresa, para quienes no conozcan tu obra, qué significa “vivir en la zona”.

Julio Bevione: Es un camino de búsqueda interior, contada de la manera mas sencilla y aplicable posible para estos tiempos. Cuando estamos en la zona, nada externo puede tener más valor que nuestra fuerza interior. Estoy en paz, no importa que, ni quien.

Carmelo Urso: Un Mensaje final para los lectores de Iberoamérica

Julio Bevione: Que hagamos un lugar para nuestro espíritu y no esperemos que la vida nos obligue a hacerlo desde una crisis. Y que ese camino es el camino del amor, del que puedo darme y puedo dar a los demás. Cuando me amo y te amo, no hay nada que temer, al miedo se le caen todos los argumentos.

ACEPTAR Y FLUIR

Dejar fluir la energía amorosa en tu Vida
Dejar fluir la energía amorosa en tu Vida

Julio Bevione
info@vivirenlazona.com

Todos estamos pasando por el mismo aprendizaje: ¿lo aceptamos o lo resistimos?

Cuando contemplamos el mundo que nos rodea, ya sea el particular o el comunitario, vemos como los tiempos se aceleran. Los aprendizajes se han vuelto intensos, profundos, acelerados. Todo cambia de manera repentina e inesperada. ¡Y el tiempo vuela!

Vivimos en un momento muy particular de nuestra evolución, donde estamos transformándonos todos al mismo tiempo sin que haya muchas más opciones que crecer como humanidad. El libre albedrio sólo deja lugar a que lo hagamos a través del sufrimiento o de la aceptación. Los cambios, si bien se hacen graduales, son rápidos e inevitables. Estamos todos inmersos en este viaje evolutivo del planeta.

Los días se acortan. Cada vez nos queda menos tiempo para divagar, especular o hacer planes futuros. Y si bien los días siguen teniendo 24 horas, se sienten de 16. Nos vemos obligados a vivir en el presente. Las horas pasan volando y todo aquello que parecía bloqueado, se abre. Tanto lo “bueno” como lo “malo”.

También hemos llegado a este momento con las herramientas que necesitamos para dar este salto. Las más simples, ya sea la meditación, el cambio de percepción o la respiración consiente. Y hay una estrategia que es clara para ayudarnos a trascender este momento: la aceptación.

Aceptar lo que nos pasa, respirarlo y dejarlo ir. No crear resistencias.

La energía es tan fuerte que si no te dejas llevar, te lleva. La energía nos está preparando para dar un gran paso en nuestra evolución. Cualquier intento de resistirla, cuestionarla, tratar de cambiarla o detenerla, sólo produce sufrimiento.

Es importante entender que lo que nos pasa, les pasa a todos. Todos estamos en el mismo barco y pasamos por la misma tormenta. Cada uno diseña el aprendizaje como lo quiere vivir. Pero no podemos bajarnos.

Ante esto, si no sabemos qué hacer, lo mejor es hacer nada. No paralizarnos, sino quedarnos quietos y dejar que el mar nos lleve a donde quiera. Esa energía que nos mueve es inteligencia divina y si nos entregamos de verdad, no hay riesgos.

Verónica Acevedo Santaliz en su libro “El cielo de los cartoons” dice simple y sabiamente:

“Puede ser que la energía nos esté queriendo en otro lugar o puede ser que la energía ya no nos quiera más en ése lugar. Puede que tenga que ver con nosotros, con nuestro propósito, o puede que tenga que ver con el propósito de otras personas. Ya sea con el propósito de las personas que se quedan es ése lugar o el propósito de las personas que encontraremos en el próximo lugar. Siempre está bien. El apego a un lugar –o una persona- es un apego muy peligroso. Detiene la danza de la energía para nosotros y para los otros. No es posible danzar sin mover el pié. Y sólo desprendiéndonos conservaremos lo que es cierto”.

Donde podamos, con quien podamos, dejemos fluir un poquito más la energía. Permitamos que las cosas pasen, porque pasarán

¿QUÉ ES PARA TI DIOS?

Padre Mío, Padre Amado, Padre Nuestro eres Amor incondicional
Padre Mío, Padre Amado, Padre Nuestro eres Amor incondicional
Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Escrutados 383 votos, nuestra encuesta “¿Qué es para ti Dios?” cerró con los siguientes resultados:

Dios es Amor Incondicional: 73 votos (19%)

Dios es Energía: 55 votos ( 14%)

Creo en un Dios impersonal, ajeno a sexos, creencias y normas humanas; Dios no es una persona sino el más elevado estado de Conciencia, al cual se llega a través de la meditación y otros métodos: 52 votos (14%)

Dios es Uno conmigo y Yo Soy Su Reino de los Cielos: 41 votos (11%)

Yo Soy Dios: 41 votos (11%)

Dios habita mi corazón y en mi interior; escucho claramente Su Voz y la de Sus Guías: 36 votos (9%)

Dios existe pero no es cognosicible desde la limitada experiencia humana: 18 votos (5%)

Creo en un Dios personal, que escucha mis peticiones y ruegos como un Padre, como una Madre: 16 votos (4%)

Todas las anteriores: 14 votos (4%)

Dios es el Padre y Jesucristo -Su Hijo- es mi Salvador Personal: 12 votos (3%)

Dios es Vacío: 10 votos (3%)

Dios -tal como lo postulan ciertas teorías físicas- es la Onceava Dimensión: 6 votos (2%)

Dios es la Diosa: 4 votos (1%)

Ninguna de las anteriores: 2 votos (1%)

Dios es un mito: es un falso sistema de creencias que las corporaciones religiosas y élites de poder utilizan para controlar a la gente: 2 votos (1%)

Es el Anciano de los Días, Creador del Cielo para los justos, el Purgatorio para los pecadores recuperables y el Infierno para los pecadores irredentos: 1 voto (0%)

El nombre de Dios es Alá y Mahoma es Su Profeta: 0 votos (0%)

Próximamente, publicaré un artículo comentando los resultados. Saquen ustedes, afables lectores y lectoras, sus propias conclusiones. El próximo lunes regresaremos con un nuevo sondeo. ¡Hasta entonces!

EL COLOR: CUANDO EL AMOR Y LA SANACIÓN SE VISLUMBRAN EN UN SIMPLE MATIZ

El azul del cielo, en la soleada mañana dominical, produce en nosotros una suprema alegría
El azul del cielo, en la soleada mañana dominical, produce en nosotros una suprema alegría

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

El azul del cielo, en la soleada mañana dominical, produce en nosotros una suprema alegría. Recordamos a nuestros seres más queridos, pensamos en un viaje a la playa, en jugar una partida de fútbol o en dar una caminata por el campo. En tales momentos no se nos ocurre pensar que ese límpido añil del firmamento es una simple ilusión visual, producida por la interacción de las ondas de luz blanca que emite el sol con las sutiles moléculas de gas que componen la atmósfera terrestre.

No obstante, desde el punto de vista afectivo, intelectual y espiritual, los efectos del color van mucho más allá de cualquier fenómeno óptico. Los colores, en nuestra vida cotidiana, causan efectos dispares en cada persona. Una mañana brumosa deprime a unos y solaza a otros. Gustan al irreverente rockero los atavíos oscuros; las prendas claras y cómodas caracterizan al practicante de yoga; las ropas de extrovertidos tonos enaltecen la figura de la mujer coqueta.

En todo caso, nuestra percepción del color y sus efectos sobre la mente no son neutros: ciertos matices nos enervan o sosiegan; otros realzan nuestro ánimo e, incluso, sanan las dolencias del cuerpo y el alma.

Blanco: matiz de matices, color de luto y alegría

El blanco, más que un color, es la suma de todos los matices. Lo comprobamos en el prisma que refracta la luz de una lámpara y disgrega sus infinitos tonos. También sabemos que cada perla de rocío está habitada por un arco iris… y éste emerge cuando la luz atraviesa a la gota.

En Occidente se usa como símbolo de justicia, paz y limpieza de espíritu. Deambulan los ángeles, en sus metafísicas andanzas, con blancas túnicas. En China, por el contrario, es el color del luto. La Muerte, en aquella vasta nación asiática, va vestida con albos ropajes. Incluso, en algunas regiones de ese país, la novia, en la ceremonia matrimonial, viste de blanco ya que nunca más volverá al hogar paterno, y por ello, ha muerto simbólicamente para la familia.

El Amor, la Verdad y los cadáveres también tienen color

Rojo, color del Amor
Rojo, color del Amor

En Rusia, el rojo es el color del amor: por tal razón, los comunistas lo adoptaron como símbolo de su partido. En el panteón de dioses de la India, la Diosa Madre de la Tierra se representa con el color rojo. En Occidente, es el matiz de la pasión y la seducción. Por otra parte, utilizan los chinos banderitas y cortinajes rojos para atraer a la buena suerte: por ello, no es casual que en sus restaurantes cunda ese color.

Para los griegos, el amarillo era atributo de Apolo, dios solar. En este sentido, representa energía, riquezas y generosidad. Los tonos amarillos también suelen interpretarse como joviales, afectivos y excitantes. Psicológicamente, se les asocia con expansión material, prosperidad y liberación.

El azul era el color de la verdad para los egipcios. Para los cristianos, el azul celeste es, por antonomasia, el color de la devoción. En Occidente, el azul fuerte es relacionado con la masculinidad, en contraposición con el rosa, color de la femineidad y los afectos.
No es ningún secreto que el verde es el color de la naturaleza y la fertilidad. Menos conocida es su asociación con los cadáveres: esta perspectiva pertenece a los egipcios, quienes pintaban a Osiris (dios de la vegetación y la muerte) de verdeantes tonalidades.

Violeta es Armonía, Púrpura es Poder

El violeta es matiz de alta vibración espiritual
El violeta es matiz de alta vibración espiritual

El violeta es, a juicio de los practicantes de la meditación metafísica, el color de más alta vibración y, por ende, con mayor capacidad de armonizar. Para los anglosajones, es el color de la pasión amorosa. En cambio, para los poetas simbolistas franceses del siglo XIX era el color de la nostalgia y el recuerdo

Hace siglos, la sustancia para teñir las telas de púrpura se obtenía de un pequeño molusco. Acumular grandes cantidades de tal tintura resultaba costoso. Por ello, cuando alguien llevaba una prenda purpúrea, se entendía que era una persona de gran poder económico o político. Incluso, hoy en día, a los cardenales de la iglesia católica se les dice “purpurados”.

Colores y terapias que sanan

El Color reside en nosotros
El Color reside en nosotros

Dijo alguna vez el famoso físico inglés Isaac Newton, descubridor de la ley de gravitación universal: “El color reside en nosotros”. Si ello es verdad, y diversos sistemas terapéuticos parecen probarlo, nuestro sistema mente-cuerpo tiene la capacidad de sanar y armonizar a través del uso de los colores.

La cromoterapia es uno de esos sistemas. Según la especialista española Rosa Torroella, hay en nuestro organismo doce vibraciones fundamentales y a cada una de ellas le corresponde un color. Aplicando haces de luz del matiz adecuado sobre los meridianos y puntos de la Medicina Tradicional China, se pueden sanar las alteraciones de la salud, recuperando así su armonía espiritual y energética.

De acuerdo a la cromoterapia, los colores calientes y cálidos (rojos y naranjas) facilitan las posibilidades de regeneración y recuperación. Los colores frescos o templados (amarillos y verdes) mantienen la fluidez y la higiene. Los colores fríos (azules y violetas) facilitan los intercambios y la circulación de energía.

Reintegra en tu alma el vasto espectro del arco iris

Patricia Janusz, intuitiva y sensitiva francesa, y su amiga Fabien Mammam han desarrollado una terapia llamada “Tama-Do”, la cual utiliza mezclas refinadas de aceites esenciales, y extractos de minerales y plantas que se aplican en puntos estratégicos del cuerpo humano para equilibrar el aura humana. Tal terapéutica se basa en dos pilares: la eficaz composición de sus pócimas y el intenso color de las mismas.

Según Janusz, el aura humana es un campo energético de luz que expresa variopintos mensajes vibratorios. “Somos como un arco iris, procedente de la luz pura; no obstante, al reencarnar, elegimos desprendernos de siete u ocho colores de nuestro espectro para densificarnos y convertirnos en materia. Gracias al trabajo sanador con el color, reintegramos en nosotros cada una de las virtudes de la franja cromática, equilibrando nuestra psique y cuerpo”.

Una meditación con colores

Meditar con colores puede sanarnos
Meditar con colores puede sanarnos

Cuando el hastío nos abruma, cuando nos anegan emociones de depresión o tristeza, decimos metafóricamente que nuestra vida “no tiene color”. En cualquier caso, basta a veces contemplar el exuberante matiz de una flor, los vívidos tonos de un amanecer o el sigiloso titilar de los astros nocturnos para recordar esa luz de la cual procedemos, esa luz que, al igual que nuestra alma, contiene todos los matices y potencialidades que el Creador concibió en su mente infinita.

La psíquica española Arrais nos provee esta técnica de meditación con colores. Es muy sencilla:

1. Ponte en la posición que te resulte más cómoda; si lo necesitas, coloca, a volumen moderado, una música relajante; cierra los ojos; respira a fondo sobre el centro de tu plexo solar. Inspira por la nariz y espira por la boca, a bocanadas largas y profundas; relaja tu mente; con cada aspiración y expulsión del aire de tus pulmones, encontrarás una confianza interior en la bondad de Dios y en su inagotable capacidad curadora.

2. De acuerdo a la necesidad física, espiritual y emocional que tengas, visualiza los siguientes colores para iniciar tu proceso de curación psico-espiritual:
• Para obtener alegría: aspira el naranja y espira el azul.
• Para incrementar las funciones intelectuales: aspira el amarillo para y espira el violeta.
• Para purificar: aspira el verde y espira el magenta.
• Para fortalecer el sistema inmunológico: aspira el turquesa y espira el rojo.
• Para obtener relajación: aspira el azul y espira el naranja.
• Para incrementar el sentimiento de autovaloración: aspira el violeta y espira el amarillo.
• Para erradicar pensamientos obsesivos: aspira el magenta y espira el verde.
• Para obtener vitalidad: aspira el rojo y espira el turquesa.
Tómate todo el tiempo que sea necesario, hasta que te sientas relajado o satisfecho.

A medida que practiques esta sencilla técnica de aspiración y espiración del color, descubrirás que te sientes más lleno de energía y que tu sistema está más equilibrado.

Plegaria para un matiz sanador

Plegaria para un matiz sanador
Plegaria para un matiz sanador

Afable lector o lectora: para finalizar este capítulo, queremos honrarte con esta plegaria, dirigida a despertar en nosotros las cualidades sanativas de los colores. Sería ideal que en cada parte de esta oración te detuvieras un momento (o el tiempo que estimes necesario) visualizando cada matiz, cada intención espiritual que te brindamos a continuación:

Amado Creador (o como desees llamarle):

Ante ti me postro, arrobado de gratitud,
Por este mundo lleno de matices
Que mis ojos tienen la dicha de amar y contemplar

Bendíceme con la energía del blanco
–suma de todas las tonalidades-
Para que ilimitadas vías de sanación se abran a mi Vida

Avívame con la energía del rojo
Y enciende en mí la pasión por disfrutar y enaltecer
Cada segundo de salud que me brinda la existencia

Dótame con la energía del amarillo
Para que la áurea luz de Tu abundancia
Colme de milagros mi cotidiano vivir

Capacítame con la energía del verde
Para ser próspero en cada iniciativa,
Como rama que rebosa de follaje y fruto

Que Tu gracia también me impregne
Con el suave azul de la devoción, el cálido rosa de la fertilidad
Y el fuego violeta de la armonía

Permíteme, en fin, recorrer
El vasto arcoiris de tus creaciones,
Para así develar en cada sagrado matiz
Tu más íntima y preciada Naturaleza

Amén.

ERNESTO MARRERO RAMÍREZ: LA MAGIA DE UN FABULADOR ESPIRITUAL (PARTE 1)

Ernsto Marrero Ramírez: un venezolano que destaca en el mundo de la literatura espiritual
Ernesto Marrero Ramírez: un venezolano que destaca en el mundo de la literatura espiritual

Este amigable paisano caraqueño se ha convertido en un muy leído escritor, cuyas obras llegan tanto al público adulto como a adolescentes y niños. Para ello, emplea dos recursos tan eficaces como ancestrales: el poder de la fábula y la sabiduría espiritual.

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Ernesto Marrero Ramírez
http://www.ernestomarrero.com

Carmelo Urso: Ernesto, haznos una pequeña semblanza de tus orígenes: dónde naciste y creciste, cómo fue y es tu entorno familiar, qué tipo de cosas te gustaba hacer en tu infancia y adolescencia, qué estudiaste, etc.

Ernesto Marrero Ramírez: Ésta sería una respuesta un poco extensa pero trataré de sintetizar los puntos más importantes, sobre los que me haces referencia.

Nací en Caracas en la antigua clínica Bello Monte y crecí en Baruta, de allí partieron mis orígenes. Soy el menor de cinco hermanos y junto a mis padres se desarrolló mi infancia.

Recuerdo de mi niñez que me gustaba la investigación y que siempre quería escribir un libro. El primer intento fue cuando tenía como nueve años y comencé a investigar sobre los animales, seguramente porque mi papá era muy aficionado a esto y siempre compraba colecciones de libros sobre el mar, la fauna, la pesca, y ese tipo de cosas. Un día decidí escribir un libro sobre las características de los insectos, los disecaba y tomaba sus medidas, pero una noche se me botó formol en las manos y se resecaron mucho. Mi mamá se asustó tanto que me prohibió que prosiguiera con aquel trabajo. Un año más tarde inicié mis investigaciones como químico. Tenía un mini laboratorio que me habían regalado y el cual yo había reforzado con nuevos tubos de ensayo y ciertas sustancias. Pues decidí investigar algunas reacciones químicas y hacer un libro que contuviera los resultados de mis investigaciones. Todo iba marchando de maravilla hasta que un día combiné algunos ácidos y explotó el tubo de ensayo, el líquido cayó en mi ropa y la dañó, afortunadamente no me pasó nada pero mi mamá decidió quitarme el juego y escondérmelo. Bueno, ese fue mi segundo intento fallido de escribir un libro.

Al entrar a bachillerato abandoné esas aspiraciones, hasta que, después de graduarme se empezaron a reavivar esas ideas que estaban dormidas y, entonces, empecé a investigar sobre el área metafísica y paranormal. Me encerraba a leer en mi cuarto todos los libros que conseguía sobre este ámbito, a veces hasta tres días, salía solamente a comer y luego retornaba a mis investigaciones. Tenía un diario donde tomaba muchos apuntes que, en un futuro, iba a servir de semilla para mi oficio de escritor. En ese momento mi madre entró nuevamente en acción y trató de evitar que yo continuara con esta labor tan forzada, comentándome que podía volverme loco. A lo mejor porque había escuchado la historia de Cervantes sobre Don Quijote, quien quedó loco de tanto leer. Pero esta vez no pudo persuadirme porque, a partir de esa época, los libros empezaron a ser mis mejores amigos. A pesar de su falta de apoyo, en mis proyectos, a mi mamá le tengo que agradecer el amor que supo brindarme junto a mi padre y hermanos en un hogar digno. Aunque todavía, después de haberme abocado a escribir y de no vivir bajo el mismo techo, me sigue insistiendo en que no escriba mucho, que descanse y tome vitaminas, porque me puede hacer daño.

Luego entré en la Universidad a estudiar administración, no porque era la carrera de mi devoción sino porque conseguí cupo en la Universidad para estos estudios, aunque muchos de mis compañeros me decían que porque no había estudiado mejor psicología, ya que muchos venían a contarme sus problemas y a pedirme un consejo. Con el transcurrir de los años le tomé cariño a la profesión, en especial cuando me metí con los estudios de gerencia, el surgimiento de la calidad total y todas las corrientes que se derivaron de ésta, donde la filosofía oriental se mezclaba con el pensamiento gerencial. Pero en paralelo continuaba con mis estudios orientalistas, así me formé en el budismo y en el yoga tradicional de la India. Esta perspectiva me llevó a realizar una maestría en filosofía, la cual estoy culminando en los actuales momentos.

Carmelo Urso: ¿Cuándo comenzaste a tener inquietudes literarias? ¿Qué autores y lecturas te ayudaron a consolidar tu vocación de escritor?

Ernesto Marrero Ramírez: Como he venido comentando, mis inquietudes como escritor provienen de la infancia. No obstante, fue a partir de los 17 años que mi vida cambió. Algo me decía que había algo importante que tenía que hacer en la vida pero no sabía que era. Me sentía desubicado y con una inquietud muy grande, en sí, sabía que necesitaba reorientar mi vida pero no sabía hacia donde. En muchas oportunidades he dicho que en la niñez sabemos o tenemos una fuerte inclinación hacia lo que realmente nos gusta, pero nos falta madurar para empezar a hacerlo. Cuando llega la adolescencia lo vamos olvidando y en el momento de ser adultos, y estamos en capacidad de emprender nuestros proyectos, ya no sabemos que queremos.

Así me sucedió a mí y tuve que hurgar en mis recuerdos y retornar a la infancia. En ese instante me visualicé rodeado de libros y tratando siempre de escribir uno. Allí fue cuando me di cuenta de mi vocación, quería ser escritor, entonces comencé.

He leído muchos escritores, pero me cuesta decir que tengo alguno preferido, en mi caso trato de nutrirme de lo mejor que cada uno pueda transmitir.

Por su forma de escribir sencilla pero con un buen mensaje me gustó leer “Juan Salvador Gaviota” de Richard Bach y “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry.

Reconozco que el estilo de Tolkien con “El Señor de los Anillos” me atrapó mucho, pero consideraba que se le podía transmitir un mensaje más profundo a los jóvenes y, a la vez, mantener la emoción y el dinamismo de este tipo de literatura. Lo mismo me sucedió con Lewis en “Narnia” y con Stevenson en “La Isla del Tesoro”.

Pero hay un libro que me ayudó mucho a proponerme el reto de ser escritor, aunque reconozco que pocos libros he leído de este autor. Se llama: “Mientras Escribo” de Stephen King. En ese libro, este famoso escritor, cuenta las penurias que tuvo que afrontar para hacer realidad sus sueños y, a la vez, nos explica ciertos tips que pueden ser aprovechados por las personas que quieren llegar a ser escritores.

Carmelo Urso: ¿En qué momento te hiciste consciente de tus inquietudes espirituales? ¿Qué doctrinas, credos o maestros te han ayudado en tu proceso de despertar espiritual?

Ernesto Marrero Ramírez: Desde pequeño me ha acompañado las inquietudes espirituales pero, como lo comenté con anterioridad, a los 17 años sentí que debía cumplir una misión, que tenía algo importante que hacer en este mundo, me dí cuenta que la vida es temporal y por ende, era importante iniciar el camino. En algún momento llegué a leer una frase de Buda que decía: El buscador que inicia el camino resplandece sobre el mundo, y así dí los primeros pasos.

He estudiado muchas corrientes de pensamientos orientales y occidentales: metafísica, parasicología, yoga, budismo, hinduismo, confucionismo, taoísmo y a Krishnamurti, entre otros. También me he paseado por los pensamientos filosóficos de Grecia, la edad media, el modernismo y el post modernismo. Muchos han influido en mi forma de pensar entre ellos puedo citar: al maestro Jesús, Buda, Milarepa, Gandhi, Sócrates, Pitágoras, Platón, San Francisco de Asís, Shopenhauer, el Dalai Lama y muchos más que han dedicado su vida a exaltar la importancia del espíritu, que es eterno, sobre la vida material, que es pasajera.

Carmelo Urso: Hay escritores que jamás se transforman en buscadores espirituales; hay buscadores espirituales que nunca devienen escritores; en tu caso personal, ¿cómo fue el proceso de fusionar tu pasión literaria y tu búsqueda metafísica?

Ernesto Marrero Ramírez: Yo creo que el logro que he alcanzado en la vida parte de un proceso de autoconocimiento. He cambiado el mundo de los números y las finanzas por el de las letras y la conciencia. Mi vida ha estado abocada a esta búsqueda interior, como diría Jung, a encontrar el Self o el sí mismo. En mi caso, los libros y el mundo espiritual estaban juntos, esperándome, sólo los tomé de la mano y los saqué a pasear.

Carmelo Urso: Tus textos más conocidos son, sin duda, los dos volúmenes que constituyen “El Pececito que quería ser Humano”; ¿Cómo y cuándo los empezaste a gestar?; su tono de fábula, ¿es fruto espontáneo de la musa o es un deliberado ejercicio para facilitar la lectura?

Pececito I

“El Pececito que quería ser Humano, nació de una manera espontánea y fue, por así decir, mi trampolín hacía el mundo de la literatura. En la segunda parte si quise plantearme un mundo donde el ser humano le daba más importancia a su evolución interna o espiritual, que a la material, por eso inventé el planeta Oxion, como una evolución de la Tierra. Considero que estos libros fueron una oportunidad que me brindó la vida para expresar un caudal de ideas que habitaban en mi interior y que quería, desesperadamente, darlas a conocer. Aunque ya había tratado de hacerlo con mis dos libros anteriores: “Cantos de Amor y Reflexión” (poemario) y “Una Luz en el Camino” (extractos de mis pensamientos), fue mediante la narrativa que tuve el alcance necesario para llegarle al público. Luego de estas publicaciones surgieron dos libros que se han ubicado dentro de los más vendidos: “La Leyenda del Sabio de la Montaña” y “Cuando Tenga Tiempo, Empiezo”, mi libro más reciente.

En sí el estilo que más he trabajado son los cuentos fabulados porque, como lo mencioné con anterioridad, me centro mucho en dejar un mensaje universal y, con este género, he podido llegarle a los niños, a los jóvenes y a los adultos. Me parece que así el mensaje se hace más permeable hacia las diversas etapas de vida del género humano y, además, me gusta mucho.

No obstante, tengo dos proyectos que espero publicar en algún momento, que son: una novela y un tratado filosófico. Con estos estilos trataré de llegarle a un estrato un poco más complejo, que es el intelectual. No tanto por buscar algún tipo de reconocimiento, sino para que mis ideas sean escuchadas por la mayor parte de la sociedad.

El próximo lunes, como es ya habitual, continuaremos con esta entrevista llena de vivencias, anécdotas y sabiduría de Vida. ¡Hasta entonces!