EL ALMA Y LA LUNA (UNA FÁBULA ESPIRITUAL EN VERSO)

luna nueva

Elizabeth Marin

Buscando una nueva prueba
Al cielo el alma salió
Sorpresa que se llevó
Cuando encontró luna nueva

De la luna se enamoró
Y no sabía quién era
Sintió miedo que cayera
Y al instante la cubrió

Cuidándola con su amor
El alma allí se quedó
Su nueva prueba olvidó
Y se entregó con fervor

Cuentan que la luna llena
Que sólo es luz y esplendor
Es el amor y el candor
Del alma y su luna plena

Geometría del alma

Anuncios

LA DANZA DEL ALMA

bailarín de fuego

Elizabeth Marin

El alma en su caminar silencioso
Del universo hace su hogar gozoso
Entre sueños y realidades
La vida es solo un lugar hermoso

La danza eterna es el objetivo
A la tierra viene con afán festivo
Solo minutos del tiempo eterno
Vive en este mundo tan expresivo

Partiendo luego muy despacito
Se va en silencio dejando un mito
No deja rastros ni referencias
Danza de nuevo hacia el infinito.

bailarina-del-fuego

EL LEÓN Y EL CIERVO (UNA FÁBULA ESPIRITUAL)

lion-03
Elizabeth Marin

Cierto día se encontraron el león y el ciervo en un abrevadero. Ambos intentaban, bajo el intenso sol, saciar su sed.

El león, apenas llegó, se dirigió al ciervo:

-Te agradezco te retires, tengo mucha sed y debo saciarla. No me gusta ser molestado mientras satisfago mis necesidades.

El ciervo respondió:

-Disculpe señor león, yo llegué aquí primero que usted y no entiendo por qué su sed debe ser saciada primero que la mía. El sol nos ha fatigado por igual a los dos y la sed que siente usted es la misma que siento yo; además, el abrevadero es libre y no hay ningún cartel que diga: “primero debe beber el león”.

El león dirigió una mirada intensa al ciervo y contestó:

-Tienes razón, calmemos nuestra sed, a veces se me olvida que mis necesidades son también las necesidades de todos los que compartimos este bosque.

Se pueden evitar los enfrentamientos si sabes comunicarte con educación, respeto y empatía.

ciervo

EL SECRETO DE LA ETERNA JUVENTUD (UNA FÁBULA ESPIRITUAL)

por-siempre-joven

Elizabeth Marin

Después de tantos años de investigación, Carlos había descubierto el secreto de la eterna juventud. Tenía en sus manos uno de los aportes más importantes. Nunca pensó que esto revolucionaría a la humanidad y mucho menos que le diera tanta fama y fortuna.

Iniciada la comercialización, la gente se volvió loca, todos deseaban tener acceso a la fórmula y vivir eternamente. Fue entrevistado por los canales de televisión más prestigiosos y apareció en los periódicos más importantes de la ciudad.

Transcurrido cierto tiempo, comenzaron las quejas y los reproches, el producto no era lo que se esperaba, la gente no veía resultados, igual envejecían y se arrugaban. La policía dio inicio a la investigación por fraude y llevó a Carlos a los tribunales. Había que juzgarlo por estafador.

El día del juicio, Carlos se defendió:

–Yo no tengo la culpa de que los compradores no lean las letras pequeñas que aparecen en las etiquetas; allí dice muy claramente: “este producto rejuvenece el alma humana cuando se combina con el entusiasmo, la alegría y la esperanza. Ahora bien, para evitar las arrugas del cuerpo físico no les queda otro remedio que acudir a la cirugía”.

foreveryoung-todos-sentados

EL COLIBRÍ Y EL HALCÓN PEREGRINO (UNA #FÁBULA ESPIRITUAL)

colibri-flor-244092

Elizabeth Marin

El colibrí y el halcón, entre las brisas de primavera se encontraron y se retaron.

El halcón dijo al colibrí:

–¿Por qué no vuelas muy alto y después te vienes en picada a gran velocidad? Así podrías vislumbrar el paisaje que se extiende más allá del horizonte.

El colibrí respondió:

–Intenta tú detenerte en pleno vuelo y besar la flor más cercana.

Luego, cada uno intentó cumplir con su reto. Media hora más tarde, se reunieron de nuevo.

El halcón argumentó su fracaso:

-No pude reverenciar la flor, mi vuelo majestuoso y veloz es para grandes espacios. Nunca podré detener mi vuelo y besar una flor.

El colibrí argumentó lo suyo:

-Por más que me esforcé en imitar tu glorioso vuelo, me fue imposible ganar tanta altura y mucho menos bajar en picada para ver el horizonte. Nací para detener mi vuelo y besar la flor.

La creación,
Sabiduría divina.
Lo que está destinado a ser, así será

halcon-vuelo-189100