CARMELO URSO INICIA SU LABOR EN TWITTER

A partir del 11 de enero, recibe mensajes de Carmelo Urso a través de TWITTER

Estimados lectores y lectoras:

Un muy grato saludo de fin de año. Aquí en Caracas lo recibimos, como de costumbre, muy soleado. Espero que en sus respectivas ciudades y países la están pasando muy bien en la grata compañía de sus seres queridos.

A través de esta vía, les informo que acabo de iniciar mi labor de divulgación espiritual a través de TWITTER, servicio de microblogging que abarca los cinco continentes y que se expande con los contenidos más diversos a través de nuestro querido planeta Tierra. A partir del 11 de enero, enviaré mensajes a quienes así lo deseen, los días lunes, miércoles, viernes y domingo. Se trata de pequeños textos de 140 caracteres cuya meta es despertar el amado Uno que late -por igual- en cada uno de nosotros.

Wikipedia define a TWITTER como “un servicio gratuito de microblogging que permite a sus usuarios enviar micro-entradas basadas en texto, denominadas “tweets”, de una longitud máxima de 140 caracteres. El envío de estos mensajes se puede realizar tanto por el sitio web de Twitter, como vía SMS (short message service) desde un teléfono móvil, desde programas de mensajería instantánea, o incluso desde cualquier aplicación de terceros, como puede ser Twitterrific, Tweetie, Facebook, Twinkle, Tweetboard o TweetDeck-en inglés. Estas actualizaciones se muestran en la página de perfil del usuario, y son también enviadas de forma inmediata a otros usuarios que han elegido la opción de recibirlas. A estos usuarios se les puede restringir el envío de estos mensajes sólo a miembros de su círculo de amigos o permitir su acceso a todos los usuarios, que es la opción por defecto. Los usuarios pueden recibir las actualizaciones desde la página de Twitter, vía mensajería instantánea, SMS, RSS y correo electrónico”.

Si deseas suscribirte a mi servicio de TWITTER copia mi direción: @carmelourso

Que 2010 los colme con las más alegres bendiciones, de tal modo que sus más caros sueños se transformen en tangibles realidades.

Un abrazo de oso (que en mi caso es literal) y un beso desde el Norte de la América del Sur,

Carmelo Urso

NAVIDAD EN NUEVA YORK

Navidad en Nueva York

Julio Bevione
http://www.vivirenlazona. com

Estoy cerrando el 2009 en Nueva York. Esta ciudad siempre me trae sorpresas, como la intensa nevada que llegó justo al momento de la meditación del seminario, o una celebración navideña que disfrute profundamente en San Ignacio de Loyola la noche del 24. Días de muchos abrazos y reencuentros.

De todas las experiencias preciosas que he vivido estos días, quiero compartir una en particular, que ocurrió la noche de Navidad.

Desde hace algunas semanas creció en mi el deseo de conocer a Immaculee Ilibagiza, una sobreviviente del holocausto de Ruanda que ha editado varios libros contando como encontró a Dios luego de estar escondida en un baño de un metro de ancho con otras 7 mujeres durante 3 meses, sin comer ni moverse, para no ser asesinadas. (En 1984, cerca de 1 millón de personas fueron asesinadas en Ruanda por el enfrentamiento de las etnias Hutu y Tutsi).

Immaculie me conecta con el amor que trasciende todo concepto humano. Ella es un ejemplo de perdón y compasión luego de perder todo lo físico, incluyendo a su familia y su país, excepto su cuerpo, el que logro salvar para poder ser un ejemplo vivo de fe y esperanza. Quería conocerla, pero no sabía ni si quiera en que parte del mundo vive.

Lo cierto es que estaba en San Ignacio de Loyola la nochebuena, disfrutando del coro antes de comenzar la misa, cuando Immaculee se sentó a mi lado…

Cuando alguien me cuenta de sus dudas en que Dios no se manifiesta en sus vidas, yo le cuento mis pequeñas historias cotidianas con las que Dios me está diciendo: “aquí estoy”.

Immaculee Ilibagiza

Un mensaje a todos los miembros de La Zona

Todos los años encierran un aprendizaje. Todos nos llevan de la mano, conscientemente o no, a un cambio. Pero en lo personal, siento que el 2009 fue un año especial, un año significativo entre tantos otros. Y esa sensación la siento compartida con el mundo.

La mayoría de la gente con quien conviví en el 2009 también tuvo que dejar partir algo que consideraba importante para su vida: una relación, una carrera, la comodidad financiera o algún rasgo de su personalidad que creía imposible de cambiar. El 2009 nos empujó a hacerlo. Nos mostró nuestros propios miedos y nos asustamos. Pero, lejos de correr, nos animamos a enfrentarlos con valor.

Estamos transitando un tiempo revolucionario, la antesala a una nueva manera de vivir. Pero esa revolución, manifestada con cierto caos en lo externo, está ocurriendo en nuestro interior. Por eso es que encontrar la paz en estos días es el tesoro que muchos buscamos conseguir. Y para alcanzarla hemos tenido que purificarnos, soltando aquello a lo que estábamos atados y creíamos que “sin eso, no podríamos vivir”. Por eso convocamos a tormentas para que se llevaran lo que nos pesaba, nos distraía o, simplemente, no nos dejaba ver más adelante en el camino.

El 2010 será un tiempo para reorganizar la energía, para tomar decisiones, para afirmar nuestros propósitos y para darle forma a aquello que realmente deseamos en el área donde el huracán haya golpeado: las relaciones, el trabajo, las finanzas o nuestra personalidad. 2010 marca el tiempo de volver a construir, pero eligiendo conscientemente, cuidadosamente, un nuevo modelo.

Estos últimos días del 2009, dediquemos un momento para agradecer a la tormenta y otro para abrir aun más nuestra mente y el corazón para saber elegir con responsabilidad lo que vamos a crear.
Confiemos, demos el paso, entreguémonos a lo que viene…!

El 2010 es un campo verde, con nuevo aire para respirar. Un escenario ideal para que nuestra vida vuelva a empezar como si nunca nada hubiera pasado.

Un fuerte abrazo a todos quienes sumamos esta comunidad.

NAVIDAD: SIMBOLO DE ILUMINACIÓN

¡Tu mejor regalo de Navidad es permitirte brillar como la estrella que realmente eres! Estrella de Bélén, estrella de Iluminación

Por: Diana Jaramillo
http://www.dianajaramillo.net

El símbolo de Navidad es un recordatorio de tu esencia espiritual, te enseña que tu valor está más allá de lo mucho o poco que crees tener y te señala que la poderosa y próspera estrella que brilla en lo alto, está dentro de ti.

El Espíritu de la Navidad trasciende las ofrendas materiales y te invita a despertar a una nueva consciencia en donde reconoces que en cada ser brilla la luz del amor. En esta Navidad toma un tiempo para recordar quién realmente eres, reconociendo que los más grandiosos regalos para dar y recibir viven dentro de ti. Libérate de las expectativas u obligaciones sociales de dar por compromiso y en cambio aquello que des, sea tangible o intangible, ofrécelo con verdadero amor.

Cuando liberas los falsos conceptos sobre la Navidad, dejas de buscar gratificación personal por tus actos o regalos, o de medir tu importancia y valor según los objetos que recibes. Reconoces que tu felicidad esta en descubrir que dentro de ti se encuentra la fuerza del amor, la cual te permite dar verdaderamente.

Al ver el amor en ti, ves también la Fuente inagotable de poder que te bendice con todo aquello que crees necesitar. Te llena de sabiduría, determinación, paciencia y comprensión. El amor en tí trae consigo una Guia interna que te ofrece estos preciados regalos, es ella quien te permiten nacer de nuevo a tu niño Dios interior. Ella puede iluminar tu camino, si tan sólo tú así lo eliges.

Es sólo con una mente renovada que puedes valorar el regalo de la vida y las bondades que te presenta cada dia. En esta época de renovación, decídete a dar desde tu Fuente de poder interior. Es tu oportunidad para compartir no sólo bienes pasajeros sino los bienes más preciados del ser dando tu amor, paz y felicidad.

Sin amor en tu corazón, todos los símbolos de la Navidad están vacíos y tus regalos serán pobres ofrendas. Cuando das con amor, recuerdas que dentro de ti reside el Poder Supremo y por ello cada vez que das en amor te iluminas y lo que ofreces se multiplica adentro de ti.

En esta época elige el amor y encuentra lo verdadero y completo en ti. Suelta lo que opaca tu brillo y comienza a construir el camino iluminado que tanto mereces.

Es tiempo de encender tu luz interior. Deja que ella resplandezca y se refleje donde quiera que estés.

¡Tu mejor regalo de Navidad es permitirte brillar como la estrella que realmente eres!

CON TODO MI AMOR LES DESEO:
¡UNA MUY FELIZ NAVIDAD!

Diana

PREPARACIÓN PARA LA NAVIDAD (MAESTRO SAINT GERMAIN)

Saint Germain

Enviado por la amiga Iara Guilherme

Preparación para el día de Navidad con base en las enseñanzas de la Gran Hermandad Blanca y el Amado Maestro Saint Germain.

La actividad interior gobierna de acuerdo con el Plan de Perfección. La actividad exterior, cuando la dejamos actuar desgobernada, siempre nos conduce al error. Cuando un cuadro constructivo se ilumina en vuestra mente, se torna realidad. Y esa realidad surge siempre que mantienes ese cuadro en vuestra memoria.

Sabéis que es posible hacer tan consciente la Presencia de Dios, que, a cualquier momento, podréis ver y sentir Su Radiación derramándose plenamente en vosotros.

¿No es maravilloso que, después de siclos en que estuvieron construyendo limitaciones, podáis, en poco tiempo, extirparlas, conquistando la libertad a través de tu propio esfuerzo?

Si hacéis un esfuerzo diario en invocar la Ley del Perdón, podréis consumir todas las malas creaciones del pasado con la Llama Violeta Transmutadora y seréis libres.

Debeis tener consciencia de que la Llhama Violeta es la Activa Presencia de Dios actuando.

Haced una oración, o invocacion inicial pidiendo a los Maestros Ascendidos, angeles y elementales para ajudarl@.

Invocad protección y selle su aura con la energía protectora branca y azul.

Una de las mejores formas es invocando la proteccion del Arcangel Miguel.

Puede usar el Fiat al Arcangel Miguel:

“Arcangel Miguel, ayudame! Ayudame! Ayudame!”

Pedid amorosamente ayuda y direccion a los seres de la Llama violeta – Maestros Ascendidos, Angeles y todo Espíritu de la Gran Hermandad Blanca diciendo:

“En nombre de la amada, poderosa y victoriosa Presencia de Dios YO SOY em mi, y de mi amado Santo Cristo Personal, yo invoco el amado Saint Germain y los angeles del séptimo rayo, el Amado Maestro Jesús para que me ayuden con relacion a mi conexión con el Cristo Universal y con mi Santo Cristo Personal”.

Creamos asi nuestra conexion con los Maestros a través de nuestra Presenvia YO SOY y entramos más en sintonía con nuestro Santo Cristo Personal.

ESTAMPAS CARAQUEÑAS: LA NAVIDAD BAJO EL RÉGIMEN COLONIAL

La Cruz del Ávila, símbolo de la Navidad de Caracas

Recopilación: Carmen Hernández

Las primeras manifestaciones de celebración de la Navidad, se dieron en el contexto del régimen colonial. Las fuentes históricas se muestran poco reveladoras en torno al surgimiento de la tradición; sin embargo, por conducto de los ritos de la iglesia católica y su empresa evangelizadora, están los primeros pasos para su establecimiento.

Nada de banquetes, regalos y estrenos caracterizaron las Navidades de aquellos años de la recoleta ciudad. El Cabildo que reglamentaba las costumbres y tradiciones de Caracas, había perdido su conexión o control sobre esa realidad a principios del siglo XVIII, al desconocer sus obligaciones de asistencia a las fiestas religiosas en las que la ciudad hacía votos a sus patronos y santos. Por ello comisionó a quien fuera el primer historiador de Caracas, Don José de Oviedo y Baños, en 1703, para que rehiciera las Tablas de Fiestas, pero este encargo sólo estuvo concluido para el 17 de noviembre de 1710. En el mes de diciembre se celebraran tres eventos religiosos de obligatoria asistencia del Ayuntamiento, el 8 y 9 relativos a la Concepción de Nuestra Señora en la Catedral y el Convento de Monjas, y el 26 cuando se festejaba el segundo día de Pascua.

Pero no todo se quedaba entre los muros de la iglesia y los conventos de Caracas. Habían otras costumbres caraqueñas que testimoniaron el entusiasmo del pueblo por la Navidad, a través de espectáculos que representaban las escenas bíblicas del nacimiento de Jesús en pesebres y jerusalenes. Estas representaciones, se hacían en los corrales de gente humilde o en residencias de familias “blancas, decentes y visibles”, según nos dice José Antonio Calcaño. Para ello se improvisaban tablados o tarimas donde se reproducían escenas de la casa de la Santísima Virgen, el Templo de Jerusalén, el Portal de Belén y la Casa de Zacarías. Al principio fueron representados con muñecos o marionetas, para luego hacerlo con personas. Tal costumbre adquirió también la categoría de espectáculo “empresarial”, como ocurrió en la ciudad en 1787, por iniciativa de Manuel Barboza, quien logró autorización para su representación del Gobernador Juan de Guillelmi.

Para 1794 se había generalizado el espectáculo de los nacimientos vivos en Caracas, pero la censura se hizo presente por las mismas causas anteriores, lo que llevó a determinar a las autoridades civiles y eclesiásticas a prevenir “transgresiones”, prohibiendo la asistencia de ambos sexos al espectáculo de Manuel Barboza, sino una representación para hombres y otra para mujeres, eso sí, bajo el cuidado de un sacerdote.

Con el inicio del año 1884 comienza en la ciudad otra variante de la tradición navideña, asociada al confort que se asoma con los signos de modernidad de la época guzmancista. Paseos, teatros, cafés, restaurantes, tiendas y almacenes, son concebidos para las clases pudientes. Allí también está presente el espíritu de la Navidad, fundamentalmente en lo que tiene que ver con las cenas de Noche Buena y Fin de Año, que se ofrecen en los restaurantes y elegantes posadas; en la Plaza Bolívar reciben las familias el Año Nuevo, anunciado por salvas de artillería desde la Planicie y el repique de campanas de La Catedral y las infaltables retretas. El Teatro Guzmán Blanco o Municipal, es propicio para ver nacimientos o escuchar villancicos y aguinaldos. El intercambio de regalos, lo que no excluye invitaciones para degustar en casas de familias, la tradicional hallaca, el pan de jamón, el dulce de lechoza y el jamón “aplanchado”; que son los elementos más simbólicos de la Navidad caraqueña. En estos años por cierto, hace su aparición en postales y tarjetas de Navidad, un personaje que comienza a rivalizar con el niño Jesús, el San Nicolás. Este será el comienzo de los obsequios para los niños como símbolo del amor que sienten estos personajes por la chiquillería, rememorando así la escena donde los Reyes Magos le llevan presentes al niño Jesús recién nacido. Pese a ser obvio, es pertinente aclarar que sólo los pequeños nacidos de familias acaudaladas, fueron los primeros beneficiarios de esta tradición que apenas comenzaba a asomarse, pues los niños pobres deberán esperar por tiempos más promisorios.

Con el inicio del siglo XX, la agitación y el contento caraqueño por la Navidad, tenderá a acelerarse con la misma frecuencia que registran los cambios en la sociedad contemporánea. En la fiesta decembrina que anima a la friolenta Caracas, aparecerán nuevos signos emblemáticos de la Navidad que remozarán la tradición. Nos referimos a las parrandas, el arbolito y las patinatas. La vieja Caracas en indetenible tránsito a la nueva ciudad, experimentará un gusto especial por las parrandas navideñas. Estas parrandas eran animadas por improvisados músicos, en su mayoría hombres que “armados” de cuatro, tambor, maracas, panderetas, guires y el infaltable furruco, literalmente “secuestraban” el espíritu de la Navidad, y lo llevaban y traían de casa en casa, interpretando aguinaldos de inspiración propia y ajena:

“Los hombres vestían (según Lucas Manzano) de «liquiliqui», alpargatas, pañuelos de madrás color rojo o azul en el cuello y nada de armas, por que ni la ocasión era propicia para ponerlas en uso, ni la calidad de la gente a quien había de animar la «parranda» lo reclamaban.

No iban los parranderos a la buena de Dios, por esas calles a oscuras a parar donde los sorprendiera el reloj; ¡no señor!. El organizador seleccionaba entre sus amigos la persona a quien se iba a serenatear. Si estaba en posibilidad de asumir por cuenta propia el costo de los obsequios que habían de consumir, le metían el pecho a la carga; caso contrario, solicitaba ayuda de los parranderos, que siempre socorrieron a sus víctimas. Hecho lo cual, perfectamente organizados, comenzaban a ensayar los aguinaldos”

Los parranderos improvisaban en la música de aguinaldos, mas no en el itinerario que se trazaban meticulosamente antes de incursionar y prender la estruendosa farra, que se iniciaba a las nueve de la noche y terminaba al siguiente día. Había además otros grupos de parrandas populares menos noctámbulos, que tenían de preferencia los templos de la ciudad. Con cierta impaciencia se apostaban a las puertas de las iglesias, y cuando el Sacerdote iba a dar comienzo a los sacramentos, irrumpían con la impetuosa alegría de sus notas musicales. Para las clases pudientes de Caracas, reacias a los escándalos propios de los conjuntos parranderos, existía para su deleite las estudiantinas, expertas en un excelente repertorio clásico de villancicos y aguinaldos.

Otro importante símbolo de la Navidad caraqueña, de aquellos años representado en las alegres y madrugadoras patinatas que realizaban los muchachos y las muchachas por las calles, paseos y plazas de la ciudad. El patín como invento para el esparcimiento, fue introducido en Caracas hacia principios de los llamados “locos años veinte”. Opinión autorizada sobre esta tradición, es sin duda la del poeta caraqueño Aquiles Nazoa:

“Nuestro amable “Pacheco” –fabuloso rey criollo de los aires decembrinos- no llega a darnos hielo para trazar en él signos mágicos con los filos de los patines; pero gracias al modelo de ruedas, el patinaje es entre nosotros deporte de invierno, e invernal en la alegría que nos comunica. Tampoco tenemos laderas cubiertas de mansa nieve, pero el genio del niño criollo creó su versión caraqueña del trineo –un cajón y cuatro ruedas de patín- y se lanzó a volar por las cuestas de la ciudad. Aquí están los patinadores, primer anuncio de la Navidad en Caracas. Algunos llevan flamantes “Kingston” bien ajustados al calzado de marca indescifrable; otros míseras «planchas» reconstruidas que se sujetan a las alpargatas con increíbles enredijos de guaral. Todos sin embargo dicen lo mismo: sus risas, sus canciones, el estruendo de sus ruedas son el indicio más cierto de que faltan pocos días para que el niño Jesús nazca en su Belén de cartón y paja teñida”

NAVIDAD: TRES VISIONES DE UNA MISMA LUZ

Navidad es Renacer en Paz

Navidad (Nacimiento, Renacer, Alegría Y Paz)
Por Yaseret D´Lima

¡Queridos hermanos de aventura!

Un feliz encuentro en estos días navideños que nos distraen un poco de nuestros atareos diarios, nuestras inacabables obligaciones laborales y de las una y mil circunstancias que la vida nos presenta para seguir experimentando nuestro desarrollo como seres humanos, tan necesario para nuestra continua evolución. Ese despertar que de una u otra forma, nos han anunciado todas y cada una de las filosofías religiosas, que han cabalgado junto con la especie humana a través de cada una de sus Eras.

Hoy no importa cuál sea la tuya ni la mía, lo importante es que todas y cada una de ellas están íntimamente relacionadas a una deidad que vístase de la forma o color que cada uno le dé, es un SER existente, una energía, una chispa, un algo que nos mantiene esperanzados en un eterno existir y su relación con el rofesar de unos mandamientos y/o leyes universales, que orientan al humano hacia lo positivo. Hacía el amor por nuestros semejantes y por lo que nos rodea, por el respeto a la vida, por la tolerancia a lo que no entendemos, por el respeto a lo que es ajeno, a la honestidad de nuestros actos, a la piedad y a la misericordia por el caído y sobre todo al respeto y al amor hacia nosotros mismos. Porque de hecho, cuando aprendemos a: amarnos, respetarnos, valorarnos, tolerarnos y a perdonarnos; es cuando realmente, podemos cumplir con esa ley universal que está escrita de mil maneras y en todos los idiomas, pero que es la misma hoy y a través de todas las eras: ¡AMA A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO!

De hecho, si somos como un imán que atraemos todo lo que pensamos, sea bueno o malo. Si amamos todo lo que nos rodea al igual que nos amamos y respetamos a nosotros mismos ¿Cuánto amor no habría en nuestro mundo?

El secreto de la vida está en aprender a AMAR desde una semilla hasta la brillantez de una estrella. Amar sin distingo. Cuando logremos ésto a plenitud, nuestro mundo será otro, habremos alcanzado el CIELO; habremos aprendido a perdonarnos y a perdonar, a amarnos y a amar.

Esto no es imposible, tan sólo es difícil; porque hemos sido creados en un mundo de ataduras y limitaciones como paradigmas.
Cambiemos nuestros paradigmas en pro de un mundo mejor. Reprogramemos nuestro proceso mental, reconozcamos el poder de cada uno de nuestros cuatro cuerpos y permitámosle desarrollarse y servirnos satisfactoriamente. ¿CÓMO? este “cómo” interrogativo nos llevaría a pliegos y pliegos de escritura y además a kilómetros de ese tan nombrado tiempo, que no deja de dominar nuestros ahoras.

Conformémonos con saber, que debemos cuidar de la materia (cuerpo físico) con el tratamiento que debe dársele, a ese vehículo, a esa vestimenta que nos permite materializarnos en el mundo de las formas.

Que debemos cuidar de nuestro cuerpo mental, en donde habitan nuestros queridos y temibles ¡PENSAMIENTOS!, aquellos que pueden transformarse en nuestros más poderosos enemigos. Reprogramémosle diariamente con una visión positiva de la existencia. Eliminando el pesimismo, esa negatividad de la cual nos hemos hecho propietarios. Dibujemos un mundo, donde podamos equilibrarnos, escojamos crear lo positivo, lo que es bueno para nosotros, sin que sea dañino para nuestros congéneres ni para nuestro mundo.

Respetemos el derecho al existir de todos los seres que habitan nuestro espacio.

Controlemos nuestro cuerpo emocional, ya que las emociones y los sentimientos son los elementos que le dan fuerza a nuestros pensamientos: el miedo atrae derrotas, la ira, el odio,…. atraen sufrimientos y casi todas las enfermedades (miserias humanas) la envidia trae desdicha, penas, amargura, carencia…y en cambio el AMOR, él solito trae: ALEGRÍA, DICHA, REGOCIJO, TRANQUILIDAD, PROSPERIDAD, ABUNDANCIA SIN LÍMITES, PAZ ESPIRITUAL Y LA ANSIADA FELICIDAD que despierta con la fuerza de un volcán y llena de armonía eterna todo nuestro existir y por ende, nuestro mundo espiritual florecerá como un hermoso campo primaveral .

Es ésta la única forma de lograr el despertar de la conciencia y nuestra evolución como seres de luz

Namaskar


FELIZ NAVIDAD 2009 Y UN PRÓSPERO Y FELIZ AÑO NUEVO 2010

De su amiga por siempre

Yaseret D´Lima

Perla Crespo, de Venezuela, nos describe los ritos de Yule

Rituales de Navidad y Año Nuevo.
Por Perla Crespo

Como wiccana siempre espero YULE, pues simboliza el renacimiento del Dios. Suelo hacer un ritual en el que mezclo la tradición con algo del espíritu de la Navidad. Pero lo que más me gusta hacer es el ritual de la rosca de frutas. Este consiste en que en la reunión de YULE o espíritu de la Navidad (según sea la creencia) se introducen en una rosca o tarta de frutas unos balines con 12 palabras pueden ser las que se vengan a la mente del realizador (yo creo mucho en lo que dice la intuición) y estos balines, que no son más que palabras escritas en papel y envueltas en papel aluminio se meten en diferentes partes de la tarta o rosca por la parte de abajo. Antes de cortar la tarta o rosca, se bendice y se le pide a la diosa que llene nuestro nuevo año de bendiciones y que nos dé una orientación sobre cuáles serán. Se procede a cortar la tarta, y a recibir la orientación en el balín. Si no se recibe, es porque será un año cuyos logros son inciertos por lo que podremos hacer de él lo que queramos. Esta es una tradición inglesa que consistía en meter en un budín de frutas amuletos de plata; una tradición más antigua, de la que proviene este ritual, es aquella que consistía en que el que encontrara una fruta, al picar el pan YULE, tendía un año beneficioso. Este ritual también puede hacerse después de las campanadas o durante la cena de fin de año.

Mensaje navideño angélico por Tania Karam, desde México

Mensaje de navidad de Tania Karam
http://www.concienciadeluz.com

Hola queridos amigos

Esta Navidad quisiera compartirles estas palabras que los Ángeles nos invitan a reflexionar.

UN TEMA IMPORTANTE para el cierre del año es la Abundancia con la que cerramos este 2009.

Y no me refiero a la abundancia que notas en tus bolsillos, sino la abundancia que hay en tu mente y en tus actos; en tus palabras. La Abundancia no se refleja en tu cuenta bancaria, ni en tu ropa de marca, ni en los coches de lujo, va mucho más allá que eso. Los Ángeles en este momento de cierre del año nos invitan a reflexionar sobre la abundancia en tu vida.

Tal vez este sea un año donde tuviste muchos gastos, donde las deudas son una constante en tu vida, o más bien donde los pensamientos de carencia son una constante en tu vida. Los Ángeles siempre me han repetido que el problema con nuestra falta de abundancia no se debe a la falta de oportunidades, a lo “caro” que esta la vida o a las crisis en nuestros sistemas financieros, siempre el origen está en nuestra carencia mental, de olvidar quienes somos y hacer responsables a otros de nuestra falta de dinero. Sea el jefe el causante, el amigo o el familiar que no me quiso prestar, son los que cobran tan “caro”, el que no me quiso hacer un descuento…etc., son “los otros” los que siempre me mantienen en mi pobreza, creemos. Somos entonces victimas de nuestras propias ideas de carencia siempre proyectadas hacia otros.

En cambio los Ángeles siempre nos están recordando que el dinero no es el que nos dará la seguridad y la libertad. Pensando que mediante el dinero podrás obtener lo que deseas, llámese seguridad, educación, viajes, tu casa etc, inconcientemente estas volviendo al dinero como tu Dios y por lo tanto el universo entero te proporcionará las experiencias que necesites para recordar quien es el único y verdadero Dios que te proporciona esa paz y esa seguridad.

Hoy te invito a que bendigas las oportunidades que tienes hoy para crecer en abundancia, si te sientes en un momento incluso de enojo por la falta de dinero, regresa tu mirada a tu verdadero Proveedor. El esta en espera de recordarte tu verdadero origen, quien eres, esta Navidad más que nunca me enfoco en recordarme como el bendito hijo de Dios que soy.

Piensa en no hacer del dinero algo que te separe de tus hermanos y de tus seres más queridos, cada quien esta en su proceso para el despertar de la abundancia en todos los sentidos. Tu solo enfócate en ver a tus hermanos como seres abundantes, tal como es su verdadera esencia, no hacemos ningún favor al reforzar sus ideas de carencia, tratémonos siempre como esos seres de luz que somos, pues conozco tu origen y se con certeza absoluta que estas aquí para crecer, para recordar quien eres, estas aquí para brillar con toda tu Luz!

Recuerdo entonces estos pasos:

1- Dejo de culpar a los demás de mis recursos limitados y dejo de enfocarme en lo que no me están dando.

2- Me enfoco sólo en pensamientos de abundancia y gratitud. Lo que estoy recibiendo siempre es perfecto!

3- Bendigo las oportunidades que tengo hoy en vez de enfocarme en lo que no ha llegado a mi aún.

4- Creo que el dinero esta hecho para unirme con mis seres queridos y hasta con extraños, generando aún más abundancia entre nosotros, un circulo virtuoso de bienestar.

5- Veo a mis hermanos como seres abundantes que son. Al hacer el ejercicio constante de verlos así refuerzo la abundancia en mi.

Recibe mis bendiciones amorosas para este cierre de año 2009 y reitero mi invitación a estrecharnos en un abrazo entre seres abundantes sin medida que somos en el gran cierre de este año en la Meditación Navideña con los Ángeles, escuchemos de que manera Ellos nos guiarán para cerrar en conciencia este capítulo llamado 2009.

¡Todo mi amor desde México!

Namaste
Tania Karam

LAS CUATRO VÍAS DEL MILAGRO

El rabino Berg nos ilustra cuatro vías para que el milagro llegue a nuestras Vidas

Yehuda Berg

Milagro por acción positiva

Este tipo de milagro añade una dimensión positiva a tu vida. Por ejemplo, puede que consigas una subida de salario inesperada o que conozcas el hombre o la mujer de tus sueños; en cualquier caso, estos milagros aumentan la calidad diaria de tu vida física. La clave para traer milagros por acción positiva a tu vida es ver todos los sucesos como oportunidades en vez de obstáculos. Debes desear estas oportunidades porque te ofrecen la ocasión de trascender tu naturaleza.

¿Cómo? Los obstáculos desencadenan reacciones dentro de ti. Te preocupas. Te inquietas. Te estresas. Te quejas. Si continúas haciéndolo, puedes apostar hasta tu último centavo que los milagros no aparecerán en tu vida. Sin embargo, si te resistes al deseo de reaccionar ante un obstáculo y lo ves por lo que realmente es —una oportunidad para elevarte por encima de tu naturaleza instintiva—, un milagro de idénticas proporciones vendrá hacia ti. No lo dudes. Así es como las cosas funcionan realmente.

Milagro de eliminación

Este tipo de milagro elimina los elementos negativos de tu vida. Algunos ejemplos serían curarse de una enfermedad grave, tener un enemigo difícil que de repente se muda a una ciudad nueva (o mejor aún, ¡a otro país!) o una entrada de dinero inesperada para eliminar todas tus deudas y esas desagradables cartas legales. Estos son milagros de eliminación.

La clave para realizar milagros de eliminación es ver más allá del dolor que sientes ahora mismo. Ya sea un dolor físico, mental o espiritual en su naturaleza, todo aquello que te causa dolor también causa que reacciones a él. En esta situación, tus reacciones pueden incluir la autocompasión, sentirse como una víctima o sentir pena por uno mismo. Este tipo de comportamiento “natural” mantiene las leyes naturales del universo en su estado normal. Cuando aceptas responsabilidad por tu dolor y te das cuenta de que es una retribución por tu propio comportamiento mezquino —en esta vida o en una anterior— activas el poder de los milagros.

Milagro de evasión

Este es uno de los milagros más difíciles de reconocer, pues implica ser consciente de algo que no te ha sucedido. Que tu vuelo se retrasara al llegar al World Trade Center el 11 de septiembre sería un ejemplo dramático, pero muchos otros milagros de evasión suceden todo el tiempo. La mayoría de ellos pasan desapercibidos.

Supón que te enteras de que un amigo te ha insultado a tu espalda. Tienes buenos motivos para atacar a esa persona. Pero después de leer este artículo decides que resistirás tu deseo de venganza. Te elevas por encima de tus emociones y el dolor y tratas a tu amigo con dignidad y amabilidad. Te das cuenta de que esta es sólo la ley de causa y efecto desarrollándose por sí sola porque probablemente lastimaste a tu amigo de otra forma en algún momento previo.

¿Y sabes una cosa? Ahora tienes un milagro viniendo hacia ti, fluyendo desde el reino del 99%.

Una semana más tarde, te diriges al trabajo en tu auto. Hay otro vehículo destinado a chocarse con el tuyo cuando pases por un cruce después de que el semáforo se ponga en verde. La energía del milagro te rodea mientras esperas con el semáforo en rojo en ese fatídico cruce. De repente, decides cambiar la emisora de radio y buscar una música que te guste más. Cuando miras hacia abajo para buscar otras emisoras, no te das cuenta de que el semáforo se ha puesto en verde. Pasan unos segundos mientras buscas otra emisora. De repente, el auto que iba a chocarse contigo pasa por el cruce. Mientras tanto, encuentras una canción fantástica en la radio, levantas la mirada, ves la luz verde y sigues conduciendo sano y salvo a tu trabajo, sin saber lo cerca que estuviste del desastre.

Milagro incremental

En cierta manera, este es el tipo de milagro menos dramático, pero es igual de importante que el resto de milagros. Como la mayoría de personas, probablemente trabajes para alcanzar objetivos que quieres lograr en tu vida; este proceso puede llevar años o incluso décadas. Encontrar un esposo o esposa, construir una casa, tener suficiente dinero para viajar o convertirse en un actor o actriz de éxito son algunos ejemplos. Este milagro incremental ocurre cuando algo que debería haber tardado mucho en ocurrir, sucede antes. Un día, se presenta ante ti en la forma de amor a primera vista, un vendedor entusiasta, una gran oportunidad de negocio o una llamada de teléfono inesperada que te coloca en el centro del escenario. Esto no es simple suerte ni buena fortuna. Tú haces que suceda cada vez que te elevas por encima de tu ego y eliges ser proactivo en lugar de reactivo.

Ahora ya sabes que solo tú eres el responsable de producir todos los milagros en tu vida, y así es como Dios quiere que sea. A medida que transformas gradualmente tu naturaleza, paso a paso, liberas gradualmente tu poder de crear milagros.

Esto sucede poco a poco. Tu grado de transformación personal interna está directamente relacionado con tu nivel de habilidad para crear milagros. Si no estás atrayendo milagros, es porque eres la misma persona que eras hace diez, veinte o cincuenta años.

Sin embargo, el mismo acto de leer estas palabras está poniendo en marcha el proceso.

LA VERDAD ES MÁS RÁPIDA QUE EL OJO QUE INTENTA PERCIBIRLA

La verdad es más rápida que el ojo que intenta percibirla

Carmelo Urso
entiempopresente4gmail.com

“Hermano: no des crédito a lo que ven tus ojos… ¡porque ellos no son aptos para ver la Verdad!”.

“La lentitud del ojo engaña a la mente… pues la Verdad siempre viaja más rápido que el ojo que intenta percibirla”.

“La vista es un asunto de los ojos. La visión de la Verdad es –en cambio- un asunto del corazón”.

“La vista nos muestra un bloque de piedra; la visión permite al escultor hallar la estatua que se oculta dentro del bloque de piedra”.

“La vista percibe un terreno sin cultivar; la visión devela al sembrador los infinitos tesoros que le entregará la tierra arada y cosechada”.

“La vista contempla los estragos de una Noche que parece infinita; la visión revela el amanecer que tarde o temprano disipará toda Obscuridad”.

“Por eso, hermano, no te conformes con lo que percibe tu vista. Contempla la visión de la Verdad que se anida en el centro de tu corazón…”.

“Entonces –y sólo entonces- serás capaz de ver más allá de lo que tus ojos pueden ver”.

LA NOCHE OSCURA DEL ALMA PRECEDE AL MÁS INIMAGINABLE DESPERTAR: ENTREVISTA A SANDRA GUSELLA, PARTE 2

Sandra Gusella

Carmelo Urso: En su amoroso mensaje, Jeshua nos insta a pasar de “la conciencia basada en el ego a la conciencia basada en el corazón”. En tal sentido, señala que hay cuatro etapas en ese camino:

a) Estar insatisfecho con lo que la conciencia basada en el ego tiene para ofrecernos, anhelar “algo más”: el comienzo del final.

b) Comenzar a ser conscientes de nuestras ataduras a la conciencia basada en el ego, reconocer y liberar las emociones y pensamientos que van con ella: la mitad del final.

c) Permitir que mueran dentro de nosotros las viejas energías del ego, eliminando su capullo, siendo un nuevo ser: el final del final.

d) El despertar dentro de nosotros de la conciencia basada en el corazón, motivada por el amor y la libertad; ayudar a otros en la transición.

Sandra, ¿podrías comentar y analizar cada una de esas transiciones? ¿Se suceden en orden consecutivo o pueden coexistir simultáneamente? Y en lo personal, ¿en cuál de tales etapas te ubicarías en este instante presente?

Sandra Gusella: En la primer etapa comenzamos a sentirnos cansados y vacíos de repetir ciertas acciones y pensamientos que hasta el momento pasaban por nuestra consciencia sin ser cuestionados. Eran comportamientos de una consciencia basada en el ego, los cuales responden a la estrategia que el ego ofrece para ocultar la sombra interior de miedo y dolor que todos llevamos dentro. Desde el momento mismo de su concepción como una consciencia individualizada, el alma se siente separada de la Totalidad y esa escisión es el origen primordial de ese dolor. Luego las experiencias de vida a lo largo del viaje de evolución del alma, también contribuyen a generar traumas y heridas que permanecen ahí hasta ser observadas y liberadas.

El ego no resuelve esa oscuridad, lo cual sólo se logra a través de enfrentar ese vacío y recuperar la conexión con la Fuente de amor primordial. El ego trabaja en la superficie del problema reemplazando esa carencia por el reconocimiento y la aprobación de los demás. Para ello necesita controlar la realidad externa, y esto sitúa a la persona en un estado permanente de tensión y de ansiedad. Debe vigilar su entorno: su relaciones, su trabajo, etc. para que éste responda siempre a sus necesidades. Pero como a la larga es imposible sostener ese control sobre lo externo, llegado a un punto las estrategias del ego para engañarnos ya no nos conforman. Ahí es cuando entramos a esta primer etapa. Nos es imposible seguir distrayéndonos con los “dulces” que ofrece el ego y entonces comenzamos a anhelar algo más. Ahora es menester observar de frente ese dolor interior que no percibíamos directamente, sino sólo como una sombra. En esta etapa es como si entrara un aguafiestas para revelar el engaño. Empieza a tambalear la estructura artificial sobre la que hasta ahora nos sosteníamos, y eso nos hace sentir muy desorientados y confundidos.

En la segunda etapa nos encontramos cara a cara con esa oscuridad interior que hasta ahora teníamos terror de enfrentar. Es el período en el que salen a la superficie todas las emociones que antes inhibíamos. El mundo impredecible de los sentimientos y de lo intuitivo ahora desborda de los límites de contención que el ego les había establecido. Pero como aún no es claro para nosotros cuál es la verdadera solución para ese dolor que nos embarga, por un tiempo podemos llegar a deambular por el terreno de lo “no humano”. Un espacio de mucha confusión e incomprensión donde generalmente juzgamos las emociones que nos ofuscan. Todavía no comprendemos la base de miedo que hay detrás de los comportamientos que queremos cambiar. Y esa crítica de nuestras propias heridas es lo que incluso nos hiere más. Sólo cuando comprendemos que esa oscuridad no es “mala”, sino que es el resultado del miedo interior que necesita ser tratado con compasión, es cuando empezamos a serenarnos y adentrarnos más y más al reino del Amor oceánico que habíamos abandonado. Es cuando volvemos al Hogar.

En la tercera etapa comenzamos a vivir desde el corazón. Nos volvemos verdaderos creadores a partir de la total aceptación de nosotros mismos, con todos nuestros defectos y virtudes. Ya no priorizamos a los pensamientos y al deseo centrado en el ego para crear nuestra realidad, sino que damos lugar a una consciencia receptiva y alerta como fuerza impulsora. La diferencia radica en que en el primer caso “empujamos” sobre la realidad para adaptarla a nuestros deseos, mientras que del otro modo es la “intuición” quien nos “tironea” a nosotros para sugerirnos avanzar hacia un determinado destino. Crear desde el corazón es mucho más fácil y poderoso que crear desde la mente, pero requiere la inmensa fuerza de mantenerse “presente” y “centrado” para poder escuchar a los susurros del alma. Y también exige una gran “confianza” en uno mismo, ya que el faro que nos guía no es externo sino que viene de nuestro interior.

En la cuarta etapa es cuando nos conectamos con el Espíritu, ese lugar de paz y silencio interior que todo lo abarca. Este espacio Divino no puede ser captado por la mente, sólo puede ser sentido. Al experimentarlo nos sentimos absolutamente centrados y presentes, envueltos por un “silencio” indescriptible. Hay un enfoque concentrado o sintonía fina con una dimensión que es ilimitada y eterna y que se percibe como paz y amor infinito. Desde esta conexión, la dualidad y la realidad cotidiana pueden verse como algo lejano que no nos alcanza, al igual que vemos una ciudad desde un barco que se aleja en la bahía serena. Por eso es un espacio de sanación, ya que desde ahí te percibes más amplio y profundo que tu propia personalidad. Dese ahí cualquier desequilibrio o desarmonía que pudiera haber estado abrumándonos queda en la periferia, y nosotros desde el centro comprendemos la ilusión. Luego, una vez que hemos integrado esta conexión con la divinidad, de un modo neutral, sin la influencia del deseo personal, también comenzamos a ayudar a otros desde esta energía.

Como explica Jeshua en el mensaje, esta categorización del proceso en cuatro etapas no es lineal. Es un esquema que sirve de instrumento para que podamos ver una realidad que no puede ser captada por la mente. Esto significa que podemos volver a etapas anteriores y luego tomar un atajo hacia la etapa final. El proceso de cambio de consciencia es absolutamente único para cada persona. La conexión con el Espíritu no es algo que sucede una vez y para siempre. Nos conectamos y nos desconectamos, vamos y venimos del centro a la dualidad. Es por eso que yo no podría ubicarme o etiquetarme en una etapa determinada. Si bien puedo relacionar ciertas circunstancias de mi vida con las características descriptas en ciertas etapas y percibo en mí una clara evolución, no veo vallas divisorias en mi vida. Todo se mezcla como en una sopa, ¿se entiende? Conozco la experiencia de conexión con la Totalidad y generalmente me mueven los “tirones” del corazón, también veo muy lejano todo lo viejo que dejé atrás, pero sigo sintiéndome continuamente en el camino del aprendizaje y la evolución. A menudo sigo enfrentando desafíos en la arena del ego y el corazón.

Carmelo Urso: Querida Sandra, de acuerdo al testimonio de Jeshua y de otros textos metafísicos, el tiempo del ego “es una estructura externa” ajena a nuestro ser y a nuestras experiencias, fatuo intento de librar al tiempo de nuestra subjetividad. En cambio, en los altos niveles de conciencia, el tiempo sería “una noción experimental”, “esencialmente subjetiva”, vale decir, esculpida sobre el mármol de nuestras experiencias. Sandra, desde tu perspectiva personal, podrías contestarnos, ¿cómo es que el “tiempo científico y objetivo”, “el tiempo de reloj” es irreal y el “tiempo subjetivo” es el real? ¿Cómo convalidar esta noción cuando el testimonio de nuestros sentidos para clamar exactamente lo contrario?

El tiempo del ego “es una estructura externa” ajena a nuestro ser y a nuestras experiencias

Sandra Gusella: El tiempo es una magnitud física. Es decir que es una propiedad cuantificable propia de un sistema sujeto a cambio o movimiento, que se mide atribuyéndole un valor numérico en base a un patrón de medida. Con esa unidad de tiempo establecida podemos cuantificar la duración de ciertos acontecimientos. En nuestra sociedad tenemos un Sistema Internacional de unidades de medida creado y prefijado a partir de fenómenos físicos naturales. En el caso del tiempo, su unidad es el segundo, y actualmente éste se define en base a la duración de un cierto número de oscilaciones de radiación atómica. Este “segundo” actual se definió tratando de ajustarlo al “segundo histórico”, que es el que se definía en base a fenómenos astronómicos, como los movimientos de rotación o de translación de la Tierra. El cambio se hizo porque éste nuevo patrón de unidad es más preciso que el anterior.

Con esta explicación queda claro que el tiempo es una “estructura externa” ajena a nuestro ser interno y a nuestras experiencias. El tiempo es una propiedad física, y el sistema de unidades es una herramienta “creada” para poder medirlo. Si no tuviéramos un sistema de medidas no significaría que las cosas no seguirían cambiando o moviéndose generando un “tiempo”, significa que no sabríamos cómo medir la duración de esos procesos.

En los textos espirituales frecuentemente leemos que el tiempo lineal (cuantitativo) es una ilusión, algo que evidentemente va a ser rechazado por nuestra comunidad científica. El problema en esta diferencia de opiniones es que el marco conceptual no es el mismo. Uno se enfoca sólo en la realidad física y el otro se expande más allá hacia otras dimensiones. Obviamente que más allá de los límites de esta realidad, el tiempo definido en base a estos fenómenos físicos que allá no existen es sólo una ilusión, algo que no es real. El tiempo es una propiedad de los sistemas donde hay cambio o movimiento. En la dimensión del Espíritu, donde no existe separación, diferenciación ni movimiento, en la Fuente donde no hay luz ni oscuridad ni forma alguna, es claro que el tiempo no puede existir. En física a esta dimensión se le empieza a llamar el “punto cero”. Pero mientras nos situemos en el marco de la realidad física y creamos un sistema de medidas para cuantificar la magnitud física llamada “Tiempo” que es intrínseca a esa realidad, ese tiempo “existe” mientras consideremos que “existe” esa realidad. Por lo tanto para evitar un choque de opiniones considero que es importante definir los “marcos conceptuales”.

Jeshua a través de Pamela Kribbe habla de un tiempo psicológico, subjetivo, que evidentemente no tiene ninguna relación con la unidad de medida definida en nuestra sociedad para medir el tiempo físico. El tiempo subjetivo es el “tiempo” en relación al movimiento de nuestras propias experiencias. Aquí no hay una unidad de tiempo y por lo tanto es imposible cuantificar nada. ¿Por qué los textos espirituales llaman a este “tiempo” como el verdadero o real? Simplemente porque su concepción del ser va más allá de la manifestación física; porque la vida se interpreta desde la eterna conciencia del ser y no desde el cuerpo físico temporal de una persona. Entonces, una vez que el alma se desprende de su vestimenta física, ¿cuál es el “tiempo” que para ella cuenta? Es el tiempo que la acompaña a lo largo de todo su viaje de experiencias, entrando y saliendo de una y otra realidad. Desde esta perspectiva, este tiempo subjetivo parece ser el real y el otro simplemente un artificio temporal ajeno a nosotros y sólo intrínseco a aquella realidad pasajera. De todos modos, el tiempo subjetivo no es una magnitud, no es medible, o al menos desconocemos si lo es. Es un tiempo que no es generalizado sino individual y que toma como referencia el ritmo de nuestras propias experiencias.

Este “tiempo psicológico” todos lo conocemos. Se percibe claramente cuando estamos enfocados en el fluir de nuestras propias acciones o pensamientos en lugar de centrarnos en el “ajeno” tictac del reloj. Es entonces cuando decimos que el tiempo se detiene o vuela; mientras que todos sabemos que el segundo, los días, los años, son patrones constantes e inalterables, al menos dentro de los pequeños límites de nuestra realidad física conocida. Aclaro esto porque en ámbitos cósmicos donde la estructura atómica mostrara que sus “constantes” varían en relación a las nuestras, 1 segundo de aquella realidad podrían equipararse a 2 segundos de la nuestra. Sí, el tiempo físico es elástico, y en un futuro la ciencia tal vez hablará de “marcos de tiempo” o “islas de tiempo” cósmicas, pero esto es tema de otra discusión.

Carmelo Urso: Otro concepto clave que se maneja en muchos textos metafísicos es el de la “multidimensionalidad”. De acuerdo, a las más avanzadas teorías físicas, existen 11 dimensiones de Realidad. Desde tu vivencia espiritual, Sandra, podrías ilustrarnos ¿Cómo se experimenta esta realidad multidimensional? Nuestro ser, ¿está presente en cada una de ellas? ¿De qué manera? ¿Qué implicaciones tiene esto en nuestras vidas cotidianas?

Sandra Gusella: La “multidimensionalidad” comienza a tomar protagonismo en nuestra sociedad cuando más y más personas comienzan a percibir otras dimensiones diferentes a la realidad física. Yo lo he vivido intensamente. Mis experiencias de contacto con otras dimensiones son concretas y hasta podría decir “físicas”. Las he experimentado como fuerzas bien definidas o como formas claramente visibles. Según mi visión de la realidad física o de la materia como una matriz energética o campo de fluctuación de dos fuerzas complementarias y opuestas, donde todo son ondas y no hay partículas, las dimensiones son diferentes “rangos” de frecuencia de onda; del mismo modo que hay diferentes niveles de frecuencia en el espectro de luz electromagnético: la luz visible, microondas, ultravioleta, etc. Esas otras dimensiones desconocidas y nuestra dimensión perceptible no están separadas, forman parte de una unidad.

Ahora, ¿en qué dimensión ubicaríamos nosotros a nuestra mente o pensamientos, a nuestros sentimientos y emociones o a los sueños o recuerdos que tenemos, por ejemplo? La ciencia oficial considera que el cerebro es el generador de la mente, de la conciencia y de las emociones. Pero yo considero que eso no es así. He experimentado que eso no es así. He tenido una experiencia fuera del cuerpo en la cual todo mi Yo: mi ser, mi mente, mi conciencia, mis emociones, mis recuerdos, todo salvo mi cuerpo físico, se manifestaron en otra realidad no física. Entonces mi conclusión es que casi todo lo que somos en esta vida terrestre está en otra dimensión que escapa al estrecho rango de la realidad física. Sólo nuestro cuerpo biológico encaja en este nivel de frecuencias conocido. El resto también está aquí, porque las dimensiones se superponen, pero son de una naturaleza más etérea que escapa a la percepción sensorial.

De modo que nuestro ser habita permanentemente en otras dimensiones. Cuando nuestra conciencia se ancla en el cuerpo físico, éste parece actuar como una “máscara virtual” que nos permite percibir esta realidad a través de los sentidos físicos. Cuando los científicos localizan en el cerebro las zonas donde ellos dicen que se generan las emociones o los recuerdos, por ejemplo, no están detectando el origen de esos campos de energía sino sólo su acceso a ellos a través de la biología. El cerebro es un gran receptor y transmisor de frecuencias, no es un generador; del mismo modo que un televisor transmite las imágenes que muestra pero no las crea. El cuerpo biológico parece ser una interfaz entre las dimensiones etéreas y la física. Nos da los sentidos físicos para percibir la realidad material y también tiene accesos (a través de vórtices energéticos, las glándulas y el cerebro) para que conectemos con otras partes de nuestro ser como el cuerpo mental, el cuerpo emocional.

De modo que las dimensiones no físicas forman parte de nuestro ser y de nuestra vida cotidiana. Siempre ha sido así. Sólo que ahora a través del cambio energético en el planeta y la activación de ciertas zonas del cerebro y del ADN, es posible para nosotros acceder a otras partes de nuestro ser (dimensiones) que hasta ahora permanecían negadas: campos de energías donde hay registro de vidas pasadas, dimensiones donde conectamos con otros seres de luz, energías sanadoras, etc. De modo que nuevas capacidades extrasensoriales pueden ser despertadas y desarrolladas. Esto tiene una implicancia total en nuestras vidas y en general en el mundo. Cambia nuestra realidad. Nos da la posibilidad de crear un mundo más consciente e iluminado.

Las dimensiones no físicas forman parte de nuestro ser y de nuestra vida cotidiana

Carmelo Urso: Diversos autores y canalizadores expresan la idea de que “el Uno no es Luz ni Oscuridad. Dios simplemente Es”. En Occidente, las religiones formales suelen atribuir a Dios las bondades de la Luz y a Su Enemigo las atrocidades de la Oscuridad. De acuerdo a tu parecer, ¿qué es la Oscuridad? ¿No sería peligroso para nosotros integrarla a nuestro ser?

Sandra Gusella: Esta es mi visión. Imagina un sol central y una periferia, como si fuese un sistema solar. El Uno, Dios, la Totalidad, o como queramos llamarlo, implica el sistema completo: la fuente de luz en su centro y todos los demás niveles hasta la periferia. Las almas se originan en la fuente, ahí se diferencian de la Totalidad como una conciencia individualizada; luego emprenden su viaje de experiencias por todo el sistema. Ellas mismas son a su vez una réplica de ese sistema. Y en cuanto más se alejen del centro de luz o cuanto mayor sea su desconexión de la Fuente, su sol interior se desvanecerá y ellas experimentarán la Oscuridad: un sentimiento de separación, de miedo y de soledad muy profundo que limitará su conciencia y la pondrá al servicio de su ego. El ego será el instrumento que intentará resolver ese dolor a través de estrategias que crean disonancia en relación al orden y la belleza de la creación.

Todos nosotros tenemos más o menos oscuridad integrada a nuestro ser. Es parte de este juego de experiencia en la dualidad, la realidad de los opuestos. Son las emociones densas que nos abruman, son los miedos incontrolables, son las actitudes que nosotros detestamos o que los demás juzgan negativamente, son las frustraciones, las tristezas, el desgano, la envidia, los celos, el rencor, la ira, etc.…. Todo eso resulta de la falta de luz, de la desconexión con nuestra fuente de amor central que nos da total plenitud y entereza más allá de cualquier circunstancia externa. A medida que evolucionamos, que acumulamos experiencias, poco a poco vamos recordando dónde se halla el bienestar y la dicha y naturalmente vamos encendiendo más y más nuestro sol interior y nos reconectamos nuevamente con la Fuente, regresamos al Hogar.

Todos nosotros tenemos más o menos oscuridad integrada a nuestro ser.

La lucha entre dos fuerzas opuestas, llamadas el “bien” y el “mal”, es un concepto de la dualidad. La realidad de conciencia en la que aún existen sentimientos de separación y soledad. El ego necesita juzgar, establecer jerarquías y leyes como forma de amarrarse a una estructura y obtener seguridad. En cambio cuando se halla el oro espiritual, la perla perdida, ya no necesitas enfrentarte a nada ni luchar; no eres bueno ni malo, no eres víctima ni victimario, simplemente comprendes el argumento y te aceptas como parte de esta totalidad.

Carmelo Urso: En el prólogo de la serie de los “Trabajadores de la Luz” escribes: “La canalización de la energía crística me ha hecho pasar por experiencias de las más intensas y asombrosas, conduciéndome siempre a la expansión de mi consciencia y a un punto de paz y de quietud interior”. En otro punto leemos que “sembrar la semilla de la energía crística” es la misión de todo “trabajador de la luz”. ¿Qué es la energía crística? ¿Cuándo comenzaste a canalizarla? ¿Tienes algún registro de esa experiencia? ¿se puede expresar a través de las palabras?

Sandra Gusella: La energía Crística es esa energía que la historia y la imagen de Jesús nos ha legado. Es la cálida energía de amor y de conciencia sabia y despierta que está más allá de la dualidad de los opuestos. Es la “tercer energía”. La energía que está en conexión con el padre/madre Dios. En ella no hay vacío ni mitades, es una unidad por sí misma. Quien la porta no juzga ni presiona sobre la realidad a partir del deseo personal que intenta tapar la olla del miedo; en cambio es compasivo, receptivo y alerta y actúa guiado por su intuición en sintonía con la música divina. Es enfocada, centrada y arraigada. Con ella no se implora ni se mendiga, no se ataca ni se agrede; con ella sientes tu fuerza, tu confianza y tu poder. Es pacífica. Es la energía del corazón. Es la luz destellante en el pecho. Es la conexión con la Totalidad y por ende es una fuerza sanadora y creativa. Es Amor. Es Luz que ilumina.

Sí, recuerdo muy bien la primer vez que mi ser se inundó de esa luz tan poderosa. Fue apenas unas semanas antes de mi despertar espiritual cuando, a partir de una situación personal, mi alma eligió el perdón al rencor, la compasión al juicio y el amor al dolor. No es algo que yo haya decidido desde la mente, simplemente ocurrió. Y no, no hay palabras para expresar esa experiencia. Pero puedo asegurar que toda mi conciencia e incluso mi vibración ya no fue más la misma a partir de esa vivencia. Reconozco claramente un antes y un después en mi vida separado por un instante inmenso y sublime de iluminación. Fue una de mis experiencias más liberadoras y conmovedoras. Mi pecho se abrió y de él se desbordó una energía dulce y sanadora por todo mi ser.

Carmelo Urso: ¿Cómo podemos definir al Jeshua de las canalizaciones? ¿Es un personaje histórico que vivió hace aproximadamente dos mil años en Palestina? ¿Es un campo de conciencia y energía sagrada que cualquiera de nosotros podría canalizar, sintonizar? ¿Es la plenitud del Amor libre de cualquier obstáculo?

Sandra Gusella: Personalmente he sentido al Jeshua de las canalizaciones como un campo de conciencia y de energía sagrada. En algunas ocasiones estuvo asociado a la imagen del personaje histórico que conocemos como Jesús. Por supuesto que Jeshua es mucho más que aquél personaje histórico, es una energía que trasciende por mucho a una vida. Pero seguramente que aquella imagen, su mirada, su semblante, su luz… nos sirve de puente para conectarnos con esa energía. Creo que cualquier persona la puede canalizar o sintonizar. Personalmente he comprobado que eso depende de nuestro estado interior, de nuestra apertura y amor. Tampoco existen las palabras para expresar la experiencia. Es incomparable y sublime. Cada vez que Jeshua tocó mi corazón o me abrazó con su energía sentí un estado de plenitud y de amor total; es como si un vacío en ti de pronto se llenara. Además sientes su inmenso poder, es como si tu propia aura se enfocara y tu propia luz se intensificara. Ocurre un gran cambio de vibración hacia algo más fino y sutil. Sientes que tu mente se enfoca y cambia tu percepción. Pero ante todo y por sobre todas las cosas sientes Amor.

Carmelo Urso: Aparte de Jeshua, varios canalizadores afirman transmitir el mensaje de Jesús. Recientemente, publiqué en mi blog una interesante entrevista con la Canal de las “Cartas de Cristo”. Al respecto, existen otros trabajos como “Las Grandes Enseñanzas Cósmicas de Jesús” de Gabriela Wittek y “Un Curso de Milagros”. ¿Has leído tales trabajos? ¿Qué te parece cada uno de ellos? ¿Conoces otros textos atribuidos a la energía crística que puedas recomendar a los lectores?

Sandra Gusella: He leído algunas de las “Cartas de Cristo” y he disfrutado mucho su lectura. Claramente siento la energía de Jeshua (Jesús) en ellas. Lamentablemente no he encontrado el tiempo para seguir leyendo pero seguramente lo haré en algún momento. Me parece un gran trabajo que echa una luz clara y verdadera sobre la vida, los pensamientos, la energía de Jesús y su mensaje al mundo. No he leído los otros autores que me nombras, aunque puedo recomendar otro texto atribuido a la energía Crística. Me han gustado las Canalizaciones de Yeshua por Bradley, las cuales con mucha belleza relatan la vida de Jesús.

Carmelo Urso: Dentro de tu sendero espiritual, Sandra, ¿estás generando algún material propio para ofrecérselo a los lectores y lectoras? ¿En qué dirección va tu línea de trabajo? ¿Existe algún sitio web en el que los interesados e interesadas puedan hallar tus textos?

Sandra Gusella: Sí, así es, estos últimos meses he estado trabajando intensamente y sin descanso –en estado de flujo, como se le llama – diseñando mi propio sitio web el cual ya he subido en estos días pero que aún está en construcción. Siento que las cosas van tomando su propia forma a medida que voy trabajando y tengo varias ideas en mente pero que aún necesitan definición. Es la definición que adquiero a medida que voy aprendiendo sobre las posibilidades que me ofrece el diseño web, ya que soy autodidacta en esto. La idea central es crear un portal sobre la nueva energía donde el eje sea inspirar, transmitir amor y despertar conciencias. Habrá música, videos e imágines que puedan contribuir a elevar nuestras frecuencias. Y también será importante la sección sobre “ciencia y espíritu”, ya que este tema me apasiona y quisiera compartir con la gente mi investigación, mis pensamientos e ideas relacionados con esto. La dirección del sitio web es http://www.humanitylight.com

Carmelo Urso: Un mensaje final para los lectores de Iberoamérica.

Sandra Gusella: Lo primero que quiero transmitirles es mi gratitud. Para todos aquellos me han escrito o que han dejado su mensaje en el libro de visitas del sitio web de Pamela Kribbe, quiero que sepan que su aporte al escribir sus palabras es invalorable. Muchas veces ustedes me han iluminado y me han elevado para seguir inspirada en este trabajo. El amor y la emoción que transmiten es enorme y puedo sentirla. Por favor nunca se sientan solos en esto porque gracias a ustedes yo me he sentido acompañada. Todos somos una gran familia y trabajamos juntos y unidos aunque a veces no lo percibamos. Y para todos los que silenciosamente nos acompañan, el mismo amor y gratitud. Seguramente seremos muchos más, y espero con mucha ilusión y esperanza que todos aquellos que aún están dormidos sientan el llamado interior para llegar hacia la luz que es su destino. Juntos abriremos las puertas de un nuevo mundo. Una nueva dimensión de la conciencia donde se respira un aire dulce de paz, de amor y de hermandad. La magia de la transformación ya está ocurriendo y es conmovedora y sublime. Las semillas crísticas están creando el jardín más bello que podamos imaginar. No alcanzan las palabras, no alcanzan las lágrimas… todo es tan mágico y bello…. El amor que siento es enorme. Reciban mi abrazo en la luz del corazón.

Muchas gracias Carmelo.

JESHUA, JESÚS Y CRISTO

Jeshua, Jesús, el Cristo

© Pamela Kribbe 2004
http://www.jeshua.net/esp

Traducción: Sandra Gusella

Página original en inglés: http/www.jeshua.net/whoisjeshua.htm

La energía Crística que yo he venido a ofrecerles tiene sus raíces en una energía colectiva que ha llegado más allá del mundo de la dualidad. Esto significa que ésta reconoce los opuestos de bien y mal, luz y oscuridad, dar y recibir, como los aspectos de una y la misma energía.
El vivir desde la realidad de la conciencia Crística significa que no hay lucha con nada. Hay una completa aceptación de la realidad. Esta ausencia de lucha o resistencia es su principal característica. Ya que Cristo (o la energía Crística) reconoce los extremos de todos los pensamientos, sentimientos y acciones como la manifestación de una energía divina, no puede haber dualidad, ni juicio en el modo en que “él” (la energía crística) experimenta la realidad.

Permítanme darles un ejemplo aquí. Cuando el Cristo (la energía crística) en ustedes observa un conflicto armado entre personas, su corazón se lamenta por el destino de los abatidos, pero ella no juzga. Ella siente el dolor y la humillación con cada golpe, y su corazón está lleno de compasión, pero ella no juzga. Ella observa al atacante, aquél que porta el arma, quien tiene poder, quien inflige dolor, y ella siente… el odio y la amargura dentro de él, y su corazón se acongoja, pero ella no juzga. El corazón de Cristo abraza todo el espectáculo con profundo sentimiento de compasión, pero sin juicio, porque ella reconoce todos los aspectos como experiencias a través de las cuales ella misma ha pasado. Ella misma ha representado todos esos roles, de ofensor y víctima, de amo y esclavo, y ella ha llegado a comprender que ella no es ninguno de ellos, sino, aquella quien sustenta a ambos.

La energía Crística ha pasado a través de todas las energías de la dualidad

La energía Crística ha pasado a través de todas las energías de la dualidad. Se identifica a ella misma ahora con la oscuridad, luego con la luz, pero a través de todo, algo permanece igual. Y cuando ella reconoce esta “semejanza” sustentando todas sus experiencias, su conciencia obtiene una nueva clase de unidad: fue “cristificada”.
La energía cristificada fue la energía que yo vine a ofrecerles.
Quién fui, es difícil de explicar. Trataré de hacerlo distinguiendo entre tres “identidades”: Jeshua, Jesús y Cristo.

Yo, aquel que está ahora hablando, soy Jeshua. Yo fui el ser humano que sostuvo la energía Crística en mi encarnación sobre la Tierra. Esta energía también puede ser llamada Cristo.

Jesús – en mi terminología – es el nombre para el hombre Dios quien fue el resultado de la infusión de energía Crística dentro de la realidad física y psicológica de Jeshua.

Esta energía Crística fue derramada dentro de Jeshua desde esferas de Luz que están – desde su punto de vista – localizadas en su futuro. Jesús fue el hombre que realizó milagros y citó profecías.

Jesús fue un emisario de las esferas de luz, encarnado en mí. De hecho, él fue mi propio futuro. Jesús fue, desde mi perspectiva como el hombre Jeshua viviendo en la tierra, mi propio futuro, quien llegó a ser uno con la energía Crística. Debido a que el Cristo en él fue claramente presente y visible a muchas personas que lo rodeaban, él les pareció a ellos como divino.

Yo, Jeshua, fui un hombre de carne y hueso. El único, y en algún punto, aspecto artificial de la “construcción de Jesús” fue que yo recibí su/mi ser Crístico desde el futuro. Yo no llegué a ser cristificado en base a mi pasado y las experiencias en él. Yo no adquirí iluminación de una forma natural, sino por medio de la intervención como quien dice desde afuera, por una infusión de la energía de Cristo desde el futuro. Yo estuve de acuerdo en jugar este rol antes de comenzar este tiempo de vida. Yo estuve de acuerdo en ser ‘dominado’ por la presencia de Jesús, como un acto de servicio, y también por un profundo deseo de llegar a conocer la realidad de mis potenciales más profundos.

Jesús, mi propio futuro desde las esferas de luz, llegó a ser uno con la energía de Cristo. Sin embargo, él no representa la energía completa de Cristo aquí en la tierra, porque esta energía abarca más que Jesús. Él es una parte o célula de ésta. Cristo o la energía Crística (esto es más un campo de energía que una entidad personal) es un colectivo de energía el cual tiene muchos aspectos o “células”, los cuales están cooperando de tal modo que funcionan como un solo “organismo”. Todas las células realizan una contribución única a la totalidad y se sienten a sí mismas como individuos mientras que también son parte de la totalidad. Uno podría llamar a estos diferentes aspectos de la energía de Cristo ángeles o arcángeles. Es característico de los ángeles el hecho de que ellos tengan un sentido de individualidad tanto como un alto grado de desprendimiento, el cual les permite sentirse uno con energías colectivas y estar feliz en su servicio. La idea de (arc)angel es aclarada en la parte X de las series de los Trabajadores de la luz.

Misión de Jesús en la tierra
Jesús fue una energía del futuro quien vino a la tierra a traer iluminación y conocimiento a la humanidad. Él vino desde otro mundo o incluso dimensión, y trajo con él la elevada energía de esta realidad. La conciencia de su propio Gran Ser permaneció intacta mientras encarnó en la tierra. Debido a su presencia en mí, Jeshua, yo pude comprender fácilmente la flexibilidad de las leyes de la materia y “realizar milagros”.
La razón por la que Jesús/Jeshua personalmente vino a la tierra fue la de crear una apertura o portal hacia un diferente estado de conciencia. Yo quise poner un ejemplo de las posibilidades que están disponibles para cada ser humano.

En las esferas de la luz desde donde Jesús vino, se percibió que la tierra se dirigía hacia una dirección que podría terminar en una gran oscuridad y propia alienación para las almas involucradas en el experimento de la tierra. Se decidió que se entregaría un impulso poderoso para el cambio, el cual podría claramente mostrarles a los seres humanos las oportunidades disponibles para ellos. Al enviar la energía personal de Jesús, nosotros quisimos sostener un espejo a los seres humanos y recordarles de su propio origen divino y los potenciales dormidos que ellos llevan dentro. Los potenciales para la paz, la libertad y la maestría sobre ustedes mismos.

Cada ser humano es el maestro de su propia realidad

Cada ser humano es el maestro de su propia realidad. Ustedes están creando su propia realidad todo el tiempo. Ustedes son capaces de dejar ir una realidad miserable o insatisfactoria y de permitir que la Luz entre y transforme su creación. El hombre es su propio maestro, pero él tiende a entregar su poder a autoridades externas quienes claman saber la verdad y querer lo mejor para ustedes. Esto sucede en política, medicina, educación, etc. También, su “industria del entretenimiento” está llena de falsas imágenes acerca de la felicidad, éxito y belleza, las cuales sólo sirven a aquellos que las construyen. ¿Han pensado ustedes alguna vez cuánto dinero se gasta en crear imágenes? En los medios, los periódicos, las películas, en la radio y en la televisión, las imágenes son difundidas todo el tiempo. ¿De dónde vienen éstas imágenes? ¿Por qué están ahí? ¿Quiénes las diseñan?
Las imágenes son el significado del poder ejercido sobre la gente. Las imágenes pueden volver a la gente servil y desconectada de sus verdaderas necesidades, sin hacer uso de la fuerza física o la violencia. Las imágenes pueden hacer que la gente voluntariamente entregue su propio poder y autoestima. Éstas los engañan de tal modo que ustedes no necesitan ser forzados violentamente a algo; ustedes llegan a aceptar los valores retratados por la imagen como si fueran propios y actúan acordemente. Esto es lo que podríamos llamar control mental invisible y se yergue sobre sus sociedades occidentales ‘libres’.

La función de la Luz es primeramente traer claridad, conciencia y transparencia a las estructuras invisibles de pensamiento y sentimiento que configuran su vida. Luz es lo opuesto al control mental. Donde la Luz entra a la realidad, quiebra los límites del mero poder y autoridad y desbarata a las jerarquías basadas en eso. Ésta saca a la luz el abuso de poder y libera a la gente de desilusiones e ilusiones que quitan su poder de autodeterminación.

La Luz es lo opuesto al control mental

Jesús fue una amenaza para el orden imperante en el tiempo que él vivió. Pero lo que él le contó a la gente y directamente lo que él irradió, hizo que las estructuras de poder sean vistas por lo que realmente eran. Esto fue insoportable e inaceptable para la jerarquía existente.

El rol de Trabajador de la Luz (Lightworker), que tomó Jesús, fue pesado; especialmente para mí, Jeshua, el ser humano que aceptó acarrear esta intensa, brillante energía en mi tiempo de vida. Yo, Jeshua, fui casi ensombrecido por la fuerza de la presencia de Jesús, ¡la presencia de mi propio futuro! Aunque ésta me llenó de gran intuición, amor e inspiración, fue casi un desafío físico acarrear o “sostener” su energía. Yo no pude realmente integrar su energía en mi ser físico –las células en mi cuerpo ‘no estaban listas’ para ello aún – por lo tanto en un nivel físico mi cuerpo quedó exhausto al acarrear estas intensas energías de Luz.

Aparte del aspecto físico, también hubo una carga psicológica al llevar la energía de Cristo. Fue muy duro para mí observar que la naturaleza de la energía de Cristo era frecuentemente mal comprendida, incluso por mis más cercanos amigos o ‘discípulos’. Como el ser humano que yo era, algunas veces llegué a desesperar y a dudar del valor del camino que había tomado. Yo sentía que el mundo no estaba preparado para la energía Crística. Yo sentía que su esencia no era reconocida. Jesús fue realmente un pionero en su tiempo.

Resultados de la llegada de Jesús a la tierra

Con la llegada de Jesús a la tierra, una semilla fue plantada. Fue la semilla de la energía de Cristo. La gente fue conmovida por lo que dije e hice, e inconscientemente, al nivel del alma, ellos reconocieron la energía de Cristo. En lo profundo dentro de sus almas, una memoria fue excitada. Algo fue tocado y puesto en movimiento.

En la superficie, en el nivel de lo que puede ser visto y sentido en el mundo físico, mi venida creó mucha conmoción. En virtud de la ley de la dualidad, la poderosa infusión de Luz crea una reacción poderosa en la Oscuridad. Esto es solo una cuestión de lógica. La Luz provoca confrontación. Ésta quiere quebrar estructuras de poder y dejar las energías prisioneras en libertad. La Oscuridad es la energía que quiere suprimir y controlar. Por lo tanto estas dos energías tienen intereses opuestos. Donde una gana en poder, la otra devolverá el golpe para defenderse y recuperar balance. Así, mi venida a la tierra también generó mucha batalla y violencia, como una reacción en contra a la Luz que yo vine a esparcir.

La persecución de mis seguidores, los primeros Cristianos, es un ejemplo de esta reacción en contra. Pero los Cristianos mismos, los fundadores de la Iglesia, no evitaron la violencia tampoco en su propósito de esparcir mis enseñanzas. Piensen en las cruzadas y en la inquisición. En el nombre de Cristo, han sido ejecutados los más barbáricos hechos de oscuridad, tanto por Cristianos como por no Cristianos.

Los maestros de la Luz, quienes decidieron enviarme como un emisario a la tierra, fueron conscientes del hecho de que la energía intensa y sin precedentes de Jesús podría invocar fuertes reacciones de la oscuridad. Jesús penetró en la realidad de la tierra como un cometa. Fue una clase de medida de emergencia desde las esferas de luz, desde energías que estaban profundamente preocupadas por la tierra y sus habitantes. Fue un último intento de desviar la dirección por la cual la tierra estaba siendo conducida, un modo de interrumpir ciclos de ignorancia y destrucción que se mantenían repitiéndose.

Los resultados fueron ambiguos. Por un lado, la Luz de Jesús invocó mucha Oscuridad (en el modo de reacción en contra). Por otro lado, la semilla de la consciencia de Cristo fue plantada en los corazones de un número de personas. Una importante razón para mi venida fue despertar las almas trabajadoras de la luz en la tierra. (Ver el otro material canalizado para una explicación de la idea de trabajador de la luz). Ellos serían más sensitivos y receptivos a mi energía, aunque muchos también llegaron a perderse en la densidad y oscuridad del plano terrestre. Los Trabajadores de la Luz son en realidad emisarios de la Luz con la misma misión que Jesús. La diferencia es que en su encarnación en su cuerpo físico, ellos están menos conectados a su más amplio Ser divino de lo que yo estuve. Ellos están más sujetos a la carga kármica e ilusiones del plano terrestre. Ellos están más ligados al pasado. Con la encarnación de Jesús, ocurrió algo especial. Jesús no trajo ninguna carga kármica del pasado y pudo de este modo estar más fácilmente en contacto con su divinidad. Él estuvo aquí en una manera artificial de algún modo, una presencia desde el futuro, estando aquí y allá al mismo tiempo.

La consciencia de los seres de Luz, quienes conjuntamente decidieron ‘insertar’ la energía de Jesús dentro de la realidad terrestre en aquel tiempo, no era perfecta ni conocedora de todo. Todo ser consciente está en un proceso de desarrollo y conocimiento de sí mismo en todo momento. Entre los humanos, hay una creencia persistente de que todo está predestinado por un plan divino; detrás de esta creencia está la noción de un Dios dominante y omnisciente. Esta noción es falsa. No hay predestinación por una fuerza exterior. Solo hay probabilidades, las cuales son el resultado de elecciones internas que ustedes mismos hacen. Mi llegada a la tierra estuvo basada en una decisión tomada por una energía colectiva de luz, de la cual Jesús fue parte. Fue una decisión que involucró riesgos y un resultado impredecible.

La energía colectiva de la cual estoy hablando es una realidad angélica que está profundamente conectada a la humanidad y a la tierra porque ella ayudó a crear al hombre y a la tierra. En realidad, ustedes son parte de ella y no están separados de ella en absoluto, pero estamos hablando ahora multidimensionalmente, por ejemplo, a un nivel de consciencia que está fuera de su marco lineal de tiempo. En otra dimensión o marco de tiempo, ustedes son los ángeles que integran las esferas de luz, de las cuales Jesús descendió a la tierra. (Ver parte X de la serie de los Trabajadores de la Luz para una explicación profunda de multidimensionalidad y su naturaleza angélica). Ustedes –trabajadores de la luz- están mucho más interconectados con ‘el evento de Jesús’, esta infusión de energía Crística en la tierra, de lo que ustedes suponen. En cierto modo fue un esfuerzo colectivo, al cual todos ustedes contribuyeron, y del cual yo Jeshua fui el representante físico visible.
ustedes están interpretando mal mi mensaje.

Yo deseé y todavía deseo invitarlos a ustedes a creer en ustedes mismos, a encontrar la verdad dentro de sus propios corazones, y a no creer en ninguna autoridad fuera de ustedes.
Irónicamente, la religión oficial Cristiana me ha colocado fuera de su realidad como una autoridad a adorar y a obedecer. Esto es completamente lo opuesto de lo que yo intenté hacer. Yo quise mostrarles que ustedes mismos pueden ser un Cristo viviente.

Yo les pido ahora que reconozcan al Cristo interior, y que me devuelvan a mí mi humanidad.

Yo soy Jeshua, hombre de carne y hueso, y verdaderamente un amigo y un hermano de todos ustedes.