EL GRAN NEGOCIO DEL CÁNCER

El cáncer: tragedia para muchos, negocio para algunos

Medicina: Humanismo o Comercio parte ll.

El gran negocio del Cáncer.

Dr. Ángel Eduardo García M.
Dr. en Medicina.
Medicina Integrativa, Curación Cuántica y Transpersonal,
Restitución Energética,Orientación Organizacional.
Correo electrónico: angelcuantico@gmail.com*

“Fui una vez gran amante de la profesión médica. Ya no sostengo esa opinión. Los médicos nos han desquiciado. Considero el actual sistema como magia negra- Los hombres cuidan menos sus cuerpos y ha aumentado la inmoralidad, ignorando el alma. La profesión médica pone a los hombres a su merced y contribuye a disminuir la dignidad humana y el control de sí mismos. Yo me he esforzado por demostrar que no hay en la Medicina servicio real alguno para la humanidad y que es una injuria para la misma. Y creo que una multiplicidad de hospitales no es prueba de civilización sino más bien un síntoma de decadencia”.

Mahatma Gandhi.

Mahatma Gandhi

Estar frente a una persona que recién le han informado el resultado de un estudio en donde se le diagnostica una enfermedad potencialmente mortal como el Cáncer, es estar frente al  miedo, la incertidumbre y, en muchos casos, la desesperanza. Algunos me han dicho que es una sensación como si fueran cayendo al vacio sin saber como, donde y cuando van a caer.

Pienso que en ninguna otra enfermedad se refleja tan bien el inmenso divorcio que mantiene la medicina convencional con la verdadera esencia del ser humano, como en el cáncer.  Los tratamientos que ofrece la medicina oficial a los pacientes con cáncer son un callejón sin salida que responde más a intereses comerciales que al deseo de dar una verdadera respuesta para proporcionar alivio al paciente y a su familia. Es perfectamente demostrable que estos tratamientos no han dado ni más calidad de vida ni mayor supervivencia que otros tratamientos anteriores, como se le quiere hacer ver a los pacientes y a sus familiares, a los cuales no se les da otra opción que un tratamiento que, en la mayoría de los casos, les quita más  vitalidad que la misma enfermedad y que, en buena parte terminan muriendo más por los efectos de estos tratamientos que por la enfermedad en sí.

No obstante, el enfermo acepta aplicárselos por la necesidad de aferrarse a lo que pueda salvarlo y  ven a la medicina institucionalizada  como lo más seguro en ese momento tan crítico, que además es magnificado por el sombrío pronostico de un especialista, que ha sido formado para tratar al ser humano como una máquina, por eso la mayoría de los oncólogos (afortunadamente, cada vez menos) saben mucho de tejidos, células y moléculas (y del precio de los medicamentos) pero muy poco de la estructura mental, emocional y espiritual del ser humano.

Quizás  donde mayor se evidencia el gran descaro de la estructura comercial de la medicina convencional es en los tratamientos médicos oncológicos, los cuales han sido cuestionados por un significativo número de voces especializadas y de una importante estatura científica y que, sin embargo, han sido silenciados por el status quo, con la anuencia de los medios de comunicación y de los gobiernos complacientes. Una de estas voces es la del Doctor Ulrich Abel de la Clínica del Tumor de la Universidad de Heidelberg, quien dirigió la investigación más extensa que se ha realizado en estudios clínicos con quimioterapia. Reunió información publicada sobre quimioterapia de 350 centros médicos. Abel dedicó varios años a estudiar la mayoría de las publicaciones realizadas hasta ese momento, así como a evaluar la información de los 350 centros contactados. Los resultados de este estudio fueron publicados el 10 agosto de 1990 en la revista The Lancet, una de las más prestigiosas revistas científicas en el campo de la medicina convencional.

En esta publicación El doctor Abel habla de la quimioterapia como un “desierto científico”, según la investigación realizada por este especialista, ningún estudio demuestra pruebas científicas de que la quimioterapia pueda alargar de un modo apreciable la vida de los pacientes que sufren los canceres más comunes y que el porcentaje de éxito del que hablan los oncólogos es algo “vergonzoso”. Además afirma el doctor Abel que la quimioterapia “casi nunca mejora la calidad de vida”. Lo más impresionante es que este trabajo nunca más fue mencionado en ninguna publicación científica ni debatido en ningún congreso médico, fue lanzado al olvido con la complacencia de los medios de comunicación que viven de la publicidad de las trasnacionales de los quimioterápicos. El doctor Abel continuó sus investigaciones hasta el año 1995 año en que extrañamente abandonó la investigación.

Cuando se le preguntó al Dr. James Watson codescubridor del ADN y premio Nobel, que perteneció durante dos años al Comité Asesor Nacional de los Estados Unidos sobre Cáncer, cuál era su opinión sobre el Programa Nacional contra el Cáncer, contestó rápidamente: “Es una mierda”.

Dr. Linus Pauling

Linus Pauling, cuyas investigaciones relacionadas con la estructura atómica de las proteínas le hicieron merecedor en 1954 del Premio Nobel de Química y también  Premio Nobel de la Paz en 1962, por su campaña contra las pruebas nucleares terrestres, llegó a afirmar: “Todo el mundo debería saber que la mayoría de las investigaciones sobre el cáncer son en gran parte un fraude y que la mayoría de las organizaciones que investigan la enfermedad están en manos de las mismas personas que las apoyan”. John Bailer, quien trabajó durante 20 años al Instituto Estadounidense Nacional del Cáncer, asevera por su parte: “Mi evaluación final es que el Programa Nacional de Cáncer debe juzgarse como un error”.

John Bailer

Por su parte Alan C. Nixon, ex presidente de la American Chemical Society, escribió al respecto: “Como químico entrenado para interpretar datos me parece incomprensible que los médicos ignoren la clara evidencia de que la Quimioterapia hace mucho, pero mucho más daño que bien”.

Por falta de espacio en este artículo no hacemos mención de muchas otras autoridades científicas que han levantado su voz de protesta contra este adefesio médico llamado quimioterapia.

Reconozco que no es nada fácil escribir contra procedimientos médicos que están plenamente aceptados por las autoridades sanitarias, sin embargo, creo que estas autoridades pecan de buena fe y continúan siendo piezas, sin saberlo, del poderosísimo engranaje industrial-comercial de los medicamentos, cuya sobrevivencia depende de la no curación. Imagínense que harían los fabricantes de repuestos de cartuchos de impresoras si descubren un cartucho que no se desgasta y que además, la impresora no se daña, a no ser que se destruya a propósito, por supuesto que ese producto no se comercializaría jamás. Algo parecido sucede con la quimioterapia y la radioterapia. En este sentido existen autores que hablan del cartel farmacéutico-químico, así lo expresa Edward Griffin en su obra The Politics of Cancer “Es obvio pues que no ocultan conscientemente un posible control de la enfermedad. Lo que significa es que el monopolio médico del cartel (farmacéutico-químico) ha creado tal clima de influencias en nuestro sistema educativo que la verdad científica se sacrifica a menudo a los intereses creados”.

Los médicos tenemos la necesidad ética de ponernos a la altura de los requerimientos de nuestros pacientes, para lo cual debemos abandonar definitivamente el parcelamiento mecanicista al que nos ha conducido la cultura médico-industrial. Para poder ayudar a un paciente desesperado a vencer el miedo y la desesperanza debemos asumir una visión abierta de los fenómenos humanos y en especial de la enfermedad, liberarnos de la cárcel mental que nos impuso el determinismo biológico y el reduccionismo cartesiano y profundizado por la estructura de dominación económica. Adentrarnos en las infinitas posibilidades del potencial humano y apelar a los recursos autocurativos, que se fortalecen cuando vivimos de cara a la vida. En mi experiencia profesional he visto como personas que fueron presas del miedo cuando apareció una enfermedad que amenazaba la vida; Posteriormente entendieron que esta era el reflejo de su historia vital y que sus pensamientos eran importantes, de tal manera que decidieron cambiar sus patrones mentales y emocionales, se liberaron del miedo y optaron por la esperanza, buscaron tiempo para si mismos, comprometidos con un estilo de vida que les diera sentido a su existencia y, si bien es cierto que la mayoría siguió tratamientos convencionales, están convencidos que la diferencia que hizo la diferencia fue la transformación de la conciencia, que los llevo a sanar viejos conflictos y antiguas memorias que los arrastraban hacia el manejo de emociones dañinas, lo cual limitaba de manera considerable las capacidad de los sistemas profundos que preservan la existencia, a tal punto de que apareciera una enfermedad potencialmente mortal.  Siendo que todos los seres humanos contamos con un sistema de defensa competente para impedir el desarrollo de tales enfermedades, pero que es exquisitamente sensible a los mensajes destructivos que portan los neurotransmisores liberados a partir de emociones y pensamiento reñidos con la armonía y la plenitud de la vida.

Para sanar debemos cambiar la calidad de nuestros pensamientos

Pero al cambiar la calidad de los pensamientos y de las emociones cambian también, lógicamente, la calidad de estos mensajeros (neurotransmisores) y, por supuesto, el mecanismo celular que se activa ante la presencia de estos nuevos mensajeros es de preservación de la vida. Luego al convertir esto en un estilo de vida, el mensaje de la enfermedad pierde sentido y desaparece, puesto que desaparece la debilidad energética provocada por los pensamientos y las emociones destructivas.

El Dr. Andreas Morritz en su revelador libro “El cáncer no es una enfermedad sino un mecanismo de supervivencia”, dice algo con lo que estoy plenamente de acuerdo: “ Un cambio de actitud, de –tener que- atacar y matar a las células cancerosas a dejarlas en paz y eliminar los factores consumidores de energía vital, puede suponer un estímulo suficientemente fuerte para que el sistema inmunológico acabe con el síntoma (el tumor canceroso). Una vez eliminadas sus causas profundas, el cáncer es tan inofensivo como un simple refriado”.

El Radio-Oncólogo Carl Simonton uno de los pioneros en el enfoque holístico en el abordaje al paciente con cáncer dice un su libro “Sanar es un viaje”: He tratado a miles de personas, y mis pacientes tienen un índice de recuperación relativamente alto, incluso en los casos que suelen considerarse “terminales”. Sé que cada paciente tiene sus propias dificultades en la vida, pero también sé que afrontarlas es muy importante para recuperarse”. Y que: “La manera más eficaz de abordar el cáncer es aquella que implica los procesos físicos, mentales y espirituales que identifican sistemáticamente los problemas relacionados con la enfermedad y producen metódicamente los cambios que conducen a la salud”.

Por su parte el Neuro-Endocrinologo y afamado escritor, Deepack Chopra autor de importantes libros en la materia como: Curación cuántica, Vida sin condiciones y Sincro-Destino plantea que un cambio de percepción en torno a la enfermedad y al cuerpo, puede abrir la posibilidad de la curación.

Deepak Chopra

El Doctor Bernie Siegel llama pacientes excepcionales a aquellos que se recuperan de una enfermedad terminal “cuando toman en sus manos su propia vida, incluso no siendo antes capaces de ello, y trabajan con decisión para lograr salud y paz en la mente”. Bernie Siegel es autor de libros de reconocimiento mundial como: “Amor Medicina Milagrosa” y “Paz, Amor y Autocuración”

Lamentablemente la medicina oficial sique sin entender la visión holística del paradigma emergente, el cual ve al ser humano en todas las dimensiones de sus diferentes ámbitos de existencia. Desde esta perspectiva se plantea que para recuperarse de una enfermedad que amenaza la vida en necesario implementar medidas curativas en todos los ámbitos (físico, menta, emocional y espiritual) de lo contrario el abordaje siempre será  incompleto.

La medicina oficial continúa de espaldas a los verdaderos adelantos científicos. Así como el tribunal del santo oficio se negaba a reconocer que la tierra era redonda y se movía, ante las evidencias de Copérnico y Galileo y aunque este último fue obligado a desmentir sus descubrimientos ante el tribunal inquisitorio, so pena de perder la vida en la hoguera, la tierra se siguió moviendo y con ella la verdad, que a decir de José Martí, una vez despierta no vuelve a dormirse.

Los médicos del futuro deben cambiar su visión del tratamiento del cáncer

* Doctor en Medicina

Presidente de la Fundación Creando Esperanza

angelcuantico@gmail.com

17 comentarios en “EL GRAN NEGOCIO DEL CÁNCER

  1. “La humanidad”.

    Que la palabra que diga,
    se exprese en la canción de tu corazón.
    Que la mirada que tenga,
    sea el sol de tu iluminación. Y
    Que mis caricias y besos,
    se conviertan en el hermoso cuerpo,
    donde habitas hoy.

    Con cariño y gratitud. Gerardo.

    Cermelo: Es en el reencuentro con nuestra divinidad, donde está la sanación, y la salvación.
    Voltear hacia dentro. Al corazón.

    Con cariño y gratitud. Gerardo.

    Me gusta

  2. No todo está perdido .. mientras hayan Hombres-Doctores como:Uldrich Abel, Andreas moritz, D.Chopra, B. Siegel .. la Dra.G.G autora del libro ” Mafia Médica”..y quizás muchas más aún anónimos.. cada dia despertamos a la vida muchos seres, lo importante es continuar con la creación de ésa medicina afin a las demandas de los enfermos de la carencia Principal- EL AMOR HACIA TI MISMO- Gracias a quiénes abordan sin prejuicios y con el afán de servir el tema de la medicina sin barreras y principalmente el Cáncer.. Gracias y Dios Bendice sus actos — atte.KM

    Me gusta

  3. UN ARTICULO MUY INTERESANTE YA SE HA DEMOSTRADO QUE LOS PENSAMIENTOS CREAN EMOCIONES Y ESTAS ALTERAN LA QUIMICA DEL CUERPO EL PROBLEMA ES MANEJAR LOS PENSAMIENTOS EN FORMA POSITIVA Y NO ENGANCHARSE EN LOS PENSAMIENTOS NEGATIVO Y EMOCIONES DEBILITANTES COMO EN RENCOR, ODIO, TRISTEZA.
    QUE LA MEDICINA DEJE DE SER UN NEGOCIO SIN CONCIENCIA
    BENDICIONES A LOS DOCTORES QUE YA DESCUBREN LA VERDAD.
    LIMA – PERÙ

    Me gusta

  4. Si la ciencia se uniese a la consciencia, cuanto se ganaria en como tratar las enfermedades llamadas terribles, porque con el sentimiento pleno de amor, se sanan muchas de las afecciones que aquejan el alma y por ende al cuerpo, deberiamos cambiar el concepto de enfermedad y llevarlo al sentimiento hecho amor, así muchas de estas afecciones se quedarian sin campo donde trabajar y engrandecerse, porque la limitacion la pondria el amor incondicional, gracias por textos tan plenos de sapiencia, un beso lleno de bellas armonias.

    Me gusta

  5. Tuve la experiencia con una hija, la cual tuvo la opor
    tunidad de vivir 14 años más después de diagnosticar
    le la enfermedad, pero luego cuando le hicieron la quimioterapia, quedó tan débil, que aunque tenía una mente fuerte y una fé en EL SER SUPERIOR, al llegarle una nueva enfermedad, por su debilidad, duró poco.Pero quizás eso sería lo de menos, lo que sucede que los doctores preparan tanto al enfermo como a la familia de que vendrá la muerte, cosa que para mí, es como una sentencia, donde el individuo y sus allega
    dos ya no tienen salida, solo resignarse, por eso vemos como personas enfermas que viven esperando el final, sin deseos de luchar y entonces el espíritu ya no tiene que hacer en ese cuerpo y viene el fin del mismo. A mi hija, yo la senté y le dije: Los doctores dicen que estás enferma, pero meta en tu alma y escríbalo en tu corazón que siempre vas a estar bien y lucha, disfruta y viva, porque solamente NUESTRO PODER SUPERIOR, es el que decide tu vida, vivió 14 años más, y estoy convencido que si no se le hace la quimioterapia, la tuviéramos todavía, y como decimos tenemos nuestro libre albedrío y DIOS no se mete ahí, en total es la falta de conocimiento que nos lleva a esas situaciones, por lo que nuestra obligacíon difundir esa tragedia, porque la es, ya que son millones de personas que mueren. Gracias

    Me gusta

    1. mira yo hace 7 años tube cancer pase por tratamiento (quimios)y me siento bien.
      el comentario de que el tratamiento te hace mas daño que el cancer, como que se escucha feo, se entiende: el que tome el tratamiento es por que si va a tener un final malo. en este caso como que va un mensaje desalentador.

      Me gusta

  6. Creo que fue el año pasado cuando nuestro eminente Dr. Jacinto Corvit, habló sobre una solución para el cáncer, enseguida le salieron para contraatarlo, la mayoria influenciados por las internacionales y hasta en el mismo País.
    Yo me anexé a su favor y publiqué mi caso con la hija, pero como que triunfaron, porque hasta el momento no he escuchado, ni he leido más nada. Quízás Uds. tenga alguna información, sería bueno que no la notificaran para poder así pasarlo a la gente, ya que en mi profesión(vendedor de café por la calles y avenidas de Ciudad Bolívar), veo muchos casos, puede que así se pueda ayudar en algo. Me llegó un dato sobre la Guanábana, la cual es 10.000 veces más efectiva que la quimioterapia, estudio que según la información fue por el INSTITUTO DE CIENCIAS DE LA SALUD, L.L.C. 819 N. Charles Street Baltimore, MD 1201
    Le agradezco cualquier información. Gracias.

    Me gusta

  7. Comparto la opinión que el Cáncer es una enfermedad que la industria farmaceutica ha convertido en un gran negocio. Mi padre fue diagnósticado con 2 tumores primarios y como dueños del Ser, los médico le dieron 3 meses de vida. Nos negamos a que fuera operado y mucho menos irradiado o darle Quimio. Debo decir aquí que se fue del plano 2 años más tarde, sin perder peso, eso sí recibió el amor de todos y todos estabamos concentrados en bombardearlo de pensamientos y sentimientos positivos.

    Me gusta

  8. La realidad sea dicha. El cancer es una realidad. Ella mata pero igualmente no mata. El cancer que mata, ….mata y el cancer que no mata, …no mata. Por lo tanto el tratamiento del mismo, ya sea con quimio ó radioterapia pierde sentido con el agravante que ellos en un altisimo porcentaje si mata al paciente. Obviamente la causa de la muerte no se le atribuye al tratamiento sino al mismo cancer. Con lo dicho puedo afirmar que el tratamiento del cancer debe ser ninguno salvo casos muy puntuales

    Me gusta

  9. Gracias por compartir esta información. Tambien es muy claro el Dr. Hammer cuando desarrolla la “Ley ferrea del cancer”, la Dra. E. Kübler Ross con su “la muerte es un proceso tan natural como el nacer y crecer”, el Dr. E. Bach “Toda enfermedad”, quien decía, “No es mas que la manifestación física de un malestar, de un trastorno debido a una condición mental que altera el equilibrio del cuerpo”. Tanta gente, que se dedica a estudiar qué es el enfermar…
    Nuevamente gracias.

    Me gusta

  10. Interesante artículo y además muy esperanzador. El reto para salir adelante en las enfermedades, es el salir de la matrix en la que estamos atrapados desde nuestro nacimiento, el cambio de mentalidad, como mantenernos sin dejarnos atrapar de los pensamientos, sentimientos y emociones y hasta energías negativas que nos asechan a cada instante en nuestra vida, allí está la clave. Gracias Dr Ángel, excelente artículo..

    Me gusta

  11. Gracias Angel por el articulo, y recordar a los exploradores de esta vida que la llave es ser mas conciente cada dia, y comprender que con la conciencia activada es inposible enfermar.

    Me gusta

  12. Se me presenta un gran dilema. Por un lado soy alguien que se va por lo cientifico pero que a su vez, anhela por le efectividad de lo alternativo. Mi hermano tiene un cancer y creo que le van a dar quimio, Como saber si le ira bien? Le he sugerido que empiece con una dieta diferente para que alcalinize su organismo. Sufro tanto el verle con intensos dolores…

    Me gusta

  13. Claro el Dr Convit fué publicitado hasta que se le ocurrió decir que su tratamiento no era compatible con la quimioterapia, hasta allí les llegó el interés, la medicina tiene mas de 100 años tratando de luchar contra el cáncer y no han conseguido la cura, creo que están buscando la solución por el lado equivocado ó no les interesa encontrarla porque se les acaba el negocio

    Me gusta

  14. El ser humano ante determinadas situaciones que le toca vivir y que son difíciles de digerir pierde su alegría de vivir .Esto hace que se produzca un cambio en su energía vital (un salto cuántico) y su memoria celular sana queda encriptada y permite que ocupe su lugar una memoria alterada que lo va llevando a la destrucción .Si a eso sumamos los tratamientos químico y radioterapia que no solo lucha contra la enfermedad sino que no rescata su memoria celular sana el fin es perfectamente previsible.Por lo tanto para mi humilde opinión él sanar esta en realizar una profunda transformación a nivel mental y espiritual que no tiene que ser ninguna terapia en particular sino en la cual el paciente pueda encontrarse con la Fe y que comprenda que si es posible mejorar y que si es posible encontrar el camino que lo lleve a restaurar su memoria celular sana. Hugo Ferrari

    Me gusta

    1. ” Adentro “.

      Es
      en el reencuentro
      con nuestra divinidad.

      Donde está
      tu sanación,
      y la salvación.

      Voltear
      hacia dentro,
      al Ser en tu corazón.

      Con cariño y gratitud.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s