EL DESTINO

Rider Waite The Sun El Sol

Gerardo Díaz Díaz Infante

Naces con una estrella, una luna y un sol,
sagrado destino para sanar y salvar el alma.

Cada carta representa un arquetipo para entrar
al centro de la conciencia.

No olvides que la carta más valiosa eres Tú, y
te conviertas en un Ser despierto en un nuevo sol,
como la divina luz de tu realización.

Anuncios

EL TAROT: UN LIBRO CON EL QUE VIAJAMOS AL INTERIOR DE NOSOTROS MISMOS.

Waite RiderTarot

Carmelo Urso

Indagar acerca del verdadero origen del tarot es un esfuerzo inútil, seguramente innecesario. Egipcios, gitanos, marroquíes, judíos, franceses, españoles e italianos reclaman para sí el honor de su invención. Pero como todos los sistemas de probado valor universal, el tarot es –al mismo tiempo– propiedad de todos y de nadie.

Se trata de un bello mazo de 78 cartas curiosamente ilustradas. Estas láminas se subdividen en dos colecciones: 22 arcanos mayores y 56 arcanos menores. La palabra arcano es una voz latina que significa secreto. De tal suerte, comprender el significado de cada carta del tarot nos revelará un determinado misterio de la vida.

Los Amantes The Lovers Rider Waite

Muchos insisten en sus virtudes adivinatorias. Otros condenan su utilización mántica y proclaman que más bien se trata de una herramienta de iniciación espiritual. Ante esta disyuntiva, la cabalista británica Dion Fortune solía preguntarse: “¿De qué nos sirve adivinar un futuro que no podremos controlar?”.

Frente a esta controversia, afirmamos que –en nuestro caso– el tarot ha cumplido ambas funciones: la de oráculo y la de umbral para develar misterios del espíritu. Su uso adivinatorio nos ha reportado útiles orientaciones, eficaces advertencias. De igual modo, el saber ancestral que acumula cada una de sus imágenes nos guía por místicos senderos hechos de sagrada sutileza, de intuitiva perspicacia.

El Mago The Magician Rider Waite

Quien banalice los símbolos del tarot menoscabará su libre albedrío y se verá privado de los sanativos efectos del oráculo. Quien lo tome por caprichoso fetiche se perderá por caminos de confusión. En cambio, quien lo recorra con sagacidad, quien se valga de él para conocer su más genuina naturaleza y enderezar viejos entuertos vitales, accederá a dimensiones de paz que pocos conocen.

La lectura del tarot es un acto creativo que mucho tiene de lúdico. Cuando nos acerquemos a él, hagámoslo como si de un juego se tratase –nunca con miedo. De hecho, el mítico tarot es el precursor tanto de las cartas de póker como de las barajas españolas. Este detalle nunca debe olvidarse. El tarot nos invita a interactuar con él desde el solaz y la felicidad –no desde la limitación y el recelo.

El Loco The Fool Rider Waite

Desde mi experiencia, puedo afirmar que las lecturas más provechosas se dan cuando el consultante participa –con alegre y abierta curiosidad– de ese pintoresco rito que es escuchar un buen consejo de parte de un colorido mazo de cartas.
Su uso en las artes meditativas está cada vez más extendido. Psicólogos, artistas, gurús y terapeutas reconocen el poder que tienen las imágenes del tarot para abrir las puertas del inconsciente a través de meditaciones guiadas, dinámicas de relajación profunda y ejercicios de imaginación creativa.

La contemplación de las cartas puede ayudarnos a desatar los nudos de la intuición y vislumbrar niveles superiores de conciencia. La observación detenida de sus íconos, de sus múltiples variantes y mazos, puede proporcionarnos un profundo placer estético. Así, T.S. Elliott, notable poeta estadounidense y Premio Nobel de Literatura, escribió su más inspirada composición, The Wasted Land, tras una emotiva meditación con el arcano de El Colgado.

Rider-Waite Queen of Wands Reina de Bastos

El mejor uso que podemos darle al tarot es el de conocernos a nosotros mismos, tal como recomendaba aquella inscripción que se leía hace dos mil años en la entrada del Oráculo de Delfos. En tal sentido, el autor polaco Mieczyslaw Sudowski, mejor conocido por el seudónimo de Mouni Sadhu, le da el nombre de Libro de Hermes, en honor al dios griego del conocimiento. Afirma Sadhu que “un prisionero en una isla, sin otro libro que el tarot, podría, si supiera utilizarlo, adquirir un conocimiento universal y hablar de los diversos aspectos de la existencia con cultura inigualada y elocuencia inagotable”. El carácter de libro del tarot es muy peculiar: con sus 78 láminas, el experimentado lector puede relatar las infinitas historias que se suscitan en su psique y en las de sus consultantes.

Sally Nichols, en su obra Jung y el Tarot, afirma que quien estudia sistemáticamente los significados y misterios encerrados en cada carta “comienza un viaje al interior de sí mismo”, cuya meta es un espléndido desarrollo intelectual, emocional y espiritual. A decir de Nichols, “el viaje a través de las cartas del tarot es un viaje a nuestra propia personalidad. Cualquier cosa que encontremos en este viaje es un aspecto de nuestro más profundo yo”.

Rider Waite The Emperor El Emperador

Así, en el tarot tenemos la posibilidad de dilucidar esas verdades que van marcando el pulso de lo cotidiano, y a la vez, de descifrar esos enigmas universales que se remontan desde pretéritas edades y nos conciernen a todos.

Se trata, en definitiva, de una enriquecedora y provechosa lectura que podemos hacer, tanto a solas como en compañía, del más emocionante e íntimo de los viajes: el de nuestra propia existencia.

Rider-Waite The World El Mundo El Universo

HITOS DE LA NAVIDAD CARAQUEÑA

caracas

Carmelo Urso, H.D.D. Scutaro, André Reinoso

patinador

Patinatas caraqueñas de ayer y hoy

Entre las décadas del 50 y 80 del siglo XX, las principales avenidas, calles y plazas capitalinas eran tomadas durante la época navideña por grupos de patinadoras y patinadores. Esta manifestación pascual –émula de las patinatas sobre hielo del Hemisferio Norte– fue introducida en nuestro país en la época del boom petrolero. Los Próceres, La Candelaria, la Plaza Bolívar y el parque Los Caobos, entre otros sitios de la ciudad, se convertían en amenos epicentros de esta fiebre por la velocidad. Equipados con patines de cuatro ruedas de acero, estos jóvenes se desplazaban por la urbe en horas cercanas a la misa de gallo, esparciendo risas y alegría a la espera del nacimiento del Niño Jesús. Las patinatas aún perduran en nuestra Caracas: ahora se realizan con los estilizados patines en línea, robando nostálgicas miradas a padres y abuelos.

cruz del ávila

La Cruz del cerro Ávila

Su brillo anuncia que las fiestas navideñas están por llegar a la urbe capitalina; desde casi cualquier punto de la ciudad se le puede apreciar; en lo alto, la gélida bruma de la montaña la abraza. La Cruz del cerro Ávila fue encendida por primera vez el 1 de diciembre de 1963, sobre la fachada del Hotel Humboldt. Fue ideada por el ingeniero Ottomar Pfersdorff de la Electricidad de Caracas. Años más tarde, fue adosada a la antena de Venezolana de Televisión, ubicada en el sector de Mecedores, y posteriormente reinstalada en el cerro Papelón del Waraira Repano, donde actualmente fulge para felicidad de todas y todos los caraqueños.

Fuegos artificiales caracas

Fuegos Artificiales

No se concibe la Navidad y el Año Nuevo caraqueño sin el brillo y el tronar de los fuegos artificiales, esos que alumbran la noche capitalina con efímeras maravillas que, sin embargo, se graban para siempre en la memoria de quienes las perciben, especialmente las más pequeñas y pequeños de la casa. El centelleante zigzaguear de los cohetes, el retumbar de las matasuegra, triqui-traquis y saltapericos y el alegre chispear de las luces de bengala preludian el nacimiento del Niño Dios y ese abrazo en familia que nunca falta cuando el año viejo se va.

pan de jamon

Pan de Jamón

El pan de jamón, exquisitez que engalana nuestra mesa de pascua año tras año, tuvo su origen en 1905, en la panadería de Don Gustavo Ramella, ubicada en la antigua esquina de Gradillas. En aquel popular establecimiento, caraqueñas y caraqueños degustaron por primera vez este manjar elaborado con recortes de jamón de coleto que sobraban de la faena diaria. Hoy, con suculentas añadiduras que resaltan su buen sabor –como las aceitunas verdes o las uvas pasas– el pan de jamón forma parte de nuestro haber culinario, de nuestras tradiciones navideñas más identitarias.

parranderos y aguinaldos

Aguinaldos y villancicos

Entre la algarabía de un “Oh, luna que brilla en diciembre”, la ternura de “Un Niño Lindo” y el júbilo de un “Nació el Redentor”, cada Navidad entonamos estos emotivos cantos que enternecen al corazón más duro. Ya sean de anónima tradición popular o fruto de la inspirada musa de maestros y maestras como Vicente Emilio Sojo, Blanca Estrella de Méscoli y Rafael Izaza, entre otros, este imperecedero repertorio gana adeptos generación tras generación y embelesa, con alegre nostalgia, a quienes mantienen vivas nuestras más genuinas tradiciones, pese a las incesantes transformaciones de la metrópolis.

hallacas

Hallacas

“Hallaca” deriva del término guaraní “ayúa” ó “ayuar”, el cual equivale a “mezclar o revolver”. Esta joya de la culinaria vernácula es pariente del tamal mexicano y de la humita sureña. Siglos de mestizaje le adicionaron ingredientes y sabores que varían según la región venezolana. La hallaca caraqueña, en particular, tiene un dulce toque de papelón. En diciembre, la familia se aglomeraba en la cocina y se repartía los oficios relacionados con la preparación de la hallaca. Algunos aceitaban las hojas de plátano mientras otros preparaban el delicioso guiso que, ya listo, se acompañaba con “el pan de a locha” para ser probado por los abuelos. Luego, se amasaba la harina y el onoto, concluyendo con el crucial amarrado de las hojas. Hermosa usanza que perdura en nuestro arraigo, uniendo lazos de fraternidad en cada hogar capitalino.

Panettone

El Panettone

El panettone es antiguo manjar de duques itálicos que hoy no falta en nuestra mesa de Nochebuena. Se supo de él por primera vez en el castillo de Ludovico Sforza, Señor de Milán, en 1495, durante una cena de Navidad en la que la corte celebró un gran banquete que concluiría con un suculento postre, el cual, por descuido del hornero, se quemó. Hábilmente, Antonio, uno de los lavaplatos del castillo, quien había amasado un pan especial con las sobras de algunas frutas confitadas y mantequilla para sí mismo, propuso al cocinero servir su austero preparado como postre. Ludovico, al apreciar que la corte quedaba embelesada con su sabor, decidió llamarlo Pan de Toni, o El Pan de Antonio. Centurias más tarde, el banquete navideño de los caraqueños continúa orlándose con esta delicia real, traída por inmigrantes italianos a finales del siglo XIX.

torta negra

Torta Negra

La Torta Negra arribó por primera vez al continente americano en 1865, a bordo de un velero galés llamado Mimosa, que desembarcó en las costas del actual Puerto Madryn en la Patagonia argentina. Almendras, nueces y avellanas; ron, licor de cacao, de cereza y de naranja la sazonan y aromatizan. La fragancia de los frutos macerados, conjugada con la miscelánea de exuberantes sabores, es digno festín del buen paladar para recibir con endulzada alegría al Niño Jesús.

niño escribiendo carta al niño jesús 2

La Carta al Niño Jesús

Es un hermoso ejercicio de escritura que describe los inocentes pedidos de los infantes, realizados de su puño y letra o en la compañía de sus padres. Estas misivas cargadas de inocencia y alegre expectativa al imaginar los regalos que traerá el Niño Dios, son la respuesta criolla a la cultura anglosajona donde se redactan cartas a Santa Claus o San Nicolás. Escribirle al Niño Jesús es una de las tradiciones más arraigadas en el seno de la familia caraqueña. Es tradición que mantiene viva la ilusión y la esperanza de las más pequeñas y pequeños que despiertan el 25 de diciembre rodeados de juguetes.

Nacimiento Viviente

El Nacimiento Viviente

El pesebre o nacimiento es una representación religiosa de origen italiano que fue tomada por los españoles y luego transmitida a los países de Hispanoamérica. Se arraigó ampliamente en los estados andinos de Venezuela; después se propagó por las demás regiones del país. Su objetivo es mostrar la natividad de Jesús de Nazaret a través de un montaje escénico, en el que actores -ataviados tal cual la época- interpretan a los eternos protagonistas de esta historia que no languidece con el tiempo. El pesebre viviente es un símbolo de religiosidad popular que convoca cada año a muchas personas en Caracas, en especial de comunidades como La Pastora y Petare.

fuegos artificiales caracas 2

JUGUETES TRADICIONALES VENEZOLANOS

juguetes tradicionales venezolanos

Carmelo Urso, H.D.D. Scutaro, André Reinoso

perinola

1.
La Perinola

Clap, clap, clap
Dice la perinola con cada malabar.
Vuela su guaral impulsado por el pulgar
Para el manguito en la sonora campana incrustar
Clap, clap, clap.

trompo de madera

2.

El Trompo

Impulsado por el delgado guaralito
Gira y gira el robusto trompo
Sobre su gruesa puntíca.
Y si el trompo quieres que vuelva a girar
Con el guaralito lo debes amarrar.

gurrufío

3.

El Gurrufío

Con tus manos lo haces bailar
Y el suave pabilo
A la afilada chapa atraviesa
Para hacerla silbar.

METRAS O CANICAS

4.
Las Metras

Juegan los niños en el suelo
Y sus metras roban miradas
Que traen recuerdos.

MUÑECA DE TRAPO

5.

Muñecas de Trapo

De cabelleras de estambre
Y ropita de colores
De trigueños cachetes o mejillas sonrosadas
Las muñecas de trapo, de tiernas miradas,
Por las niñas soñadoras son arrulladas.

patines viejos extensibles

6.

Los Patines

De cuatro ruedas de acero
Eran los de los abuelos
Y cuatro ruedas en línea
Hoy tienen los más nuevos.

MUÑECAS DE TRAPO

FLOR DE PAPAGAYO, MATICA DE NAVIDAD

flor de navidad

Carmelo Urso, H.D.D. Scutaro, André Reinoso

1

Matica de Navidad que inspiras mis dulces sueños
Flor de Santa Catalina te llaman en México
Estrella te dicen en las tierras del sur
Y en Venezuela, Flor de Papagayo
Por tus rojas hojas y tu verde tallo.

flor de navidad 2

2

Tus vástagos brotan a mediados de marzo
Mucha luz de luna cada noche
Y suficiente luz de sol cada día
Alimentan a tus hijos, los verdes esquejes
Que en las terrosas macetas te hacen compañía.

FLOR DE PASCUA

3

Abril y junio es tiempo de poda
Meses que te embellecen en macetas más grandes
Tu tallo más grueso se ha hecho
Y tus hojas más rojas se han vuelto.

plantas-para-navidad-flor-de-pascua

4

A finales de octubre comienzas a florear
Y en diciembre tu presencia es estelar
Tiempo en que la Pascua de los hogares adornas
Y los sueños más dulces haces volar
Flor de Papagayo, Matica de Navidad.

plantas-para-navidad-flor-de-pascua

EL PROMOTOR DE LA LECTURA Y LA ESCRITURA DEL SIGLO XXI

kindle

 

Carmelo Urso

Hoy en día, la world wide web se ha convertido en una suerte de urdimbre colectiva en la que todos nos escribimos y leemos, todos nos publicamos (a través de twitter, wordpress, facebook, sms, 4esquare y demás redes sociales) y todos nos comunicamos a través de ese tapiz de infinitos hilos que es el hipertexto de la internet.

En ese hipertexto tienen cabida todas las visiones, todos los puntos de vista. ¿La lectura y escritura como producto literario, estético? Perfecto: tenemos entonces el microrrelato, la twitteratura, el micropoema. ¿El texto como elemento de agitación política, como movilizador de masas? Allí tenemos la reciente primavera árabe, en la que el bullicioso zumbido de las redes sociales sirvió para deponer a antiguos tiranos. ¿El texto como entretenimiento, como instrumento de información y hasta de evasión chismográfica? Bueno, el mismo twitter que sirve para agitar o poetizar también es diligente vehículo de la información veraz y del rumor. ¿La lectura y la escritura como medios para acceder al mundo de la información? Nunca como hoy ha habido tal abundancia de conocimiento disponible en los más disímiles formatos. Es por ello  que  Luis Bernardo Peña Borrero, en su texto Tras el mapa de la lectura de Iberoamérica, afirma acertadamente:

Mientras la mayor parte de los modelos tradicionalmente utilizados hasta ahora para estudiar la lectura la han considerado como un acto intelectual, subjetivo y en esencia solitario, el modelo sociocultural pone de manifiesto las limitaciones de esta concepción y propone pensar la lectura en el contexto más amplio de la cultura y de la historia (…).

 

Esta concepción social de la lectura considera la acción de leer como una forma de encuentro con los otros, una manera de tejer redes de sociabilidad entre personas que comparten intereses y modos particulares de leer. La lectura compartida se convierte en un pretexto para el encuentro interpersonal, en el espacio creado por el libro.

tablet samsung
 

 

Sólo disiento de Peña Borrero en un punto: donde él dice “el espacio creado por el libro” yo diría “el espacio creado por el texto” (o el hipertexto). Y es que aunque el libro sigue siendo sin duda una importantísima herramienta para la promoción de la lectura y la escritura dista mucho de ser la única. El texto se ha independizado del libro, ha ampliado sus espacios, se ha vuelto fragmentario, discontinuo, ubicuo, etéreo y digital. Y en esa mutante condición, admite los más variados soportes.

Un promotor de la lectura y la escritura del siglo XXI no debería circunscribirse únicamente al venerado y ancestral soporte del libro (que algunos tienen por insustituible fetiche) sino que debería manejar una amplia variedad de recursos. El libro electrónico (multimedial, con imágenes, vídeos y hasta soundtrack) constituye, seguramente, el futuro del libro. La antigua imagen del escritor romántico, con aquel atávico miedo a la página en blanco, ha dado paso al omnipresente escribidor digital que desconoce, desde su más tierna infancia, la condición de “inédito”, pues en algún “muro”, en algún “blog”, en algún espacio virtual se ha visto publicado. Estos cibernautas, constituidos en legión, conforman vastas comunidades de interés en cuya lectura y escritura caben lo trascendente y lo banal, lo obvio y lo quimérico. Es por ello que el promotor de la lectura y la escritura del siglo XXI no sólo requiere de la alfabetización tradicional que provee el sistema escolar sino que debe asimilar toda esta plétora de saberes actuales ligados con la sociedad de la información.

iphone5

En tal sentido, el  PLAN LECTOR DOCUMENTO MARCO EN EL QUE SE RECOGEN LAS LÍNEAS GENERALES PROPUESTAS POR LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN PARA LA MEJORA DE LA COMPETENCIA LECTORA Y EL FOMENTO DEL HÁBITO LECTOR EN LOS CENTROS EDUCATIVOS DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE CANTABRIA, ESPAÑA, señala:

La idea de la alfabetización, reducida en otros momentos al dominio, más o menos elaborado del código escrito en sus formas estandarizadas, encuadernadas y oficiales ya no es suficiente y requiere una ampliación de su enfoque y objetivos. Así, es necesario pasar del dominio y uso de los modelos meramente alfabéticos y verbales, a otros más polifónicos de multiplicidad de textos, discursos y códigos, tanto verbales como no verbales. Todo ello pone al sistema educativo actual ante el reto de desarrollar una pedagogía de la alfabetización global o de las multialfabetizaciones, que permita una comprensión e interpretación de la realidad, valiéndose de una diversidad de sistemas simbólicos. La lectura, por tanto, cobra una dimensión más amplia y exige un tratamiento más profundo y complejo. Consecuentemente, el sistema educativo debe responsabilizarse, inexcusablemente, de la enseñanza de la lectura, pero la consideración de ésta como una destreza más amplia que la mera decodificación del texto escrito demanda también la colaboración, e incluso el compromiso, de las familias y de todo el entorno sociocultural.

 

 

Samsung Galaxy Note 2 vs S3

Vivimos en medio de una revolución que deja en pañales a la gutemberiana: la revolución digital de la información y el conocimiento. Sustraernos de ella y aferrarnos a antiguos (y entrañables) paradigmas equivaldría a añorar a la época de las tablillas de arcilla sumerias, a los papiros mediterráneos, a los minuciosos volúmenes que transcribían, uno a uno, los pacientes monjes medievales. El promotor de la lectura y la escritura del siglo XXI –dinámico, versátil y multialfabetizado– tiene muchísimos retos por delante… y el más grande de todos es perpetuar dos prácticas tan necesarias como ancestrales en un mundo en constante transformación, impredeciblemente cambiante.