¿QUÉ ES PARA TI LA ORACIÓN?

¿Desde qué perspectiva practicas la oración?
¿Desde qué perspectiva practicas la oración?

Esta encuesta es de selección múltiple. Puedes señalar todas las opciones que tu intuición y tu experiencia te dicten. ¡Enhorabuena!

Anuncios

LOS INFINITOS SENDEROS DE LA ORACIÓN

La oración tiene múltiples derroteros
La oración tiene múltiples derroteros

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Desde la hermosa urbe mexicana de Puebla –también llamada Puebla de los Ángeles: ciudad de contrastes, rodeada de volcanes, en la que vertiginosos rascacielos conviven con el apacible legado de la arquitectura colonial- la amiga Sandra Caballero nos ha enviado un correo electrónico donde plantea una pregunta relacionada con el tema de la oración. Escribe Sandra: “¿Cómo puedo pensar en Dios? ¿Lo hago con frases y palabras tales como Dios es amor, Dios es bondad, Dios es perdón o debo imaginármelo como una persona, poniéndole un cuerpo o un rostro?”.

La pregunta de Sandra es clara y sencilla… y, no obstante, evoca uno de los dilemas fundamentales de la búsqueda espiritual de todos los tiempos: ¿me conecto con Dios a través de una imagen, un concepto, un sonido, una frase, una certeza intelectual o un sentimiento? ¿Puedo valerme de todos al mismo tiempo? ¿Oro de manera audible o en silencio? ¿Oro a un Dios personal o impersonal? Son vastas preguntas cuyas respuestas nos llevarán a recorrer dilatados, infinitos caminos… ¡tan numerosos como los múltiples senderos que nos conducen al corazón de la oración!

La oración: múltiples senderos para un mismo fervor

Todos los caminos espirituales abarcan la oración
Todos los caminos espirituales abarcan la oración

Miles de credos y disciplinas espirituales han suscrito y exaltado los beneficios de la oración. Millones de personas la han practicado en todas las épocas, cada una de ellas de una manera muy particular, exclusiva, irrepetible, personal.

Describir los ritos externos asociados al acto de orar resulta sencillo: juntar las manos, arrodillarse, postrarse, inclinar la cabeza con actitud reverente, cerrar los ojos al susurrar invocaciones o alzar las manos mientras clamamos a viva voz son acciones que casi todos hemos efectuado alguna vez; en cambio, intentar describir con palabras certeras la experiencia de absoluta intimidad y perfecta comunicación con Dios –propósito fundamental de la oración- resulta, en el mejor de los casos, una difícil aunque necesaria temeridad.

Algunos oran en la silenciosa quietud de sus aposentos. Otros –en multitudinarios cultos- claman su fe a voz en grito, al son de músicas bulliciosas. Hay quien prefiere silenciar su mente y apartar de ella todo murmullo, todo monólogo interior, porque entiende que el Silencio es la verdadera Voz del Uno. También hay quien silencia sus labios, pero llena su mente con arrobadoras visualizaciones y poderosos decretos de fe que exaltan la omnipotencia del Creador.

Algunos rezan postrados ante retratos, retablos o estatuillas; otros niegan tajantemente la eficacia de tales imágenes; católicos y budistas murmuran de modo fervoroso sus letanías o mantras, mientras manipulan las cuentas de sus hermosos rosarios y malas; en cambio, el cabalista hebreo no precisa de tales artilugios cuando combina las letras de su alfabeto sagrado y articula el inefable nombre de Dios.

Hay quien sostiene que el acto de leer este artículo –o cualquier escrito que fomente la creencia en el Poder Superior- es una manera de orar: de igual modo, el acto mismo de redactar o canalizar este texto también sería una forma de comunicarse –a corazón abierto- con el armonioso Padre-Madre de la Creación.

Recitar una y otra vez frases positivas mientras llevamos a cabo nuestras rutinarias tareas domésticas sería otro modo de profundizar nuestra intimidad con el Uno. Monjes tibetanos utilizan una singular maquinita que recita –por ellos- miles y miles de plegarias, mientras persiste en ellos el estado de meditación. En fin, podríamos seguir llenando páginas y páginas con esta enumeración, porque la variedad de formas que presenta el acto de orar en cada país, religión o cultura es –en verdad- interminable.

Nuestra postura sobre el tema es amplia: planteamos que existen tantas formas de orar como personas viven y han vivido en nuestro planeta, como seres abundan en la inmensidad de mundos que cunden en nuestro Universo. Cada manera de orar se adapta –como un traje hecho a la medida- a las muy particulares creencias, modos de ser e idiosincrasias de las más diversas personas. Por ende, cada uno de nosotros haría bien en cultivar –de manera libre y espontánea- aquel modo de orar, meditar o clamar que mejor convenga a su personalidad y fines particulares.

Sabemos, tanto por experiencia ajena como propia, que más allá de sus formas y contenidos externos, la oración que rebosa de fe, de inmensa gratitud al Creador, de absoluta certidumbre en las virtudes del Poder Supremo, resulta eficaz y reporta tangibles beneficios a quien la practica con asiduidad.

En tal sentido, y de acuerdo a nuestro criterio, lo básico en la oración no son sus galas o ritos exteriores, su credo religioso o filiación espiritual, su uso o no de imágenes, sus palabras audibles o su silenciosa austeridad; lo fundamental es, sin duda, su capacidad de generar en nosotros un altísimo nivel de conciencia –del todo exento de miedo, recelo e incertidumbre- lleno de amor, autovaloración, maestría personal e infinita, ilimitada confianza en Dios.

La oración como comprensión espiritual

La oración es comprensión espiritual
La oración es comprensión espiritual

De acuerdo a la autora estadounidense Mary Baker Eddy, la oración que sana y reforma “es una fe absoluta en que todas las cosas son posibles para Dios –una comprensión espiritual de Él (…) La oración no puede cambiar la Ciencia del Ser, pero sí tiende a ponernos en armonía con ella (…) Comprender a Dios es obra que exige absoluta consagración de pensamientos, energías y deseos (…) El deseo es oración (…) El deseo que se eleva hambriento de justicia es bendecido por el Padre y no vuelve a nosotros vacío (…) Lo que más necesitamos es la oración del deseo ferviente de crecer en Gracia, oración que se expresa en paciencia, humildad, amor y buenas obras”.

La oración silenciosa

Maestro de la oración audible –legó para la posteridad su inolvidable Padre Nuestro- Jesús de Nazareth también recomendó la oración silenciosa. “Cuando ores –sentenció hace poco más de dos milenios- entra en tu aposento y, cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público”. Aventuramos una posible interpretación de esta frase del Nazareno: el Uno es invisible al bullicio de nuestros toscos sentidos materiales; debemos acallarlos para ingresar al corazón de la oración y escuchar ese sagrado Silencio, esa Paz que es Su única y verdadera Voz; en esa estancia de calma infinita, donde las cosas del mundo material ya no nos perturban, despertamos –por fin- a Su Imagen y Semejanza.

El clamor como oración energética

En las antípodas de la oración silenciosa, está la oración como clamor, vale decir, como proclama a viva voz, a voz en grito o a todo pulmón de ser necesario. En tal sentido, el pastor Bill Gothard –natural de Chicago, EE.UU.- afirma: “Durante la mayor parte de mi vida, di por sentado que clamar era sólo un sinónimo de orar. Me he asombrado, sin embargo, de ver los propósitos específicos y el potencial propio del clamor (…) Dios escucha nuestras oraciones (…) Él nos escucha, en particular cuando nuestras peticiones se expresan en voz alta”.

Prosigue Gothard: “Santiago presenta su relato de la oración del profeta Elías con esta frase: La oración del justo es poderosa y eficaz. La palabra para eficaz en griego es energeo, equivalente a energía en español (…) Muchas de nuestras oraciones no disponen de la energía que Dios requiere para alcanzar resultados eficaces. No obstante, cuando una persona clama con sinceridad a Dios como su única esperanza de liberación, provisión o protección, podemos estar completamente seguros de que su clamor será eficiente”.

El fuego de una oración fervorosa

Las sendas del orante son infinitas
Las sendas del orante son infinitas

Varios autores anglosajones de la reforma protestante son elocuentes al asegurar que el fervor –audible o silencioso- es el más importante ingrediente de una oración eficaz. Dice Charles Spurgeon que “aquel que ora sin fervor no ora en lo absoluto”. Por su parte E. M. Bounds afirma: “El fervor es el alma de la oración. En la oración, el fuego es la fuerza motriz”. A lo que añade el autor del siglo XVII Thomas Watson: “El fervor es para la oración como el fuego es para el incienso, lo cual hace que ascienda al Cielo como grato perfume”.

La oración como lectura y como vehículo de la ley de atracción

En la primera década del siglo XXI, la ley de atracción está en boca de todos gracias a una serie de interesantes y polémicos documentales. Sin embargo, a mediados del siglo XX, la autora venezolana Conny Méndez hablaba con autoridad acerca de sus beneficios. En su artículo La Manera Correcta de Orar, nuestra querida e inolvidable coterránea nos insta a elevar nuestro nivel de conciencia, a olvidar las contingencias del problema que nos abruma y a concentrar nuestro pensamiento en el poder omnisciente de Dios.

Para esta distinguida maestra espiritual, la lectura puede constituirse en un muy productivo modo de oración. En tal sentido, recomienda tomar un libro que consideremos sagrado, como la Biblia o cualquier otro tomo de rebosante sabiduría metafísica (los usuarios del I Ching, el libro chino de las mutaciones, suelen emplear esta metodología); luego, nos alienta a leer y releer con fe, “ya que la ley de atracción” nos conducirá a esa página adecuada, “allí donde corresponda a tu problema”.

Posteriormente, nos suministra una fórmula de lo que ella considera la forma ideal de orar. Extractamos el siguiente párrafo, que la persona interesada debería leer y repetir con fe inconmensurable, de modo mental o sonoro:

“Dios es mi sabiduría, de manera que no puedo errar. Dios es mi inteligencia, no puedo sino pensar correctamente. No hay pérdida de tiempo, ya que Dios es el único hacedor. Dios actúa a través de mí, de manera que siempre estoy actuando correctamente y no hay peligro de que yo ore incorrectamente. Yo pienso lo indicado, de la manera indicada en el momento apropiado. Mi trabajo siempre está bien hecho porque es el trabajo de Dios. El Espíritu Santo siempre me está inspirando. Mis pensamientos son frescos, nuevos, claros y poderosos porque cuadran con la Omnipotencia”.

La oración como sonido

La palabra es sonido. El sonido es vibración. La vibración es energía. Si la energía es el fuego de la oración, entonces las vibraciones, sonidos y palabras que vertemos al orar son de capital importancia para que nuestro ruego sea eficaz. Tal es la base filosófica de los mantras, utilizados tanto por el hinduismo como por el budismo.

Mantra es una palabra compuesta, donde man significa “mente” y tra se interpreta como “liberar”, vale decir, “liberar la mente”. Con tal nombre se denomina a una forma de oración corta –suerte de estribillo- que se repite muchísimas veces, tanto de manera mental como audible. Los budistas tibetanos, mientras recitan sus mantras, manipulan su mala (especie de rosario hecho con grandes cuentas de semillas o madera) para llevar la cuenta de las recitaciones efectuadas. El rosario de los católicos, donde se oran una y otra vez los “padres nuestros” y “aves marías”, constituiría una suerte de mantra occidental.

En el caso de los hinduistas y budistas, cada mantra representa el sonido correspondiente a un cierto aspecto del proceso de Iluminación. Algunos aluden a la compasión, tal como el famoso “om mani padme hum”; otros sirven para sosegarnos; algunos tienen funciones tan disímiles como aumentar nuestra energía en el trabajo, conseguir una pareja idónea, exaltar el amor propio e, incluso, para destacar en los deportes.

Ciertos autores señalan que tan beneficioso como recitar los mantras es escribirlos, así que su positiva influencia no se limitaría a la repetición oíble o mental de esos sonidos sagrados. De tal suerte, la escritura también se convertiría en un singular vehículo para la oración.

Orar nos ubica en el Ahora

Orar nos ubica en el presente
Orar nos ubica en el presente

Con esta amplia enumeración no hemos agotado –ni mínimamente- el extenso catálogo de métodos y tecnologías espirituales que la humanidad ha desarrollado, a lo largo de las eras, para orar –vale decir, para establecer una íntima comunicación con Dios.

Más allá de su forma, sabemos que nuestra oración está dando resultados cuando nos llena de certidumbre, poder personal, alegría de vivir, amor ilimitado y una fe absoluta en nuestras posibilidades y las del prójimo. Mejora substancialmente nuestra calidad de vida, ya que nos distancia de estados neuróticos de inconciencia, miedos añejos y emociones nocivas, perturbadas; la oración fervorosa nos plena de energía divina y nos ubica existencialmente en el Ahora… el único tiempo real… el único tiempo en el que tiene sentido transitar y recorrer los vastos senderos que nos tiende la Vida…

LA ORACIÓN: UN VIAJE SIN DISTANCIA DE LA MENTE AL CORAZÓN (ENTREVISTA A CARLOS JESÚS IBARRA CASTELLANOS, PARTE 1)

Carlos Jesús Ibarra Castellanos en su amada Estrasburgo
Carlos Jesús Ibarra Castellanos en su amada Estrasburgo

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Carlos Jesús Ibarra Castellanos
cjibarra77@yahoo.com

Carmelo Urso: Hermano Carlos, haznos un pequeño retrato de tus orígenes: tu ciudad y país natal, tus primeros años, tu cuadro familiar, qué profesión estudiaste, qué haces en la actualidad.

Carlos Jesús Ibarra Castellanos: Nací y me crié en Caracas, Venezuela, hasta los trece años de edad cuando mi vida tuvo un giro impresionante y fui trasladado a Francia, en virtud de que mi madre obtuvo una beca para realizar un post grado en Derecho del Ambiente. Allí, viví en dos ciudades hermosas, Besançon y Estrasburgo, de cuya experiencia quedaría impactado de manera positiva el resto de mi vida, ya que en ellas experimenté el paso de la niñez a la adolescencia. Recibí mucho afecto de mis abuelos maternos quienes velaron por mí en los primeros años de vida ya que soy hijo de padres divorciados, ambos de profesión abogado. Estudié Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela, vocación que me viene desde temprana edad debido a que me gustaba leer mucho. Creo que alrededor de los 14 años – cuando aún vivía en Francia- ya deseaba ser periodista debido a la admiración que llegué a sentir por los escritos periodísticos y literarios de Gabriel García Márquez.

Carmelo Urso: Carlos, hablemos de un hábito que ha signado tu vida espiritual en los últimos años: la oración. ¿En qué época de tu vida te interesaste por ella? ¿Comenzaste a practicarla dentro de la religión formal o por tu cuenta? ¿Qué te atrajo de ella sobre otras disciplinas espirituales?

Carlos Jesús Ibarra Castellanos: Lo primero que quisiera decir es que antes de irme a Francia, estudié en el Colegio del Ave María, institución de orientación católica. Por supuesto, allí se nos inculcaba el hábito de rezar en las mañanas antes de comenzar con las actividades académicas de la formación primaria. Estamos hablando que esta práctica quedó internalizada en la edad comprendida entre los seis y los doce años de edad. Recuerdo que solía rezar en las noches antes de acostarme a dormir y pedir bendiciones para aquellas personas de mi entorno más cercano: familiares, amigos y hasta vecinos de la urbanización donde vivía. Es decir, en aquella época ya combinaba la oración formal católica que incluía rezar el rosario (un número determinado de Aves María, un Padre Nuestro, un Gloria al Padre y un Ángel de la Guarda) y la Oración del Corazón de la cual brotaban palabras espontáneas. El ambiente católico me fascinaba hasta tal punto que una de las experiencias que más me tomé en serio fue la preparación de mi Primera Comunión.

Carmelo Urso: ¿Qué es para ti la oración? ¿Es una técnica o una experiencia? ¿Sigues algún método particular o generaste tu propia y singular dinámica de oración?

Carlos Jesús Ibarra Castellanos: A medida que crecía, fui abandonando tales prácticas espirituales. Creo que en un momento de mi vida, cuando empecé a sentirme abrumado por problemas de índole familiar que generaron grandes angustias existenciales, perdí todo interés por la oración ya que no le encontraba ninguna utilidad. También empecé a percibir las incongruencias entre lo que se pregonaba en el Colegio y lo que se practicaba. Esto a temprana edad crea una confusión en la cual relacioné la religión o comunión con Dios (tal como lo entendía en aquel entonces) y las personas de autoridad encargadas de impartir formación religiosa. Entonces, comencé a buscar “refugio espiritual” en ideologías políticas –sobre todo de izquierda- , búsqueda que fue estimulada por mi padre quien comulgaba con dichas ideas. Es bueno decir que mi padre, quien quedó huérfano de padre y madre a temprana edad, jugó un papel importante en mi vida debido al afecto y a la admiración que llegué a sentir por él. Su actitud fue siempre antirreligiosa debido a que se crió en un orfanato dirigido por sacerdotes católicos alemanes, extremadamente severos.

Se produjo en mí la sustitución de la religión formal por la “religión laica”, ya que lamentablemente en eso convertí dicha búsqueda. Creo que lo que me movía era una mezcla de resentimiento y la esperanza de encontrar un Orden Superior en mi vida. Una vez que no hallé dicho Orden a través de las ideologías políticas empecé la lectura de tratados de psicología entre los cuales destaca Freud, muy admirado por las personas que comulgan con las ideas de izquierda, quizás por las ideas irreverentes que difundió en vida. Para aquel entonces ya estaba en la universidad y contaba con 23 años de edad. Sin saberlo, de alguna manera, comenzaba mi “viaje de regreso” a la espiritualidad.

Carmelo Urso: ¿Oras a un Dios personal o impersonal? ¿Le ruegas como a un padre o madre amoroso o intentas vincularte al Ello como una Fuente de Energía Divina?

Carlos Jesús Ibarra Castellanos: Si decidí sustituir ideas de índole religioso por unas de tipo político es porque de algún modo el arquetipo de Dios había muerto en mí. Lo primero que hubo que hacer fue recuperar la idea de Dios o de Lo Superior que había desaparecido durante la infancia. Pero este proceso no ocurre de manera racional sino después de un proceso doloroso en el cual me dí cuenta que todas las ideas que había albergado de cómo ser feliz no habían funcionado. Esto se produjo cuando tuve mi primer colapso que me llevó a la depresión a la edad de los treinta años. Todos los mecanismos humanos que había ideado de cómo alcanzar el bienestar personal se derrumbaron. Y entonces, de manera inesperada, surgió la oración… es decir el deseo de pedir ayuda a un Poder Superior a mí. El arquetipo de Dios que había tenido en la infancia era el de un padre amoroso. Con el tiempo, llegué al conocimiento de que Dios es literalmente TODO: situaciones, acontecimientos, sincronicidades así como transformaciones profundas de mi ser y de mi entorno.

Dios es Todo
Dios es Todo

Carmelo Urso ¿Oras por cosas concretas como la obtención de una casa, un vehículo y demás bienes materiales? ¿O te abandonas al fluir sobrenatural de la experiencia divina y pides al Uno que te oriente sobre lo que más te conviene?

Carlos Jesús Ibarra Castellanos: Qué bueno que me haces esa pregunta. Porque pareciera que no siempre ha sido así. La oración proviene de un estado en cual me he sentido necesitado o desamparado. Por lo tanto, las oraciones siempre van dirigidas a pedir que mis necesidades sean cubiertas. Entre estas cosas están las de índole material como obtener vivienda, vehículo, pareja y/o oportunidades de empleo, etc. Pero también oro por cosas que no parecieran concretas como pedir Sanación y esclarecimiento de la mente que a mucha gente no le parecen “concretas”, pero de las cuales depende nuestra prosperidad económica. Pocas personas relacionan sanidad espiritual con aumento de sueldo u oportunidades de trabajo. Piensan que son cosas separadas.

En mi caso, la oración me ha llevado a superar mis miedos y fobias más profundas las cuales me habían impedido avanzar en todas las áreas de mi vida. Estos atascos o estancamientos son los indicadores externos que me han conducido a solicitar revelación de qué es lo que debo pedir al orar. Parto de la premisa de que Dios pone tanto el Querer como el Hacer. Por esta razón, pido a Dios que me invite ante Su Presencia para tener intimidad con Él. Para que el encuentro se produzca desde los más profundo de mí. Para que yo sea total en el acto de comunicarme con Lo Superior.

Cuando requiero sanar pero no sé exactamente qué aspecto de mí, la exclamación que utilizo para dirigirme a Dios es “Dime qué te debo pedir sanar para que Tú me sanes y erradiques esta enfermedad de mí”. No hay un tiempo determinado en el que Dios decide dar su Respuesta. Puede ser de manera inmediata o mucho tiempo después que se me revela lo que debo pedirle. Luego le pido “Sánalo y Erradícalo” para agradecerle inmediatamente la Liberación.

Las experiencias cotidianas me han llevado ante situaciones que aparentemente son absurdas desde el punto de vista humano y que requieren una Visión Superior para poder ser entendidas por mí. Mediante la oración, se me ha provisto de discernimiento de la solución del problema y un conocimiento de mí mismo que no tenía hasta ese momento.

Pienso que como la compresión de la vida siempre superará mi entendimiento -es decir todos mis cálculos mentales- acostumbro siempre a pedir Guía para saber qué hacer, qué decir o hacia dónde dirigirme ante determinada situación. En momentos de angustia o desesperación, las expresiones “Sálvame” o “Ayúdame”, provenientes de lo más profundo de mi ser son el clamor con el cual me conecto con Dios invocando amor y protección.

En períodos de gran confusión pido a Dios sanar y erradicar de mí todos los obstáculos mentales o sistemas de pensamiento que impiden que se haga Su Voluntad que expresa la solución ante un dilema de una manera infinitamente mejor e impensable desde mi nivel de conciencia para ese momento. “Sólo Tú Sabes la Solución” es la frase invocada por mí en el cual reconozco todo poder más allá de mi percepción.

"Dios, sólo Tú sabes la solución"

Cuando aún mis inseguridades personales son tan grandes que no me permiten llevar a cabo ciertas labores en mi sitio de trabajo le pido orientación y sabiduría para realizar la tarea. En este caso, la expresión que utilizo es “Dios hazlo Tú por mí” y la experiencia nunca me ha fallado.

Otro aspecto importante de mi relación con Dios es la oración por los demás, en especial las personas más cercanas afectivamente. También allí pido a Dios que me invite a su Presencia. La expresión que utilizo es “Dios mío, ponme a orar por…”, “Sólo Tú sabes lo que más le conviene” o “Dale Guía tal como Tú me la has dado a mí” para que sea una petición genuina.

Mientras más oro más sé qué es lo que quiero, y de esta manera, puedo especificar el propósito de mi oración. Cuando la confusión me envuelve y no sé qué solución pedir ante un determinado problema suelo exclamar internamente “Pon Tu Orden Divino”, “Da Tú el primer paso” o “Tú sabes lo que más me conviene”. Esta última expresión la utilizo de manera repetida, pero bien sentida en mi corazón, cuando estoy ante una encrucijada en la cual desde el punto de vista humano no existe la solución inmediata. No hay ningún día que no Le pregunté cuál es mi propósito en esta vida y qué debo hacer en este día.

Ibarra Castellanos: "Mientras más oro más sé qué es lo que quiero".
Me ha sucedido encontrarme en sitios de trabajo donde la autoridad (jefes) no saben qué hacer o qué tareas designarme ya sea por falta de preparación o por incapacidad. En ese caso pido a Dios que emane de mí su Orden Divino que se traduzca en orden externo y clarifique exactamente cuáles son mis funciones. Que sea Él el que cree mis funciones. El desorden sanado y erradicado de mi interior genera un acomodo de las situaciones externas lo cual produce paz.

Recientemente, descubrí en mi vida por intuición la oración de Adoración y Alabanza. En ella doy gracias a Dios por todas las manifestaciones y obras que ha realizado en mi vida. En un plano profundo, a través de este tipo de oración reconozco que la única Realidad que existe es Dios, razón por lo cual es a Él al único que debo acudir en todo momento. No hay nada que escape de su control.

No puedo dejar de pensar que la casi totalidad de circunstancias problemáticas o sin sentido que han rodeado mi vida han provenido de situaciones inacabadas de mi pasado. Por tal motivo, cada vez que pido sanación no estoy pidiendo otra cosa que Abolir el pasado, psicológica y espiritualmente, el cual me ha impedido vivir el presente de manera total.

Finalmente, deseo expresar que en algún momento de mi vida le pedí a Dios poder comunicar a los demás mi experiencia sobre la Oración. Ese momento fue provisto por Dios (la Fuente) a través de esta entrevista que mi amigo Carmelo Urso (el canal) me està realizando en este momento. Doy inmensas gracias por esta oportunidad.

Es hora de hacer un receso en este profundo diálogo que hemos sostenido con nuestro entrañable amigo (y compadre) Carlos Jesús Ibarra Castellanos. El próximo lunes, continuarán sus consideraciones sobre ese viaje sin distancia que hacemos de la mente al corazón cuando nos involucramos en el acto de orar. ¡Hasta entonces!

MARIO LIANI CANALIZARÁ EL AMOROSO MENSAJE DE KRYON EL PRÓXIMO 15 DE AGOSTO EN CARACAS

Mario Liani canalizando en Alemania, junto a (de derecha a izquierda) Patrizia Pfister (Alemania), David Brown (Sudáfrica), Sabine Sangitar (Alemania) y Lee Carroll (EE.UU)
Mario Liani canalizando en Alemania, junto a Patrizia Pfister (Alemania), David Brown (Sudáfrica), Sabine Sangitar (Alemania) y Lee Carroll (EE.UU)

Este sábado 15 de agosto en el Teatro Don Bosco de Altamira
MARIO LIANI CANALIZARÁ EL AMOROSO MENSAJE DE KRYON EN CARACAS

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

El próximo sábado 15 de agosto, a partir de las 6 de la tarde, el numerólogo venezolano Mario Liani canalizará –por cuarta vez consecutiva en el lapso de estos dos últimos años- el mensaje directo de Kryon en el Teatro Don Bosco, ubicado en la Urbanización Altamira de la ciudad de Caracas. Dicho evento, contará –además- con la presencia del conocido tecladista new age Víctor Castillo, quien musicalizará este encuentro espiritual con temas de su inspiración.

Según ha expresado Mario, “Kryon es un grupo de conciencias superiores de ascendencia angelical que opera sin individuales y bajo una absoluta sincronía”. En la actualidad, la energía de Kryon está siendo canalizada en varios idiomas por diversos voceros. Mario Liani es uno de ellos y el único que –hasta ahora- lo ha hecho oficialmente en español, con presentaciones públicas en Argentina, Venezuela y Alemania y próximamente, en México y España.

Este colectivo angelical se expresó por primera vez en el año 1992, a través del norteamericano Lee Carroll, cuyos libros con mensajes de Kryon han vendido millones de ejemplares en el mundo entero. A partir de ese momento, este agregado de entidades metafísicas ha difundido su amoroso testimonio en diferentes naciones y lenguas, a través de personalidades como David Brown (Sudáfrica), Angelo Picco Barilari (Italia), Nancy Tate (Reino Unido), Sabine Sangitar (Alemania), Patrizia Pfister (Alemania) y Vitorino de Sousa (Portugal).

El pasado mes de abril, en la ciudad de Friburgo, Alemania, Mario Liani participó de una canalización quintuple con Carrol, Brown, Sangitar y Pfister, en el marco de la Segunda Conferencia Internacional de Kryon. En dicha oportunidad, el avezado canalizador venezolano transmitió el mensaje de Kryon en estos términos: “Observa la integridad que hay a tu alrededor, recuerda la integridad que pudo haber revestido tus actos y pregúntate en qué momentos sentiste haberte conducido a través de esa poderosa energía. Es “integridad” lo que te hace saber o sentir que no importa lo que digan o comenten de ti… mientras sientas que estás en el camino correcto. Es “integridad” aquello que nos pone en el camino de la búsqueda constante de nuestra propia verdad, pues nuestra propia verdad necesita de nuestra propia integridad”.

Vìctor Castillo, destacado músico new age venezolano
Vìctor Castillo, destacado músico new age venezolano

En el evento del próximo 15 de agosto, Mario Liani estará acompañado en escena por Víctor Castillo, compositor, arreglista y productor musical de amplia trayectoria. Además de haber participado en proyectos musicales y giras internacionales con prestigiosos artistas (Roque Valero, Franco de Vita, Ricardo Montaner, Bacilos, Cubi-K, etc.), también ha compuesto y publicado una excelente producción musical personal enfocada en el estilo “New Age”. Además de acompañar la canalización de Mario con su inspirado sentir musical, Víctor ofrecerá previamente un pequeño concierto.

Abjini Arraiz
Abjini Arraiz
Para complementar la actividad, la venezolana Abjini Arráiz llevará a cabo un Ejercicio de Frecuencia Elevada (Conectando con el Campo Unificado) y posteriormente, –canalizará por primera vez en vivo- a la amorosa energía de la Madre Tierra o Gaia.

Las personas interesadas en participar de esta actividad pueden comunicarse directamente con los organizadores a través del correo marioliani@gmail.com.

Para asistir, es necesario reservar previamente la participación, pues no habrá venta de entradas a la puerta del Teatro el mismo día del evento, ya que éste –como los tres eventos anteriores- será un encuentro de carácter privado sin propósitos comerciales que se brindará a la Familia Espiritual Venezolana y a los seguidores de las Enseñanzas de Kryon.

Para obtener mayor informaciòn sobre Mario Liani, sus enseñanzas y su labor como numerólogo y canalizador, los lectores y lectoras pueden visitar la página http://www.38uh.com

ORACIÓN DE CO-CREACIÓN (MARIO LIANI CANALIZANDO A KRYON)

Magistral oración en la que Mario Liani canaliza la energía de Kryon
Magistral oración en la que Mario Liani canaliza la energía de Kryon

Mario Liani canalizando la energía de Kryon
http://www.38uh.com

Yo (nombres)
tengo fe en que mi Yo Superior es siempre mi instantáneo,
constante y generoso suplidor.

Yo …
tengo fe en que mi Yo Superior siempre abre mis caminos
aún cuando humanamente pareciera que no existieran vías.

Yo …
tengo fe en que mi Yo Superior guía siempre todos mis proyectos,
manteniendo mi salud, felicidad y prosperidad.

Yo …
tengo fe en que mi paz interior está siempre segura con la ayuda de mi Yo Superior, quien es mi Yo más elevado y la parte de Dios que reside en mí.

Con licencia del Gran Espíritu que todo lo rige y todo lo gobierna.
Con licencia de la Madre Tierra, justa, generosa y dadivosa.
Con licencia de los Cuatro Elementos, las Cuatro Direcciones Magnéticas
y todos los Devas Supralumínicos,
Yo … os saludo a todos y honro el hecho de estar junto a ustedes.

Con licencia de todos mis Guardas y Guías Espirituales
y de la Gran Hermandad Blanca,
Yo … en esta hora y en este momento,
convoco a todos los Seres de Luz que tutelan mis caminos,
para pedirles afecto, bondad, comprensión, ayuda, consejos, información, instrucción, sabiduría, Luz, mucha Luz, para que juntos recorramos la senda
que ha sido trazada por nosotros mismos desde las más altas regiones del Espíritu.

A través de ustedes, Amados Guías, Yo …
me dirijo a la fuente creadora del Espíritu.

Como el ser multidimensional que soy, Yo …
afirmo que yo soy sagrado y merezco estar aquí en la Tierra,
para recibir respuestas de ti, querido Espíritu, mi magnífico socio.
¿Qué puedo hacer para ser mejor socio tuyo?
¿Qué es lo que quieres que yo sepa?
¿Qué debería hacer ahora? ¿Donde debería estar ahora?
¿Cómo puedo hacer para que ocurran los eventos adecuados en mi vida?
Dame las instrucciones para actuar, dame la sincronicidad en mi vivir
que me muestre las respuestas y yo te responderé estando alerta
para evitar accidentes en mi vida.

Yo … como el ser multidimensional que soy,
festejo mi compromiso de estar en este lugar, pues yo vivo en el Ahora,
tengo mi paz, tengo la visión de la totalidad
y se que las soluciones están esperando hasta que yo llegue al Ahora,
pues al planificar todas las pruebas que debía asumir en esta vida,
desde lo más profundo de mi sabiduría ínter-dimensional,
yo creé todas las soluciones,
pues no hay lugar dentro de mi donde la creatividad deje de existir.

Yo … como el ser multidimensional que soy,
borro ahora todos los ingredientes de todos mis antiguos contratos
y decreto ahora mi renuncia definitiva a todas las creencias,
implantadas o no, que yo pueda tener;
yo decreto ahora mi renuncia definitiva a todos los votos y decretos
que haya pronunciado en el pasado, en cualquier tiempo y en cualquier instante, principalmente aquellos que estén relacionados con pobreza, enfermedad, dolor, sufrimiento, soledad emocional y vacío existencial.

Yo … renuncio a todos esos votos
y decreto que los libero definitivamente de mí,
sanando y limpiando los registros kármicos de todos mis procesos evolutivos.

Yo … perdono, sano y libero todo aquello que conciente o inconscientemente
pudiera retardar u obstaculizar
la completa evolución de todos los niveles multidimensionales de mi ser.

Yo … como el ser multidimensional que soy,
decreto ahora mi evolución personal y por tanto,
yo co-creo mi futuro y co-creo mi propia realidad,
pues siempre estoy en el sitio correcto en el momento apropiado.

En virtud de ello, Yo … expreso ahora mi intención
de ir donde tenga que ser llevado de acuerdo al Plan Divino,
y pido que lleguen hasta mi, juntos y sin esfuerzo,
solamente los conocimientos, las personas, las oportunidades
y los recursos materiales necesarios
que me permitan manifestar la Voluntad Divina en esta realidad física.

Yo … como el ser multidimensional que soy,
elijo usar los nuevos dones del Espíritu para mantenerme equilibrado
y para tener el poder de eliminar cualquier cosa negativa
que intente interponerse en mi camino.
Nada negativo puede perturbarme.
Por tanto, co-creo que mi vibración cambie
y aumente paulatinamente a niveles más sutiles e ínter-dimensionales.

Yo … co-creo mi sanación física y decreto el despertar de mi memoria celular.
En virtud de ello, de manera adecuada y sagrada me dirijo ahora a ti, Querido Cuerpo:

Estamos juntos en esta vida y juntos nos sanamos a nosotros mismos,
juntos tenemos el poder de inmunizarnos de cualquier proceso
que pueda deteriorar la salud de nuestro sistema físico.
Juntos nos regeneramos, juntos nos rejuvenecemos
y juntos tenemos el poder de retardar la liberación de la química hormonal
que envejece, pues juntos desactivamos por tiempo indeterminado
el envejecimiento de nuestras células, tejidos, órganos y funciones,
y reconectamos en nuestro Ser, en forma armónica y equilibrada,
los 12 códigos del ADN, para alcanzar los 12 niveles superiores
de conocimiento espiritual, emocional, físico y mental.

Así mismo, juntos ahora activamos el crecimiento y funcionamiento
de nuestra glándula pineal, para sentir las frecuencias más altas de pensamiento
que proporciona el conocimiento
y para poner en marcha el proceso de ascensión
que está grabado en nuestro ADN.
Ahora, cada célula de nosotros lo sabe,
proclama su intención y actúa en consecuencia,
manteniendo niveles óptimos de constante buena salud
y rejuvenecimiento físico, mental, emocional y espiritual de nuestros sistemas.

Yo … creo a mi mundo, soy libre del espacio
y del tiempo y soy parte de Todo lo que Es.
Yo honro esta Tierra, honro mi propia existencia,
vivo en el Ahora y acepto mi realidad presente.
Acepto lo que tengo, acepto lo que soy y acepto Ser,
pues yo se que la gratitud por el momento presente
y por la plenitud de la vida Ahora,
es la verdadera prosperidad que continuamente se me manifiesta de muchas formas. Así mismo, Yo estoy en contacto permanente con todos los niveles
de mi Yo Multidimensional que disfrutan de total prosperidad material,
la cual se manifiesta totalmente en el nivel multidimensional
donde se encuentra esta parte expandida de mi, aquí, Ahora, en el plano Tierra.

Yo … merezco estar aquí ahora y soy merecedor de muchas cosas buenas.
Por tanto, me abro y comprendo que merezco disponer de plena abundancia
para suplir todos mis deseos y necesidades, y comprendo que el Espíritu
está aquí para darme amor, paz, equilibrio, salud y prosperidad.
Solamente las cosas buenas se adhieren a mí,
pues yo soy una pieza de la Totalidad y soy Perfecto ante la vista del Espíritu.
Ninguna palabra humana puede cambiar el Yo Soy,
pues Yo Soy el Que Soy y merezco estar ahora en este hermoso lugar llamado Tierra.

Yo Soy el Que Soy.
Yo Soy Todo lo Que Soy.
Yo Soy Todo lo Que Soy y Todo lo Que Es.
Yo Soy Uno con el Todo.

De acuerdo al Plan y a la Voluntad Divina, Yo …
como el ser multidimensional que soy, convoco a todos los Maestros Ascendidos
y a todos los Seres de Luz que estén involucrados
con los conocimientos que deba recibir,
a que me transmitan la totalidad de dichos conocimientos en los niveles adecuados
y me indiquen cómo proceder para su interpretación, aplicación y divulgación,
para así honrar y co-crear armoniosamente
el matrimonio total con el contrato de aprendizaje
que yo mismo he suscrito con el Espíritu.

En nombre del Espíritu, Yo … co-creo que enfrento el cambio sin temor
y sin participar en ninguna situación apocalíptica colectiva.

En nombre del Espíritu, Yo … co-creo las cualidades del perdón
y la compasión incondicional, el amor ínter e intrapersonal
y la perfecta salud física, mental y espiritual.

En nombre del Espíritu, Yo … co-creo la obtención del conocimiento
de esta nueva energía, con todos sus alcances,
con todas sus herramientas y en el más puro amor,
para utilizarlo para mi propio bien, mi sabiduría, mi maestría
y para la guía y el bien de toda la humanidad.

En nombre del Espíritu, Yo … co-creo la más alta energía espiritual creadora
de todo tipo de recursos intelectuales, espirituales y materiales,
para divulgar correctamente, apropiadamente y con desapego
todos los conocimientos que se me indiquen y para obtener sin esfuerzo
todos los recursos financieros que sean necesarios para realizar
correcta y apropiadamente mi misión, para vivir holgadamente,
con calidad de vida, y para compartir con otros mi prosperidad material.

Las cosas posiblemente nunca sean aquello que parezcan…

Por tanto, Yo … como el ser multidimensional que soy,
en esta hora y en este momento, pido ser envuelto
en la Luz Blanca Dorada de la Creación, para trabajar integralmente
con la Divina Presencia por encima de mis probables creencias o limitaciones,
para estar permanentemente conectado con alta percepción y adecuada expresión, para actuar siempre de acuerdo al Plan Divino de la Luz, honrando al Espíritu
y a los designios superiores del Plan Maestro de Todo lo Que Es.

Yo … libero completamente y con total confianza
el resultado de esta afirmación,
lo coloco en las manos del Espíritu, de mi Yo Multidimensional
y me desapego del proceso.

Así es

BIBLIOTERAPIA: LIBROS QUE AYUDAN A SANAR

La lectura es una disciplina espiritual que eleva consciencias
La lectura es una disciplina espiritual que eleva consciencias

Carmelo Urso
entiempopresente4@gmail.com

Carlos Jesús Ibarra Castellanos
cjibarra77@yahoo.com

Desde hace algunos años, es notoria la proliferación de libros referidos a la autoyuda, la superación personal y el crecimiento psico-espiritual. Es moneda corriente observar, tanto en nuestro país como en otras muchas naciones, que esta clase de títulos permanecen, de manera prolongada, dentro las listas de libros más vendidos.

Tanto en las vistosas vidrieras de las librerías como en los manteles y tarantines de los vendedores informales, obras de autores como Paulo Coelho, Ernesto Marrero Ramírez, Lair Ribeiro, Wayne Dyer, Deepak Chopra, Camilo Cruz, Carlos Fraga, Maytte, Enrique Barrios o Conny Méndez son el pan nuestro de cada día, y el amplio rango de sus lectores va desde personas humildes con escaso grado de instrucción académica hasta mujeres y hombres con titulación técnica o universitaria.

¿En qué consiste el atractivo de esta clase de obras? ¿Se trata simplemente de una vasta operación de mercadotecnia, vale decir, una novedosa forma de obtener jugosas ganancias a través de la venta de libros? ¿O, de una manera efectiva, estos y otros volúmenes sí cumplen con una función terapéutica y de desarrollo personal?

La lectura: más allá del ejercicio intelectual y el entretenimiento

En 1997, en la inauguración de la Feria del Libro de Austria, el reconocido psiquiatria de ese país, Viktor Frankl, sobreviviente de un campo de concentración de la Alemania nazi y famoso por ser el autor del libro “El Hombre en Busca de Sentido”, afirmó que “la literatura moderna no precisa continuar siendo tan sólo un síntoma más de las neurosis de masas de hoy día. Puede contribuir también a la terapéutica.

Los escritores que han atravesado el infierno de la desesperación, que han experimentado la aparente carencia de sentido de la vida, pueden ofrecer su sufrimiento, como un sacrificio, en el altar del género humano. Sus revelaciones ayudarán al lector que sufre idéntico estado a superar este último”.

Casos emblemáticos de este descenso a los infiernos, y su posterior ascensión al mundo de los esclarecidos, son, aparte del propio Frankl, el brasileño Paulo Coelho, quien estuvo internado tres veces en una clínica psiquiátrica, fue adicto a las drogas y practicante de cultos satánicos; la norteamericana Louise Hay, quien superó un cáncer vaginal; el alemán Eckhart Tolle, autor del libro “El Poder del Ahora”, quien estuvo al borde del suicidio; y la estadounidense Marianne Williamson, autora del recordado volumen “Volver al Amor”, quien trascendió su adicción a las substancias psicotrópicas.

Frankl, al igual que muchos autores contemporáneos, busca ampliar el rango de acción de la lectura para sacarla de su simple estatus de mero ejercicio intelectual o de entretenimiento masivo, para cumplir una función curativa en los planos psicológico y espiritual. Describe un hecho que ha venido ocurriendo en nuestra vida contemporánea: la necesidad de buscar respuestas profundas a los aspectos esenciales de la existencia. Respuestas que, en algunos casos, han dejado de ofrecer las instituciones formales dedicadas a la formación ética, política, moral y religiosa.

La función curativa de la lectura

A esta labor, por demás encomiable, de redactar y leer textos con fines terapéuticos se le ha denominado “biblioterapia”, palabra compuesta por los vocablos griegos “Biblio” libro, y “terapia” que significa cura o restablecimiento.

Las personas que se han dedicado a escribir este tipo de materiales son aquellas que desde la profundidad de la sanación y el desarrollo humano han logrado salir airosas de diversos atascos mentales, emocionales y afectivos con la finalidad de compartir sus experiencias con los lectores. Así, el libro se convierte en una experiencia de intimidad en que el lector y el escritor abonan el terreno de la autoexploración psicológica.

De esta manera, con la lectura reducimos nuestra sensación de aislamiento, de separación con los demás, para identificarnos plenamente con las miserias y triunfos del género humano. Nos convertimos en compañeros de viaje de verdaderos gigantes de la sabiduría, que han sabido superar y trascender sus propias limitaciones.

Sin el testimonio escrito de Buda, Jesús, Milarepa, Osho y muchos otros de quienes estamos distanciados por el tiempo y el espacio, mucha gente no habría hallado su propio sendero de esclarecimiento e iluminación personal. La palabra escrita, convertida en biblioterapia, trasciende géneros literarios, barreras idiomáticas, contextos sociales y culturales.

A través de la biblioterapia ingresamos a una dimensión de la cual casi siempre salimos reconfortados al encontrar respuestas sanadoras y sapienciales. Se convierte la lectura en una actividad de meditación, de reposada comunión con el Poder Superior, que nos calma, nos sosiega, y nos ubica en la maravilla de experimentar el tiempo presente. Podemos pasar horas cautivados por la magia de un texto inspirador, momentos indelebles en que elevamos nuestro nivel de pensamiento y conciencia a alturas inéditas, insospechadas.

El extraordinario escritor argentino Jorge Luis Borges exclama en su relato “La Escritura del Dios”: “Oh dicha de entender, mayor que la de imaginar o sentir”. Y añadimos nosotros: qué dicha la del lector que supera añejos problemas psicológicos, afectivos y emocionales, que acaso creía irresolubles. En ese tránsito sanador, cada libro se transforma en un aporte que vindica los aspectos más enaltecedores de la condición humana.

Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges

Una pequeña lista de grandes libros que transforman vidas

Los autores de este artículo no pretenden hacer una exhaustiva lista de tesoros bibliográficos o espirituales. No obstante, los libros que se citan a continuación les ayudaron a sortear difíciles coyunturas de la vida y a crecer en sanación, conciencia y sabiduría:

1. “Volver al Amor” de Marianne Williamson
2. “La Nueva Tierra” de Echard Tolle
3. “La Personalidad Creadora” de Antonio Blay
4. “Coraje” de Osho
5. “Usted puede sanar su Vida” de Louise Hay
6. “Un Curso de Milagros” (Anónimo)
7. “Mentes sin Cuerpo, Cuerpos Sin Edad” de Deepak Chopra
8. “Ciencia y Salud con Clave en la Escrituras” de Mary Baker Eddy
9. “Ficciones” y “El Aleph” de Jorge Luis Borges.
10. “Tarot: los 78 grados de la Sabiduría” (volúmenes I, II y III) de Rachel Pollack.
11. “La Invención de Morel” y “La Trama Celeste” de Adolfo Bioy Casares.
12. “Un Mago de Terramar” de Ursula K. Le Guin.
13. “La Oración de Jabes” de Bruce Wilkinson.
14. “La Desaparición del Universo” de Gary Renard

LAS EDADES DEL ALMA

AngelsEarthLight

Lourdes Hinojosa Marcos

Como una chispita de luz, el alma abandona el Tao (el Uno) con el objeto de obtener nuevas experiencias. Es así como con su nacimiento y separación inicia el camino de regreso a casa (el mismo Tao).

Cada fragmento progresa a traves de 5 edades del alma en el plano físico. Cada edad involucra más y más altos niveles de percepción. En resúmen, un ciclo entero, desde abandonar el Tao hasta el regreso a Él; comprende siete edades: cinco en el plano físico y dos en planos superiores, con siete niveles en cada edad.

Alma recién nacida:

light El fragmento recién nacido del Tao es grosero, sin experiencia y lucha por sobrevivir en el plano físico. Sus necesidades son por vivir experiencias crudas e intensas. (hambruna, plagas, batallas, ser oprimidos, inundaciones, etc.) Su experiencia de la sexualidad es animalesca, debe enseñársele lo que es correcto y lo que no lo es. (carece de esa conciencia). Este nivel de almas no alcanza la fama ni el reconocimiento público, pues carece de la experiencia y la sofisticación necesarias.

Alma bebé

Un ejemplo típico de sociedad bebé funciona como relojito: El domingo vamos a misa, los hombres al fútbol, las mujeres a tejer y bordar, el hombre trabaja largas horas y la mujer cuida a los niños, etc. Halla peligroso el ambiente y busca protección de las almas más avanzadas. Busca autoridades que le indiquen qué hacer y cómo proceder, que le pongan reglas claras. Como los niños pequeños, requieren de estructura. La tradición los rituales y la ley les proveen de un sentido subyacente de seguridad.

angel

Las almas bebé tienden a ser muy firmes en sus creencias y si los confrontan, se confunden y reaccionan hostilmente. Pueden pelear y matar por sus creencias (las cruzadas, la inquisición, las misiones). Son ciudadanos responsables y líderes de la comunidad. Protegen la civilización tal como la conocen y se resisten a los cambios.

Desean ser buenos. Como le otorgan a la autoridad la última palabra, carecen de pensamiento original (juicio propio) creen en la dicotomía (el bien contra el mal, Dios justo y castigador, y claro, su oponente, un diablo feo y malo).

Piensan: “házlo bien o mejor no lo hagas, sigue las reglas inflexiblemente”. Para ellos sólo hay una manera correcta de ser y hacer. Su sexualidad les incomoda, sienten culpa y vergüenza. Tienen poca visión de sus propias vidas, no perciben que sus pensamientos, sentimientos y actitudes les causan problemas psicológicos. Si experimentan dificultades emocionales tienden a somatizar. Prefieren operarse y que les quiten el problema en vez de verlo de manera alternativa. Tienden a ser obsesivos con los gérmenes y la limpieza. Ven el medio ambiente como “fuera de mí” y potencialmente peligroso.

Alma joven:

ANGELS

Habiendo dominado los asuntos de supervivencia del alma bebé, el alma joven está lista para descubrir qué tan poderosa puede ser. La independencia es un asunto importante, y su habilidad para tomar lo que quieren el la vida. Motivados por el poder, las almas jóvenes luchan por posiciones de prominencia y riqueza: políticos, estrellas de cine, líderes religiosos, etc. En realidad ellos buscan lo que creen que les dará éxito (aunque, en realidad, no les guste eso).

Su percepción es: “Estás tú y estoy yo, y yo te voy a ganar”. Tienden a buscar la fama, la riqueza y el poder a cualquier costo. El alma joven es su cuerpo. Están fuertemente identificados con su físico y no están muy seguros de que su conciencia vaya a sobrevivir. Bloquean el tema de la muerte, que les horroriza. El hecho de creer que no regresarán les da el empuje y la motivación para volverse ricos y famosos… (La vida sólo se vive una vez).

El alma joven frecuentemente no se cuestiona sus motivos, buscan ayuda profesional sólo para superar una crisis pero luego no continúan. Les interesan las apariencias (el órden y la limpieza que a veces es sólo superficial).

La mayoría de la población actual terrestre se encuentra en los últimos niveles del alma joven.

Alma madura:

AngellightLos niveles previos son concientes hacia el exterior y crean karma. Aquí la esencia ha logrado la supervivencia en el mundo físico y ha conseguido reconocimiento, fama y poder. Pero la persona se siente vacía e insatisfecha, algo le falta…¿quién soy? ¿por qué estoy aquí?. En resúmen, el alma madura comienza a buscar la verdad. Estas preguntas no las formula la personalidad, provienen de la Esencia.

El centro del Ser está cambiando del poder (chakra 3) hacia las relaciones (chakra 4).

La etapa del alma madura es la introducción a la apertura espiritual, y esto nunca es fácil… Es la etapa del máximo estress para la personalidad.

Ésta a veces se quiebra bajo la excesiva presión provocando esquizofrenia, psicosis y un alto nivel de suicidios. El alma madura se sumerge en asuntos de relaciones. Las barreras que la separan de la gente se empiezan a disolver y esto puede resultar muy confuso. Siente intensamente cómo los demás se están sintiendo, y a veces no ubica la diferencia entre los demás y ella misma…

“Házlo donde sea, menos aquí” “Mi vida es real, intensa y dramática” No espera que otros estén de acuerdo con ella y desea que la dejen en paz. Así como el alma bebé desea una casa como las demás y el alma joven desea una mansión en la colina, el alma madura desea una casa que se pueda construir ella misma, a su gusto, en su lugar elegido, procurando paz y serenidad.

Aquí la habilidad artística se desarrolla al máximo.

Frecuentemente eligen un compañero o relación que durará toda la vida.

Alma vieja:

blue_angel_of_light Habiendo dominado las lecciones del alma madura en la complejidad de las relaciones personales, el alma vieja se embarca en la maestría de la siguiente dimensión: el contexto de la existencia, o sea la espiritualidad. Este es un ciclo de eseñanza, el Ser se pregunta: “¿Cuál es mi propósito en el gran esquema da las cosas?”.

El alma vieja se percibe a sí misma y a los demás como parte de un todo mucho más grande.

Cuando mira a otra persona, ve en ella un aspecto de sí misma. Un alma vieja es fácil de llevarse con ella y rara vez hace algo que no desea hacer.

Lo que le importa es lograr satisfacción interior.

Prefiere trabajar para sí misma, con los horarios que le gusten, y generalmente le infunde a su trabajo un concepto espiritual. Las prácticas del alma vieja les pueden parecer extrañas a las almas más jóvenes, pero el alma vieja generalmente es discreta al respecto. Rondan por asuntos como la jardinería, la elaboración de vino, la enseñanza y el asesoramiento (consejeros y terapeutas). Tienden hacia la filosofía y el arte y encuentran gozo rodeados de la naturaleza.

Las almas maduras y viejas tienden a tener más problemas de autoestima que las demás pues son más concientes de sí mismas (hacia adentro) de su karma y los defectos de la personalidad que eligieron.

Cada una de las siete edades del alma tiene siete niveles dentro de sí. Un nivel toma aproximadamente tres vidas para completarse (aprox. 200 años) pero esto depende del fragmento en sí (Los hay más rápidos, los hay más lentos).

Recordemos que el ciclo entero puede llevarse 35 vidas (mínimo) hasta 400 en el máximo de los extremos. Una y otra vez hemos completado el ciclo desde distintas perspectivas y formas de vida, y regresado al Tao de nuevo, una y otra vez.

————————————————————————————-

GENERALIDADES:

1º NIVEL:

Es una introducción al nivel en sí y a la edad del alma, la Esencia entrando aquí manifiesta dos tercios de la edad anterior y un tercio de esta nueva edad. El 1º nivel es una prueba del tipo de experiencias que han de venir después.

2º NIVEL:

Se manifiesta más intensamente, se centra más a nivel emocional. Hay una lucha entre continuar desarrollándonos y regresar al nivel anterior, es de acoplamiento. Muy kármico.

3º NIVEL:

Muy introspectivo, tímido, conciente de sí, ermitaño. Manifiesta de lleno el nivel en el que se encuentra. Se mueve al nivel intelectual. Hay autoexaminación.

4º NIVEL:

Es el anclaje de la edad del alma que la Esencia se encuentra viviendo en ese momento. Se siente a gusto en especial si es alma bebé o jóven. El alma madura batalla más a este nivel pues hay confusión y demasiada identificación. Muy kármico. En este nivel se recibe más de lo que se da.

5º NIVEL:

Aquí comienza la integración. El entendimiento se da. Es un tiempo de producir. Se crea más karma y la estabilidad desaparece. Hay mucha exploración y experimentación. Es el nivel más excéntrico.

6º NIVEL:

Reúne las experiencias de los niveles anteriores. Aquí la Esencia elige generalmente crecer. Hay muchísimas obligaciones y la mayor parte del karma acumulado se tiene que equilibrar. El más difícil estadio de todos es el alma madura nivel 6 por la dificultad que ambos conllevan. El alma vieja

nivel seis es un gran reto que generalmente requiere muchas vidas para cumplirse pues la Esencia debe completar todo su karma para regresar al Tao. (Es como una aduana).

7º NIVEL:

Es el final de una edad del alma y la preparación para la siguiente. La Esencia generalmente disfruta mucho este nivel de manera relajada.

Generalmente no hay dificultades. El alma de nivel siete se vuelve una gran maestra para aquellas que aún están en esa edad del alma que ella está terminando.

Un alma vieja nivel 7 siente la necesidad de enseñar todo lo que ha aprendido a través de todas sus vidas a todas las almas más jóvenes.